Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

3ºV-AGM – CAP 215 – En el Borde

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Los rebeldes Qin causaron una tormenta caótica para engullir la Capital Real. Además, el primer príncipe hizo un anuncio, afirmando que estaría luchando por el trono del emperador. La intensidad de la conmoción causada, bien podía imaginarse.

El caos era tal que varias personas dentro de la Capital Real que ya habían planeado su camino de retiro, estaban listas para partir en cualquier momento.

Los de la nobleza empezaron a tener opiniones divergentes. Tuvieron que elegir entre uno de los dos hermanos. Todo este año, el primer príncipe siempre había estado en las sombras, pero los clanes nobles que pertenecían a la élite, en el pico del poder, sabían naturalmente cuán grande era la influencia de Chu Wuwei. Si realmente pretendía competir por el trono, ya se sabía quién ganaría o perdería. Sin embargo, a pesar de la alta inteligencia de Chu Wuwei, Chu Tianjiao era el sucesor legítimo, naturalmente habría muchos otros apoyándolo.

Pero en la actualidad, hubo un factor inesperado en la mezcla. La presencia de los rebeldes Qin hizo que Chu estuviera plagado de disturbios internos y amenazas externas. ¿Habría alguien en Chu con confianza en Chu Tianjiao?

Así, había algunos clanes nobles que se encontraban en el medio, no dispuestos a participar en esta disputa sobre la autoridad del emperador. Tenían miedo de apoyar el campamento equivocado, lo que podría resultar en que sus clanes fueran completamente aniquilados.

Poco después, una ‘Proclamación de crímenes’ fue emitida en forma de una carta, el contenido dentro de anunció a la totalidad de Chu, causando otra ola enorme a oscilar el corazón de los ciudadanos.

Esta ‘proclamación de crímenes’ fue escrita por el primer príncipe, Chu Wuwei, enumerando los varios crímenes que el Clan Real había cometido.

Crimen no. 1: El Rey Wu (Ancestro del Clan Qin) tenía incontables méritos en forma de logros de guerra para el país, sin embargo, el emperador anterior estaba celoso de un subordinado capaz y temía su autoridad, y por lo tanto, conspiró para su muerte.

Crimen no. 2: El Clan Qin dio su vida por el país, pero la malicia y la injusticia era frecuente. Fueron reprimidos, su autoridad militar robada, forzada a reubicarse y eventualmente desaparecer en la oscuridad.

Crimen no. 3: Debido a la guerra de Chu, el Clan Real ignoró la vida de los soldados, desplegándolos para ser usados ​​como sacrificios, causando el rompimiento de innumerables familias.

Crimen no. 4: Para mantener el poder, el Clan Real ayudó a los practicantes malvados en su exigencia de jóvenes vírgenes, cumpliendo sus malos deseos. Mataron masas de inocentes, usando métodos inescrupulosos, tomando acciones imperdonables, cometiendo los más atroces crímenes.

Todos y cada uno de los crímenes enumerados señalaban el comportamiento atroz del Clan Real, y ni siquiera el anterior Emperador de Chu fue salvado. Tal atrevimiento era sin precedentes en la historia de Chu.

No sólo eso, todos y cada uno de los crímenes enumerados todos compartían un factor común. Estaban denunciando el hecho de que el Clan Real no tenía ningún respeto por sus leales súbditos y ciudadanos. Un imperio sin corazón.

Especialmente para el cuarto crimen, causó ondas de conmoción en el nivel del tsunami, mientras altas cantidades de voces enfurecidas cuestionaban al Clan Real. Todo el mundo sabía que el poder imperial era tiránico, pero nadie podía imaginar lo vil y depravado que era. Pensar que el Clan Real estaba incluso dispuesto a sacrificar las vidas de hembras jóvenes para ayudar a Cultivadores en practicar sus artes malvadas. Si no fuera por el primer príncipe Chu Wuwei, los ciudadanos de Chu ni siquiera sospechaban remotamente que la fuente de los secuestros no era otro que el Clan Real en el que habían confiado.

Este incidente finalmente hizo que muchos sintieran cuán frío y cruel el poder y autoridad pueden ser. Aquellos de los clanes nobles más poderosos también debieron saber sobre esto, sin embargo nadie se atrevió a decir nada.

Voces de extrema indignación y odio estallaron por todas partes en Chu. El objetivo de sus reprimendas era naturalmente nada menos que Chu Tianjiao. La furia de su enojo alcanzó una altura sin precedentes, y había muchos que habían decidido que lanzarían su apoyo con los rebeldes Qin, derribando al emperador actual, matando a Chu Tianjiao.

Nadie había esperado que Chu Wuwei hiciera un movimiento tan loco. No sólo empujó a Chu Tianjiao al abismo, sino que prácticamente empujó al Clan Real a una posición extremadamente difícil.

Sin lugar a dudas, este movimiento suyo fue inmensamente beneficioso para los rebeldes Qin.

Después de eso, Chu Wuwei envió otra noticia que decía que estaba lisiado innatamente, incapaz de cultivar desde su nacimiento. Estaba dispuesto a dedicar su vida útil restante a servir a su país y sus ciudadanos. Él también erigiría una estatua de Qin Wu (Rey Wu) fuera del Palacio Real, mientras que al mismo tiempo que anunciaba que las tropas Qin no eran rebeldes, sino eran más bien los administradores de la justicia, aquí para derrocar al tirano emperador.

Además, prometió dar una respuesta satisfactoria a los ciudadanos de Chu en relación con los casos de desapariciones de mujeres jóvenes.

Después de que esta noticia circulara alrededor de la Capital Real, mucha gente aprobó el personaje de Chu Wuwei, pero hubo varios que también pensaron que era un loco. Sus acciones demostraron que él apoyaba a las tropas Qin y quería permitir que las tropas Qin entraran en la capital, uniendo fuerzas junto con él para tratar con Chu Tianjiao. Pero… ¿estaría de acuerdo el Clan Qin?

Incluso si accedieran a aliarse con Chu Wuwei, después de que Chu Tianjiao fuera derribado, el Clan Qin estaría en una posición en la que podrían comenzar una nueva dinastía por sí mismos. ¿Permitirían incluso a Chu Wuwei ser el próximo emperador y así continuar el legado de Chu?

El poder trajo consigo la tentación, especialmente el poder de convertirse en emperador. Teniendo en cuenta cómo el Clan Real Chu trató al Clan Qin entonces, si el Clan Qin realmente asumiera el gobierno, aun si masacrara toda la línea de sangre de Chu, ¿habría alguien que dijera que sus acciones estaban equivocadas?

¿Fueron sus acciones un movimiento inteligente como un todo, o el de un loco? Nadie entendió lo que Chu Wuwei estaba pensando, ni siquiera Chu Tianjiao.

Sentado en el trono del emperador, por primera vez en la historia, Chu Tianjiao sintió presión. Justo cuando se estaba preparando para hacer un golpe fatal a los rebeldes Qin, Chu Wuwei, su hermano mayor, no sólo no le ayudó, sino que se puso de pie descaradamente en el lado de los rebeldes Qin. Además, él de alguna manera logró deducir lo que estaba sucediendo y expuso la carta de triunfo secreta que Chu Tianjiao había estado preparando, la proclamación del Crimen no. 4.

“Hermano mayor, ah hermano mayor, si hubieras estado al margen y observado, que así sea. Pero ya que deseas ser mi enemigo, no me culpes por abandonar nuestros vínculos fraternales”. Un frío extremo centelleó en las profundidades de los ojos de Chu Tianjiao. Después de eso, le preguntó en voz baja: “¿Han entrado todos los Guardias del Dragón Sombra en la Capital Real?”

Una sombra apareció de repente al lado de Chu Tianjiao sin previo aviso. Esa figura desconocida se inclinó al responder: “Su Majestad, todos se han dispersado y están estacionados en diferentes puntos dentro de la Capital Real. Puede ordenarlos en cualquier momento”.

“Mhm, no movilizar primero a los Guardias del Dragón Sombra, esperar mi orden. Retransmite mi comando abajo que nuestras otras fuerzas ocultas pueden ejecutar el plan”, Chu Tianjiao ordenó ligeramente, y como un fantasma, esa figura desconocida desapareció de la vista.

Después de que la figura desconocida se fuera, Chu Tianjiao se puso de pie. La frialdad en sus ojos era incomparablemente helada, mientras caminaba en dirección a la salida del gran salón.

El clímax de la tormenta ya estaba sobre Chu.

Dentro de la Capital Real, muchas corrientes silenciosas ya estaban sutilmente en movimiento, ocultas a la vista. En cuanto a la disputa por el trono entre Chu Wuwei y Chu Tianjiao, los funcionarios y ministros que detentan el poder tuvieron que tomar una decisión en cuanto a qué campamento estaban. Incluso si no querían hacerlo, Chu Tianjiao los obligó a hacer una elección.

En la Capital Real de Chu, había una mansión gigantesca que emanaba un aura de majestad, pero no perdió su sencillez.

En los perímetros exteriores de esta mansión había un vasto campo. Columnas de pilares de jade blanco se podían ver apoyando un pabellón, con esculturas talladas de nueve dragones majestuosos escupiendo el agua que lo rodeaba. Actualmente en este momento, una deliciosa fiesta se preparó en el balcón de este pabellón. Chu Wuwei se sentó allí con su mirada hacia fuera, como si esperara a alguien.

Desde lejos dentro del campo, una sola silueta apareció, haciendo su camino.

Qin Wentian se dirigió hacia el pabellón, mientras admiraba la belleza de la arquitectura. Aunque la atmósfera estaba en calma, Qin Wentian sabía que si cualquier incidente ocurría, un sinnúmero de expertos aparecerían inmediatamente, manteniendo la seguridad de Chu Wuwei.

A pesar de permanecer en Cabaña Bambú durante los últimos días, Qin Wentian estaba muy claro sobre la situación actual de la Capital Real. También él comprendió que la tormenta de infusión había alcanzado su clímax y pronto irrumpiría.

La confrontación final para decidir el destino de Chu llegaría en cualquier momento.

“Hermano Qin”. Chu Wuwei se paró en el balcón mientras miraba a Qin Wentian con una sonrisa. “Acompáñame y disfruta la fiesta”.

Qin Wentian sonrió mientras subía al balcón. Se preguntaba cuáles eran los planes de Chu Wuwei, invitándolo a participar en una fiesta en este momento crítico.

Sin embargo, la ‘Proclamación de crímenes’ de Chu Wuwei había golpeado un acorde en su corazón, haciéndole sentir temor por la inteligencia de este hombre.

En el balcón, los dos estaban sentados uno frente al otro, con la mesa llena de manjares entre ellos.

“Su Alteza…” Qin Wentian comenzó a decir, sólo para ver a Chu Wuwei agitando sus manos, mientras se interpuso. “Si no me desprecias, ¿qué te parece si te diriges a mi como hermano mayor Chu?”

Qin Wentian tomó en la gentileza de los ojos de Chu Wuwei que estaban llenos de un carisma indescriptible, haciendo que la gente se sienta muy cómoda en su presencia. Asintiendo con una carcajada, Qin Wentian continuó, “Hermano mayor Chu, ¿hay alguna razón por la que buscas mi presencia aquí hoy?”

“Los cielos de Chu están cambiando, pocos podrían permanecer tan tranquilos como tú”. Chu Tianjiao sonrió. “Todo lo concerniente a Chu, sea bueno o malo, llegará a una conclusión en los próximos días”.

“Hermano mayor Chu, parece que estás muy confiado”. Qin Wentian se echó a reír. Chu Wuwei, Chu Tianjiao y el Clan Qin eran los tres poderes dentro de esta disputa. Se podría decir que Chu Wuwei era el más débil entre los tres. Incluso si quisiera aliarse con el Clan Qin para derrocar a Chu Tianjiao, ¿estaría de acuerdo el Clan Qin?

“Te equivocas, no estoy seguro de nada. Las cosas que he hecho estos últimos días ya eran todo lo que podía hacer. Pero en última instancia, mi destino depende de ti”. Chu Wuwei calmadamente continuó: “Por lo tanto, te invité aquí hoy”.

“¿de mí?” Una falta de comprensión apareció en la cara de Qin Wentian.

“Sí, la persona que decide el destino de Chu no es Chu Tianjiao, ni soy yo, Chu Wuwei, ni tampoco es el Clan Qin. Qin Wentian, esa elección te pertenece a ti”. Chu Wuwei levantó su copa de vino a Qin Wentian mientras sonreía.

Qin Wentian no dijo nada, esperando que Chu Wuwei continuara.

“Nunca quise ser parte de la disputa por el poder. Pero ya no tengo elección. Tengo que tomar las riendas de la autoridad como el Emperador de Chu”. Chu Wuwei continuó. “En cuanto a por qué me atrevo a decir esas palabras, es porque creo en ti, Qin Wentian. Si me convierto en el Emperador de Chu, juro que nunca tocaré al Clan Qin de nuevo en toda mi vida. Además, las posiciones y estatus de los que están al mando de las tropas que se unieron en el Clan Qin en esta expedición para conquistar la Capital Real permanecerán sin cambios y no se aplicarán más castigos. No sólo eso, voy a otorgar un pedazo de tierra al Clan Qin, permitiendo que su abuelo Qin Wu, herede la posición de su padre, el Rey Wu”.

“Permíteme explicar… Si yo soy el emperador, como un cultivador lisiado, no perdería mi tiempo cultivando ni anhelando cultivar recursos. Mi único objetivo es que Chu se desarrolle, para que sea aún más próspera. La Academia Estrella Emperador será naturalmente reconstruida e incluso reemplazará a la Academia Real como el símbolo de Chu. Estos son mis planes para Chu”.

“Ahora ponte en la perspectiva del Clan Qin. Si tu abuelo adoptivo Qin Wu reclama el trono por su cuenta, lo primero que haría es aniquilar a todos en mi clan, no se salvará a los supervivientes. La Capital Real pronto sería inundada en ríos de sangre. Los cadáveres de los clanes nobles se esparcirían por las calles. Al mismo tiempo, Qin Wu comenzaría su supresión de los diversos poderes, eliminando a los arraigados e insertando a su propio pueblo detrás de las posiciones importantes, estabilizando su autoridad, utilizando sangre fresca para asegurar su trono. Dime, ¿sería diferente de lo que está pasando ahora?”

Qin Wentian frunció las cejas al oír las palabras de Chu Wuwei. Chu Wuwei se echó a reír mientras movía la cabeza, “Aquellos que están demasiado involucrados no pueden ver la situación claramente. Debes ser consciente de muchas cosas, pero inconscientemente te niegas a pensar en ello. O tal vez, sabías pero elegiste huir. Mira los hechos; aquel entonces, cuando Chu Tianjiao ordenó al Clan Ye tratar con su Clan Qin, Qin Wu se arrojó voluntariamente a la trampa, todo por el bien de los planes que hizo a lo largo de diez años. Sus acciones por lo tanto también causaron al resto de sus miembros del Clan Qin a estar en peligro, convirtiéndose en participantes ignorantes de sus maquinaciones. Por ejemplo, si no fuera por tu participación y la aparición de la Academia Estrella Emperador, la batalla donde su segundo tío Qin He, perdió uno de sus brazos, tendría resultados más devastadores. En realidad, todo esto podría haberse evitado”.

La voz de Chu Wuwei seguía tan tranquila como antes. Miró a Qin Wentian mientras añadía: “Qin Wu (abuelo) no es tan simple como crees que es”.

Qin Wentian se quedó mudo al oír las palabras de Chu Wuwei. En verdad, ¿cómo no podía ser consciente de ello? Al igual que lo que Chu Wuwei había dicho, los que estaban demasiado involucrados no pueden ver la situación claramente. Tal vez en ocasiones, él simplemente no deseaba profundizar demasiado en ello.

“Tal vez mi abuelo está haciendo esto por el bien de vengar a su padre (Rey Wu)”, dijo Qin Wentian.

Chu Wuwei sonrió mientras movía la cabeza, “Aunque su padre falleció, todavía tiene otros parientes. ¿Querrías, por la venganza de un hombre muerto, poner en peligro las vidas de todos tus seres queridos que todavía viven? ¿Crees que con la inteligencia que su abuelo reveló, permitiría que las emociones nublaran su pensamiento?”

Qin Wentian estaba sin palabras, sólo podía mirar a Chu Wuwei sin comprender.

Chu Wuwei se quedó en silencio por un momento antes de continuar, “Chu Tianjiao pronto enviará hombres a tratar conmigo. Apuesto a que si personalmente informas al anciano Qin de todo lo que te he dicho; que permito que las tropas Qin entren en la Capital Real sin obstáculos; que tendrá que retirarse inmediatamente después de la batalla; y que tomaré la posición del Emperador; Puedo garantizar que él estará inmediatamente de acuerdo”.

“Después de derrotar a Chu Tianjiao, si el anciano Qin sigue el acuerdo original y retira sus tropas, públicamente haré una proclamación y le enviaré una invitación para que entre en la Capital Real en grandeza, otorgándole tierra y realeza”.

Qin Wentian se detuvo por un momento antes de preguntar, “¿Y si el abuelo Qin no cumple sus promesas mientras yo también, estoy al lado del Clan Qin?”

“Es por eso que dije que mi destino, así como el destino de Chu, están en tus manos”. Chu Wuwei sonrió. Después de eso, cambió su mirada hacia el horizonte mientras murmuraba, “Ya es hora…”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario