Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

3ºV-AGM – CAP 219 – El Poder de un Solo Agarre

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Luo Qianqiu se quedó mudo al oír las palabras de Qin Wentian. Cuando su significado lo golpeo, Luo Qianqiu empezó a aullar con risa maniática. Dando un paso adelante, el relámpago destelló cuando sus Almas Astrales fueron liberadas, evocando corrientes de rayo violeta para cubrir su cuerpo. Las interminables corrientes de rayos contenían una energía muy temible en su interior.

Para los Cultivadores Marciales Estelares, la característica del relámpago concedió un atributo penetrante a sus ataques, haciéndolos extremadamente dominantes. Después de que rompió a través de Yuanfu, para su 3er Alma Astral, Luo Qianqiu condensó similarmente un Alma Astral tipo Relámpago.

“Nunca he oído una broma tan graciosa en toda mi vida”. Los arroyos de relámpagos tejían su cuerpo, mientras brillaba con una resplandeciente luz violeta. El aura que Luo Qianqiu exudó, estaba en el 2do nivel de Yuanfu.

“Primer aliento”, Qin Wentian serenamente declaró, incluso extendió los dedos, tomando nota del tiempo que pasaba. Mientras tanto, el Qi Astral dentro de su cuerpo comenzó a surgir.

Sus largas túnicas revoloteaban, su cabello se tornaba negro como un tintero, mientras sus ojos se volvían cada vez más demoníacos. Su aura entera estaba teñida pesadamente con un Qi Demoníaco, mientras su Línea Sanguínea era activada.

Dentro de su cuerpo, el Palacio Yuan que correspondía con el Alma Astral Martillo Celestial, así como el Palacio Yuan que correspondía con su Alam Astral Demonio Soberano retumbó. Cantidades aterradoras de Qi Divino fueron convertidas del Qi Astral dentro de estos dos Palacios Yuan. Un instante después, el dominante Qi Divino circuló por todo su cuerpo.

Con tres Palacios Yuan, Qin Wentian tenía naturalmente tres veces más reservas de energía para ‘desperdiciar’ en comparación con los Cultivadores ordinarios de Yuanfu.

El semblante de Luo Qianqiu se volvió furioso al oír a Qin Wentian observando la hora. Dibujando una profunda respiración, una forma ilusoria de un Rayo Revenant se manifestó detrás de él, aumentando aún más su fuerza.

“Realmente no sabes lo que es la muerte. Te dejaré probar el poder de mi Mandato”, Luo Qianqiu escupió. De repente, Qin Wentian sintió que corrientes aterradoras de energía se estrellaban contra su cuerpo, causando punzadas de dolor en su mar de conciencia. Este ataque era similar a lo que Xiao Lan había utilizado en ese entonces.

Estos increíbles flujos de energía, eran similares a innumerables arcos de relámpagos. Luo Qianqiu permaneció allí inmóvil, mientras que Qin Wentian sintió que todo su cuerpo estaba entumecido por los truenos.

“¿Cómo te sientes ahora?” La risa enloquecida se podía ver en los ojos de Luo Qianqiu mientras miraba fijamente a Qin Wentian.

“Tercera respiración”. Tan indiferente como antes, Qin Wentian respondió. Todavía estaba tomando nota del tiempo que pasaba, su respuesta hizo que el semblante de Luo Qianqiu se volviera increíblemente feo.

¿No sabe cuán terriblemente poderoso era un Mandato? Incluso si no lo sabía, ¿por qué estaba actuando como si no sintiera nada?

Qin Wentian siguió de pie con calma, cada parte de sus acciones eran abrumadoramente arrogantes. Era como si la arrogancia se hubiera filtrado en sus huesos y sangre. Éste era su aspecto natural, el de un verdadero monarca mirando hacia abajo desde los Cielos. A medida que el Qi Divino Yuan circulaba por completo alrededor de su cuerpo, un campo de fuerza de absoluta obediencia exploto distendiéndose.

“Cuarta respiración”, continuó Qin Wentian, mientras la sonrisa de Luo Qianqiu se congelaba. La mirada que dirigía a Qin Wentian era fría. La actitud de Qin Wentian pareció darle una bofetada en la cara. ¿Qué intentaba Qin Wentian al tratarlo así a Luo Qianqiu?

Chu Wuwei estaba serenamente en el balcón. Era como si no importaba lo que pudiera suceder, él todavía sería capaz de mantener su compostura.

En verdad, no estaba tan confiado en sus posibilidades de éxito por la disputa sobre el trono del emperador. Después de todo, las fuerzas que podía controlar eran limitadas. Su fuente de confianza provino de Qin Wentian, no había manera de que su juicio estuviera equivocado. Como ya había reconocido el talento de Qin Wentian, tenía absoluta confianza en él. Por lo tanto, creía firmemente que el vencedor de hoy seguramente sería Qin Wentian.

Qin Wentian siendo victorioso, también significaría que él, Chu Wuwei, sería victorioso.

“Chu Mang, ve a proteger a Qin Wentian de los ataques furtivos. Me preocupa que nuestro tercer hermano pueda hacer algo en su contra”, ordenó Chu Wuwei.

“Si”. Chu Mang se elevó, parado inmóvil en el aire en un lugar no lejos de Qin Wentian. Su mirada se dirigió a Chu Tianjiao, tomando nota de cada uno de sus movimientos. Haría lo que su hermano mayor le pidiera que hiciera.

“Quinta respiración”.

Cuando se escuchó el sonido de sus palabras, el semblante de Luo Qianqiu se volvió malévolo. Qin Wentian lo estaba humillando.

Dibujando profundamente las respiraciones, Luo Qianqiu se calmó a forzadamente. Sabía que la rabia y la ira eran el mayor tabú cuando se trataba de combatir. Sin embargo, involuntariamente se sintió así porque Qin Wentian era un nudo enredado en su corazón.

Las cantidades aparentemente inagotables de rayos violetas crujían, ya que formaban una incomparablemente inmensa espada de relámpagos. Con la forma ilusoria del Rayo Revenant detrás, Luo Qianqiu estiró sus manos hacia fuera, mientras que manejaba la espada inmensa. La aterradora aparición de la ilusión hizo temblar los corazones de quienes lo presenciaban.

“Boom”. Luo Qianqiu avanzó hacia delante cuando el poder de su Mandato de Rayo infundió la espada gigantesca, la presión se ejerció sobre Qin Wentian.

“¿Diez respiraciones?” Esta debe ser la broma más grande jamás en los Nueve Cielos. Quería mostrar a todos los espectadores cuán lúgubre era Qin Wentian cuando las diez respiraciones de tiempo se terminaran, esquivando sus propios ataques como un perro que huía con su cola entre sus piernas.

Al igual que Qin Wentian declaró el aliento seis, Luo Qianqiu comenzó su ataque. La deslumbrante espada de un relámpago cortado con fuerza, el sonido lagrimal del vacío parecido a un dios que aullaba de rabia, su ataque era incomparablemente tiránico.

“¡Corte Decapitación Relámpago!” Luo Qianqiu rugió de rabia, la gigantesca espada de relámpagos cortaba a una velocidad aterradora. Las percepciones del Mandato de Rayo también fueron incorporadas a este ataque.

Primer nivel del Mandato de Rayo, Erupción. La velocidad o el ataque de los cultivadores se incrementarían enormemente. El ataque de Luo Qianqiu contenía la percepción de Erupción dentro de ella.

Qin Wentian inclina su cabeza, la fuerza amenazadora de la espada de rayo se sintió como si penetrara su cuerpo. Obviamente podía percibir cuán fuerte era el ataque de Luo Qianqiu. Sin embargo, la conclusión de la batalla hoy pondría un signo de puntuación en esta guerra de Chu. Así, al carnicero Luo Qianqiu, decidió que usaría el método más abrumador y dominante a su disposición.

Ese semblante diabólicamente guapo reflejaba fría arrogancia. Qin Wentian dio un paso adelante y en realidad se dirigió hacia Luo Qianqiu, hacia la dirección de esa espada gigantesca y aterradora.

La multitud sólo vio Qin Wentian empujando su mano izquierda en el aire en un movimiento de agarre. Esta escena hizo que los corazones de todos se estremecieran, mientras incrédulas expresiones de escepticismo y asombro estupefacto aparecieron en sus rostros.

“Wentian”. El corazón de Qin Chuan palpitó de miedo. Muchas personas habían pensado que Qin Wentian se había vuelto loco por la increíble presión. Él estaba sólo en el 1er nivel de Yuanfu, pero ¿se atrevió a usar sus manos para atrapar eso? El escenario de Qin Wentian que se cortó por la mitad ya estaba jugando en sus mentes.

Aquellos del Palacio Nueve Místicos tenían expresiones burlonas en sus rostros. Qué risa, pensar que habían sentido algún temor por Qin Wentian antes. Después de todo, la presión exudada de Qin Wentian no perdió a un Cultivador en el 2do nivel de Yuanfu. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, Qin Wentian parecía haberse convertido en un payaso. Qué ridículo. El ya aterrorizante corte de la técnica innata tipo espada de Luo Qianqiu fue potenciado por el Qi Astral tipo Rayo, así como incorporado con sus percepciones en el Mandato de Rayo. Una técnica de este poder podría matar sin esfuerzo incluso a un Cultivador en el 3er nivel de Yuanfu, por no hablar de un Qin Wentian.

¿Este individuo ignorante realmente quiso recibirlo con sus manos desnudas?

El sello de sangre dentro del cuerpo de Qin Wentian palpitaba, mientras una voluntad demoníaca se podía sentir recogiendo en espirales dentro de su palma. Una cantidad casi interminable de Qi Divino tipo Montaña se estaba convirtiendo del Qi Astral del Alma Astral Demonio Soberano, y luego canalizado sin cesar en su palma. De repente, un temible Qi Demoníaco emanó; su palma era parecida a un demonio gigantesco del tamaño de una montaña, que poseía un poder de romper los cielos.

“Chi” La crueldad brilló en los ojos de Luo Qianqiu, mientras la gigantesca espada de relámpago descendía.

Qin Wentian permaneció inmóvil y bajo las miradas aturdidas de la multitud, su palma izquierda agarró la espada monstruosa y aterradora de relámpago gigantesca.

Los corazones palpitantes de la multitud amenazaban saltar fuera de sus pechos, ninguna palabra era suficiente para describir lo que sentían. ¿Seguía siendo la mano de un humano? Ni siquiera la mano de un demonio sería tan aterradora, ¿verdad?

“¡Él… él la agarró! ¡Realmente consiguió agarrarla!” El cabello negro oscuro del joven se agitaba al viento, sus palmas desnudas eran parecidas a las armas divinas defensivas. Mientras estaba en manos de Qin Wentian, la espada era tan inamovible como las grandes montañas, y Luo Qianqiu era incapaz de maniobrarla.

“Monstruo”, Ouyang Kuangsheng respiró en estupefacción. Jode a tu abuela, ¿era esto una ilusión? Él también estaba en el 1er nivel de Yuanfu y tres de sus Almas Astrales se originaron de la 4ta Capa Celestial, sin embargo, ese ataque de Luo Qianqiu todavía envió escalofríos por su espina dorsal.

Pero ¿Qin Wentian usó sus manos desnudas para agarrarla? ¿Y lo consiguió? Jode a tu abuela. ¿Podría él, Ouyang Kuangsheng, seguir siendo considerado un genio?

Podía sentir vagamente que mientras Qin Wentian no fuera asesinado por los de la Gran Dinastía Xia, definitivamente llegaría a ser un personaje capaz de convocar las lluvias y llamar a los vientos.

Nadie sabía de los misterios profundos ocultos dentro de ese agarre de Qin Wentian. Con el poderoso Qi Astral absorbido de la Constelación Demonio Soberano de la 5ta Capa Celestial; además del hecho de que tal energía tiránica se convirtió en Qi Divino tipo Montaña; así como el aumento de su línea Sanguínea, junto con la mejora de su físico gracias al Arte Transformación Dios Demonio; y por último… el primer nivel del Mandato de Poder, Fuerza, potenciando su fuerza por dos pliegues. La combinación de estos factores fue la razón por la que podría parecer que ‘casualmente’ agarró con una sola mano.

Sólo él sabía de los factores que le permitían hacerlo. A los ojos de los demás, sus movimientos ocasionales eran increíblemente profundos y causaron grandes olas de shock extremo oscilar sus corazones. Esto fue especialmente así para Luo Qianqiu, no se atrevió a creer en sus ojos. ¿Cómo podría ser esto real?

Qin Wentian se transformó en una sombra borrosa cuando se lanzó hacia adelante, dando un puñetazo con su mano derecha hacia Luo Qianqiu.

¿Cómo pudo Luo Qianqiu, que todavía estaba en estado de shock, reaccionar a tiempo? ¿Cómo podría su defensa preparada apresuradamente defenderse contra el ataque de Qin Wentian? Con las percepciones del Mandato de Poder incorporado dentro, ¿cómo podría el ataque de Qin Wentian ser débil? Su golpe instantáneamente rompió el patético intento de defensa de Luo Qianqiu, golpeando su garganta mientras sostenía a Luo Qianqiu en un estrangulamiento. Luo Qianqiu tuvo que luchar sólo para respirar.

“Nueve respiraciones”, dijo Qin Wentian, tan tranquilo como antes.

“Si te atreves a matarme, el Palacio Nueve Místicos nunca te dejará ir”, amenazó Luo Qianqiu. Sin embargo, Qin Wentian sólo sacudió la cabeza en desilusión. Luo Qianqiu dijo que era un cobarde escondido detrás de escudos de carne, pero ahora que iba a morir, en realidad todavía quería usar el Palacio Nueve Místicos para intimidarlo. Qin Wentian estaba verdaderamente decepcionado.

“¿Cuántas veces has intentado matarme ahora? ¿Todavía quieres vivir después de haber perdido? Ridículo. Además, no te preocupes, definitivamente voy a hacer una visita personal al Palacio Nueve Místicos y recuperaré todo lo que me deben”. La expresión tranquila de la cara de Qin Wentian se tornó helada mientras abría abruptamente los dedos con una explosión de fuerza. Luo Qianqiu aulló en locura, pero un momento después, su cuello se quebró cuando sus ojos se volvieron sin vida.

“Diez respiraciones, Uf que agradable”. Qin Wentian lentamente soltó su estrangulamiento, permitiendo que el cuerpo de Luo Qianqiu cayera sin ceremonias en el suelo. Como él predijo, sólo necesitaba diez respiraciones de tiempo para matar a Luo Qianqiu, un genio que estaba en el 2do nivel de Yuanfu!

“Este tipo”. Qian Mengyu se quedó estupefacta al ver la forma dominante en la que Qin Wentian mató a Luo Qianqiu. Este nivel de destreza de combate era más que aterrador. Era inmensamente más fuerte en comparación con aquel entonces cuando se enfrentaba a los tres Espadachines Yan. Era un verdadero demonio. No sólo eso, él todavía tenía que unirse a cualquiera de los poderes trascendentes. Para poder alcanzar tal nivel de logro ahora, ¿cuán inimaginables serían sus perspectivas en el futuro?

“El juicio de Mayor Gongyang Hong es verdaderamente admirable. Es una lástima, pero no creo que sea fácil reclutarlo en nuestro Pabellón Nube Verde”. Con pesar, Qian Mengyu suspiró silenciosamente en su corazón.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente