Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

3ºV-AGM – CAP 214 – Hermanos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Noticias de Mo Qingcheng atrayendo la atención y el favor de un poder trascendente externo pronto se extendió alrededor de Chu. Sin embargo, la mayoría de la gente se preocupó más por la pelea por la autoridad entre el Clan Real y los rebeldes Qin. Después de todo, este asunto estaba más cerca de sus vidas y tenía un mayor impacto para ellos.

Las tropas rebeldes Qin corrieron desenfrenadamente fuera de las puertas de la ciudad, atacando salvajemente la Capital Real. Chu Kuo llevó a las tropas para defender, un papel que implicó una cantidad extenuante de esfuerzo de su parte, y apenas se las arreglaba para aguantar.

Sin embargo, Chu Tianjiao no parecía estar nervioso en lo más mínimo. Ese día, él se paró en lo alto del punto de vista más alto de la Capital Real, mientras miraba el horizonte. En aquel entonces, también se encontraba en el mismo lugar para recibir a los expertos del Palacio Nueve Místicos. Sin embargo, los que pertenecían al Palacio Nueve Místicos habían aprobado una orden que sacudía los cimientos de su gran Chu. Al final, el Ancestral de Chu había muerto. A pesar de que Di Yi fue capturado y encarcelado, la ganancia no valió la pena, y no fueron capaces de mitigar los efectos secundarios de la muerte del Ancestral de Chu.

El Ancestro de Chu era el pilar de fuerza del país, su fundamento, su apoyo. Estaba más allá de la imaginación cuán grande era el impacto que su muerte había causado.

Sin embargo, Chu, que estaba bajo la administración del Palacio Nueve Místicos, no tuvo suficiente coraje para culparlos. No sólo eso, como resultado de este tiempo caótico de peligro, el Clan Real volvió a enviar una petición de ayuda al Palacio Nueve Místicos. Después de todo, sabían que el Palacio Nueve Místicos había enviado también a varios expertos al Bosque Oscuro.

En el horizonte, Chu Tianjiao fue testigo de que varios expertos volaron lentamente, y una indirecta de alegría parpadeó en sus ojos. Él sabía que con el apoyo del Palacio Nueve Místicos, además de sus cartas de triunfo ocultas, esta guerra con los rebeldes Qin terminaría definitivamente con sus muertes.

“Hermano Luo, ha sido muchas lunas desde la última vez que nos reunimos, su resplandor rebosa aún más brillante en comparación con antes”.

La mirada de Chu Tianjiao aterrizó en un joven. El joven tenía un aspecto extraordinario, parecía que era uno de los elegidos del cielo. Sin embargo, su rostro estaba helado, desprendiendo un aura fría, capaz de congelar el corazón de una persona. Este joven, no era otro que Luo Qianqiu.

Luo Qianqiu había regresado a Chu. Su aura había cambiado de algún modo; ya no era tan dominante en comparación con el pasado, sino que en su lugar se sentía muchas veces más fría y siniestra. Naturalmente, su fuerza había aumentado significativamente, contrastando con el él del pasado.

Esta vez, volvió sólo por una sola razón. Para limpiar la vergüenza que había sufrido, la humillación que había soportado.

No tenía forma de olvidar los resultados del Banquete Jun Lin. Durante este período de tiempo, la desgracia que sentía desde entonces había sido su mayor fuente de motivación.

Con su terquedad, logro avanzar a Yuanfu e incluso condensó un Alma Astral desde una Capa Celestial superior. Bajo ese estado de locura, él cultivó en un frenesí, entrando en el 2do nivel de Yuanfu, y comprendió las percepciones de un Mandato.

Mandato de Rayo, que permitió que sus ataques se llenaran con el elemento de trueno, y así se hizo aún más tiránico. Para comprender este Mandato, eligió condensar sin cesar un Alma Astral tipo Relámpago para su 3er Puerta Astral. Obviamente, lo había conseguido.

Actualmente dentro de su clan, había derrotado no sólo a los Cultivadores en el 2do nivel de Yuanfu, sino también a algunos en el 3er nivel. Su estatus dentro del Palacio Nueve Místicos se disparó inmensamente.

Debido a esto, el Palacio Nueve Místicos le permitió cruzar a lo largo de la expedición en el Bosque Oscuro, uniéndose al equipo que investigaba el descenso de la Estrella Demoníaca. El Luo Qianqiu de hoy, ya poseía las cualidades dignas de ser mantenido en alta estima por el Palacio Nueve Místicos. Esta fue también la razón por la que permitieron a Luo Qianqiu estar al mando de varios seguidores para ayudarle a desatar el nudo de resentimiento en su corazón, causado por Qin Wentian de entonces.

Qin Wentian, tenía que morir.

……………………………………….

Al mismo tiempo que los del Palacio Nueve Místicos llegaron a Chu, en la azotea de una de las muchas posadas de la Capital Real, Qian Mengyu calló escuchando un reporte de información de uno de sus subordinados.

“¿Los delegados del Palacio Nueve Místicos también han llegado?” murmuró Qian Mengyu. Anteriormente, había escuchado hablar de un tipo llamado Luo Qianqiu en el Palacio Nueve Místicos, que se cultivaba como si estuviera poseído por un demonio y había comprendido las percepciones de un Mandato. Esta persona fue derrotada por Qin Wentian en el Banquete Jun Lin, y había dejado Chu en desgracia.

Ahora que había regresado, era evidente cuáles eran sus intenciones.

“Este asunto es algo complicado. Tía me había instruido para reclutar a Qin Wentian en nuestro Pabellón Nube Verde, mientras también le ayudaba a resolver sus problemas en Chu. Sin embargo, su relación con Ouyang Kuangsheng parece ser excepcionalmente buena. Si realmente quiere ir a la Gran Dinastía Xia, es posible que se una al aristócrata Clan Ouyang”, dijo Meng Qianyu en silencio en su corazón.

En la actualidad, ya había aprendido lo que ha sucedido en el pasado entre su tía y Gongyang Hong. Ella también sabía que Gongyang Hong era el Soberano Tiangang que protegió a Qin Wentian durante el Banquete Jun Lin. Pensar que ella y Qin Wentian tenían una débil conexión, el funcionamiento del destino era maravilloso.

Se preguntó si Qin Wentian todavía se preocuparía por los acontecimientos dentro del Palacio Lago Celestial.

En la actualidad las aguas de Chu eran verdaderamente profundas. Incluso si Qin Wentian no estaba de acuerdo en unirse a su Pabellón Nube Verde, si realmente se metía en problemas, Qian Mengyu ya había decidido ayudarlo. Dejando a un lado la orden de su tía, Qian Mengyu siempre había sentido culpa en su corazón por sus acciones hacia Qin Wentian en aquel entonces en los Campos de Refinamiento. Estaba dispuesto a dividir igualmente las Frutas Estelares, pero todavía querían aprovecharse de él. Verdaderamente sus acciones de seres despreciables.

Toda la Capital Real había estado envuelta en una turbulencia. Sin embargo, la tormenta gestándose había alcanzado ya su ápice. En cuanto al destino del país, así como la autoridad ejercida del emperador, existía una alta posibilidad de que todo se revelara en los próximos días…

Esta presión sofocante impregnaba la atmósfera de Chu, envolviendo a los ciudadanos que vivían en ella.

Hoy, otra noticia se esparció abruptamente por todo Chu. La noticia informó de la desaparición de jóvenes mujeres de diez y más años de edad, sin embargo, no causó indignación o tuvo gran importancia en el corazón de los ciudadanos. Con la batalla decisiva final pronto ocurriendo, la historia era insignificante y rápidamente encubierta.

Sin embargo, al día siguiente, noticias de naturaleza similar se transmitieron a lo largo de Chu. Esta vez, incluso hubo una desaparición de una niña que ni siquiera tenía diez años. Esta vez, la historia gradualmente atrajo la atención.

Al tercer día, más de cientos de jóvenes mujeres habían desaparecido, causando pánico en la Capital Real. Aquellos con mujeres jóvenes dentro de sus familias las ocultaron con seguridad, no permitiéndoles dar un solo paso fuera de su residencia. Nadie sabía exactamente quién o qué causaba estas desapariciones.

La noticia engendró muchos rumores y desencadenó una condena a nivel nacional contra los secuestradores. ¿Quién sería tan cruel para dirigir especialmente a las hembras jóvenes? Tales acciones incurrirían verdaderamente en la ira del pueblo y de los Cielos.

En el cuarto día, los que habían perdido a sus hijas o parientes se unieron, formando un aterrador grupo de manifestantes. Con la red de información del Clan Real, no había manera de que no estuvieran al tanto de lo que estaba sucediendo.

Fuera de la Puerta Tianwu, muchos soldados fueron desplegados para mantener a la multitud bajo control.

Chu Wuwei, que vestía de blanco, estaba en el techo de una posada. Al ver los agravios y el resentimiento de los ciudadanos de Chu, una expresión de agonía pasó por su rostro, y cerró los ojos para bloquear la inquietante vista.

Para lograr el éxito, ¿su tercer hermano Chu Tianjiao se detendría ante nada? Sacrificando a los ciudadanos de su país como si fueran sus piezas de ajedrez personales. ¿Cuán fríos y traidores son entonces los corazones de los humanos? Nadie lo sabía mejor que él, teniendo en cuenta el entorno en el que había crecido. ¿No tenía otra opción que tomar ese último paso?

Cuando sus ojos se abrieron, un agudo resplandor de determinación pudo ser visto dentro. Si ese fuera el caso, tendría que traicionar los últimos deseos de su Padre.

“Difunde la palabra de que yo, Chu Wuwei, lucharé por la posición de emperador”.

Chu Wuwei comentó con indiferencia, pero sus palabras hicieron que los corazones de los que estaban detrás de él temblaran brevemente, antes de que aterradores destellos de luz brillaran en sus ojos.

Un subordinado se inclinó mientras se retiraba para difundir la palabra. En el momento en que se volvió, una incomparable resolución pudo verse en sus ojos, junto a la excitación. ¿Era el día que todos habían estado esperando para finalmente llegar?

“Hermano mayor, he estado esperando que digas esto por demasiado tiempo. Sólo tú eres el candidato más adecuado para heredar el trono de Chu”. Chu Mang sonrió. En sus ojos, sólo estaba su hermano mayor Chu Wuwei, no mantenía a Chu Tianjiao en alta estima.

Chu Wuwei se volvió, la dulzura brilló en sus ojos mientras miraba a Chu Mang. “Segundo Hermano, después de la tormenta en Chu se disipe, ¿por qué no vas a explorar el mundo?”

“¿Por qué?” Los ojos de Chu Mang se abrieron de par en par, mientras una falta de comprensión apareció en su rostro.

“Basado en tu talento, debes recorrer el mundo y templarte más. Tu hermano mayor está lisiado. No quiero ser una carga para ti por el resto de tu vida”, Chu Wuwei suavemente respondió.

“No me voy, quiero acompañar a mi hermano mayor”, respondió Chu Mang en voz alta. En sus ojos, sólo su hermano mayor nunca lo miraría hacia abajo.

Chu Mang sabía que era simple. Lo había sido desde que era joven, sin que nadie se molestara en hacerle amistad. Sólo su hermano mayor estaba dispuesto a acompañarlo, educándolo con tanta paciencia, línea por línea, explicando su significado a partir de todo el conocimiento obtenido de los libros que Chu Wuwei había leído. Chu Mang persistió, aprendiendo poco a poco hasta que llegó el momento en que más personas estaban dispuestas a asociarse con él. Algunos incluso decían que era un genio, pero sabía que sin su hermano mayor, él no era nada.

Chu Mang no podía molestarse por esas personas. En sus ojos, sólo estaba su hermano mayor Chu Wuwei.

Él, Chu Mang, siempre había obedecido las palabras de su hermano mayor. Pero esta vez, no estaba dispuesto a consentirlas.

“Pero tonto, ¿no sabes lo alto que es tu talento? Si conoce a un buen Maestro, puedo decirte que no habría nadie que se te pueda comparar en todo Chu. A lo sumo, sólo Qin Wentian tendría una vela para ti. Escúchame, no te quedes aquí. Sólo estarás desperdiciando tu futuro si te quedas en Chu”, Chu Wuwei tranquilamente persuadió, “No sólo eso, mi vida no es tan larga como la tuya. Cuando envejezca y muera, ¿qué te va a pasar? ¿Quién te cuidará?”

“¡No…!” Chu Mang rugió de mala gana, sus ojos como platos estaban llenos de humedad. Era muy difícil imaginar que un tipo con su físico parecido a una montaña también pudiera ser capaz de llorar.

“Hermano mayor no puedes morir, no voy a permitir que mueras. ¡Si mueres, te acompañaré en la muerte!” Chu Mang aulló.

La suave mirada de Chu Wuwei se volvió gradualmente afilada. Debajo de su mirada fija, Chu Mang se calmó lentamente mientras Chu Wuwei reprendía, “No debes decir palabras como esta nunca más en el futuro. Después de la tormenta en Chu se concluya, tienes que irte. Ya he pensado en alguien que pueda cuidar de ti. En el futuro, lo seguirás”

Antes de que Chu Mang pudiera interponerse, Chu Wuwei habló, “No digas más que no. Si sigues rechazando, ya no tendré un hermano menor”.

“¡ARGHH!” Chu Mang no habló, solo un grito grave y renuente de falta de voluntad y agonía pudo ser escuchado saliendo de su garganta. No se atrevió a ir en contra de las palabras de su hermano mayor.

Chu Wuwei seguía siendo tan sereno como antes. Se volvió y miró al horizonte. El brillo agudo de la resolución en sus ojos nunca vaciló, pero su corazón se llenó de pena por las decisiones que tenía que tomar.

Chu Mang sólo desperdiciaría su talento si insistía en seguir a Chu Wuwei. Él no debe ser su sombra, sino más bien, debe ser una fuente de luz en su lugar.

Cuando la noticia de Chu Wuwei que deseaba competir por la posición de emperador se diseminó a través de la Capital Real, causó una conmoción que rompía la tierra. Los corazones de muchos clanes nobles en Chu no podían sino temblar ante la noticia.

El ilustre tercer príncipe de Chu ni siquiera había calentado el asiento del trono del emperador antes de ser asediado por amenazas de todos lados, tanto internas como externas. ¿Ya había llegado a su fin el reinado?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente