Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 368 – Dominio Absoluto

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de esa batalla con Chen Wang, Qin Wentian se encerró en la cueva, sin atreverse a salir.

Pero ahora, finalmente había aparecido de nuevo. Y de hecho, su fuerza era mayor en comparación con unos días antes, debe haber llegado al 8vo nivel de Yuanfu. Si no, era imposible que Hua Feng ni siquiera pudiera soportar un solo ataque.

Después de todo, Hua Feng también era un clasificado en la Clasificación Destino Celestial. Poder sobrevivir hasta ahora indicaba que era alguien en el pináculo de Yuanfu. Pero aun así, aún no podía soportar el poder de un solo ataque.

Como se esperaba de alguien sin igual en el mismo nivel, todos podían ver exactamente cuán terrorífica era la fuerza de Qin Wentian. En aquel entonces, cuando estaba en el 7mo nivel de Yuanfu, incluso podía herir a Chen Wang. ¿Cómo podría ubicar a personas como Hua Feng en sus ojos después de alcanzar el 8vo nivel? Y ahora que salió de la cueva, lo hizo para descargar el fuego de su ira.

Nadie sabía lo que Hua Feng había susurrado a la entrada de la cueva para hacer que Qin Wentian se enfureciera tanto, hasta el punto de arrancarle un brazo directamente. ¿Qin Wentian quería torturarlo hasta la muerte?

Qin Wentian actualmente tenía los brazos de un demonio. Se inclinó hacia adelante y miró a Hua Feng, viendo como el terror desenfrenado brillaba en sus ojos.

A un lado, Yao Jun, Yang Fan y Situ Po sintieron que sus corazones temblaban de sorpresa. Podían sentir claramente la intensidad de la ira de Qin Wentian.

“Swoy del Clan Hua”. Hua Feng tembló involuntariamente cuando su voz salió como un graznido patético. No le quedaban cartas, por lo que solo podía usar el Clan Hua como elemento de disuasión, esperando que Qin Wentian no le hiciera nada demasiado drástico.

Qin Wentian agarró su otro brazo mientras la luz demoníaca en sus ojos brillaba siniestramente, tan fría que perforaba los huesos.

“No…….” Hua Feng negó rápidamente con la cabeza. Con un sonido lacerante, acompañado por un aullido de espeluznante agonía, su otro brazo fue arrancado a la fuerza. Todo el cuerpo de Hua Feng estaba en estado de convulsión, ya que sentía una completa desesperación en su corazón.

“Este es el precio que pagas por pronunciar esas palabras”. Qin Wentian golpeó con la palma de su mano, aplastando la cabeza de Hua Feng en una masa sanguinolenta, haciendo que muriera sin dejar atrás un cadáver completo.

La ‘escama inversa’ de Qin Wentian no se podía tocar fácilmente sin consecuencias. Antes, cuando Hua Feng continuaba pronunciando sus insinuaciones y esas palabras blasfemas, Qin Wentian ya lo había marcado como un hombre muerto en su corazón. Fue solo que las llamas de su ira fueron suprimidas desde el pasado hasta ahora cuando finalmente estalló.

“Lo hizo, en realidad mató a Hua Feng”. Los corazones de la multitud golpearon violentamente. Los del Clan Hua tenían expresiones pálidas en la cara, Hua Feng era un genio que el Clan Hua había cultivado minuciosamente, sin embargo, fue asesinado tan fácilmente y sin ninguna fuerza para resistir. No solo eso, fue abusado física y psicológicamente antes de que Qin Wentian lo asesinara. La antigua suerte detrás de Hua Feng fue devorada por el Ave Bermellón del Purgatorio de Qin Wentian.

Yang Fan y el resto se encontraron inconscientemente cada vez más cerca de Yao Jun. El actual Qin Wentian les dio una intensa sensación de peligro, y si no podían derrotarlo uno a uno, naturalmente planearon unir sus fuerzas. Si no, sabían que si perdían, su muerte sería la misma que la de Hua Feng, siendo maltratados por Qin Wentian hasta que los liberara en el dulce olvido de la muerte.

La mirada de Yao Jun se volvió pesada, nunca hubiera pensado que alguien en el 8vo nivel de Yuanfu sería capaz de causarle una gran presión.

La forma demoníaca actual de Qin Wentian era extremadamente aterradora. El aura que estaba exudando se sintió aún más funesta en comparación con las verdaderas bestias demoníacas, causando que el terror golpeara instantáneamente en los corazones de los demás. Poseía el talento innato de la humanidad, mientras estaba armado con el físico y la inmensa vitalidad de una bestia demoníaca.

Frente a una combinación tan perfecta, ¿cómo podrían los demás no sentir terror cuando se trata de luchar contra él?

Qin Wentian les dirigió un vistazo a los tres cuando liberó su Alma Astral Demonio Soberano.

Cabeza de un dragón, cuerpo de un león, cola de una serpiente, alas de un Roc, escamas de un Xuanwu, garras de un Qilin.

“Alma Astral Demonio Soberano”, Yao Jun de la Secta Demonio del Cielo respiró maravillado. Inmediatamente entendió que esta era la bestia demoníaca clasificada en primer puesto en el Registro Bestia de Guerra: el Demonio Soberano. No solo eso, él sabía que también poseía la habilidad de invocar.

Poderosos rayos de Luz Astral se dispararon desde el Demonio Soberano a las Nueve Capas Celestiales. La Formación Ave Bermellón no bloqueó la Luz Astral, de lo contrario terminaría restringiendo el poder de las Almas Astrales de un contendiente durante el combate.

Los rayos de luz se volvieron cada vez más resplandecientes en respuesta, la Luz Astral de la Constelación Demonio Soberano descendió en cascada, formando una conexión innata. Mientras un estruendoso sonido reverberaba en el vacío, la tierra circundante se hizo añicos cuando apareció un aterrador Simio dorado junto a Qin Wentian.

“Simio Dorado Antiguo, ocupó el tercer puesto en el Registro de Guerra. Posee una fuerza ilimitada y una defensa sin igual”. El semblante de Yao Jun se puso cada vez más feo cuando fue testigo de la Bestia de Guerra Astral convocada. El Simio Dorado Primordial exudaba un aura similar a los que estaban en el pináculo del 9no nivel de Yuanfu, dado que Qin Wentian solo estaba en el 8vo nivel, esta era una invocación que saltó los niveles.

En este momento, una luz color sangre cubrió el área cuando una aterradora bestia demoníaca carmesí se elevó en el cielo, mirando fríamente a los tres.

“Halcón Trueno de Sangre Carmesí, ocupa el quinto puesto en el Registro Bestia de Guerra” Yao Jun se volvió ceniciento, esta bestia convocada emanaba un aura similar a los que están en el pináculo del 9no nivel de Yuanfu.

La invocación no había concluido aún, ya que incluso más bestias demoníacas tomaron forma en el mundo de la Formación.

“Dragón Inundación de Escama Azul”.

“Rey Oso Blindado de Plata”.

“Roc Plateado”.

Qin Wentian estaba rodeado por cinco poderosas Bestias de Guerra Astral que tenían clasificaciones en el Registro Bestia de Guerra. Instantáneamente, la región estaba impregnada de abrumadoras cantidades de Qi Demoníaco.

Yang Fan y Situ Po finalmente comenzaron a sentir miedo. Las cinco bestias demoníacas tenían una base de cultivo en el pináculo de Yuanfu y eran existencias que eran iguales a las suyas.

Con un largo chillido, el Halcón Trueno de Sangre Carmesí se abalanzó hacia Situ Po.

El Halcón Trueno de Sangre Carmesí tenía una velocidad tan rápida como un rayo, y con un destello de luz carmesí, desapareció de la vista. Situ Po soltó instantáneamente su Alma Astral cuando una manifestación guardiana cubierta de estrellas apareció sobre su cabeza. Rugiendo en la locura, Situ Po no dudó. Inmediatamente siguió con un corte Extinción de Espada propio.

“Peng…”

El Halcón Trueno de Sangre Carmesí colisionó contra Situ Po. Ese inmenso impulso incluso forzó a Situ Po a retroceder unos pocos pasos. Otro destello de luz carmesí inundó el área cuando el Halcón Trueno de Sangre Carmesí desapareció una vez más. En este momento, el Roc Plateado también chilló de rabia mientras se acercaba a Situ Po. Con dos bestias demoníacas que se destacaron en velocidad atacándolo, Situ Po fue instantáneamente empujado a una posición precaria.

“¡BOOM!”

Un sonido ensordecedor resonó cuando Situ Po fue lanzado por el aire. Incluso la armadura de estrellas que cubría su cuerpo se hizo añicos. Una expresión de extrema conmoción brilló en sus ojos, ¿cómo podría ser esto? ¿Por qué estas bestias eran tan fuertes? ¿Las bestias convocadas no solo poseían tal fuerza sino que también podían usar la voluntad de los Mandatos que su amo había comprendido?

El Simio Dorado Primordial se lanzó hacia Yang Fan, mientras que el Dragón Inundación de Escama Azul y el Rey Oso Blindado de Plata se lanzaron hacia Yao Jun.

Qin Wentian se quedó allí, observando impasible la escena, todo mientras controlaba las cinco bestias convocadas a través de su abrumadora voluntad.

El Alma Astral de Yang Fan estalló en si mismo cuando su Palma Remoción de Estrellas se fortaleció aún más. Su verdadera fuerza que había escondido previamente: la voluntad de un Mandato de segundo nivel. Cubrió las palmas con él mientras recortaba de nuevo directamente hacia el Simio Dorado Primordial que estaba en el puesto número 3 en el Registro Bestia de Guerra. La Palma Remoción de Estrellas de Yang Fan contenía poder temible, pero cuando colisionó contra la palma del Simio Dorado Primordial, Yang Fan fue el que se catapultó a través del aire por el impacto resultante.

“¿Cómo puede ser tan fuerte?” Los espectadores estaban estupefactos por lo que presenciaron. Qin Wentian usó el Alma Astral Demonio Soberano número uno para convocar a otras bestias demoníacas para hacer sus batallas. No solo eso, cada una de las bestias demoníacas parecía tener la capacidad de utilizar la voluntad de sus Mandatos. No es de extrañar que incluso Yang Fan fuera derribado. ¿Cuál sería la clasificación real de Qin Wentian en la Clasificación Destino Celestial dado que tenía una destreza de combate increíble?

En este momento, ninguno de los espectadores creía que Qin Wentian pudiera clasificarse entre los primeros 100 ni entre los 36. A pesar de su 8vo nivel de Yuanfu, la mayoría de la multitud creía que definitivamente sería clasificado entre los 10 primeros.

Había demostrado que tenía la capacidad de luchar en igualdad contra los otros genios monstruosos en las tres primeras posiciones.

El que se sintió más conmocionado no era otro que Yao Jun, una vez había querido condensar un Alma Astral tipo Convocante, pero si la percepción y las capacidades sensoriales no eran lo suficientemente altas, estas poderosas Constelaciones no eran tan fáciles de detectar. Era extremadamente claro sobre lo perverso que era este tipo de Almas Astrales: podían crecer en el poder indefinidamente junto con el invocador. Y al ver las altísimas cantidades de Qi Demoníaco que Qin Wentian exudaba, no había nadie más adecuado que él para condensar un Alma Astral de las Constelaciones de bestias demoníacas tipo Convocante.

“¿No tienes miedo de que la mate?” Yao Jun agarró a Xuan Yan mientras miraba a Qin Wentian.

Solo para ver a Qin Wentian flotando en el aire mientras contemplaba a Yao Jun con sus ojos de demonio. “Suéltala y vete. El asunto entre nosotros llegará a su fin”.

Yao Jun miró a Qin Wentian que flotaba en el aire. Ese joven apuesto y demoniaco lo miraba en una posición de dominio absoluto. Yao Jun sintió que el miedo le corroía el corazón, parecía que mientras Qin Wentian lo deseara, podría morir instantáneamente en este momento. Las cinco poderosas Bestias de Guerra Astrales no eran una broma, Qin Wentian ya poseía fuerza en un nivel que estaba muy por encima de la suya.

Si realmente le hiciera algo a Xuan Yan, sería el próximo después de que Hua Feng muriera de una manera terrible.

Yao Jun tembló involuntariamente, no quería morir de una muerte tan estúpida. El solo hecho de ver a Qin Wentian ya lo llenaba de un terror indescriptible.

Soltando su agarre sobre Xuan Yan, la silueta de Yao Jun parpadeó mientras voló al instante lejos, sus acciones causaron que los espectadores en el mundo exterior se maravillaran.

Yao Jun decidió no luchar, sino liberar a Xuan Yan.

Como espectadores en el mundo exterior, no podían sentir el aura y la presión que Qin Wentian estaba exudando. Sin embargo, era obvio que Yao Jun podía sentirlo claramente en el mundo de la Formación. ¿A qué se refería exactamente con sus acciones?

La propia Xuan Yan también estaba estupefacta. Con una sola declaración, Qin Wentian hizo que Yao Jun la liberara. No pudo evitar preguntarse mientras miraba su forma demoníaca, ¿cuándo se había vuelto tan poderoso?

Las otras Bestias de Guerra Astrales habían rodeado a Yang Fan. La fuerza de Yang Fan no se podía comparar con la del Simio Dorado Primordial y ahora que estaba atrapado dentro del cerco, no podía escapar aunque quisiera.

En cuanto a Situ Po, estaba en un estado aún más miserable. La armadura de piedra estelar que había envuelto su cuerpo ya había sido destrozada y tanto el Halcón Trueno de Sangre Carmesí como el Roc Plateado lo estaban agarrando con sus garras mientras volaban.

Cuando Qin Wentian salió por primera vez de la cueva, la primera persona con la que había tratado personalmente fue Hua Feng.

Yang Fan entonces se consideraba insuperable en todo el mundo y había pensado que todos los que estaban debajo de él eran basura. Y Situ Po, como alguien que disfrutaba de la fama en un nivel igual con él, ¿qué tan dominante era Situ Po? Su actitud duró todo el camino hasta su derrota en los Peldaños Estela Celestial e incluso después de eso, todavía no había abandonado la idea de matar a Qin Wentian.

Sin embargo, ahora, Qin Wentian ni siquiera necesitaba hacer un movimiento personalmente y ya se encontraban en un estado tan lamentable.

“QIN WENTIAN, ¿TE ATREVES A LUCHAR CONMIGO DIRECTAMENTE?” Situ Pi aulló de ira. Cuando el sonido de su voz se desvaneció, los dos pájaros liberaron su garra, liberándolo. Qin Wentian caminó lentamente hacia adelante, sus ojos se clavaron en los de Situ Po.

Al mirar a los ojos de Qin Wentian, Situ Po sintió que su corazón temblaba involuntariamente por un miedo desgarrador.

No hubo otras palabras necesarias, Qin Wentian avanzó hacia Situ Po, cuando de repente, el aura de Situ Pu se elevó bruscamente en un frenesí mientras liberaba a sus tres Almas Astrales para aumentar sus ataques. Una Espada Extinción de Espada inexorablemente poderosa se generó cuando Situ Po descendió en picada, queriendo aniquilar todo en su presencia.

Sin embargo, los espectadores solo vieron a Qin Wentian perforar hacia adelante con una punzada de dedo casual, e incluso el poder de esa espada sin límites no era capaz de defenderse contra ello.

“¡Chi!” Un sonido crujiente hizo eco, el dedo de Qin Wentian directamente penetró a través del centro de las cejas de Situ Pi. Como un sueño surrealista, el Qi Espada de Situ Po continuó aullando implacablemente, sin embargo, la luz en los ojos de Situ Po se desvaneció lentamente cuando sus ojos se volvieron vacíos.

¿Realmente Situ Po acaba de morir, así como así?

Deseó una batalla cara a cara, pero a través de su desaparición instantánea, descubrió que Qin Wentian solo necesitaba un solo dedo para matarlo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente