Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 346 – La Obsesión del Amor

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Píldoras Fractura del Límite?” Qin Wentian examinó la botella en sus manos, sintiéndose conmocionado al escuchar el nombre. “¿Estas píldoras realmente podrán ayudar al consumidor a pasar al siguiente nivel?”

“Mhm, siempre que tu nivel de base sea lo suficientemente sólido en el Reino Yuanfu, no habrá ningún problema con esto para pasar al siguiente nivel. También guardé una para mí, así que con estas píldoras, podemos vernos nuevamente durante la batalla de clasificación a fines de año”. Mo Qingcheng traviesamente hizo un guiño, mientras los ojos de Qin Wentian se iluminaban. Se inclinó más cerca de Mo Qingcheng, quien le devolvió la sonrisa en respuesta.

“Tal píldora medicinal que desafía los Cielos, estoy seguro de que no fue fácil crearla. Tu logro en términos de alquimia se ha disparado tan alto en estos pocos años. ¿Cómo pasaste el tiempo durante esos años?” Qin Wentian apoyó su frente contra la de ella, su voz gentil le trajo calidez al corazón de Mo Qingcheng.

Parecía como si él pueda perfectamente imaginar cuánto esfuerzo y sufrimiento había tenido Mo Qingcheng para alcanzar su nivel actual.

“Bueno, alguien ya es un Gran Maestro de 4to nivel, ¿cómo puedo quedarme atrás? Yo misma soy una Alquimista de 4to Orden. Por alguna razón, después de despertar mis Siete Aperturas del Corazón, mi percepción e intuición parecieron mejorarse varias veces y se volvieron extremadamente poderosas”.

Mo Qingcheng sonrió al decir de manera relajada: “Gran maestro de 4to nivel con una Alquimista de 4to Orden, ¿no somos muy compatibles?”

Cuando terminó su declaración, Mo Qingcheng se sintió un poco rara, Qin Wentian continuó mirándola con ojos que apenas ocultaban una pasión ardiente, y su cara… parecía acercarse cada vez más a ella.

“¿Qué?” Mo Qingcheng sintió los latidos de su corazón rápidamente acelerarse, mientras un leve rubor rojo cubría sus mejillas. ¿Cómo podría alguien mirar a alguien así? ¿Qué significó eso en sus ojos?

Qin Wentian cerró la distancia entre ellos, hasta que su cabeza casi tocó la de Mo Qingcheng. Los dos estaban tan cerca ahora que podían sentir el aliento del otro en sus rostros. Mo Qingcheng se congeló, mientras su corazón seguía latiendo con furia.

¿Qué es este sentimiento? Nunca antes había estado tan nerviosa. ¿Qué quiso hacer este tonto?

Lenta y cuidadosamente, Mo Qingcheng sintió que todo su cuerpo se abrazaba. Su corazón casi saltó de su pecho mientras sus delicados labios se apretaban firmemente contra los de él. Y así, un malvado villano le arrebató a la fuerza un dulce beso de esa divina doncella de Chu.

Solo después de varios alientos de tiempo sus labios se separaron, y ante el estupefacto asombro de Mo Qingcheng, ese cierto villano aún no parecía tener suficiente. Él Tuvo que forzarse a darse la vuelta, y cuando se encontró inclinándose nuevamente, inmediatamente giró la cabeza para mirar la corriente que fluía, diciendo en voz baja: “Un paisaje tan bello”.

“…………..”

Mo Qingcheng lo fulminó ferozmente. ¿Paisaje? Demasiado despreciable, qué mala manera de cambiar el tema.

Qin Wentian volvió débilmente la cabeza y, al ver los ojos conmovedores de Mo Qingcheng, sonrió débilmente. “Qingcheng, ¿qué sucede?”

Mo Qingcheng extendió sus manos y las colocó sobre sus caderas antes de que ella comenzara a pellizcarle furiosamente.

“Hmph”.

“Qingcheng, simplemente no quería que me regañaras y dijeras que ya soy un tonto”. Qin Wentian hizo todo lo posible por explicar. Mo Qingcheng se rió, lo perdonó mientras le respondía: “Entonces, ¿qué quieres hacer para compensarme?”

“Er…” La cara de Qin Wentian estaba llena de líneas negras. “¿Cómo… compenso eso?”

“Tonto”. La brillante carcajada de Mo Qingcheng llenó el aire. Se cepilló el pelo a un lado, e incluso sus movimientos más simples se llenaron de tal belleza y elegancia que dejaban sin palabras. Y Qin Wentian quedó atónito. Las manos de Mo Qingcheng estaban apretadas alrededor de su cuello mientras ella se inclinaba voluntariamente para besarlo, voluntariamente entregándose a sus malvadas garras.

Qin Wentian cerró los ojos, perdiéndose a sí mismo con esa sensación de amor profundo e ilimitado que compartían. Su corazón se derritió cuando abrazó con fuerza a esta chica frente a él. Cerraron los labios, sintiendo las profundas emociones que sentían por el otro que gritaban en lo más profundo de sus corazones.

Sus latidos cardíacos locos podían oírse claramente, como si elaboraran una melodía de amor.

Pasó mucho tiempo antes de que rompieran el beso. El semblante de Mo Qingcheng estaba lleno de un tono rojizo de timidez mientras miraba a Qin Wentian. Ella apoyó su cabeza en su pecho, mirando en silencio la corriente que fluía mientras escuchaba el latido del corazón de Qin Wentian.

Una sonrisa radiante brilló en la cara de Qin Wentian mientras torrentes interminables de calor fluían en su corazón. Todo el esfuerzo que puso, todo lo que había sufrido, valió la pena.

Se deleitaba con la sensación de tenerla cerca de él mientras miraba con ella la corriente que fluía. En este punto del tiempo, las palabras eran innecesarias, se comunicaban usando sus corazones.

Pasó una hora, sintiéndose tan corto como un solo instante. Mo Qingcheng abandonó a regañadientes el cálido abrazo de Qin Wentian, mientras sus ojos se enrojecían. Una gota de lágrima fluyó por su rostro, pero sus ojos también parpadearon con una sonrisa nacida de amor.

“Si solo el tiempo dejaría de fluir y nos dejará en este hermoso momento, qué maravilloso sería”. Mo Qingcheng suspiró.

Al escuchar el lamento en su tono, Qin Wentian solo sintió un dolor indescriptible en su corazón. Él le respondió suavemente: “Todo es mi culpa, todavía no soy lo suficientemente fuerte. No tengo fuerzas para mantenerte a mi lado”.

Cuando Mo Qingcheng escuchó las palabras de Qin Wentian, se puso de pie y se llevó un dedo a los labios. “No se te permite decir esas cosas nunca más”.

“Bien, no voy a decir nada más. Pero definitivamente trabajaré más duro, eres mi todo”. Qin Wentian vio los rastros de lágrimas en las esquinas de los ojos de Mo Qingcheng, y sintió un deseo incomparablemente intenso emerger en su corazón. Nacido desde sus profundidades había una obsesión por ser más fuerte.

“Te creo, siempre he creído en ti”. Mo Qingcheng sonrió. Solo una sonrisa de ella hizo que el paisaje circundante aumentara en belleza.

“Para la batalla de la Clasificación Destino Celestial, debes vencer a Zhan Chen. Maestra me ha prometido que, mientras lo derrotes, nunca más interferirá si deseo buscarte”.

“Lo haré”. Qin Wentian asintió. Él sonrió y continuó: “Dejando a Zhan Chen a un lado, incluso si tuviera que luchar contra todo el Salón Rey Píldora, todavía no me importaría un comino”.

“Te esperaré…” Mo Qingcheng se puso de pie lentamente, y tiró de su mano mientras decía, “Volveré primero a la residencia, pero puedes quedarte aquí por un tiempo más. Al menos así, todavía puedo verte incluso cuando estoy en el pabellón. Incluso si Maestra fuera a averiguarlo, ella no dirá nada”.

“Bien, entonces estaré aquí”. Qin Wentian asintió. Mo Qingcheng a regañadientes soltó su agarre mientras giraba y caminaba hacia el pabellón.

Qin Wentian contempló la retirada de Mo Qingcheng mientras un indescriptible sentimiento de amargura llenaba su corazón.

En su juventud, cuando experimentó por primera vez este sentimiento de amor, comenzó por nada más que Qingcheng llamándolo un tonto cuando admiraban juntos el paisaje nevado. Las semillas del amor brotaron en su corazón en ese momento.

Y ahora, esta semilla había germinado gradualmente, creciendo más y más fuerte.

Sabía que Mo Qingcheng estaría para siempre en su corazón, indeleble, inconmensurable.

El amor era algo extraño y fascinante. Un entrelazamiento de calor y, a veces, también dolor.

“Hu…”

Respirando profundamente, Qin Wentian se volvió lentamente. Continuó sentado allí, mientras la obsesión en su corazón se hacía más y más fuerte. Las lágrimas que cayeron por la cara de Qingcheng fueron a causa de su inutilidad, fue un sentimiento terrible. Él tenía que ser más fuerte. Él quería ser más fuerte.

Si él era como ese maldito viejo efusivo, capaz de despreciar desdeñosamente todas las cosas en la tierra desde los Cielos, ¿quién le impediría estar junto con Qingcheng?

Cerrando los ojos, esa fuerte obsesión se fundió en su sentido del corazón al extenderse, cubriendo todo el espacio a su alrededor y brotando hacia el horizonte.

Él ‘vio’ a Qingcheng volviendo a su pabellón, luego se recostó en un sofá, con una sonrisa en su rostro mientras miraba su silueta.

Al ver la cálida sonrisa en su rostro, esa sensación de obsesión se hizo más y más fuerte.

Su percepción era cada vez más fuerte, brotaba frenéticamente. Todo el espacio en el que su sentido del corazón ‘tocó’, comenzó a verse cada vez más claro para él.

Vio la actividad atareada de los sirvientes en el Clan Chen, siendo regañados por sus amos.

Vio en un campo de entrenamiento, una joven señorita del Clan Chen mirando con desprecio a una Cultivadora que ella derrotó, usando palabras para humillar al perdedor.

Vio a los miembros de la línea directa de descendencia, sentados con las piernas cruzadas en su residencia individual, hojeando manuales de técnicas innatas.

Y, extrañamente, esta vez, no había nadie capaz de percibir el sentido de Qin Wentian.

Dentro de su corazón, la llama de vela se balanceaba suavemente y mientras seguía ardiendo, los misterios del mundo se abrieron para él. Era como si pudiera ver a través de la miríada de seres vivos en este mundo.

Qin Wentian sintió que su corazón se sentía conectado con el mundo entero, impulsado por la obsesión en su corazón. Sin saberlo, se sumió en un maravilloso estado de epifanía.

Tal estado de iluminación no se podía buscar activamente. Hubo innumerables personas que pasaron toda su vida sin sentirlo ni una sola vez.

El aspecto incomparable de Mo Qingcheng, el comportamiento de la multitud que aún disfruta del banquete, los numerosos estilos de vida de los que residen en la Mansión Chen, el sonido de la corriente que fluye, el sonido del viento que ruge, Qin Wentian claramente podía sentir e incluso ‘tocar’ la esencia de su existencia

“¿Qué significan realmente los Reinos en cultivo?”

Qin Wentian se hizo esta misma pregunta. Pudo observar a la miríada de criaturas, podía sentir y escuchar el ritmo del mundo. A través del cultivo y la formación, siguió el orden natural, elevándose cada vez más. Estos fueron los Reinos de Cultivo.

“¿Qué pasa con los Mandatos?”

Qin Wentian se preguntó de nuevo. Con la intención de la propia voluntad, liberando la unión inconsciente que se usaba para restringirse y establecer una conexión con las fuerzas externas del mundo. Este era un Mandato.

En ese caso, el segundo nivel de percepción no parecía tan difícil de comprender.

Sonidos de gorgoteo resonaron, mientras el agua que fluye de la corriente se retorcía para elevarse hacia arriba. Era como si se estuviera infundiendo una fuerza extraña, logrando este efecto milagroso.

A pesar de estar en un estado ‘sólido’, el agua todavía fluía perfectamente en posición vertical, tomando la forma de un pilar líquido.

Qin Wentian se puso de pie lentamente y el pilar de agua se hizo cada vez más alto.

“La fuerza es omnipresente”.

Qin Wentian murmuró para sí mismo. Inmediatamente, una explosión resonó cuando el pilar de agua se transformó en un géiser, disparando hacia la cúpula de los Cielos. Un instante después, el agua volvió a fluir con un estruendo, volvió a una corriente que fluía una vez más.

Dando vueltas, Qin Wentian lanzó su mirada hacia el pabellón. Sus ojos penetraron en el espacio, mirando dulcemente a los ojos de Mo Qingcheng.

Mo Qingcheng parpadeó rápidamente, completamente asombrada por la repentina explosión. Exclamó encantada por el espectáculo, y fue como si el sonido de su risa brillante poseyera el poder de transformar el mundo entero.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario