Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 266 – Reprender

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El cambio era demasiado grande, en tan sólo seis meses, la transformación de Qin Wentian había dejado a Bai Fei casi incapaz de reconocerlo.

Aunque se podría decir que en realidad no tenía mucha impresión de Qin Wentian entonces en Chu, todavía se habían reunido unas pocas veces antes e incluso habían intercambiado palabras. La memoria de los Cultivadores Marciales Estelares eran muy buenos, y no reconocer a Qin Wentian podría ser un indicador de lo mucho que había cambiado.

Todavía recordaba vagamente a Qin Wentian como un joven impulsivo, con indicios de inmadurez en su aura, así como ese ‘orgullo’ de un genio de un país pequeño. En ese entonces ella sostuvo Qin Wentian en total burla, y una vez le había dicho a Qin Wentian que se despertara de su fantasía, dejar de soñar con estar junto a Mo Qingcheng. Bai Fei nunca hubiera esperado que hoy, ella se encontraría con Qin Wentian otra vez bajo tales circunstancias.

El joven de entonces se había librado completamente de toda infantilidad, sus rasgos ahora tenían una mirada intensa, extraordinariamente esculpida. Sus ojos reflejaban una calmada confianza, pero ahora, también parpadeaba con fría intención, causando miedo a aquellos a quienes miraba. Esta era una diferencia marcada en comparación con la débil arrogancia que había inconscientemente exudado antes.

Y lo que más la confundió fue que ese ‘humilde’ personaje era ahora un Inscriptor Divino de 3er nivel, capaz de matar sin problemas a decenas de Cultivadores Yuanfu de pico.

Un contraste tan enorme hizo que Bai Fei no pudiera reconciliar temporalmente las diferencias.

Ese joven había llegado al Estado Esperanza.

¿Podría ser que él no entendía que, independientemente de lo talentoso que fuera en Chu, la Gran Dinastía Xia era como una montaña tan alta como el cielo que era inconcebible para él?

“En realidad eres tú”. Bai Fei miró fijamente a Qin Wentian. “¿Estás intencionadamente fingiendo no conocerme?”

Qin Wentian se limitó a mirar a Bai Fei mientras le respondía: “¿Te soy muy familiari?”

El rostro de Bai Fei se congeló, sus picos blanquecinos, cubiertos de nieve, temblaron mientras ella respiraba temblorosa, la vista de ella provocaba que la sangre de los hombres se elevara con excitación.

“¿Mhm?” El joven siniestro se sintió muy interesado cuando él calmadamente notó lo que estaba sucediendo.

Bai Fei y Qin Wentian se conocían, pero parecía que Qin Wentian guardaba rencor contra ella.

Aparte de eso, Bailu Yi, que era cautiva del Anciano de Mansión Zhai Xing, era la persona que Qin Wentian quería salvar.

Una luz fría destelló en los ojos de Anciano vestidos de negro mientras sacudía la cabeza enojado por la imprudencia de Qin Wentian.

“Creo que aún desconoces la situación actual” El Anciano resopló mientras agarraba una palma hacia Qin Wentian, una temible energía emanaba de ella como si su golpe de palma fuera capaz de hundir incluso las estrellas y la luna.

“Hey, hey, no rompes la paz”. El joven dio un paso adelante mientras él también lanzaba una palma de mano, bloqueando el ataque del Anciano, el impacto hizo que el sonido del aire resonara.

“¿Qué quieres decir?” El Anciano de túnica negra miró fríamente al joven siniestro.

“Todos queremos salir de la Formación sin peligro, ¿por qué hay que luchar unos contra otros?” El joven se rió. “Hermano Qin, este lugar está lleno de peligros, así que si puedes ayudarnos a salir de este lugar, puedo garantizar que él liberará a su cautiva. También regalaría esta belleza al hermano Qin para tratarla. ¿No es perfecto? Además, este amigo de la Mansión Zhai Xing tiene un mal humor, ¿por qué actuar para encenderlo? ¿No sería una situación de ganar-ganar si todos cooperamos en su lugar?”

El rostro de Bai Fei se endureció, ¿debía ser regalada a Qin Wentian?

Qin Wentian comprendió naturalmente la débil y subyacente amenaza detrás de las palabras del joven siniestro. Él respondió: “Lo siento, no tengo forma de confiar en ninguno de ustedes”.

“Hmph”. El Anciano de túnica negra resopló fríamente mientras colocaba sus manos amenazadoramente en los hombros de Bailu Yi. “¿Crees que tienes elección?”

“Hermano Qin, por favor reconsidere. La señorita Bailu es tan pura como el jade, y tiene la belleza de lo que podría hacer que la luna se esconda y avergüence las flores. El joven siniestro rió maliciosamente. Después de oír sus palabras, el Anciano de túnica negra sonrió cuando empezó a acariciar la espalda de Bailu Yi, haciendo que se volviera pálida.

“Si te atreves a intentar algo de nuevo, puedes quedarte aquí para siempre”, respondió Qin Wentian. Luego continuó: “Las trampas que hay delante son muchas veces más fuertes que antes, puedo asegurarte que incluso con tu fuerza, usted no podrías forzar tu camino a través. Yo personalmente fui testigo de un experto del Clan Hua haciendo ese intento, pero todo lo que queda de él ahora son cenizas. Por eso me quedé aquí para contemplar la Formación. Por supuesto que si quieres buscar la muerte, no te detendré”.

La mano del Anciano se congeló a media acción, sin atreverse a hacer otro movimiento. “¿Eso significa que aceptas cooperar?”

“Libérala primero”, Qin Wentian respondió fríamente.

“Hehe, no te preocupes, personalmente cuidaré de su seguridad. Simplemente encabeza el camino”. ¿Cómo podría el Anciano de túnica negra liberar la ficha de negociación que era Bailu Yi?

Qin Wentian frunció el ceño, “No confío en que te ocupes de cualquier cosa femenina”.

“Haha, parece que tienes sentimientos por esta chica”. El Anciano de túnica negra se echó a reír, mientras entrecerraba los ojos. “Pero como lo sé, es más razón para que no la suelte”.

La expresión de Qin Wentian se hizo más fría, “Ya que ese es el caso, puedes matarme ahora mismo y probar tu suerte contra las trampas”.

Los ojos de Qin Wentian eran de acero, llenos de una determinación inquebrantable. El Anciano frunció el ceño, lo inesperado que Qin Wentian actuaría de una manera tan loca, era demasiado esclavo de sus emociones.

“Hermano Qin, no hables así, la muerte no resolverá nada. Bailu Yi es una mujer tan hermosa, sería realmente un desperdicio si ella fuese devastada por ese hombre de túnica negra. ¿Cómo podrías morir en paz?” El joven continuó sonriendo maliciosamente. Ninguna de las partes estaba dispuesta a retroceder.

De hecho, el semblante de Qin Wentian se volvió cada vez más feo. Después de un momento de silencio, continuó: “Tómame en su lugar. Ustedes pueden caminar detrás de nosotros dos, seremos sus ‘escudos de carne'”.

Los ojos del Anciano de túnica negra brillaron, mientras intercambiaba miradas con el joven siniestro. Poco después, los dos rieron en voz alta. Si ese fuera el caso, aceptarían las condiciones.

“Entonces, ven a pararte ante nosotros”. El Anciano de túnica negra sonrió.

Qin Wentian no dudó, caminando de inmediato. Sólo cuando se paró frente al Anciano de túnica negra, soltó su agarre en Bailu Yi.

Qin Wentian colocó ambas manos sobre sus hombros y dijo: “Te protegeré”.

Bailu Yi se congeló, la timidez se podía ver en su rostro inocente. No había pensado que Qin Wentian realizaría una acción tan íntima.

Sin embargo, un instante después, pudo ver una luz aterradora que parpadeaba en los ojos de Qin Wentian mientras él usaba su fuerza y ​​la empujaba lejos.

“¿CÓMO QUIERES MORIR?” De repente, Qin Wentian pisoteó el suelo, activando las runas divinas que había inscrito mientras esperaba la llegada de Bailu Yi antes. El suelo se agrietó bajo los pies del Anciano vestidos de negro, cuando una fuerza de succión lo empujó hacia abajo. Simultáneamente, Qin Wentian tomó prestada la fuerza gravitatoria de esa estatua del Ascendente, empleándola para impulsar sus propias runas divinas. Un grito ensangrentado resonó en el aire, las piernas del Anciano vestidas de negro fueron despedazadas por una inscripción tipo Espada oculta debajo de la tierra.

Bai Fei estaba allí, aturdida. De repente, sin advertencia, sintió que alguien la golpeaba con una palma, empujándola fuera de la Formación.

Bai Fei fue lanzada sin ceremonias al suelo mientras ella maldijo involuntariamente, “Bastardo”.

Sin embargo, su corazón no podía dejar de suspirar en secreto de alivio cuando vio cuan la poderosa era la trampa de Qin Wentian.

Ese tipo había completado sus preparaciones desde hace mucho tiempo, creando aquí una Formación multicapa.

“¡PERDÓNAME!” Gritó el Anciano, pero ¿cómo podría Qin Wentian  mostrarle misericordia? Ser misericordioso con los enemigos equivalía a ser cruel con uno mismo. De hecho, no sólo hizo caso omiso de la súplica del viejo, incluso aumentó el ritmo de los cortes de espada, con el tiempo minando el cuerpo del viejo en pedacitos.

En cuanto a ese joven siniestro, el momento en que Qin Wentian pisoteó los pies para activar la Formación, también había sido atrapado dentro de la trampa. Ésta era una Formación multicapa; había runas divinas de trampas, así como runas divinas de matar incrustadas dentro. Qin Wentian había estado esperando la llegada de Bailu Yi, no esperaba que Bai Fei y su captor estuvieran aquí también.

Un resplandor dorado envolvió al joven dentro, bloqueándolo de los ataques de la trampa. Al mismo tiempo, en varias ocasiones trató de lanzarse hacia afuera, sólo para sentirse como si estuviera en un laberinto, no podía salir.

Finalmente, el joven detuvo sus movimientos, sin atreverse a moverse al azar. No estaba familiarizado con runas divinas y Formaciones divinas, y sabía que sería muy difícil para él escapar. Sin embargo, también sabía que mientras fuera cauteloso, no sería fácilmente asesinado por la Formación. Por lo tanto, decidió hacer una pausa en sus movimientos, no quería sufrir el mismo destino que aquel anciano de túnica negra.

El espeluznante agudo de las espadas protestó, pero el joven siniestro manifestó un cuerpo de oro puro de una escultura delante de él, desviando los cortes de espada.

“Hermano Qin, tu Formación no podrá matarme. Déjame salir y de ahora en adelante, los dos no tendremos nada que ver el uno con el otro”, gritó el joven.

La expresión de Qin Wentian permaneció fría. Sabía que si este hombre no moría, seguramente habría repercusiones.

Sin embargo, Qin Wentian también entendió que era una cosa usar runas divinas de 3er nivel para matar a un confiado experto Yuanfu y un juego de pelota diferente si quería hacer lo mismo con alguien que estaba en guardia.

Recibiendo el silencio como respuesta, la expresión del joven siniestro se enfrió mientras la intención asesina se reflejaba en sus ojos. Una lanza de oro apareció entonces en sus manos, una amenazante aura de destrucción que emanaba de ella.

“Cuidado”, advirtió Qin Wentian. De repente, un haz de luz dorada penetró directamente a través de la Formación, causando una pequeña rotura en la inscripción, a la vez se precipitó hacia Qin Wentian y su grupo.

“Corran”. Qin Wentian agarró a Bailu Yi antes de correr lejos. El joven tenía un arma divina extremadamente poderosa, sólo sería cuestión de tiempo antes de que rompiera la Formación de Qin Wentian.

Las acciones de Qin Wentian fueron extremadamente decisivas, optando inmediatamente por marcharse, tirando de Bailu Yi. El rostro de Bai Fei se endureció antes que ella también, siguió detrás de Qin Wentian. Estaba demasiado débil aquí, su única esperanza de supervivencia estaba con Qin Wentian.

“Piérdete” Qin Wentian bruscamente volvió la cabeza hacia atrás, mirando fríamente a Bai Fei.

Bai Fei tartamudeó, “Tú…”

“Yo, Qin, soy simplemente un pobre y descortés tipo que no es lo suficientemente digno de interactuar con la señorita Bai Fei”, Qin Wentian declaró de forma desalentada, sus palabras causaron que Bai Fei palidezca. En aquel entonces había considerado a Qin Wentian con un desprecio total, pero hoy en día, las circunstancias se revirtieron. Ahora ella era quien ‘mendigaba’ para seguir a Qin Wentian.

“Incluso ahora, tú… tú… todavía eres indigno de estar junto con Qingcheng!” ¿Cómo podría Bai Fei defender tal actitud? Ella escupió fríamente a Qin Wentian, “En cuanto a ustedes dos, se ven verdaderamente compatibles entre sí”.

“Digno o no, eso no es algo para que decidas. Te salvé hoy por una razón, y una sola razón: que estás en la misma secta que Qingcheng. En cuanto a mí y Bailu Yi, sólo existe amistad entre nosotros. Dile esto a Qingcheng por mí. Yo, Qin Wentian, definitivamente visitaré el Salón Rey Píldora un día para llevarla de vuelta”.

Y con ese voto, Qin Wentian inmediatamente se dio la vuelta y se alejó, ¡dejando a la estupefacta Bai Fei enraizado en el lugar!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario