Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 246 – Marchitada

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Los ojos de Fan Le reflejaban su agonía y la intensa lucha que estaba experimentando. Ese cuerpo regordete suyo temblaba, detestaba este sentimiento de impotencia inmensamente.

La elección de Leng Ning reflejaba su voluntad de morir. No tenía ninguna intención de vivir más tiempo, ni una sola vez había entretenido la idea de convertirse en la mujer del viejo monstruo.

Fan Le había estado familiarizado con Leng Ning durante sólo unos pocos meses y aunque su relación no podía ser considerada profunda, sus interacciones diarias ya habían acumulado una sólida amistad. Y ahora, especialmente cuando Fan Le tenía la sospecha de que Leng Ning podía morir, esta revelación hizo que su corazón se estremeciera violentamente con miedo y con rabia desenfrenada. Era como si un fuego ardiera en su corazón.

“¡ARGHHH!” Un eco de bajo sonido resonó en Fan Le, un testimonio de su furia impotente. Se dio la vuelta y caminó a un edificio de dos pisos cerca, mirando a través de una ventana a la figura de Leng Ning que salía. Sin embargo en el momento siguiente, él atestiguó una fila de Cultivadores Yuanfu del Clan de Leng desciende sobre Leng Ning. Aparentemente, su escape había sido descubierto.

“¡LENG NING!” Gritó el padre de Leng Lin, el clan lo había dejado a cargo de este asunto.

Leng Lin también estaba a su lado, riendo fríamente. “Puta, esto es todo lo que hace tu hombre. No puedes culpar al clan por esto, y nadie te salvará ahora”.

“Leng Ning, verdaderamente mereces la muerte”, otra persona maldijo.

Una frialdad que nunca sintió antes inundó el corazón de Leng Ning. ¿Este grupo de personas era realmente su familia?

Finalmente, su mirada aterrizó en el hombre flaco y horrible que miraba a la extrema izquierda. Su mirada siniestra la convenció de que sin duda, este hombre, definitivamente era Yan Tie.

“Leng Ning, el clan ha decidido darte a Yan Tie. Tu castigo será decidido por él”, dijo el padre de Leng Lin.

“Patético y repugnante”. Leng Ning lo miró fijamente, continuando fríamente: “Un clan mayor como el nuestro ha decidido sacrificar uno de los suyos, sólo para pedir un favor ilusorio que puede o no ser realidad. Totalmente patético, me siento avergonzada de haber nacido como una de ustedes.

Después de hablar, Leng Ning se volvió para alejarse. Sin embargo, un resplandor frío y malicioso de luz brilló en los ojos del padre de Leng Lin. Con un solo paso, formó las manos en forma de garras mientras se movía al instante hacia Leng Ning.

Sin embargo, las acciones de Leng Ning tomaron a todos por sorpresa. Una daga apareció en sus manos, a punto de ser sumergida dentro de su corazón. Como ya había tomado su decisión, ¿cómo podía temer la muerte? En cambio, sería una forma de alivio.

El padre de Leng Lin entrecerró los ojos, las palmas de sus manos brillaron con una luz dorada y forzó a Leng Ning. Agarrando la mano que sostenía la daga, envió otro golpe de palma en Leng Ning. ¿Cómo se atreve ella?

Leng Ning no trató de evitar el golpe, ni tratar de defenderse. Ella permitió que el golpe de palma aterrizara en su cuerpo, el impacto la hizo toser una enorme bocanada de sangre. Agarró los brazos del padre de Leng Lin, sin intentar dejarlo ir.

“¡Estás cortejando la muerte!” El padre de Leng Lin rugió de rabia. Retorció la mano de Leng Ning que se aferraba a la daga y al sonar los sonidos de los huesos, el brazo de Leng Ning se desvaneció violentamente. Sin embargo, ella no soltó un solo sonido, y en lugar de retirarse apuntando un tiro salvaje hacia su entrepierna.

“Largo”, el padre de Leng Lin escupió, esquivando la patada y levantando con fuerza a Leng Ning antes de golpearla contra el suelo, el impacto causo que la superficie se rompiera.

“No la ensucie, todavía quiero jugar con esta mujer”. El aura de pesadilla en los ojos de Yan Tie era tan alta como el cielo. Con sus palabras, sólo entonces el padre de Leng Lin renunció a su dominio.

Leng Ning se arrastró, su brazo derecho colgaba inútilmente a su lado, mirando fijamente las caras a su alrededor. Era como si quisiera grabarlas en su memoria.

“Yo, Leng Ning, sólo puedo lamentar el hecho de que haya nacido en un clan tan despreciable”.

Añadió fríamente: “Pero déjenme decirles esto, Qin Wentian es un Inscriptor Divino de 3er nivel que ya ha obtenido el reconocimiento y la aprobación del Instituto Ciervo Blanco. No sólo eso, no hay nada entre nosotros. Somos sólo amigos y no en absoluto lo que los rumores se han estado difundiendo. Por el contrario, Bailu Yi está enamorada de él, y sugirió que estudiaran runas divinas juntos. Si no me creen, puedes investigar esto fácilmente o simplemente pregunten a Yan Kong.

Después de eso, cambió su mirada hacia Yan Kong, mientras continuaba: “Yan Kong pensó que podía obtener el reconocimiento de Bailu Yi, pero sólo tenía ojos para Qin Wentian. Sintiéndose humillado, quiso vengarse y así hizo un movimiento contra Qin Wentian. Si quieren dar cuentas de la muerte de Hades y el resto, búsquenlo para resolverlo”.

Los ojos de los del Clan Leng y de Yan Tie giraron hacia Yan Kong, haciendo que su rostro se volviera ceniciento.

“Mentiras, a pesar de que Bailu Yi reconoció el talento de Qin Wentian, son simplemente conocidos estudiando runas divinas juntos. No trates de usar este método para protegerlo”. Una expresión miserable apareció en la cara de Yan Kong.

“Hehe, Qin Wentian no regresó a su alojamiento en el Clan Leng durante varios meses, interactuando con Bailu Yi sobre una base diaria. ¿Piensas que alguien tan orgulloso como ella lo haría si no hubiera el menor afecto en su corazón? Yan Kong, deja de mentirte a ti mismo. Ya que mi Clan Leng quiere sacrificarme, solo puedo presentarme. Pero si el Clan Leng quiere hacer un movimiento en contra de Qin Wentian simplemente para complacer a Yan Tie, tienen que pensar cuidadosamente sobre ello. ¿Pueden ustedes realmente soportar las llamas de ira del Instituto Ciervo Blanco como resultado de las secuelas?”

Leng Ning rió fríamente, ya que las expresiones de los miembros del Clan Leng cambiaron. Podían sentir que Leng Ning decía la verdad.

“Si Yan Tie quiere tratar con Qin Wentian, que lo haga si es capaz de hacerlo. Pero si el Clan Leng quiere unirse a la diversión, déjenme decirles ahora que Qin Wentian, como un Inscriptor Divino de 3er nivel, estará asistiendo al intercambio con Bailu Yi. Piensen cuidadosamente acerca de su estatus en el Instituto Ciervo Blanco. No sólo eso, si derrota a Yan Tie en el intercambio, entonces me gustaría ver cómo se tragaran todo su pesar”.

Leng Ning no sabía cuál era la relación real entre Qin Wentian y Bailu Yi, y tampoco sabía que Qin Wentian estaría asistiendo al intercambio junto con Bailu Yi. Sólo quería asustarlos de hacer un movimiento contra él.

Y en cuanto a ella, incluso antes de reunirse con Qin Wentian, ya había decidido que si su clan todavía la obligaba a casarse con Yan Tie, se suicidaría. Por lo tanto, ella ya estaba preparada. No había nada espantoso sobre la muerte, en comparación con la alternativa.

“El hombre del que Bailu Yi se ha enamorado de definitivamente sería alguien extraordinario. Pero, ¿el Clan Leng quiere hacer un movimiento en contra de él simplemente para obtener el favor con Yan Tie? Incluso mil arrepentimientos serían insuficientes para esta locura. Los maldigo a todos, todo el Clan Leng caerá en manos de tales bufones”.

Después de terminar lo que quería decir, una espada corta apareció en la mano de Leng Ning. Yan Tie frunció el entrecejo y gritó: “¡Deténganla!”

Incluso antes de que el sonido de su voz se desvaneciera, la espada corta de Leng Ning ya se había cortado en su garganta, haciendo que la sangre fresca brotara como una fuente.

Los miembros del Clan Leng quedaron momentáneamente atónitos ante sus acciones. Rápidamente se recuperaron del shock y se precipitaron hacia adelante, pero ya era demasiado tarde.

Los ojos de Leng Ning estaban todavía abiertos, y sus palabras tranquilas resonaron en el aire frío, un tono de finalidad en ellos, “Clan Leng, prepárense a lamentar las decisiones que han hecho. Para este clan sin principios, tan despreciable de las cosas que han perdido, su destrucción es inminente”.

“Tú…” El padre de Leng Lin tembló ligeramente. El cuerpo de Leng Ning se desplomó en el suelo, frente a los cielos. Vio las nubes blancas como la nieve que flotaban tranquilamente por encima, dándole una sensación de pureza y paz.

Sobre esas nubes blancas, era como si pudiera ver una silueta apuesta, sonriendo con una confianza aparentemente casual.

“Fanfarrón…” Leng Ning murmuró en su corazón mientras sus ojos se cerraban suavemente. La pesadilla había terminado, no habría nadie que la obligara a casarse con ese monstruo contra su voluntad nunca más.

La sangre fresca teñía las túnicas de Leng Ning de carmesí, los sonidos de su maldición resonaron en las mentes de sus miembros del clan mientras miraban fijamente su cadáver. Sus corazones estaban turbios con emociones indescriptibles.

La muerte de Leng Ning era semejante a una llamada de atención para ellos, volviéndolos a sus sentidos.

El Clan Leng se arrepentiría de la decisión que había tomado ese día, y acabaría enfrentándose a su destrucción. Esta fue la maldición de una joven, sus últimas palabras pronunciadas mientras su vida se desvaneció.

“¿Crees que te has escapado solo porque estás muerta?” Yan Tie miró fijamente al cadáver de Leng Ning mientras una luz maligna brillaba en sus ojos. “Incluso en la muerte, todavía te voy a refinar en una marioneta. ¿QUIÉN PAGARÁ POR LA MUERTE DE MI HIJO? ¿Y qué si ese hombre es el amado de Bailu Yi? ¡Él tiene que morir! ¡MORIR!”

Las palabras de Yan Tie hicieron que las mentes de los presentes rugieran. ¿Su hijo? ¿Hades era su hijo? ¿Acaso Hades no era su discípulo?

Sólo entonces comprendieron plenamente, Hades era el discípulo de Yan Tie, y también su hijo. No es de extrañar que Yan Tie estuviera tan enloquecido en su búsqueda de venganza.

“¡SUFICIENTE!” Un grito se alejó, y de repente el padre de Leng Ning fue visto alcanzando a su hija. Arrodillándose, acunando su cuerpo, miró fijamente a Yan Tie de rabia, “Ella no era el asesino y ella ya está muerta. ¿Todavía quieres refinarla en una Marioneta? ¿Puedes seguir llamándote un ser humano?”

Viendo cómo el padre de Leng Ning pretendía marcharse con su cadáver, la intención de matar podía verse parpadeando en los ojos de Yan Tie. “IMPRUDENTE, VUELVE AQUÍ”.

El padre de Leng Ning echó una mirada helada a Yan Tie antes de ignorarlo y siguió caminando. Su hija había muerto. Como padre, ¿cómo no podía estar desconsolado?

Al ser miembro del Clan Leng, había hecho muchas cosas de las que se avergonzaba con respecto a Leng Ning. Pero ahora, sentía verdaderamente el remordimiento que comía su alma, el dolor de ella era casi insoportable. Sin embargo, ¿Yan Tie no podía ni siquiera ahorrar a su hija incluso después de que ella había muerto?

“Heh heh”. La siniestra risa de Yan Tie resonó. De repente, apareció una marioneta junto a él, que procedió a perseguir al padre de Leng Ning.

El padre de Leng Ning la colocó en el suelo antes de volverse a chocar con la Marioneta. Sin embargo, en ese instante de impacto, fue fácilmente repelido. Yan Tie se abrió paso lentamente, mientras se levantaba ante el cuerpo de Leng Ning. “No esperes encontrar paz, ni siquiera en la muerte. En cuanto a Qin Wentian, así como ese gran tipo que usa flechas, haré que sus vidas sean peores que la muerte. Quiero escucharlos pidiéndome misericordia antes de refinarlos en mis Marionetas”.

Desde lejos, Fan Le, la Línea Sanguínea Llamas Empíreas estaba hirviendo. Su rostro estaba retorcido de rabia, mientras las llamas de su sangre se quemaban cada vez más y más, casi hasta el punto de erupción.

“RUMBLEEE~” Su aura se elevó a los cielos, y en el espacio de ese momento, Fan Le realmente rompió a través. Bajo la mirada intensa del fuego parpadeando en sus ojos, un arco y una aljaba de flechas se unieron, bañados en el resplandor de las llamas doradas.

“Leng Ning, te vengaré”, la voz de Fan Le retumbó. Un sonido como trueno sacudió el vacío mientras todo el edificio empezaba a arder. Yan Tie y los demás, que se mantenían a lo lejos, podían sentir la fuente de un inminente calor que se precipitaba a su paso. Alzando la cabeza, vieron nueve flechas doradas transformadas en aterradoras corrientes de luz, disparadas contra ellos con una velocidad fulminante.

“Hmph”. Yan Tie resopló fríamente. Con desprecio, soltó las palmas de las manos, chirriando con una impresión de palma color negro que dejó a un lado la flecha que le apuntaba. Sin embargo, al mismo tiempo, las otras flechas también cambiaron sus trayectorias. Las flechas rápidamente rodaron por el aire, y el sonido de su vuelo pareció parecerse a lamentos de luto por la muerte de Leng Ning.

“Bzzzzz”. Las flechas llovieron abajo, penetrando el suelo que rodeaba Leng Ning, envolviéndola dentro de una lluvia de flechas. Un terrible calor generado por temibles brasas devoraba su cuerpo, reduciéndola a cenizas.

“¿QUIÉN FUE?” Yan Tie aulló de locura. Después de eso, vio la débil silueta de un gordo montado en una bestia demoníaca por un instante, antes de que el hombre y la bestia se precipitaran, desapareciendo en un destello de luz dorada.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario