Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 188 – Contemplando el Lago Celestial

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Qin Wentian sacó su antigua alabarda del suelo, su Qi Astral ya había sido completamente restaurado por las Frutas Estelares.

Por el contrario, Mu Baifei y los dos Espadachines no tenían ninguna Fruta Estelar para consumir. Luchando contra las cuatro mujeres Cultivadoras del Pabellón Nube Verde, luchando una batalla con Qin Wentian, y especialmente ejecutando su técnica de la combinación de espada; todos estos factores ya habían agotado una gran cantidad de sus reservas de energía. Mientras observaban cómo Qin Wentian se pavoneaba, los rastros de cautela se veían reflejadas en sus ojos.

Mu Baifei levantó la larga espada empuñada en sus manos, señalándola hacia Qin Wentian. La reputación de los Espadachines Yan no debe ser mancillada por sus manos.

Los otros dos Espadachines levantaron también sus cuchillas, la intención espada que emanaba crecía más fuerte por cada segundo.

“Pssst~” La silueta de Qin Wentian se transformó en una sombra borrosa, y con velocidad explosiva su antigua alabarda entró en erupción hacia Mu Baifei. Él abrió la batalla con la primera postura de su Gran Técnica Ideal de Alabarda,  Divisor de Montañas. Separando las montañas con un solo ataque, el poder de este ataque sin duda afectaría el miedo en el corazón de la gente. Y lo que es más, este ataque de Qin Wentian, fue impulsado por el Qi Divino Yuan tipo Espada en su cuerpo.

Como líder de este grupo de Espadachines Yan, la proeza de combate de Mu Baifei era naturalmente la más fuerte, y sin duda merecía su reputación. Movió su larga espada en suaves arcos, manifestando varias corrientes de luz desde su punta, hirviendo con intención de matar.

“¡BOOM!” El impulso forzó a Mu Baifei hacia atrás, pero en ese momento, las espadas de los otros dos instantáneamente se cortaron rápidamente como un relámpago. Qin Wentian giró, manteniendo su maravilloso juego de piernas, esquivando al mismo tiempo los ataques voladores con sus Palmas Descendentes de Montañas. El poder de los ataques que desató se sintió tan pesado como una montaña e imbuido de fuerza sin límites, bloqueando el corte de espada desde la izquierda. Mientras el otro corte de espada le disparaba desde la derecha, lanzó su antigua alabarda, transformándola en una raya de luz, volando directamente hacia Mu Baifei. Había decidido voluntariamente abandonar su arma.

“Puchi~” Qin Wentian arrojó varios haces de luz de espada hacia su derecha, apagando al instante el poder de espada de su oponente. En el mismo instante, los sonidos del flujo como agua que brotaba se podían oír desde las vías arteriales de Qin Wentian, cuando el Qi Astral dentro de él empezó a hervir y surgir.

“¡Muere!” El Qi Astral fluyó hacia los brazos de Qin Wentian, llenándolos con un poder increíblemente temible mientras se abría paso con la Impronta Solitaria. Dentro de la impresión de palma golpeó hacia fuera, las capas de luz sangrienta se podían ver el oscilar adentro, mientras un aura de destrucción emanó adelante de él. Justo cuando resonaba un sonido estridente, el impacto de la colisión arrojó la espada de las manos de su atacante.

¿Qué tan feroz era la velocidad de Qin Wentian? Junto con este golpe largamente preparado, Qin Wentian ejecutó simultáneamente su Técnica de Movimiento Kunpeng a sus límites absolutos, apareciendo delante de su opositor en un instante. El rostro del atacante se volvió incomparablemente desagradable. Con un aullido de rabia, apresuradamente apuñaló con sus dedos de espada, mientras una oleada de poderosa intención espada fluyó fuera de él.

Pero, ¿cómo podría haber alguien que pudiera compararse a Qin Wentian en términos de combate cuerpo a cuerpo? Sus ojos ahora demoníacos miraban a su oponente, haciendo que el otro experimentara una sensación surrealista, similar a la de una pesadilla. La palma de sangre anterior llegó a él, sin esfuerzo destruyendo sus patéticos intentos de una defensa montada, antes de golpear y explotar la cabeza de su oponente.

Todo eso sucedió en una fracción de segundo, sin embargo, Mu Baifei y el otro atacante rápidamente contrarrestaron sus ataques anteriores y respondieron con otro de los suyos, causando un fuerte sentimiento de peligro en el corazón de Qin Wentian.

En ese instante, Qin Wentian ajustó su ataque, mientras el terrorífico Qi Divino Yuan dentro de él brotaba en un frenesí, transformándose en resplandecientes Espadas Astrales volando explosivamente hacia Mu Baifei. Evidentemente, la amenaza de Mu Baifei para él era obviamente mayor. En ese momento, la espada del otro atacante se acercó. Qin Wentian envió su palma izquierda en respuesta, sólo para ver un rayo de luz de espada deslumbrante separar el espacio, mientras rastros de sangre aparecieron en sus palmas. La espada de su oponente era demasiado aguda.

Contra ese oponente, un momento de descuido significaría la muerte.

Qin Wentian retrocedió con rapidez. Mu Baifei y su compañero restante sabían que habían perdido la mejor oportunidad de matar a Qin Wentian. Sus miradas se volvieron pesadas mientras miraban fijamente el cadáver de su compañero, sus intenciones de matar se elevaban hasta los límites.

Qin Wentian se volvió, mirando a Mo Qingcheng. Shikui estaba medio enojado de ira; él ya había usado todo, transformándose en su forma mitad demoníaca. Sentía una vergüenza extrema ante la idea de ser incapaz de suprimir a Mo Qingcheng a pesar de su estatus.

Sin embargo, no había necesidad de preocuparse por los del Salón Luna Mística. Ouyang Kuangsheng era realmente poderoso, así que con él apoyando a aquellos del Salón Luna Mística, como grupo no eran inferiores a los de la Secta Demonio del Cielo.

Y en cuanto a aquellos Cultivadores de las potencias no trascendentes, ellos silenciosamente observaban con alegría. Estaban en la posición más débil, y cualquier desenlace resultante de esta pelea sería extremadamente beneficioso para ellos.

“Brr, qué viento frío”. En ese momento, alguien de repente se estremeció. Y el vendaval de viento frío sólo se hizo más y más fuerte.

La multitud de espectadores frunció las cejas, mientras miraban en una dirección particular. ¡El punto de convergencia de su enfoque no fue otro que el único vacío a través del Muro de la Montaña! La fuerza de succión de ese sendero se hizo cada vez más fuerte, hasta el punto en que los gránulos cercanos de arena y grava empezaron a volar hacia él.

“¿Qué diablos está pasando?” Pocos segundos después, una terrible tormenta de viento se formó y pudo verse desviando con increíble velocidad hacia la brecha. La fuerza de succión se intensificó como si la brecha fuera la boca de un demonio gigantesco que deseaba devorar todo.

Incluso la ropa que llevaban los cuerpos de los Cultivadores se agitaba en respuesta a la fuerza de succión. Algunos de los Cultivadores más débiles se sentían como si estuvieran a punto de ser arrancados de sus pies, a punto de ser arrastrados hacia adentro. Esta aterradora sensación sólo aumentó en fuerza.

Todo el mundo cesó sus ataques, y Qin Wentian fue forzado hacia atrás a medio paso de la fuerza generada por la espantosa tormenta de viento. Al estabilizar su postura, Qin Wentian ni siquiera podía abrir los ojos, el viento demoníaco era simplemente demasiado bizarro.

Debajo de la presión que soportaba el viento demoníaco, muchos Cultivadores ya no podían mantener sus pasos firmes, sino que se encontraban aturdidos mientras tropezaban, tratando de encontrar sus pisadas. Un Cultivador al azar fue aparentemente ‘enviado’ por la fuerza de succión, orientándose hacia la dirección de Qin Wentian. Sin embargo, cuando se acercó, esa persona giró abruptamente, blandiendo un hacha gigantesca. Cortó con una velocidad feroz, con la intención de dividir a Qin Wentian.

Qin Wentian instantáneamente estalló en sudor frío. Bajo la fuerza de succión y la ventisca, ni siquiera podía mover su cuerpo. ¿Cómo podría esquivar entonces el ataque? Era aún más difícil reunir la fuerza requerida para defenderse del ataque, por no mencionar la fuerza extremadamente aterradora con la que su atacante solía hacer pivotar la gigantesca hacha. Este Cultivador “al azar” era definitivamente alguien que también estaba parado en el pico de la generación más joven que conspiraba para obtener sus Frutas estelares.

Qin Wentian abandonó el control total de su cuerpo, no luchando contra la atracción del viento demoníaco. Su cuerpo voló directamente hacia la brecha en el Muro de la Montaña, mientras la gigantesca hacha se alejaba. Una temible luz de hacha parpadeó, cuando resonaron sonidos de laceración. Sus ropas fueron cortadas a pedazos mientras una larga herida apareció en frente de su pecho.

“¡BOOM!” Qin Wentian se estrelló contra el muro de la montaña, dolor agudo asaltando sus sentidos. La intensidad de esa oleada de viento demoníaco era demasiado aterradora.

“¡Wentian!” La voz preocupada de Mo Qingcheng se deslizó por encima. Había presenciado personalmente esa horrenda hacha que se abría hacia abajo más temprano, y estaba luchando para moverse hacia Qin Wentian.

“Estoy bien”. Qin Wentian volvió la cabeza, sonriendo a Mo Qingcheng. Sintió que el poder de su línea de sangre se agolpaba, mientras la sangrienta herida de su pecho se recuperaba lentamente. Después de eso, percibió el sello de sangre dentro de su cuerpo saltando hacia la dirección de su herida, a medida que su tasa de recuperación aumentaba visiblemente. Su corazón tembló ligeramente; sólo ahora comprendía lo poderoso que era su linaje.

“Por aquí”. Mo Qingcheng extendió su mano hacia Qin Wentian, mientras se apoyaba contra el muro de la montaña, moviéndose hacia ella. Con su pequeña mano delicada finalmente en su mano, él habló, “Qingcheng, no creo que nadie sería capaz de resistir una ola de viento tan fuerte. Permatimos que la naturaleza siga su curso, y entremos en ese camino”.

“Mhm”. Mo Qingcheng asintió ligeramente con la cabeza, mientras se apretaban las manos.

“Vamos”. Qin Wentian no se molestó en recuperar su antigua alabarda, ni se molestó en buscar al portador del hacha gigantesca. Lo más importante ahora era la seguridad. Estos Cultivadores eran todos extremadamente despiadados, e incluso en la cara de la tormenta de viento, la gente todavía no estaba dispuesta a perder la oportunidad de obtener las Frutas Estelares.

Los dos pararon completamente de resistir la atracción del viento, permitiendo que las corrientes los orientaran hacia la dirección del camino. Sin embargo, otro sonido resonó. Qin Wentian sólo podía sentir la cabeza girando, sin darse cuenta de que se había estrellado contra el muro de la montaña. Esa ráfaga de viento era tan fuerte que ni siquiera podía abrir los ojos.

Circulando el Qi Astral alrededor de su cuerpo, su sangre hervía y se elevaba, protegiendo sus órganos internos y canales vitales. Al mismo tiempo, Qin Wentian tiró a Mo Qingcheng en sus brazos, usando su cuerpo como un refugio para protegerla de cualquier choque mientras sus cuerpos se elevaban junto con las corrientes del viento furioso.

Los órganos internos de Mo Qingcheng se estremecieron violentamente, cuando de repente sintió el calor de un abrazo. La dulzura llenó su corazón mientras se acurrucaba en el abrazo protector de Qin Wentian, abrazándolo aún más.

Qin Wentian fue golpeado una y otra vez en las paredes de la montaña por el viento despiadado. Finalmente, después de lo que se sentía como una eternidad, Qin Wentian y Mo Qingcheng fueron despiadadamente arrojados al suelo. Entrelazando sus cuerpos, rodaron hacia los lados para amortiguar la fuerza del impacto.

Abriendo los ojos, Qin Wentian miró a los ojos claros de Mo Qingcheng, mientras una sonrisa le estallaba en la cara. ¡Todavía estaban vivos!

Mo Qingcheng smiled back sweetly in response.

Mo Qingcheng sonrió con dulzura en respuesta.

Cuando los dos se esforzaron por sentarse, se sintieron como si sus cuerpos fueran tratados como sacos de boxeo, sólo bolsas de arena suelta unidas por sus tenaces voluntades.

Contemplando su entorno, se encontraban actualmente en medio de una tormenta de viento. La razón por la que todavía podían sentir esos vendavales de viento estaba justo delante de ellos; otra tormenta aterradora les hacía frente, con ráfagas de viento frío parecidas a espadas afiladas y sables que soplaban en su camino.

Pero cuando sus ojos penetraron en el viento, vieron una bella escena delante. Pilar tras columnas de piedra, tan altos que parecían llegar a los Cielos, estaban situados al lado de un hermoso lago estrellado. La luz de las estrellas caía en cascada, iluminando los pilares de piedra. Ese debe ser el Lago Celestial.

Mientras pudieran avanzar más allá del vendaval, podrían sumergirse en las aguas del Lago Celestial.

En ese momento, los Cultivadores que sobrevivieron a la fuerza de succión ya habían llegado. Cuando sus ojos vieron el Lago Celestial, muchos descartaron todos los rastros de la precaución, corriendo salvajemente por delante para entrar en la tempestad del viento. Sin embargo, esas mismas personas rápidamente disminuyeron sus pasos, envolviendo sus cuerpos con Luz Astral en un resplandor protector. Ellos podían sentir lo aterradora que era esta prueba final.

Avanzando paso a paso, varios de los Cultivadores ya habían entrado en los límites de la tormenta. De repente, uno de los Cultivadores a la cabeza dio un grito ensangrentado. Su cuerpo fue desmenuzado en pedazos, mientras la sangre se desplegó en una niebla. Había completado un tercio del viaje, pero sus reservas de energía habían sido completamente agotadas, y no pudo romper la barrera final.

Tal escenario fue recibido con jadeos de shock, especialmente de aquellos que ya habían entrado en la tormenta. Sin embargo, no tenían tiempo para los arrepentimientos, y sólo podían apretar los dientes y seguir perseverando en avanzar.

El hedor de la sangre se hizo cada vez más fuerte, haciendo que muchos temblaran de miedo. Todos los Cultivadores que habían entrado en la tormenta habían muerto. Para el Cultivador que viajó más lejos, no cruzó más de la mitad de la distancia requerida.

“Frutas Estelares”. Las miradas de varios de los Cultivadores restantes aterrizaron en Qin Wentian y Mu Baifei. Esos dos eran los únicos que poseían las Frutas Estelares, aparte de Ouyang Kuangsheng.

Sin suficiente Qi Astral para protegerse a sí mismos, entrar en la tormenta de viento equivalía a una muerte segura. La existencia de las Frutas Estelares fue precisamente para este propósito, romper la barrera final: entrar en el Lago Celestial.

La multitud se movió rápidamente, rodeando a Qin Wentian, Mo Qingcheng y Mu Baifei. En un abrir y cerrar de ojos, bloquearon su camino, impidiéndoles entrar en la tormenta. No sólo ellos, incluso Ouyang Kuangsheng se encontró siendo rodeado.

Definitivamente tenían que obtener las Frutas Estelares, y se quedaron sin otra opción que tomar este riesgo.

La tormenta de viento giró con creciente furia, hasta que por fin alguien se movió. Wang Xiao del Estado Militar fue el primero en tomar acción, y su objetivo elegido no era otro que el Espadachín Yan, Mu Baifei.

Qin Wentian miró de reojo al otro Espadachín Yan de pie cerca de Mu Baifei. En la actualidad, era el único que quedaba de los tres Espadachines Yan; uno había muerto y el otro estaba ocupado. Cuando Mu Baifei finalmente notó la fría mirada de Qin Wentian dirigida hacia él, su corazón se estremeció con temor debilitante.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario