Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 225 – Refuerzos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El viejo Mo se congeló instantáneamente al oír las palabras de Qin Wentian.

¿Qué estatus tenía? Él era el Señor del Clan del Clan Mo, el abuelo de Mo Qingcheng, el Cultivador más fuerte en Chu debajo de los Soberanos Tiangang. Qin Wentian, un joven con talento mediocre, ¿de verdad se atrevió a hablarle así?

“¿Qué acabas de decir?” El rostro de viejo Mo era extremadamente desagradable. Ya estaba en un estado de ánimo terrible después de lo que le pasó a Qingcheng, y ahora, con la imprudencia que Qin Wentian le mostraba, ¿cómo podía tolerarlo? Involuntariamente, una terrible presión emanaba de él.

“Si no te atreves a matarlo, Lo Haré. Sal. De. Mi. Jodido. Camino”. Qin Wentian seguía mirando fríamente a viejo Mo. Naturalmente entendía que sólo había una razón por la que viejo Mo no se atrevía a matar a Hua Xiaoyun.

Viejo Mo temía los antecedentes de Hua Xiaoyun. Incluso cuando sabía que Hua Xiaoyun era el que llevaba a Mo Qingcheng a este estado, todavía no se atrevía a matarlo.

Estrechando los ojos, un impulso asesino se veía brillando en la mirada de viejo Mo. Se sentiría más culpable si un miembro del Clan Mo era el que se enfrentaba a él, pero ya que era Qin Wentian, no tenía tal preocupación. Qin Wentian buscaba la muerte.

Qin Wentian continuó caminando hacia delante, y su tono sarcástico de voz se sintió como bofetadas lloviendo sobre la cara de Old Mo. ¿Cómo podía el Viejo Mo tolerar la imprudencia de Qin Wentian?

“Chico ignorante”. El viejo Mo envió una palma hacia Qin Wentian. Sin embargo, en ese instante, un feroz viento sopló mientras una intención excepcionalmente aguda descendió, causando el corazón de viejo Mo temblar de miedo. En ese instante, sintió como si estuviera en peligro mortal.

Después de que el viento pasó de largo, apareció delante de él una grácil silueta como si siempre hubiera estado allí,

La joven se paraba allí, su presencia hacía que viejo Mo sintiera una sensación escalofriante hasta el hueso. Se sentía como si estuviera lacerado en carne picada, siempre y cuando la joven dama delante de él lo quisiera.

Su mano se congeló a medio camino, mientras sus ojos se volvían más redondos que los platillos. Esta jovencita velada, estaba en el Reino Tiangang. Ella era una Soberana Tiangang.

¿Por qué habría un personaje tan poderoso al lado de Qin Wentian?

“Estas verdaderamente no cualificado para ser el abuelo de Qingcheng. Si se recupera, que así sea. Pero si le sucede algo, personalmente te enviaré al infierno para acompañarla”. Qin Wentian miró fijamente a los ojos de viejo Mo, la resolución de su determinación era tan palpable que viejo Mo tembló involuntariamente.

En realidad fue amenazado de esta manera por alguien de la generación menor. Echando un vistazo al Soberano Tiangang al lado de Qin Wentian, muchos signos de interrogación aparecieron en su mente.

Si el Viejo Mo mostraba cierta preocupación por los asuntos de Chu, él ya habría sabido acerca de Qing’er. Lamentablemente, ¿cómo podría un tan pequeño País Chu estar en su mira? En sus ojos, Chu era sólo una partícula de polvo. ¿Cómo podía tener un gran respeto por Qin Wentian, un llamado ‘genio’ que se originó en Chu?

Qin Wentian pasó al lado de viejo Mo, su intención de matar estaba bloqueada en Hua Xiaoyun.

Los ojos de Hua Xiaoyun destellaron, mientras lanzaba una mirada a Qing’er. Si Qing’er hiciera un movimiento, ni siquiera tendría la oportunidad de resistirse. Pero no estaba tan preocupado por Qin Wentian. Sólo se sorprendió porque no esperaba que hubiera alguien en Chu que tuviera la protección de un Soberano Tiangang.

“Soy del Clan Hua del Estado Esperanza, ¿puedo preguntar quién es?” Hua Xiaoyun miró a Qing’er. Como un Soberano Tiangang, además de su edad y belleza, dedujo que lo más probable era que también sea de la Gran Dinastía Xia.

Las cejas de Qing’er se arrugaron ligeramente. Le lanzó una mirada fría a Hua Xiaoyun antes de apartar la vista. Sus acciones hicieron que Hua Xiaoyun se pusiera rígido. Qing’er lo estaba ignorando, tratándolo como aire delgado.

“No importa quién seas. Tienes que morir sin importar que”. El aura de Qin Wentian se intensifico cuando un abrumador Qi Demoníaco llenó el aire. Su cabello negro manchado como tinta bailaba alrededor en el viento, mientras la sangre en su cuerpo hervía y surgía. Sonidos de ruido se oían dentro, a la vez su intención de matar llegó a los cielos, haciendo que todos en los alrededores inconscientemente den unos cuantos pasos hacia atrás.

¿Era este el genio número uno de Chu? ¡Qué atemorizante aura!

Sin embargo, escucharon que Hua Xiaoyun era alguien en el 4to nivel de Yuanfu, la brecha entre él y Qin Wentian era demasiado amplia. No sólo eso, Hua Xiaoyun ya había comprendido un Mandato. ¿Cómo podía estar Qin Wentian en su contra?

“¡Boom!” El Monumento de Manantiales Amarillos apareció directamente, volando hacia Hua Xiaoyun con una velocidad explosiva. Se veían haces carmesís de luz que canalizaban desde el cuerpo de Qin Wentian hasta el monumento de piedra. La expresión de Hua Xiaoyun se congeló al sentir la circulación de sangre en su cuerpo acelerándose, mientras su corazón latía con cada vez más intensidad.

“¡MATAR!” gritó Qin Wentian.

“Buzz”. Un aterrorizante viento pasajero se elevó, Qin Wentian se transformó en una sombra borrosa mientras se precipitaba hacia Hua Xiaoyun. Una sensación ilimitada de violencia deformó su comportamiento tanto que su aspecto actual se asemejó a un antiguo demonio dios de la guerra, una alabarda de aspecto antiguo apareció en sus manos.

El aura de Hua Xiaoyun también explotó. Con una ola de mangas, un resplandeciente halo dorado apareció frente a él. Canalizando su energía hacia el halo, incontables espadas afiladas de color dorado volaron salvajemente hacia Qin Wentian, con la intención de lacerarlo desde donde estaba.

Las terribles espadas doradas estaban impregnadas de tremendas capacidades penetrantes. Al mismo tiempo, la voluntad de un Mandato se estrelló contra Qin Wentian, haciéndole sentir como si su cuerpo fuese pronto atravesado por estas espadas doradas.

La antigua alabarda en sus manos se tejió en un intrincado baile, con la creación de hermosos arcos de Luz Astral borró las espadas doradas que entraron en contacto con ella. Simultáneamente, mientras se defendía de este ataque, Qin Wentian ordenó al Monumento de Manantiales Amarillos que golpeara a Hua Xiaoyun. Sonidos de trueno resonaron, mientras Hua Xiaoyun dejaba escapar un gemido lleno de dolor. La resonancia causada por el Qi Sangre del Monumento de Manantiales Amarillos era demasiado monstruosa.

Cuando Hua Xiaoyun se retiró, apareció ante él un arma divina tipo Protector en forma de piedra de molino. Su expresión era de piedra fría, mientras señalaba hacia el aire. La luz dorada emitida por la piedra de molino envolvió entonces el resplandor carmesí del monumento de piedra.

Un sonido silbante podía ser escuchado del Monumento de Manantiales Amarillos, mientras la luz carmesí que emitía se hacía cada vez más fuerte. Con un rugido de rabia, Qin Wentian canalizó aún más el poder de su línea sanguínea hasta que sus sentidos se convirtieron en uno con el monumento de piedra. En este momento, podía sentir un poder monstruosamente aterrador que residía en el Monumento de Manantiales Amarillos, pero tristemente, todavía no tenía la capacidad de controlarlo completamente.

“Quiero que mueras”. Qin Wentian miró fijamente a Hua Xiaoyun como si estuviera mirando a un hombre muerto. Avanzando, el suelo temblaba con la fuerza de sus pasos. Su alabarda se movía a una velocidad extrema, mientras que al mismo tiempo, la presión opresiva del monumento de piedra se abatió sobre Hua Xiaoyun.

El terror brilló en sus ojos cuando él resistió con fuerza contra la presión. Enviando un haz de luz dorado para derribar la antigua alabarda, él finalmente escupió una bocanada de sangre mientras su rostro cambiaba.

Sin vacilar, Hua Xiaoyun inmediatamente se retiró, alargando la distancia entre él y Qin Wentian.

Incluso si el Soberano Tiangang no hiciera un movimiento, un indignado Qin Wentian ya era suficiente para quitarle la vida.

Esto hizo que Hua Xiaoyun se sintiera como si estuviera en un sueño. No importaba qué, él seguía siendo alguien en el 4to nivel de Yuanfu.

“Debe ser debido a la supresión causada por el monumento de piedra. Si no fuera por eso, lo habría matado fácilmente”, reflexionó Hua Xiaoyun, todo esto era demasiado extraño.

“No puedo quedarme en Chu por más tiempo”. Hua Xiaoyun se sintió muy deprimido. ¿Quién habría pensado que sería tan peligroso en Chu? ¡Qué humillación!

Una abrumadora intención de matar se apretó detrás de él y él se sintió envuelto por una intención helada. Hua Xiaoyun se puso tenso mientras volvía la cabeza. Las cantidades ilimitadas de Qi Demoníaco impregnaron el aire, mientras que un par de alas demoníacas de bestia crecieron en la parte posterior de Qin Wentian. Sus fríos ojos negros eran como un abismo, diciéndole a Hua Xiaoyun que pronto sería un hombre muerto. Qin Wentian no se rendiría hasta que muriera.

“Un tonto imprudente”. La ira de Hua Xiaoyun hirvió.

Dibujando el Qi Astral dentro de su Palacio Yuan hasta sus límites, la velocidad de Hua Xiaoyun aumentó de forma explosiva mientras disparaba hacia la dirección del Bosque Oscuro.

“¡Swoosh!” Un viento furioso rugió, mientras una aterradora intención de sangre descendió. Hua Xiaoyun hizo una mueca, sintiendo como si su cuerpo estuviera a punto de explotar. Mirando hacia atrás, vio que el Monumento de Manantiales Amarillos le habían crecido de algún modo un par de alas similares a las de Qin Wentian, lo que le otorgaba un aumento explosivo de velocidad mientras se acercaba a él.

Deteniendo sus pasos, su rostro se hacía incomparablemente siniestro, y una espada dorada que emitía una espantosa nitidez apareció en sus manos.

“¡RÓMPETE!” Un haz de luz dorado destelló, mientras Hua Xiaoyun envió un corte de Qi Espada dirigida al monumento de piedra. El monumento de piedra se estremeció por un momento, antes de cepillar su ataque y siguió arrastrándose detrás de él. El terror lo incautó, mientras las explosiones se disparaban en la mente de Hua Xiaoyun. ¿Su ataque fue ineficaz? Si esto continuaba, él sería presionado a la muerte tarde o temprano.

“Joven Maestro”. En este momento, una voz se deslizó. La expresión sombría de Hua Xiaoyun se desvaneció, reemplazada por la alegría mientras rugía, “¡MÁTALO, MATA A LA PERSONA DETRÁS DE MÍ!”

Varias siluetas aparecieron en la distancia. El cultivo del hombre a la cabeza era extremadamente atemorizante, él también era un Soberano Tiangang. Había otros cinco detrás de él, todos los sirvientes con una base de cultivo en el 3er nivel de Yuanfu o menor. Por lo general, estos Cultivadores Yuanfu hacían trabajos extraños para él, mientras que les daría un puntero o dos cuando estuviera libre.

En la Gran Dinastía Xia, asuntos como estos eran extremadamente ordinarios. Siempre habría gente dispuesta a seguir detrás, incluyendo los Soberanos Tiangang, incluso aquellos de los poderes trascendentes. No tenían talentos sobresalientes, y era casi imposible que ellos subieran a la cima en las potencias trascendentes, por lo tanto, preferirían servir alguien bajo Soberano Tiangang para recibir orientación en su dao. Quién sabe, podrían tener una oportunidad en el futuro para convertirse en uno también.

Incluso si estos sirvientes estaban en el 3er nivel de Yuanfu o menor, en Chu, todavía se consideraban expertos. Esta era la diferencia entre Chu y la Gran Dinastía Xia.

Este Soberano Tiangang estaba aquí porque el asunto en el Bosque Oscuro había sido concluido. Estaba bajo órdenes de ir al Clan Mo para traer a Hua Xiaoyun de vuelta. Nunca habría imaginado que en un lugar tan pequeño como Chu habría alguien que quisiera matar al segundo Joven Maestro del Clan Hua. Tal vez, el dicho ‘los idiotas son intrépidos’, se refería a esto.

A pesar de que Hua Xiaoyun en el Clan Hua no podía ser considerado excepcional, él era todavía descendiente de la línea directa, después de todo. No sólo eso, el resplandor del talento de su hermano mayor era deslumbrante y por lo tanto, nadie se había atrevido a intimidarlo, ya fuera dentro del clan o fuera de él. Tal vez fue por esto, que poco a poco se le conoció como ‘el inútil segundo Joven Maestro’ a sus espaldas.

El Soberano Tiangang miró fríamente a Qin Wentian antes de extender su mano, con la intención de agarrarlo. Una corriente de energía aterradora aulló, mientras se dirigía hacia Qin Wentian.

Sin embargo, al mismo tiempo, un loto se manifestó delante de Qin Wentian, cuando la silueta de Qing’er apareció abruptamente, tan hermosa que era como si trascendiera la belleza efímera.

“¿Tú quieres matarme? ¡QUIERO QUE MUERAS!” Hua Xiaoyun aulló hacia Qin Wentian, cuando vio que sus seguidores habían llegado, con su rostro cada vez más malévolo.

Qin Wentian volvió su mirada hacia Qing’er, Qing’er era tan distante como antes. Ella miró de nuevo a Qin Wentian cuando dijo con una voz clara y melodiosa, “Este viejo no es un problema para mí, puedo resolverlo”.

Una sonrisa apareció en el rostro de Qin Wentian mientras echaba un vistazo a la actitud de hielo de Qing’er. Sin embargo, cuando volvió su mirada hacia Hua Xiaoyun, ¡su feroz deseo de matar se levantó una vez más!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario