Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 192 – Qing’er

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de que Qin Wentian, Ouyang Kuangsheng y los otros cuatro entraron en la tempestad, los Cultivadores restantes se devastaron unos a otros por las Frutas Estelares en posesión de Wang Xiao. Después de la batalla, los miembros del clan que habían acompañado a Wang Xiao, junto con otros veinte Cultivadores, estaban muertos.

Incluso Yao Sheng de la Secta Demonio del Cielo, y Shikui del Salón Rey Bestia, fueron gravemente heridos.

Sin embargo, los otros Cultivadores no pudieron evitar que Wang Xiao entrara en la tempestad. Al entrar en la tempestad, volvió la cabeza para mirarlos, con una mirada que dejó un escalofrío en los corazones de todos.

Los seguidores de Wang Xiao habían muerto, y estaba muy indignado. El odio de Wang Xiao por ellos debería estar subiendo los cielos, así que si las miradas pudieran matar, todos ya estarían muertos.

Wang Xiao también llegó al Lago Celestial, y procedió a entrar en el último Estanque Celestial disponible. Los otros Cultivadores sólo podían retroceder abatidos. Se habían llenado los siete espacios disponibles y, por lo tanto, las pruebas de los Campos de Refinamiento en los que participaban habían terminado.

Qin Wentian era totalmente ignorante de los acontecimientos ocurriendo en el mundo exterior. Se sumergió completamente en su cultivo.

En el sexto día después de entrar en el Estanque Celestial, las nueve vías arteriales en su cuerpo finalmente se expandieron a sus límites. Sus vías arteriales giraron a medida que se transformaron en un torbellino en espiral, el Qi Astral sin límites inundó cada fibra de su ser. En el lugar donde se cruzaban sus nueve vías arteriales, se formó un vórtice aterrador, haciendo retumbar sonidos resonantes de su cuerpo.

En el corazón del vórtice, el Qi Astral dentro de su cuerpo se convirtió en gotas de Yuan, cada gota de ellas fluyó hacia el remolino, haciendo que su contorno parezca más y más fuerte.

Cuando el remolino se formó completamente, apareció un receptáculo y las gotitas de Qi Yuan cayeron incesantemente en él, formando un Océano Yuan. Esa fue la forma básica de un Palacio Yuan, el nacimiento de un Yuanfu.

A medida que la forma de la evolución del Palacio Yuan se formó gradualmente, el remolino parecía dispuesto a continuar su circulación. Por el contrario, la velocidad en la que se extendía sólo crecía cada vez más rápido. Al mismo tiempo, un torrente aterrador de Qi Astral surgió frenéticamente hacia la 3er Puerta Astral en el mar de consciencia de Qin Wentian, tratando de desbloquearla. Qin Wentian estaba dividiendo sus objetivos haciendo dos cosas al mismo tiempo. No sólo debía establecer su Palacio Yuan, sino que también quería desbloquear su 3er Puerta Astral. Esto era todo porque necesitaba condensar su 3er Alma Astral.

Con la condensación de su 3er Alma Astral en el momento en que entró en Yuanfu, sólo entonces sería capaz de separar su Palacio Yuan en tres fundaciones, según lo instruido por el Arte Nueve Palacios Astrales. Qin Wentian no quería perder esta oportunidad perfecta.

Sin lugar a dudas, la abundancia de Qi Astral hizo de este lugar el más adecuado para Qin Wentian, quien estaba tratando de desbloquear su Puerta Astral. La tasa de éxito fue muchas veces mayor en comparación con el uso de Piedras Meteoro Yuan. Y de hecho, después de varias respiraciones de tiempo, cuando envió su conciencia hacia la 3er Puerta Astral, fue desbloqueada con éxito.

Y debido a la existencia de los espíritus bestiales, Qin Wentian fue rápidamente capaz de percibir las respectivas Constelaciones Bestias Demoníacas dentro de las Capas Celestiales.

Qin Wentian había tomado su decisión sobre cuál 3er Alma Astral debía condensar. Su elección fue, sin duda, la que ocupó el primer puesto en el Registro Bestia de Guerra: ¡La Constelación Demonio Soberano! Debido a esto, Qin Wentian ni siquiera se molestó en intentar alcanzar la 6ta Capa Celestial.

El Alma Astral Demonio Soberano fue clasificada en primer lugar en el Registro Bestia de Guerra, y de esto, ya se podía ver lo tiránico que era. No necesitaba decir cuán beneficioso sería para Qin Wentian en su cultivo del Arte Transformación Dios Demonio. Por lo tanto, estaba seguro de que condensar un Alma Astral de la Constelación Demonio Soberano era la mejor opción posible.

Muy rápidamente, la conciencia de Qin Wentian apareció frente a la Constelación Demonio Soberano. Incomparablemente salvajes y violentas oleadas de Qi Astral fluyeron, teñidas intensamente con el aterrador Qi Demoníaco. Al mismo tiempo, un aura dominante e imponente surgió de la Constelación Demonio Soberano.

Sin dudarlo, Qin Wentian optó de inmediato por formar un vínculo innato con la constelación, haciendo que las columnas de Luz Astral caigan en cascada hacia abajo, brillando sobre el cuerpo de Qin Wentian. Después de unas pocas respiraciones de tiempo, una manifestación ilusoria de su 3er Alma Astral estaba brillando con una luz resplandeciente, podía verse brillando sobre su cabeza. Después de eso, liberó las tres Almas Astrales, cuando tres haces de Luz Astral descendieron en cascada, canalizados directamente hacia el Palacio Yuan actualmente en desarrollo de Qin Wentian.

El torbellino formado por sus nueve vías arteriales comenzó salvajemente a refinar estos tres haces de Qi Astral, convirtiéndolos en una forma líquida tricolor, fluyendo hacia el Océano Yuan. Tres colores diferentes de gotitas Yuan condensado en gotitas de tres colores. Tres diferentes tipos de energía, todo completamente único, que fluye en tres lugares separados. A medida que sus Palacios Yuan tomaron forma, eventualmente formaron tres Océanos Yuan, llenando los tres recipientes.

Esta transformación continuó sin cesar. Qin Wentian reflexionó en silencio; si este lugar milagroso, el Lago Celestial, no existiera, sería extremadamente difícil encontrar otros lugares apropiados con las condiciones adecuadas para que él cultivara el Arte Nueve Palacios Astrales.

Una cantidad desconocida de tiempo pasó cuando Qin Wentian finalmente abrió los ojos. Aunque todavía estaba inmerso en el Estanque Celestial, se sentía muy fatigado. Su constitución mental estaba completamente agotada.

“¡Éxito!” Una sonrisa radiante apareció en la cara de Qin Wentian. Manteniendo el mapa del Emperador Azur, respiró profundamente, cerrando los ojos al sentir los cambios en su cuerpo. Dentro de su cuerpo, tres Palacios Yuan estaban situados dentro, las gotitas de tres colores de Yuan llenaron a Qin Wentian con un sentido de poder sin precedentes y abrumador que parecía inagotable. Con una ligera intención de su voluntad, su cuerpo flotó en el aire. Podía finalmente volar por los cielos con el poder de su base de cultivo solo.

“Qué maravillosa sensación”. Qin Wentian se echó a reír. Había ganado mucho de este viaje al Estado Demonio. Ahora, sólo necesitaba dedicar más tiempo a familiarizarse con este ámbito, así como a consolidar su cultivo.

Qin Wentian inicialmente había querido seguir adelante con su cultivo, sin embargo, el resplandor de la brillante Luz Estelar en el Estanque Celestial ya se estaba desvaneciendo a medida que el Qi Astral en el interior se hizo más y más débil. Inclinando su cabeza, Qin Wentian descubrió que Ouyang Kuangsheng y Mo Qingcheng ya habían salido de sus Estanques Celestiales y estaban mirando en su dirección.

No sólo eso, una silueta realmente apareció en la cima de uno de los pilares de Piedra Astral. No era otra cosa que la efímera belleza que estaba junto a la Señora del Palacio anteriormente.

Su actitud seguía siendo tan fría y distante como antes, su aura extraordinaria y prístina, que aparecía como si no fuera alguien del mundo mortal.

“Se acabó el tiempo” su voz era helada, mientras bajaba la cabeza, lanzando una mirada hacia Qin Wentian.

“¿Tan rápido?” Una sonrisa decepcionada apareció en la cara de Qin Wentian, sentía que el tiempo era demasiado corto. Inicialmente quería consolidar su cultivo aquí y quería hacer uso del excesivo Qi Astral para desbloquear aún más fragmentos de recuerdos del pequeño Ser Astral en su mar de conciencia. Naturalmente, era comprensible que después de todo estuviera deprimido; cultivando un día en el Estanque Celestial superó con creces el cultivo de diez días en el mundo exterior.

Sin embargo, mirando la expresión que se muestra en la cara de esa efímera belleza, Qin Wentian sabía que era imposible. Saliendo de su Estanque Celestial, miró a Mo Qingcheng mientras le preguntaba con una sonrisa, “¿Cómo fue? ¿Tu base de cultivo mejoró?”

“Mhm, rompí a través al 2do nivel de Yuanfu”. Mo Qingcheng sonrió dulcemente mientras ella asintió con la cabeza.

“Haha, parece que todos se han beneficiado esta vez”. Ouyang Kuangsheng se rió. Él también ha roto a través de Yuanfu y fue excepcionalmente alegre en este momento. No sólo él, incluso las del Salón Luna Mística sonrisas en sus rostros.

“Sin embargo, ese compañero Wang Xiao también ha avanzado a Yuanfu. Él acaba de salir no hace mucho tiempo, pero todavía tienes que ser cauteloso de este hombre en el futuro. El poder del Clan Wang del Estado Militar no puede ser menospreciado. Dentro de unos años, después de madurar, Wang Xiao definitivamente será una voz de autoridad dentro de su clan”, advirtió Ouyang Kuangsheng.

Los poderes trascendentes de los nueve estados eran todos increíblemente poderosos, sin importar si eran sectas o clanes. Especialmente para las élites de la generación más joven, si el talento de uno era deslumbrante, uno sería reconocido y nutrido, convirtiéndose en un pilar del clan. En ese momento, ejercerían la verdadera autoridad, pero, por supuesto, para llegar a ese punto tendrían que brillar primero más que sus pares, atrayendo la atención de los escalones superiores.

Si no, la muerte es el único resultado. Para aquellos en la parte superior, las muertes de los miembros de las generaciones más jóvenes no eran nada para ellos. O se destacan, o se eliminan en la lucha por la cima. Esta era la dura realidad y el ambiente en que las generaciones más jóvenes de las potencias trascendentes tuvieron que crecer.

“Comprendo”. Qin Wentian asintió con la cabeza.

“¡Vámonos!” exclamó la efímera belleza, fríamente, mientras saltaba hacia abajo, dirigiendo el camino hacia el exterior del Campo de Refinamiento. Su viaje aquí estaba lleno de dificultades, pero al regresar, su camino era suave de todos los impedimentos, lo que les permitía proceder sin obstáculos. Al cabo de unos instantes, regresaron al vestíbulo situado frente a la entrada del Lago Celestial.

“Ouyang”. Jiang Ting y el resto ya estaban allí, esperando. Al ver su regreso seguro, una sonrisa cálida floreció en su rostro.

“Ella es Jiang Ting, mi prometida”. Ouyang Kuangsheng sonrió mientras hablaba con Qin Wentian.

“Jiang Ting, este es mi amigo, Qin Wentian”.

Qin Wentian miró hacia Jiang Ting mientras asentía con una sonrisa. De las palabras de Ouyang, él ya sabía que Jiang Ting era del Clan Jiang, y era similarmente un poder trascendente que tenía gran influencia en el Estado Viento.

Jiang Ting contempló silenciosamente a Qin Wentian. Por lo que sabía del carácter de Ouyang Kuangsheng, su decisión de ser amigo de Qin Wentian ya era suficiente para mostrar lo extraordinario que era este último.

Después de eso, sonrió educadamente mientras devolvía el gesto, su postura elegante y digna de noble dama de un gran clan.

“Hey, gracias por la hospitalidad que nos ha mostrado el Palacio Lago Celestial. Adiós”. Ouyang Kuangsheng volvió la cabeza hacia atrás, mientras hablaba con la joven efímera. Sin embargo, permaneció distante e indiferente, sin molestarse en responder. Sintiéndose indefenso, Ouyang Kuangsheng y su grupo de personas sólo podían llevar a sus bestias demoníacas a la salida de la zona.

Fuera del Palacio Lago Celestial, mientras los supervivientes restantes se despedían el uno al otro. Qin Wentian despidió educadamente a las del Salón Luna Mística, mientras él y Mo Qingcheng montaron en su grulla blanca, volando.

La mujer del velo del Salón Luna Mística contempló la silueta de la grulla blanca que se alejaba, como si una expresión parecida a la renuencia pudiera verse pasando por sus ojos.

“Vamos” ordenó ella con ligereza. Después de un tiempo, montaron sus bestias demoníacas, y de manera similar, salieron del Estado Demonio.

Dentro de otra sala, la Hada Qingmei se sentó allí, mientras la Señora del Palacio estaba a su lado. En ese momento, la efímera belleza se abrió camino.

“¿Cómo fue, te gusta?” preguntó Hada Qingmei en voz baja al ver la apariencia de la jovencita de aspecto frío.

“No tengo idea”. La joven meneó ligeramente la cabeza, mientras que en su rostro se le veían unos indicios de obediencia. Sólo delante de Hada Qingmei, ella presentaría tal apariencia.

“No importa si no te gusta, pero necesito que te quedes a su lado y que lo proteja del peligro. Qing’er, recuerda esto: no debes permitirle recibir algún daño”. Hada Qingmei se rió, haciendo que las olas de celos sacudieran el corazón de la Señora del Palacio que estaba a su lado. Su Maestra sólo mostraba esas expresiones de dulzura delante de Qing`er.

Sabía que Hada Qingmei apreciaba más a su Junior hermana. Y ahora que Hada Qingmei había ordenado a Qing’er que protegiera a ese joven de antes, se podía ver lo mucho que su Maestra consideraba a Qin Wentian.

La devoción de Hada Qingmei al Emperador Azur era verdaderamente profunda.

“Si” Las respuestas de Qing’er también eran escasas, incluso cuando estaba hablando con su estimada Maestra. Sin embargo, la mirada en los ojos de Hada Qingmei seguía siendo tan suave como antes; ella entendió la personalidad de Qing’er y naturalmente no la culparía.

“No le ayudes en todo lo que hace, y si usa palabras floridas para convencerte, ignórelo. Sólo puedes ayudar cuando él está en momentos de peligro absoluto, y no reveles tu identidad”. Hada Qingmei sonrió suavemente mientras ella instruyó.

“Qing’er entiende”. Esta era la primera vez que se aventuraba afuera, así que tomó cuidadosamente nota de las instrucciones de Hada Qingmei. Sin embargo, ¿era cierto que todos los hombres eran expertos en el uso de palabras floridas?

“Vete entonces”. Hada Qingmei sonrió. Después de eso, un par de bellas alas aparecieron en la parte posterior de Qing’er mientras ella se cernía en el aire. Su silueta parpadeó, cuando desapareció instantáneamente de la vista. ¿Quién sabía qué reino aterrador había alcanzado su velocidad?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario