Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 268 – Resistencia Silenciosa

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El brillo de la luz en los ojos de Zhan Chen era aún más agudo en comparación con el filo de una espada, su intención de matar inmediatamente estalló en el momento que sintió que estaba siendo espiado.

Si la noticia de este asunto fuera a salir, que despiadadamente eligió sacrificar a su pareja por el bien de sus metas, el Salón Rey Píldora sería el primero en matarlo.

Por lo tanto, ese espía debe morir.

“¡Corre!” Qin Wentian sabía que Zhan Chen había descubierto su presencia, él no esperaba que la percepción de Zhan Chen fuera tan fuerte. Manteniendo las manos de Bailu Yi, Qin Wentian se retiró con una velocidad explosiva.

“Hey, ¿por qué no te quedas atrás?” La voz de Zhan Chen sonó, la intención de matar que él manifestó era tan espesa que causó a los expuestos a ello sentir sus cuerpos volviéndose fríos.

¿Cómo podrían detenerse Qin Wentian y Bailu Yi? Ejecutando la Técnica de Movimiento Kunpeng hasta sus límites, Qin Wentian arrastró a Bailu Yi.

Con un movimiento de su dedo, Zhan Chen concentró Luz Astral delante de él, mientras una antigua espada se unió a ella. Zhan Chen pisó instantáneamente sobre ella mientras la Espada Astral funcionaba como una patineta, impulsada por su base de cultivo, causando grandes nubes de polvo y tierra al patear a medida que aceleraba detrás de Qin Wentian, reduciendo la distancia entre ellos.

Aunque la técnica de movimiento de Qin Wentian era magnifica, su base de cultivo estaba solamente en el 3er nivel de Yuanfu. Lo mismo fue para Bailu Yi. ¿Cómo podría su velocidad igualar a un Cultivador Yuanfu de nivel pico que fue clasificado número 11 en la Clasificación Destino Celestial?

La disparidad de sus niveles de poder estaba demasiado lejos.

El rostro de Qin Wentian se volvió extremadamente desagradable cuando su mirada se volvió fría. Tampoco esperaba descubrir el secreto de Zhan Chen y ahora, Zhan Chen quería que sus muertes aseguraran su silencio.

“¡Bzzz!” Con una ola de sus manos, Qin Wentian envió el Monumento de Manantiales Amarillos, el cual apareció en una ladera de montaña.

“Ven”. Qin Wentian y Bailu Yi entraron directamente en ella. Qin Wentian continuó caminando de una manera rítmica mientras sonaban los relámpagos. Un instante después, un resplandor carmesí emanó de él, junto con una presión aterradora.

Cuando Zhan Chen se precipitó, sólo vio a Qin Wentian a punto de precipitarse en una trampa. Con una ola de palmas, una pantalla de espadas se manifestó a su alrededor.

“¡Muere!” Zhan Chen escupió, mientras esa pantalla de espadas se transformaba en una capa de sombras de espadas, volando hacia Qin Wentian.

La velocidad de las sombras de espada era tan rápida, que creó un sonido estridente mientras rasgaba el aire. “¡Abajo!”, Qin Wentian sacó a Bailu Yi mientras caían por la ladera de la montaña, estrechándose evitando el ataque.

Zhan Chen fríamente resopló, mientras cabalgaba su Espada Astral hacia adelante, corriendo directamente hacia la Formación. No tenía miedo de la mayoría de las trampas aquí.

El rostro de Qin Wentian se hundió. No estaba dispuesto a morir así.

“Pequeña Yi, Wentian”. Justo en este momento, una voz emocionada gritó en una cierta dirección. La esperanza floreció en la pálida cara de Bailu Yi, esa voz era muy familiar para ella.

Sólo entonces Qin Wentian notó una silueta que se precipitaba salvajemente. Esta persona no era otra que Bailu Jing.

Una mirada de firme resolución resplandeció en los ojos de Qin Wentian. Se cortó la piel de su dedo y la presionó sobre el Monumento de Manantiales Amarillos, canalizando su Línea  Sanguínea dentro de ella.

Zhan Chen golpeó hacia abajo con las palmas de las manos al igual que una espada aterradora comenzó a formarse en el aire, dirigiéndose hacia abajo a Qin Wentian y Bailu Yi

Una luz carmesí destelló en los ojos de Qin Wentian mientras hacía un gesto para que el Monumento de Manantiales Amarillos volara hacia adelante, estrellándose hacia Zhan Chen. Zhan Chen sólo sintió el latido de su corazón, así como un aumento de su sangre, cuando un sonido ensordecedor resonó en el momento en que su ataque de espada golpeó el monumento de piedra.

“RUMBLEE~” El monumento se recuperó del impacto de la colisión, golpeando a Qin Wentian. Su cuerpo y Bailu Yi se movieron sobre la tierra cuando la fuerza del rebote los arrojó hacia atrás, haciéndoles toser varios bocados de sangre. Sólo en este momento llegó Bailu Jing.

“¡Detente!”. Bailu Jing rugió, toda su persona se transformó en una sombra y un instante después, una técnica de muerte descendió de los cielos. Un hilo de oro se manifestó, disparando hacia Zhan Chen.

Zhan Chen sacudió los dedos, su espada monstruosa intentó ‘agrietarse’, transformándose en innumerables fragmentos de espada que intentaban cortar el hilo dorado.

El hilo de oro resultó impermeable a sus intentos, y siguió descendiendo hacia abajo, tratando de desgarrar a Zhan Chen.

“¡Gran Técnica Decapitadora de 9 Soles!”

La mirada de Zhan Chen se puso rígida, mientras el Qi Espada que proyectaba era cada vez más fuerte. Apuñaló con el dedo, su ataque aterrizó sobre el hilo dorado mientras una aterradora energía destructiva se encendía, causando que el espacio circundante se distorsionara. Y finalmente, con este último ataque, ese hilo de oro se rompió. Pero compró suficiente tiempo para Bailu Jing, que ahora se encontraba de manera protectora frente a Qin Wentian y Bailu Yi.

“Hermano”. Bailu Yi gritó, Bailu Jing reconoció con un movimiento de cabeza, una frialdad escalofriante irradiaba de él mientras miraba fijamente a Zhan Chen.

“Clasificado en el puesto número 56 en la Clasificación Destino Celestial, Bailu Jing. De acuerdo con tu fuerza actual, tu clasificación seguramente mejoraría cuando llegue el momento de que la Corte Venerable del Cielo la actualice”, dijo Zhan Chen, mirando de nuevo a Bailu Jing.

Los ojos de Bailu Jing estaban llenos de intención de matar, sabía que el golpe anterior de Zhan Chen estaba destinado a matar a Qin Wentian y su hermana Bailu Yi.

Una presión aterradora brotó cuando Bailu Jing liberó sus Almas Astrales. De sus tres Almas Astrales, una era una divinidad cubierta de llamas furiosas, la segunda una sombra de viento, mientras que la tercera era un resplandeciente y ardiente Alma Astral Siete Matanzas.

¡Sus Almas Astrales se originaron de la 3er, 4ta y 5ta Capas Celestiales respectivamente!

¡Bailu Jing, que siempre estaba tan compuesto, ahora exudaba grandes llamas de ira que parecían llegar a los Cielos!

“Hermano mayor Jing, todo era sólo un malentendido”. En este momento, la voz de Qin Wentian se fue volviendo, causando que Bailu Jing entendiera. Qin Wentian continuó, “Zhan Chen, ¿por qué nos persigue sin razón alguna? ¿Hicimos algo que te ofendió? No creo que hayamos interactuado antes”.

Desde Zhan Chen fue clasificado número 11 en la Clasificación Destino Celestial, y alguien elegido del Salón Rey Píldora, no había ninguna necesidad de dudar de su fuerza. A pesar de que Bailu Jing podría ser poderoso, era obvio que estaba en desventaja si una pelea realmente estalló.

Zhan Chen cambió su mirada hacia Qin Wentian, encontrando ojos claros sin ningún indicio de odio. Se sintió tomado de nuevo en la profundidad de las intrigas de Qin Wentian. Al pretender intencionalmente que todo era un malentendido, Qin Wentian estaba diciendo que mantendría su silencio sobre lo que acababa de presenciar. Y en cuanto a la tentativa anterior de Zhan Chen de asesinarlos, Qin Wentian no podía importarle menos.

¿Realmente no le importaba? ¿O simplemente lo soportaba en silencio?

“Haha, Zhan Chen, tú también estás aquí”. En este momento, un grupo de Cultivadores se acercó. Estos recién llegados eran nada menos que Zhao Lie y Viejo Primero de los tres hermanos del Clan Li. Viejo Primero fue evidentemente desafortunado, al encontrarse con Zhao Lie y luego ser forzado a liderar el camino.

“Es ese Gran Maestro Inscriptor Divino. Excelente, con dos Inscriptores, definitivamente podemos salir de este maldito espacio”. Los ojos de Zhao Lie parpadearon con fuego mientras miraba a Qin Wentian. Asumió que Zhan Chen había estado forzando a Qin Wentian para que guiara el camino, pero Bailu Jing se negó, lo que llevó al conflicto entre ellos.

“Hehe, eso es lo que yo pienso también. ¿Me pregunto si el Gran Maestro Qin está dispuesto a liderar el camino? “Zhan Chen miró a Qin Wentian mientras una sonrisa sombría apareció en su rostro.

Qin Wentian entendió, si no morían hoy, la intención de matar en el corazón de Zhan Chen nunca se desvanecería.

Sin embargo, ¿no era lo mismo para él también? Si hubiera alguna posibilidad, definitivamente mataría a Zhan Chen.

“Naturalmente”. Qin Wentian sonrió, aceptando sin dudarlo.

“Con el hermano Qin liderando el camino, nuestro camino hacia adelante seguramente sería muchas veces más suave.” Viejo Primero se rió de corazón, la tensión anterior en el aire se derritió.

Bailu Yi comprendió naturalmente las intenciones de Qin Wentian, fingiendo que no habían visto nada antes.

Y mientras reanudaban su viaje, Qin Wentian y Bailu Yi mantuvieron su distancia de Zhan Chen. Bailu Jing no los cuestionó, Qin Wentian intencionalmente quería mantener lo que presenciaron en secreto.

Después de un tiempo, regresaron a la Formación en la que Zhan Chen y Qing Yue habían conversado.

Y en ese momento, aparecieron aún más personas. Los recién llegados eran expertos del Clan Hua.

“¿Están todos aquí?” Detrás de ellos, una voz se deslizó. Zhu Sha y otros dos de la Mansión Zhai Xing habían llegado también.

Las miradas heladas de Zhu Sha y Yang Fan aterrizaron entonces en Qin Wentian. Desde su perspectiva, Qin Wentian definitivamente tuvo que pagar por las muertes de más de diez Cultivadores Yuanfu de pico que habían perdido.

Sin embargo, podrían leer la situación actual. Sabían que no podían hacer daño a Qin Wentian, ya que todavía necesitaban depender de su fuerza para romper este maldito espacio.

“Gran Maestro Qin, por favor”. Zhan Chen hizo un gesto de invitación. Qin Wentian echó un vistazo a los personajes frente a él, con su rostro sereno, pero sabía que se encontraban actualmente en una situación extremadamente peligrosa.

“Bien”. Asintió con la cabeza mientras avanzaba y empezó a inscribir runas divinas. Bailu Jing y Bailu Yi se quedaron detrás de Qin Wentian, mientras que Viejo Primero estuvo junto a Qin Wentian, trabajando junto con él para neutralizar esta Formación.

Las acciones de Qin Wentian fueron muy lentas, haciendo que Viejo Li sintiera que algo estaba pasando. Era como si Qin Wentian estuviera haciendo esto intencionalmente.

En realidad, Qin Wentian estaba buscando una oportunidad, pero al pensar en la fuerza de los que estaban detrás de él, sabía que no era posible matarlos a todos con un solo movimiento.

Zhan Chen, Yang Fan, Zhao Lie, Hua Feng; todos ellos eran líderes en la Clasificación Destino Celestial. No había manera de que pudiera matarlos simultáneamente con ataques furtivos. Sólo podía concentrarse en neutralizar la Formación.

Un instante después, Qin Wentian tomo uno de los anillos inter espaciales, pero dejó uno en el suelo. Viejo Primero vaciló, antes de recoger el anillo restante con sus manos temblorosas, su cara tenía una máscara de la agonía.

“Viejo Tercero”. Viejo Primero apretó fuertemente el anillo inter espacial de su tercer hermano. Un instante después, su rostro se congeló, vio a Qin Wentian inscribir una palabra ‘Zhan’ ante él.

“Zhan, Zhan Chen”. El corazón de Viejo Primero golpeó fuertemente, mientras sentía su cuerpo temblando, un destello de odio brilló por sus ojos. Sin embargo, un instante después, respiró profundamente y se calmó, fingiendo que no había visto nada fuera de lo común.

Qin Wentian bloqueó la palabra con su cuerpo, e inmediatamente la limpió después de escribirla mientras continuaba neutralizando la Formación. Después de que cada trampa fue neutralizada, avanzaron lentamente con el resto del grupo, que los siguió en silencio por detrás. Poco a poco, los pinos siempre verdes y las antiguas montañas aparecieron a la distancia del brazo.

La salida estaba muy cerca.

“Fluctuaciones energéticas de las runas divinas”. Qin Wentian cambió bruscamente la mirada hacia adelante. Aunque los árboles y las montañas parecían muy cercanos a ellos, estaban sombreados por una débil distorsión que brillaba en el aire, tomando la forma de una muralla manifestada por runas divinas, bloqueando su camino.

Sus movimientos se detuvieron involuntariamente, y él cerró los ojos, contemplando silenciosamente la muralla intangible frente a él.

¡Qin Wentian podía sentir que la libertad estaba a un paso!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario