Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 306 – Ouyang Teng

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El País Qiyun era un país bajo administración del aristócrata Clan Ouyang, su relación era igual que el de Chu y el Palacio Nueve Místicos. Ahora que la gente del Clan Ouyang apareció en Qiyun, no era de extrañar que incluso los Altos Príncipes tuvieran que ser corteses con ellos.

En aquel entonces, cuando Xiao Lan del Palacio Nueve Místicos llegó a Chu, Chu Tianjiao igualmente inclinó la cabeza en sumisión y fue extremadamente respetuoso con Xiao Lan.

En este momento, el Soberano Tiangang lanzó su mirada al grupo de Qin Wentian. Una luz brillante se podía ver pasando por encima de sus ojos mientras se maravillaba de lo que veía. El resto de los Cultivadores de Qiyun mantuvieron sus respiraciones, sin siquiera atreverse a moverse.

“¿Quién fue el que inscribió estas runas divinas?” preguntó el anciano con un leve cuestionamiento, y momentáneamente, las miradas de la multitud cayeron sobre Qin Wentian.

El rostro del viejo cambió mientras miraba fijamente a Qin Wentian, como si sus ojos tuvieran la capacidad de ver a través de él.

“¿Todos ustedes quedaron atrapados aquí por este tipo?” La joven del clan Ouyang volvió su pregunta con desdén hacia los Altos Príncipes. Su cabeza se inclinaba orgullosamente, como una princesa de los Cielos, mirando por completo a este grupo de personas de Qiyun.

Tantos expertos, todos detenidos por un solo, joven. ¿Qué vergüenza?

Los dos Altos Príncipes bajaron la cabeza, sin atreverse a refutar las palabras de la joven. El País Qiyun era subordinado al aristócrata Clan Ouyang, similar al Palacio Nueve Místicos y Chu. Pero la principal diferencia entre ellos era la distancia física entre el País Qiyun y el aristócrata Clan Ouyang, lo que significaba un mayor grado de control sobre el otro.

No sólo eso, sino que también habría muchos discípulos del aristócrata Clan Ouyang que frecuentarían la Muralla de la Montaña Vista del Dragón para comprender también las percepciones.

“Joven Maestro Ouyang, las capacidades de este joven son extraordinarias. Serviría bien al Clan Ouyang”.

El Rey Yi se dirigió a Qin Wentian y añadió: “Señorita Ouyang y Joven Maestro Ouyang pertenecen al aristócrata Clan Ouyang, situado en el Estado Azur. Se te consideraría muy afortunado si fueras reclutado dentro de sus filas”.

Obviamente, el Rey Yi quería utilizar este asunto para formar mejores relaciones con Qin Wentian, con la esperanza de ser perdonado, y también esperando que sus palabras de alabanza ganaran la buena voluntad del Clan Ouyang. Sólo entonces podría escapar de esta calamidad.

“¿Oh?” El joven miró a Qin Wentian mientras él preguntaba. “¿Qué quiere decir extraordinario?”

“Este hombre está en el 5to nivel de Yuanfu, pero la voluntad del Mandato que comprendió es extremadamente extraña, puede controlar libremente la trayectoria de las flechas, matando fácilmente oponentes al mismo nivel que él. Este tipo hercúleo tiene una base de cultivo en el 7mo nivel, pero a pesar de estar en el mismo nivel, era lo suficientemente fuerte como para luchar igualmente contra mí. Y en cuanto a ese último tipo, tiene suficiente poder para atraparnos a todos aquí”. En este momento, para preservar su vida, el Rey Yi parecía haber olvidado el rencor entre él y Qin Wentian.

Como Rey conferido que había sufrido el templar de las guerras políticas, naturalmente entendía la lógica de la adaptación. En este momento, preservar su vida era lo más importante.

“El poder de estas runas divinas es verdaderamente poderoso”, añadió el Soberano Tiangang. La silueta de la Joven Señorita del Clan Ouyang parpadeó cuando apareció instantáneamente ante Qin Wentian. Su velocidad era extremadamente aterradora. Tenía una base de cultivo en el 6to nivel de Yuanfu y ya había comprendido un Mandato. En ese momento, una daga cubierta de hielo apareció en sus manos mientras que abruptamente lo apuñaló hacia la garganta de Qin Wentian.

La velocidad de este golpe fue magníficamente rápido, sus acciones eran como un rayo. La daga de hielo emanó un aire helado abrumador, y cuando se acercó a la garganta de Qin Wentian, el aura fría atenuó las reacciones de Qin Wentian mientras su cuerpo se endurecía.

Qin Wentian levantó un dedo y salió disparado, el haz de Luz Astral que golpeó la daga de soslayo, casi haciendo que saliera volando de las manos de la joven. Sólo entonces se retiró, volviendo a su lugar original.

“Ustedes, síganme de vuelta al aristócrata Clan Ouyang en siete días” ordenó imperiosamente la joven con la impresión de conceder una gran bendición a Qin Wentian y los demás.

Para aquellos de Qiyun, ser seleccionado para entrar en el aristócrata Clan Ouyang era, sin duda, algo que anhelaban, incluso en sus sueños. Las expresiones de envidia aparecieron en los rostros de la multitud cuando oyeron lo que la joven había dicho.

¿Quién habría pensado que Dios Durmiendo y Demonio Hacha poseían tal nivel de poder, que incluso eran elegibles para entrar en el aristócrata Clan Ouyang? Esta era una oportunidad enviada por los Cielos, y con esa invitación, nadie en Qiyun ni siquiera se molestaría en perseguir la muerte del Segundo Alto Príncipe. La autoridad del Clan Ouyang excedía con mucho la autoridad real en Qiyun; nadie se atrevería a desafiarlos.

“El propósito de nuestra visita esta vez fue reclutar a las élites con talento para unirse a nuestro aristócrata Clan Ouyang. En el futuro, si su actuación se considera lo suficientemente sobresaliente, incluso pueden ser otorgados con nuestro apellido ‘Ouyang’, y convertirse en un miembro del clan de nuestro Clan Ouyang”. La mirada del Soberano Tiangang cruzó a la multitud, mirando al grupo de Qin Wentian, antes de aterrizar en los dos restantes Altos Príncipes. “Establezcan este asunto para mí. Nos quedaremos en Qiyun durante siete días. Si hay élites de talento que deseen aplicar, hacer que me vean. Inspeccionaré personalmente su fuerza”.

Las miradas de los dos príncipes vacilaron; el reclutamiento para el Clan Ouyang esta vez alrededor parecía ser mucho más temprano comparado a los años anteriores.

Sin embargo, esto no era algo que tenían las calificaciones para investigar.

“Déjenoslo, señor. Iremos y nos preparemos ahora”. Los dos príncipes respetuosamente se inclinaron.

Después de la llegada de los del Clan Ouyang, su conflicto con Qin Wentian había sido totalmente olvidado y empujado a un lado, a pesar de que el área todavía estaba iluminada por el resplandor de las runas divinas.

“Rey Yi, vuelve con nosotros a la Capital Real”, dijo fríamente uno de los príncipes. No tenían manera de mantener a Qin Wentian responsable de la muerte del Segundo Príncipe, pero el Rey Yi aún tenía que ser responsable de ello.

El semblante del Rey Yi se volvió increíblemente desagradable; no tuvo más remedio que asentir con la cabeza.

Qin Wentian y los otros dos tenían expresiones estupefactas en sus rostros. ¿Esta cuestión se resolvió exactamente así?

Tal acontecimiento les hizo sentir que todo era ridículo. Sacudiendo la cabeza, Qin Wentian miró a Fan Le y Chu Mang, “¿Nos iremos para el Estado Azur siete días más tarde?”

“Claro”. Fan Le asintió con la cabeza, siempre y cuando haya hermosas damas, a él no le importaba dónde iba.

“Como sea”, Chu Mang también respondió. Desde que el Segundo Príncipe había muerto, el Rey Yi estaría en tiempos difíciles también. Se alegraron con dejar que el Clan Real de Qiyun manejara el asunto de su castigo.

La aparición de los miembros del Clan Ouyang les ahorró algunos problemas. Como la otra parte quería que se unieran al Clan Ouyang, no había ningún inconveniente en ir con ellos y echar un vistazo.

En cualquier caso, sería bueno ver cómo estaba haciendo ese tipo descarado en estos días.

El aristócrata Clan Ouyang era su territorio.

Y en cuanto a los orgullosos hombres y mujeres frente a ellos, ya que fueron enviados para una tarea tan escasa como el reclutamiento, sus estatutos no deben ser muy altos en el Clan Ouyang. A lo sumo, sólo serían capaces de exhibir su supremacía sobre el pueblo de Qiyun.

La suposición de Qin Wentian era correcta. Como una potencia trascendente, el número de personas en el Clan Ouyang era asombrosamente alto. Los niveles de autoridad eran todos extremadamente estrictos, con aquellos en el más alto nivel de autoridad quienes naturalmente eran de la línea directa de descendencia, que eran los miembros nucleo. A continuación, en la fila, estaban los miembros de las distintas ramas laterales, seguidos por los forasteros a los que se les otorgó el apellido ‘Ouyang’. Los más bajos de la jerarquía, sin duda, serían los recién llegados que habían sido recientemente reclutados.

Sin talento sobresaliente, era imposible subir los niveles superiores de autoridad.

Evidentemente, estos dos jóvenes Cultivadores eran personas a quienes se les concedió el apellido ‘Ouyang’, por lo tanto, se les dio una tarea tan escasa para cumplir. De regreso dentro del clan, sin duda tendrían que estar a la escucha de muchos.

Sin embargo, en Qiyun, se consideraban existencias en el pico.

En cuanto a la conmoción causada por Qin Wentian, apareció y desapareció en un abrir y cerrar de ojos. Nadie se atrevía a mencionar nada más acerca de lo que había sucedido. Durante estos pocos días, el joven y la señorita también se sentaron frente a la muralla de la montaña, obteniendo percepciones y dejando el reclutamiento al Soberano Tiangang. Después de siete días, hubo bastantes personas que pasaron la selección, incluyendo al espadachín llamado ‘Trece’, que todavía estaba ganando percepciones frente a la muralla de la montaña.

Qin Wentian y los otros dos también pasaron estos siete días en cultivo tranquilo. Después de que resolvieron el asunto de Ye Xi, no podían ser molestados con asuntos de Qiyun. Por supuesto, ellos tampoco se tomaron ninguna ofensa en la actitud arrogante del hombre joven y la señorita que fueron concedidos con el apellido de Ouyang. No eran más que ranas que miraban el vasto cielo desde el fondo de un pozo.

En este momento, había nueve siluetas que se reunían en la muralla. Aparte del grupo de Qin Wentian, así como los del Clan Ouyang, estaba el espadachín ‘Trece’, el Tercer Príncipe de Qiyun, Ye Mo, y un joven más desconocido.

Los nueve de ellos se elevaron en el aire, comenzando el viaje de regreso al Clan Ouyang entre las miradas de envidia y admiración de la multitud.

El aristócrata Clan Ouyang, ¡era una potencia trascendente!

“Joven Maestro y Señorita Ouyang, busco su perdón por no recibirle correctamente durante su viaje esta vez alrededor de Qiyun. Espero con ansias su guía cuando lleguemos al aristócrata Clan Ouyang”. El Tercer Príncipe de Qiyun sacó dos anillos inter espaciales y los pasó a los dos jóvenes Cultivadores del Clan Ouyang. Sus movimientos eran extremadamente ligeros, como se esperaba de un noble. Sabía cómo actuar en ciertas circunstancias.

Los dos aceptaron casualmente el anillo; la joven no tenía expresión en su rostro, pero una sonrisa floreció en la cara de aquel joven. “Ye Mo, no está mal. Los expertos son tan comunes como las nubes dentro de nuestro clan, pero no es tan fácil obtener el reconocimiento. Cuando lleguemos allí, te presentaré a algunas personas mayores. Es mejor que les paguen sus respetos, sería un camino más suave para usted si puede conseguir que uno de ellos lo acepte como un discípulo”.

“Muchas gracias por la guía del hermano Ouyang”. Ye Mo sonrió radiante.

El Estado Azur y el Estado Esperanza formaban parte de la Gran Dinastía Xia. Cuando cruzaron hasta el Estado Azur, no pudieron dejar de sentirse impresionados por el espectacular pero imponente paisaje. Había muchos senderos gigantescos, que estaban separados en nueve direcciones diferentes. Visto desde arriba, se parecían a nueve dragones sinuosos que extendían sus cuerpos a nueve regiones diferentes en el Estado Azur.

El aristócrata Clan Ouyang era una potencia trascendente situado dentro del Estado Azur. Para su sorpresa, la sede del Clan Ouyang fue construido en realidad junto a altas montañas. Podían ver varios palacios y grandes salones que se alzaban sobre el resto del territorio, como si quisieran llegar a la cúpula de los Cielos. El edificio más alto era un antiguo castillo de más de 1.000 metros de altura, diseñado para parecerse a un sinuoso dragón en espiral que proyectaba un aire de majestad.

El instante en que Qin Wentian y el resto se fijaron en la vista del territorio Ouyang, sus corazones no pudieron evitar estar llenos de asombro. El impacto que tenían cuando contemplaban las tierras desde el aire, no podía describirse con palabras. La inmensidad y la altura de cada edificio elevado eran claramente de un grado diferente por completo. Esto no era algo que países pequeños como Qiyun o Chu podían igualar. Todo el territorio era tan vasta que era imposible ver los extremos de ella con una sola mirada.

Incluso los dos jóvenes Cultivadores del Clan Ouyang no podían dejar de sentir orgullo en sus corazones cada vez que contemplaban esta vista desde el aire. ¿Cuándo sería su turno de ponerse de pie sobre aquel antiguo castillo, mirando desdeñosamente todo lo que hay en el Estado Azur? Lamentablemente, con su nivel de talento, esto estaba destinado a ser nada más que un hermoso sueño.

“¿Es éste el aristócrata Clan Ouyang?” murmuró Qin Wentian mientras contemplaba el inmenso espacio que todo el territorio ocupaba, mientras una débil sonrisa apareció en su rostro. Ese obstinado compañero Ouyang Kuangsheng, ¿cómo lo estaba haciendo ahora? Insistió en entrenar sus habilidades sensoriales hasta el punto en que pudiera condensar un Alma Astral de la 4ta Capa Celestial antes de entrar en el Dao del cultivo, mientras ignoraba las miradas de desprecio de los demás. Ahora que había pasado tanto tiempo desde que se conocieron por última vez, Qin Wentian se preguntaba cuál era el nivel de cultivación de ese compañero ahora.

Con la condición de su clan, los innumerables recursos y la guía de tantos Maestros, entonces, según todas las cuentas, ¡su progreso de cultivación debería haber mejorado a pasos agigantados!

“Vámonos” dijo el Soberano Tiangang débilmente, y todos se movieron como un grupo hacia el castillo del aristócrata Clan Ouyang.

Cuando entraron, la inmensidad del territorio cautivó sus sentidos. Continuaron por los sinuosos caminos antes de llegar a un gigantesco campo de entrenamiento. Frente a ellos había dos personas en combate, que parecían estar llegando a su final. Una joven vestida con una falda de color naranja envió directamente a un joven volando por el aire. Después de estrellarse contra el suelo, el joven se levantó y sacudió el polvo antes de comentar, “La Señorita Ting es realmente poderosa”.

La joven no dijo nada mientras montaba un poderoso corcel, cuyo cuerpo estaba cubierto de llamas, cabalgando hacia Qin Wentian y el resto. A medida que se acercaba, expresiones respetuosas aparecieron en los rostros del Soberano Tiangang y los dos jóvenes Cultivadores mientras se sumergían en un arco y saludaban, “Señorita Ting”.

Estas pocas personas parecían tan altas y poderosas en Qiyun, pero en este momento, asumieron un rol similar a los sirvientes, sus acciones causaron que Qin Wentian y los demás se sintieran muy desconcertados.

“¿Estos son los nuevos reclutas?” preguntó tranquilamente la joven del corcel de llamas.

“Señorita Ting, hay unos cuantos entre ellos con extraordinarias habilidades de combate. Coincidentemente, dos de ellos tienen bases de cultivo a la par con la Señorita Ting, para que puedan acompañar a la Señorita Ting en el combate, si quiere probarlos”. El joven al lado señaló a Qin Wentian y Fan Le mientras hablaba, descuidando al Tercer Príncipe de Qiyun. Después de sus primeras palabras al príncipe, ¡todos se preguntaban si lo había dejado deliberadamente!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario