Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 229 – Nieve de Invierno, otra vez

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El País Chu, después de su bautismo de las tormentas de la guerra, recuperó finalmente su paz anterior.

En la ciudad más antigua de Chu, la Capital Real, la Academia Estrella Emperador era sin duda la más bulliciosa y el lugar que más prosperó. La recién reconstruida Academia Estrella Emperador atrajo continuamente nuevos talentos de sangre nueva, y en cuanto a los miembros más viejos de la academia que regresaron después de la tormenta, todos juraron que definitivamente harían que la Academia Estrella Emperador recuperara su antigua gloria e incluso la reemplazara. Tenían que nutrir aún más expertos que fueran lo suficientemente poderosos como para soportar los trastornos que pudieran surgir.

En cuanto al incidente en el Clan Mo, no muchos lo sabían. Lo que sí sabían era que Mo Qingcheng había sido muy apreciada por un Mayor proveniente de un poder trascendente, y fue llevada después de ser aceptada como discípula. Esto hizo que mucha gente suspirase en lástima. La belleza número uno de Chu se marchaba así, pero de nuevo, con el talento y la apariencia de Mo Qingcheng, estaba destinada a no estar nunca atrapada en un país tan pequeño.

Qin Wentian era todavía un tema candente discutido por muchos durante su tiempo de ocio, sobre una taza de té o después de una comida. Ya se había convertido en una leyenda de Chu después de dos años y era el ídolo de innumerables Cultivadores más jóvenes. Cada vez que Qin Wentian apareció en la Academia Estrella Emperador, su presencia causaría una gran conmoción.

Especialmente por sus implicaciones en la guerra. Los logros de Qin Wentian fueron embellecidos cada vez más por el pueblo, hasta que se convirtió en algo parecido a una existencia divina.

Sin embargo, los de Chu descubrieron gradualmente que las historias de Qin Wentian disminuían gradualmente. Era como si Qin Wentian estuviera tratando deliberadamente de desvanecerse de sus discusiones, hasta el punto de que ya no aparecía dentro de la Capital Real.

Muchos estaban especulando, ¿Qin Wentian ya había dejado Chu?

Después de todo, con su talento, este lugar era demasiado pequeño para él. Ciertamente iría a la  Gran Dinastía Xia tarde o temprano.

En la Cabaña Bambú, en un pico de montaña opuesto al arroyo que fluía, había un espacio del tamaño de un campo de duelo situado en la cintura de esa montaña. Dentro de ese espacio, un joven estaba perforando el aire con una antigua alabarda en sus manos, entrenando sin descanso. Cada vez que atravesaba con la alabarda, un vendaval aterrador se manifestaba, parecía crearse a través de la fuerza abrumadora como la antigua alabarda rompió la resistencia del aire.

Después de mil veces, el joven se sentó con las piernas cruzadas, cerró los ojos en profunda contemplación y luego entró en un estado de absoluto silencio.

Día tras día, mes tras mes, hacía lo mismo una y otra vez, sin detenerse a tomar un descanso en su cultivo.

Detrás del pico de la montaña, una figura seductora saltó hacia abajo, flotando hacia la cintura de la montaña donde estaba el joven. Sin embargo, se quedó en silencio a lo lejos, mirando al joven que practicaba con su alabarda. En ese momento, esa antigua alabarda abruptamente perforó, con su fuerza fluyendo contra una enorme roca de montaña.

“¡Puchi!” Un sonido crujiente resonó, pero poco después, el aterrador ruido de varias explosiones pronto rugió. A lo lejos, muy lejos de la enorme roca de la montaña, un pico de montaña explotó en pedazos de donde estaba.

Ese joven señaló la punta de la antigua alabarda hacia abajo, mientras una sonrisa satisfecha apareció en su rostro, antes de caminar hacia la figura voluptuosa.

“¡BOOOM!” Un sonido estridente resonó. Esa enorme roca de montaña de antes se había desintegrado totalmente en polvo, sin dejar rastros de su existencia detrás. Al ver esto, una serie de brillantes destellos resplandecieron en los ojos de la figura seductora.

“¿Qué técnica innata es ésta?”, Preguntó An Liuyan, con curiosidad y asombro aparente en su mirada.

“Gran Técnica Ideal de Alabarda”. Qin Wentian sonrió. Esta tercera postura fue creada a partir de una modificación en los fundamentos de las dos primeras posturas, y su nombre fue, ‘Fractura del Vacío’. El poder de ataque de la tercera postura fue muchas veces más fuerte en comparación con las dos primeras, ‘Divisor de Montañas’ y ‘Estrella Caída’. Y lo que es más, en la actualidad, Qin Wentian ya había llegado a la etapa en la que podía ejecutar la Gran Técnica Ideal de Alabarda, incluso sin la necesidad de una alabarda.

“Qué poderosa técnica innata, pero no recuerdo haber escuchado de ella antes”. An Liuyan se echó a reír.

“La Gran Técnica Ideal de Alabarda fue creado a partir de mis propias comprensiones, es natural si nunca ha escuchado hablar de ella”, Qin Wentian humildemente respondió, su respuesta causo que los hermosos ojos de An Liuyan despejarse. “Realmente eres una maravilla única en la vida”.

“Estoy aquí hoy para entregar los recursos de cultivo que solicitaste”. An Liuyan frotó su anillo inter espacial mientras varias Piedras Meteoro Yuan aparecieron, cada una emanando extremadamente poderosa Presión Astral.

“Estoy verdaderamente honrado de que Gran belleza An entregara los recursos aquí personalmente”. Qin Wentian guardó las Piedras Meteoro Yuan. Naturalmente, los Cultivadores requerirían recursos de cultivo. Cuanto mayor sea la base de cultivo que se tenga, la mayor cantidad de recursos de cultivo que se necesitará para poder pasar al siguiente nivel. Esta era la razón por la que era tan difícil nutrir a un Soberano Tiangang en un país tan pequeño como Chu. Para entrar en el Reino Tiangang, no sólo se necesita un talento monstruoso, así como una visión increíble, los recursos de cultivo también eran de suma importancia.

“Ese pobre Feng, me da pena hacerle correr tantos viajes. En cualquier caso, también quería verte. ¿No te alegra verme?” La sonrisa de An Liuyan tenía insinuaciones de burla dentro. Mirando su rostro hermoso y maduro, Qin Wentian se encogió de hombros mientras respondía: “Por supuesto que estoy feliz… pero qué lástima, no puedo pagar el favor”.

“¿Tú? Olvídalo. El valor total de esas runas divinas de 3er nivel que nos diste en ese momento superó con creces lo que te hemos dado”. An Liuyan sonrió. “Oh, y también, Chu Wuwei ha investigado los antecedentes de esos asesinos que trabajaron con Chu Tianjiao entonces. Aunque en realidad no representan una amenaza para ti, todavía son una fuerza a tener en cuenta. La conclusión era que tenían conexiones con la Asociación Río Estrella y fueron enviados por Mu Qing. Mu Qing ya ha sido expulsado de la Asociación Río Estrella y actualmente está encarcelado en la Fortaleza Negra por Chu Wuwei”.

“Mhm”. Qin Wentian asintió con la cabeza. Con tantas cosas sucediendo, había olvidado por mucho tiempo a Mu Qing. ¿Quién habría pensado que Mu Qing lo odiaba tanto que colaboraría con Chu Tianjiao para enviar asesinos tras su vida?

“De acuerdo, tengo que irme. Vendré y te visitaré de nuevo en el futuro, si el tiempo lo permite”. An Liuyan se despidió.

“Entonces, nos vemos la próxima vez”. Qin Wentian sonrió, mientras enviaba a An Liuyan con su mirada. Después de eso, caminó hasta el borde del sendero y respiró aire fresco. Con Piedras Meteoro Yuan en ambas manos, cerró los ojos y se sentó, hundiéndose en su conciencia, canalizando su voluntad hacia el pequeño Ser Astral.

Durante el transcurso de estos pocos días, Qin Wentian había desbloqueado y visto varios fragmentos de memoria. Aunque los ‘recuerdos’ que presenció eran piezas y fragmentos de la vida del hombre de mediana edad, pero si él era realmente ese maldito viejo, significaba que todos estos ‘recuerdos’ que había presenciado eran las experiencias de su padre.

Cultivo, era un asunto extremadamente aburrido y asiduo. Sin embargo, varió para cada individuo. Para algunos, especialmente aquellos con suficiente sed de poder, cada mejora traería más motivación. Para estas personas, el cultivo era un asunto agradable.

Qin Wentian, era precisamente uno de ‘estas’ personas. Sintiéndose mejor a diario, su sed de ser más poderoso sólo se hacía cada vez más fuerte.

Hua Xiaoyun todavía estaba vivo, todavía no tenía el poder de aplastar el Palacio Nueve Místicos, Mo Qingcheng se convertiría en un personaje importante en el Salón Rey Píldora, y el conocimiento de que había innumerables expertos supremos en la Gran Dinastía Xia. Todo esto se convirtió en su fuente de motivación, permitiendo que las llamas de la pasión en su corazón se quemaran para siempre.

El tiempo pasaba, el invierno llegaba en un abrir y cerrar de ojos.

Había nevado mucho durante varios días, haciendo que Chu estuviera cubierto por una manta de blancura.

En cuanto a la cintura del pico de la montaña donde estaba Qin Wentian, también estaba completamente cubierto por la nieve, invocando un hermoso paisaje que se asemejaba a una escena de un sueño.

Qin Wentian subió al pico, sentado allí mientras examinaba la totalidad de Chu. Junto a él, un cachorro nevado reflejaba sus acciones, mirando el horizonte.

Detrás de Qin Wentian, una belleza incomparable miraba asombrada la nieve que caía. Estirando las manos con las palmas abiertas, observó mientras copos de nieve aterrizaron en su palma. La escena que pasaba ante ella, era realmente hermosa.

Si hubiera otros presentes, se habrían dado cuenta de que la escena de Qing’er mirando a la maravilla de la caída de la nieve, era aún más hermosa en comparación con la vista nevada.

Qin Wentian volvió la cabeza y, al ver a Qing’er mirando con asombro, no pudo evitar perder el foco. Esta misteriosa doncella era tan hermosa, como un hada celestial de los reinos inmortales.

“¿Es hermosa la nieve?” preguntó Qin Wentian en voz baja.

Qing’er se retractó de sus manos, mirando fijamente a Qin Wentian mientras sus pestañas parpadeaban. Sin embargo, no dijo nada. Sus acciones causaron que Qin Wentian se sintiera indefensa, esta bella muchacha era verdaderamente como una princesa de hielo. Era extremadamente difícil para él intercambiar algunas palabras con ella.

“¿Quieres dar un paseo?” preguntó Qin Wentian de nuevo.

Los hermosos ojos de Qing’er lo miraban fijamente, pero Qin Wentian no podía decir lo que estaba pensando. Y justo cuando Qin Wentian pensaba que iba a seguir guardando silencio, Qing’er asintió ligeramente con la cabeza. “Bueno…”

“¿No es esto mucho mejor? Debes hablar más a menudo, sabes”. Qin Wentian sonrió mientras llevaba a Xiao Hundan y se disparó hacia los cielos.

Qin Wentian caminó por las calles de la Capital Real, cubiertas enteramente de nieve, dejando atrás sus huellas mientras avanzaba por delante de la pequeña tienda de vinos. Tres personas ya estaban sentadas allí. No eran otros que Chu Wuwei, Chu Mang, y Ebrio Inmortal de Vinos.

Aunque él era el emperador actual de Chu, Chu Wuwei todavía conservó su personalidad de antes. Esto hizo que Qin Wentian se sintiera satisfecho en su corazón. Su elección anterior era la correcta. Chu Wuwei, el príncipe incapaz de cultivar, fue quizás el único calificado para convertirse en un brillante emperador de generaciones. Él se centrará en el desarrollo de Chu y mejorar el país más allá de su nivel actual, y por lo tanto dejar atrás una era resplandeciente.

“Wentian, únete a nosotros por una copa o dos”. Chu Wuwei sonrió al notar el acercamiento de Qin Wentian.

“Está bien, planeé dar un paseo afuera”. Qin Wentian se echó a reír.

“De acuerdo, en cualquier caso recuerda llevarte este estúpido por mi cuando quieras irte”. Chu Wuwei también se echó a reír.

“Muy bien, entonces te buscaré”. Qin Wentian asintió. Chu Wuwei quería que llevara a Chu Mang con él. Esta decisión mostró cuánta confianza tenía en Qin Wentian. El grado de tolerancia de Chu Wuwei, no era algo que la gente común podría esperar superar.

Cuando Qin Wentian partió, y al notar una belleza sin precedentes detrás de él, Chu Wuwei y Ebrio Inmortal de Vinos emparejaron miradas mientras sus caras se rompieron en sonrisas similares. Este tipo era realmente extraordinario.

Qin Wentian caminaba sin rumbo fijo, y ocasionalmente sonreía a las personas que le lanzaban miradas. En este momento, dos siluetas pasaron rápidamente por delante de él.

“Liu Yan, vayamos rápido”. Un joven no pudo evitar gritar mientras veía a su novia detenerse, de pie en medio de la nieve, aturdida por algo que vio.

Qin Wentian también notó que era Liu Yan. Mirándola, se dio cuenta de que había cambiado mucho, como si estuviera más demacrada. Ya no tenía esa aura juvenil de dinamismo que tenía en aquel entonces.

Después de echar un vistazo al novio de Liu Yan, vio que ya no era Ye Zhan. Debieron haber roto después de que el Clan Ye fue demolido.

Sonriendo a Liu Yan, Qin Wentian asintió cortésmente y continuó caminando hacia adelante. Liu Yan continuó estando allí, muda, con los ojos mostrando rastros de enrojecimiento. De alguna manera, al mirar los hermosos copos de nieve a la deriva, sintió una especie de dolor en su corazón.

Sin saberlo, Qin Wentian se encontró en un árbol de aspecto antiguo. Perdido en sus recuerdos, una radiante sonrisa floreció en su rostro mientras se sentaba en el suelo con la espalda apoyada en el árbol.

Xiao Hundan se agachó junto a Qin Wentian, mirándolo con inteligencia parpadeando en sus ojos.

“¿Soy muy tonto?”, Preguntó bruscamente Qin Wentian, reviviendo la misma escena que sucedió hace exactamente un año.

Y al igual que hace un año,  asintió con la adorable cabeza de acuerdo, mientras las notas de risa brillaban en sus ojos.

Qin Wentian miró al cachorro nevado mientras él también soltaba una carcajada.

Inclinándose hacia atrás, Qin Wentian se quedó mirando la nieve que caía. Era como si pudiera de alguna manera imaginar a esa chica de entonces, toda vestida de blanco, mientras le sonreía dulcemente.

Los recuerdos eran como pinturas, todo igual que antes, pero ¿dónde estaba la persona que podía derretir su corazón?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario