Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 393 – Reunión de los Restos de la Estela Divina

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El viejo Tianji y los líderes de las diversas potencias trascendentes no intervinieron, como si este asunto no tuviera nada que ver con ellos.

Esto hizo que los contendientes especularan, ¿quiénes en el mundo eran estas personas exactamente?

¿No fue el Antigua Dinastía completamente destruida? ¿No se suponía que los restos supervivientes de la Antigua Dinastía eran extremadamente débiles? Parecía que la historia que a todos se les había dicho estaba encubierta en medias verdades y medias mentiras.

La historia decía que hace unos miles de años, la Antigua Gran Dinastía Xia era abrumadoramente poderosa, en una medida inconcebible que excedía por mucho el poder combinado de las potencias trascendentes de la era actual. La rebelión costó la vida de innumerables potencias de ambos lados, y por su amargo final, los que surgieron fueron las nueve potencias principales. Cada una de ellas tomó el control de uno de los Nueve Estados que solía ser una Gran Dinastía Xia.

Pero no había ninguna prueba de todo lo que se había grabado; la historia está escrita por el vencedor.

Qin Wentian y los demás tenían un brillo extraño parpadeando en sus ojos. Definitivamente no era una relación superficial entre este grupo de desconocidos y las potencias trascendentes. Anteriormente, Chen Wang y los demás habían aceptado la oferta de intercambio, y cuando Mo Qingcheng fue llevada por Luo He, no se opusieron también.

¡Mo Qingcheng también fue una de los contendientes que adquirió un legado!

La antigua suerte obtenida por Qin Wentian, Qin Zheng, Mu Feng y Yun Mengyi, todas los condujeron a sus respectivos legados, ¡y todas eran poderosas artes secretas de la Antigua Gran Dinastía Xia! Sin embargo, ninguno de ellos estuvo de acuerdo con la oferta de intercambio. Naturalmente, después de que finalizara la batalla de clasificación, se convertirían en los objetivos.

En este momento, Qin Zheng y Mu Feng tenían expresiones extremadamente frías en sus caras. Obviamente, no tenían intención de aceptar la invitación.

Con su talento, no sería difícil para ellos unirse a una gran potencia, si así lo desean. Pero para los Cultivadores, naturalmente preferirían un poder mayor que se adaptara estrechamente a los ideales en sus corazones: una potencia trascendente que sea realmente de su agrado.

Pero ahora, la invitación de este hombre de mediana edad se sentía como una amenaza, una poderosa muestra de dominio. ¿Cómo puede alguien ser feliz cuando se le presenta esa opción?

Sin mencionar que después de unirse a ellos, todos sus destinos estarían bajo el control de esta potencia desconocido; ¿Quién sabía qué sería de ellos entonces? Estas personas eran expertas en las técnicas de búsqueda de almas y muy bien podrían incumplir sus promesas, convirtiéndolos en idiotas torpes.

Nunca podrían soportar tal humillación.

Por lo tanto, naturalmente no estaban dispuestos. Pero los contendientes estaban más preocupados por el hecho de que estas personas se originaron de una potencia que excedía con creces a cualquiera en la Gran Dinastía Xia. Incluso el viejo Tianji y el resto de las potencias trascendentes permanecieron en silencio, observando cómo se desarrollaba la escena.

Qin Wentian y Yun Mengyi, eran de la misma opinión que Qin Zheng y Mu Feng. Ambos no estaban dispuestos a unirse también.

El Ave Bermellón del Purgatorio se cernía sobre la cabeza de Qin Wentian, emitiendo un chillido funesto de intensa rabia. Podía entender la escena que estaba sucediendo antes y sabía que este desconocido grupo de personas que estaban frente a ellos albergaba malas intenciones.

“Bestia vil”.

El hombre con túnica dorada sacó un dedo cuando un rayo de luz resplandeciente salió disparado de él. El Ave Bermellón del Purgatorio intentó evadir el rayo, pero no pudo hacerlo, lo que resultó en un agujero que había penetrado limpiamente a través de su cuerpo, causando que emitiera un llanto miserable.

Sus alas seguían agitándose furiosamente, mientras la mirada en sus ojos permanecía tan siniestra como siempre, mostrando una falta de voluntad para rendirse.

La frialdad brilló más allá de los ojos de Qin Wentian, flotó hacia arriba y se paró al lado del Ave Bermellón, dándole palmaditas suavemente.

El Ave Bermellón dejó escapar un grito bajo, utilizando sus alas para envolver suavemente a Qin Wentian en un abrazo cuando una expresión intensa apareció en sus ojos, como si no deseara nada más que abandonar este lugar inmediatamente junto con él.

Esa expresión en sus ojos hizo que el corazón de Qin Wentian se apretara. Levantando la cabeza, las llamas de furia parpadearon en sus ojos mientras hablaba, “¿No es Mayor alguien que se proclama ser de la Antigua Dinastía? Este Ave Bermellón formado a partir de la antigua suerte es un símbolo de la Antigua Gran Dinastía Xia, ¿qué quiere decir con tratarlo así?

“De hecho, soy de la Antigua Dinastía. Es solo un espíritu nacido de la antigua suerte que obtuvo un cuerpo verdadero al devorar a los demás. Simplemente una bestia vil, ¿pero se atreve a ser tan descarado? Por lo tanto, le di una lección”.

El hombre de mediana edad con túnica dorada emanaba una arrogancia intensa; sus acciones también eran una advertencia para Qin Wentian y el resto. Controlaban todo, y si los pueblerinos se atrevían a mostrar enojo o tomar represalias de cualquier forma, era mejor que estuvieran preparados para terminar como el Ave Bermellón del Purgatorio.

Por supuesto, Qin Wentian entendió las palabras no dichas, la luz en sus ojos se volvió más y más fría. El Ave Bermellón del Purgatorio acariciaba suavemente la espalda de Qin Wentian con sus alas. Una mirada de extrema renuencia se podía ver en sus ojos, pero también, una de determinación irrompible.

Fue un verdadero espíritu nacido por Qin Wentian y ahora de manera similar, moriría por Qin Wentian.

No tendría remordimientos porque este era su destino.

“Tiene la intención de sacrificarse para convocar a la verdadero alma de la Formación Ave Bermellón”. La voz de Yun Mengyi se transmitió directamente a los oídos de Qin Wentian; sus palabras no fueron escuchadas por ninguno de los otros.

“Detente”. Qin Wentian miró al Ave Bermellón del Purgatorio, temblando. El Ave Bermellón del Purgatorio lo miró directamente. A pesar de que no estaba dispuesto a dejar a Qin Wentian, sabía que tenía que hacerlo.

“Te prohíbo que hagas esto”.

La voluntad del corazón de Qin Wentian podía sentirse claramente en el Ave Bermellón del Purgatorio, sus ojos brillaban con lágrimas no derramadas, visiblemente conmovido. Se inclinó hacia adelante, emitiendo un fuerte sentimiento de afecto por Qin Wentian.

Los ojos de Qin Wentian se movieron hacia Yun Mengyi.

Yun Mengyi entendió las intenciones de Qin Wentian y, por lo tanto, transmitió: “Puedes invocar a la Estela Divina, ya que contiene la Antigua Voluntad y puede usarse para atacar. Pero no puedo estar segura de cuánta fuerza le quedará a la Antigua Voluntad, y si convocas las piezas restantes para fusionar la Estela Divina de nuevo en una sola pieza, quién sabe cuántas potencias trascendentes terminarán cazándote por causa de eso”.

Qin Wentian reflexionó, dado que ya había ofendido a las potencias trascendentes, no había daño si los ofendía aún más. Al diablo con todos ellos.

Los ojos de Qin Wentian volvieron lentamente hacia el Ave Bermellón del Purgatorio, sus ojos parpadeaban con un destello de luz.

¿Cómo podía mirar impasible mientras uno de sus compañeros se sacrificaba por él?

“¿Saben lo beneficioso que sería para ustedes convocar al verdadero alma de la Formación Ave Bermellón mientras recrea el mundo de la Formación?” Yun Mengyi volvió a hablar, pero el corazón de Qin Wentian no titubeó.

“Para mí, no eres solo algo nacido de la antigua suerte: estás vivo, eres mi compañero”. Qin Wentian miró con ternura al Ave Bermellón, “No permitiré que te sacrifiques”.

La mirada de Qin Wentian contenía una firmeza inflexible mientras miraba hacia arriba en el aire, mirando al hombre con túnica dorada. “No te creo”.

“No te creo”.

La voz de Qin Wentian resonó en toda el área, causando que la multitud se congelara. Qin Wentian fue realmente audaz.

“Mayor, ¿es realmente alguien de la Antigua Dinastía? ¿Cómo puede probar eso?” Qin Wentian preguntó en voz baja.

“¿Prueba? ¿Debo incluso probarme a mí mismo a ti?”, Respondió fríamente el hombre con túnica dorada.

“¿Qué pasa si puedo demostrar lo contrario?” Los ojos de Qin Wentian se clavaron en el hombre con túnica dorada. Una intensa presión emanaba de él, presionando a Qin Wentian como si el hombre con túnica dorada estuviera perdiendo la paciencia.

“¿Cómo puedes probarlo?” Abruptamente, una voz resonó. Qin Wentian descubrió que el dueño de esta voz no era otro que el viejo Tianji.

Un destello de luz apareció en los ojos del hombre con túnica dorada mientras miraba al viejo Tianji. A lo que el viejo Tianji simplemente respondió: “Veamos qué planea hacer”.

Ese hombre con túnica dorada permaneció en silencio por un momento antes de volver a mirar a Qin Wentian, con una fría sonrisa en su rostro. “Bien, te daré la oportunidad. Me gustaría ver tu prueba”.

Este lugar era la Antigua Capital de la Gran Dinastía Xia, no era su territorio. Además, el viejo Tianji era extremadamente insondable, ya que lo había solicitado, el hombre con túnica dorada solo podía dar un paso atrás.

Qin Wentian miró al viejo Tianji con una mirada de gratitud en sus ojos. Él no pensó que alguien vendría en su ayuda, qué inesperado.

Volviendo su mirada hacia el hombre con túnica dorada, el semblante de Qin Wentian se volvió de acero con resolución.

Con solo un pensamiento, un total de cuatro piezas de Estela aparecieron instantáneamente ante él; el Monumento de Manantiales Amarillos, así como la Estela Celestial de tres lados que obtuvo de los Peldaños Estela Celestial. Todos eran parte de la Estela Divina.

Las cuatro piezas de estela flotaron en el aire, causando rayos en los corazones de quienes vieron esto.

“¿No son estos…?”

La expresión del hombre con túnica dorada vaciló mientras miraba las cuatro piezas de Estela flotante.

“Estela Divina”, susurró el viejo Tianji, antes de mirar a Qin Wentian. Este joven había obtenido un total de cuatro piezas de la Estela Divina.

Solo para ver a Qin Wentian mascullando un conjuro. El sonido de su voz, fue transformado por el conjuro en una masa uniforme de energía, siendo canalizada a la Estela Divina. Al instante, las cuatro piezas de la Estela Divina comenzaron a vibrar intensamente, mientras un sonido zumbante aterrador hacía eco de ellas.

Una abrumadora Antigua Voluntad impregnó el aire.

“¡Bzzz!” La Antigua Voluntad se transformó en un rayo de luz que se disparará directamente hacia los Cielos antes de penetrar en el vacío, explorando la totalidad de la Gran Dinastía Xia.

“Qué voluntad tan poderosa”. Los corazones de los espectadores se estremecieron, podían sentir claramente el intenso poder contenido en su interior. En este momento, una Estela de piedra tembló bruscamente con fuerza violenta dentro de la Corte Venerada del Cielo del Estado Esperanza. Emitió un zumbido, formando una resonancia con la Antigua Voluntad, intentando obedecer a la convocatoria.

“¡BOOOM!” Un sonido explosivo tronó, la Estela se elevó hacia los Cielos y se acercó a su lugar de invocación a una velocidad demasiado rápida para que el ojo humano la viera.

“¿Qué fue eso?” Los de la Corte Venerada del Cielo solo vieron un camino ardiente a través de los Cielos. La velocidad de vuelo de ese objeto era simplemente demasiado rápida, en una medida inconcebible.

Un hecho similar tuvo lugar en el Clan Chen Gran Sol, así como en el Clan Shi.

No solo eso, incluso en el Estado Esperanza muy lejos, del Clan Hua y del Salón Rey Píldora, dos Estelas representaban exactamente la misma escena y volaban con una velocidad cegadora hacia la ubicación de invocación.

En la Antigua Capital, incontables espectadores miraban fijamente las Estelas que se cernían sobre la cabeza de Qin Wentian. Los ojos del hombre con túnica dorada brillaban con una luz aterradora, pero no hizo ningún movimiento para detener a Qin Wentian, permitiéndole proceder con la fusión de la Estela Divina.

“Un regalo de los Cielos”. El hombre con la túnica dorada se rió fríamente en su corazón. Él arrebataría la Estela Divina en el instante en que apareciera.

“Bzzz… Bzzz… Bzzz…” Tres rayos de luz se mezclaron con las cuatro piezas originales de Qin Wentian, y comenzaron su fusión. Se escuchó un zumbido, incomparablemente temible ya que impregnaba por completo la atmósfera entera.

“¿No es ese el remanente de mi Corte Venerada del Cielo? Todos se están fusionando”. El viejo TIanji tembló.

De hecho, los restos de la Estela Divina fragmentada se fusionaron una vez más. ¿Era esto realmente el Destino Celestial?

Un momento después, dos rayos de luz más se dispararon en la mezcla, mientras una deslumbrante luz radiante explotaba hacia afuera.

“¡Qué rápido!”

Aunque los de las potencias trascendentes sabían lo que estaba sucediendo, incluso ellos se sorprendieron por la velocidad con que se reunieron las Estelas.

“Todas las señales se están alineando. De hecho, incluso el destino se está congregando, todo para la fusión de la Estela Divina. Este joven definitivamente influirá en el futuro de la Gran Dinastía Xia”. El viejo Tianji no tuvo más dudas. Qin Wentian era a quien representaba la estrella demoníaca. Él fue quien causó que los nueve remanentes rotos de la Estela Divina volvieran a fusionarse.

En aquel entonces, cuando la Antigua Dinastía fue destruida, la Estela Divina se dividió en nueve piezas. Pero hoy, las nueve se habían congregado en la Antigua Capital, fusionándose en una. ¿No era esto también una señal? ¿Un augurio del Destino Celestial?

Los nueve restos de la Estela Divina irradiaban una fuerza abrumadora que presionó a todos en la escena. Se fusionaron, formando gradualmente en un todo perfecto.

¡La Estela Divina había reaparecido en la Gran Dinastía Xia una vez más!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente