Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 158 – Transformación Dios Demonio

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En la Academia Estrella Emperador, el séptimo nivel del Pabellón Estrella Celestial.

Dentro de la entrada, los ojos de Qin Wentian se abrieron abruptamente cuando una luz demoníaca parpadeó en sus ojos. Su aura y presencia parecían estar fuertemente teñidas por una sensación de Qi demoníaco.

Qin Wentian no tomó ninguna otra acción. Sabía que había conseguido obtener el espíritu bestia. En este momento, podía sentir un aura salvaje contenida en su mar de conciencia.

“¿Seré capaz de sentir la existencia de esas Almas Astrales más poderosas tipo Bestia dentro de las Capas Celestiales después de que yo absorba los espíritus?” Qin Wentian murmuró en su corazón. Después de esto, poco a poco se levantó. Empujó la puerta y salió de la entrada.

“Salí por mi propia voluntad, y así mi cuerpo espiritual no fue destruido. Todavía puedo entrar en el Campo de Prueba en el futuro”. Qin Wentian miró a la entrada del reino secreto. En aquel entonces, Luo Tianya no había tenido tanta suerte, y su cuerpo espiritual debió haber sido destruido. Por eso espero que su hijo pudiera continuar con lo que ha fallado, entrando en el octavo nivel del Pabellón Estrella Celestial.

¿Qué triste era que lo que Luo Tianya no podía lograr había sido realizado por Qin Wentian en lugar de Luo Qianqiu?

Qin Wentian cambió su mirada hacia la segunda entrada con el número “8” inscrito en la parte superior de la misma. De acuerdo con esa delgada pieza de papel, siempre y cuando se obtenga uno de los diez primeros clasificados espíritu bestia que figuran en el Registro Bestia de Guerra, esa persona tendría las calificaciones para entrar en el octavo nivel. Si este fuera el caso, debería haber aprobado los requisitos.

Levantando el pie, Qin Wentian caminó hacia la segunda entrada. A medida que se acercaba, notó que por encima de la entrada había varios murales. Estos murales eran realmente ninguno otro que las top 10 clasificados bestias demoníacas enumeradas en el Registro Bestia de Guerra.

“¿Cómo puedo entrar?” El desconcierto pintó el semblante de Qin Wentian. La puerta de entrada del séptimo nivel estaba abierta. Por lo tanto, siempre y cuando uno pise en este nivel, sería capaz de entrar allí. Sin embargo, la puerta de la entrada del octavo nivel estaba bien cerrada.

“Inserte el espíritu bestia en su mural respectivo”. Qin Wentian volvió la cabeza, pero no había nadie. El dueño de esta voz debería haber sido el guardián del séptimo nivel que Qin Wentian había conocido antes.

Qin Wentian volvió a dirigir su mirada hacia el mural del Dragón Inundación Escama Azul. Poco después, la luz demoníaca brilló en sus ojos mientras recuperaba la conciencia del espíritu dragón inundado desde su mar de conciencia, insertándolo dentro del mural. En un instante, el mural brilló con una luz resplandeciente mientras la puerta de entrada del octavo nivel se abría lentamente.

“Se está abriendo”.

Qin Wentian cruzó la entrada y entró en una vasta extensión de espacio sellado. Por encima de su cabeza, había murales de numerosas bestias demoníacas brillando con Luz Astral. Ellas se veían tan vivas que era como si estuvieran vivas en realidad.

En el centro del espacio sellado, había una alfombra de oración. Qin Wentian se sentó con las piernas cruzadas mientras la Luz Astral de los murales envolvió su cuerpo, fluyendo hacia él.

Al ver un acontecimiento tan insondable, Qin Wentian cerró los ojos. Cuando las Luzes Astrales entraron en su cuerpo, experimentó una sensación que le era muy familiar.

Este fue un fragmento de memoria que dejó atrás el Emperador Azur.

“La miríada de criaturas de los Cielos y la Tierra son todas capaces de cultivarse, sin importar si uno era un humano o un demonio. Aun así, hay marcadas diferencias entre las dos razas. El grado de talento en ciertos aspectos, por ejemplo, la fuerza del cuerpo físico, la defensa y la regeneración, son muchas veces más altos para las criaturas demoníacas en comparación con los seres humanos. En cuanto a los seres humanos, su nivel de percepción y comprensión supera con creces al de los demonios. Los seres humanos crearon diferentes tipos de poderosas técnicas innatas, permitiéndoles mantenerse a la altura o incluso superar a las bestias demoníacas, convirtiéndose en los hijos favorecidos del Cielo”.

“En cierto punto de su cultivación, después de que las bestias demoníacas rompan en el Reino Tiangang, podrán transformarse en un ser humano y aprender las técnicas innatas de la raza humana. De esta manera, los demonios parecían perseguir a la humanidad como su objetivo. Pero aun así, nunca podrán tener el mismo nivel de percepción y comprensión con la que los seres humanos nacen”.

“Los seres humanos que eran originalmente demonios todavía no tienen manera de combinar las ventajas de las dos razas diferentes perfectamente. En ese caso, para perseguir la perfección, el único método que quedaba era usar la humanidad como base mientras cultivábamos las artes demoníacas. Si los Cultivadores humanos fueran capaces de tener los poderosos cuerpos físicos de los demonios, además de su alto nivel de comprensión y variedad de poderosas técnicas innatas, ¿en qué medida aumentarían su fuerza?”

Mientras el fragmento de memoria preguntaba, el corazón de Qin Wentian palpitaba salvajemente de excitación.

Qué idea insana, usando a la humanidad como la base para cultivar el poder de los demonios.

“En realidad, para los Cultivadores humanos, ya hay algunos que avanzaron hacia esta idea. Aquellos Cultivadores no eran otra cosa que los Cultivadores Marciales Estelares con Almas Astrales tipo Bestia. Las Almas Astrales concedieron una posibilidad, permitiéndoles poseer la ferocidad de las bestias demoníacas. Pero a pesar de esto, todavía hay un límite. Si uno quisiera usar el Qi demoníaco para sacar completamente el potencial de los seres humanos, en primer lugar, uno debe poseer un alma demoníaca tiránica de tipo Bestia Demoníaca. Si no, no tendría sentido”.

Esta desconocida voz se deslizó hasta sus oídos. Qin Wentian de alguna manera entendió por qué la prueba del séptimo nivel era cazar una de las top 10 bestias demoníacas clasificadas en el Registro Bestia de Guerra.

El Emperador Azur esperaba que sólo aquellos que obtuvieron uno de las top 10 espíritus bestias de guerra pudieran entrar aquí. Sólo con calificaciones como ésta sería capaz de absorber el feroz Qi Astral de la Bestia Demoníaca.

Después de eso, otro fragmento de memoria entró en la conciencia de Qin Wentian mientras la luz sobre su cabeza se oscurecía gradualmente.

Después de varios momentos, Qin Wentian absorbió completamente el fragmento de memoria. Una luz de incomparable nitidez parpadeaba en lo profundo de sus ojos. En su mente, sólo había tres palabras:

“¡Transformación Dios Demonio!”

“Una creación atrevida, un método de cultivo insano”. El corazón de Qin Wentian tenía enormes ondas que surgían en su interior. Un sentido desconocido de respeto y reverencia surgió en su corazón hacia el creador de este arte de cultivación. Esto era demasiado perverso.

Los Cultivadores humanos eran aterradores.

Recordó la última frase que el Emperador Azur dejó en el fragmento de memoria.

“En aquel entonces, debido a una serie de coincidencias afortunadas, obtuve el Arte Transformación Dios Demonio. Con asombro y conmoción en mi corazón, sabía que si este arte de cultivo se impartiera, el Palacio Demonio del Cielo definitivamente enviaría a sus hombres a perseguir a quienes lo cultivan. Y así, cultivé esto en secreto. Sólo en momentos de extremo peligro desencadené la técnica. Pero si algún día, si realmente paso sin dejar atrás a un heredero de esta técnica, habría pecado. Para evitar la calamidad, no pasé este arte de cultivación a los miembros de mi Palacio Emperador Azur, pero no estaba dispuesto a dejar que este arte de cultivación desapareciera junto con el paso del tiempo”.

Qin Wentian lo entendió. El valor de este Arte Transformación Dios Demonio era lo mismo que su Método de Refinamiento Espiritual. Si la gente supiera de esto, una calamidad descendería definitivamente sobre el que poseía tales técnicas.

Afortunadamente para él, no hay efectos externos visibles de cultivar el Método de Refinamiento Espiritual. Para los de afuera, sólo parece que sus ataques fueron mucho más fuertes en comparación con otros en el mismo nivel.

Había tres niveles en el Arte Transformación Dios Demonios.

El primer nivel, Reino Cuerpo Diabólico. Canaliza Qi demoníaco y lo circula dentro de las vías arteriales, canales de energía y meridianos de su cuerpo para moldear y refinar un cuerpo físico que era tan tiránico como el de las bestias demoníacas. No sólo el exterior del cuerpo físico, las cinco viseras y los seis órganos internos también tenían que ser fortalecidos hasta el punto de algo parecido a una bestia demoníaca, estimulando inmensamente su vitalidad. Después de todo, la fuerza vital de las bestias demoníacas era muchas veces más fuerte en comparación con los humanos en la misma etapa de cultivo.

El segundo nivel, Reino Apariencia Demoníaca. Utiliza el apoyo del tremendo Qi Demoníaco Yuan y condensa un verdadero cuerpo demoníaco, cubriendo su cuerpo real. Este reino sería mucho más poderoso si fuera asistido y complementado por una poderosa Alma Astral tipo Bestia.

Y el tercer nivel, Reino Transformación Demonio. En este nivel, uno podría acceder fácilmente a la demonización, asumir la forma demoníaca, y combinar perfectamente los dos rasgos más ideales de los demonios y los humanos en un solo cuerpo. Uno podría crecer verdaderas alas Kunpeng en su espalda y se elevarse a través del universo, o transformarse en un dragón demoníaco con poder de sacudir el mundo.

Qin Wentian respiró hondo mientras su corazón le latía en el pecho. El Emperador Azur realmente dejó tal técnica tiránica en el octavo nivel del Pabellón Estrella Celestial.

Después de enterarse de todo, desde la perspectiva de Qin Wentian, ahora sentía que las bestias demoníacas clasificadas novena y décima en el Registro Bestia de Guerra no parecían ser lo suficientemente poderosas como para ser usadas para cultivar el Arte Transformación Dios Demonio. Las mejores opciones fueron, sin duda, poder condensar las respectivas almas astrales para las bestias demoníacas de mayor rango. Sólo entonces el Qi Demoníaco Yuan sería suficiente para conducir el Arte Transformación Dios Demonio.

Sin embargo, esta realización hizo las cosas difíciles para Qin Wentian una vez más. Inicialmente, ya había planeado condensar un Alma Astral de Invocación para su 3er condensación. Pero para cultivar el Arte Transformación Dios Demonio, un Alma Astral tiránica tipo Bestia definitivamente sería mucho más adecuado para él.

Qin Wentian no se molestó en pensar más, sino que comenzó a cultivar el primer nivel del Arte Transformación Dios Demonio. El creador de este arte de transformación estaba excepcionalmente familiarizado con las técnicas de respiración de las bestias demoníacas y había creado un método de respiración especial y la técnica de circulación de Qi exclusivamente para el Arte Transformación Dios Demonio.

Con los ojos cerrados, Qin Wentian calmó su corazón mientras él cultivaba. Su respiración no era ni siquiera, a veces lento, a veces irregular, pero finalmente llegó a un punto de equilibrio. Su corazón latía en tándem con cada respiración que tomaba cuando el Qi Astral fluía y circulaba alrededor en su cuerpo de acuerdo con el método de circulación de Qi. Cada vez que respiraba, sus vísceras y órganos internos también se agitaban violentamente de acuerdo con el embate de sus latidos cardíacos.

Qin Wentian entró gradualmente en un estado increíblemente maravilloso. No se dio cuenta de que la sangre dentro de su cuerpo gradualmente comenzó a calentarse, circulando automáticamente alrededor de todo su cuerpo, complementando con sus métodos de respiración y la técnica de circulación de Qi.

Dos días después, después de que Qin Wentian se despertara de ese maravilloso estado, descubrió que su cultivo, esta vez, había producido cambios asombrosos. No podía dejar de desconcertarse. ¿Podría ser que fuera realmente talentoso? ¿Que su físico era excepcionalmente adecuado para cultivar el Arte Transformación Dios Demonio?

“Ya es hora de irse”. Qin Wentian se destacó y salió del Pabellón Estrella Celestial. El primer nivel del Arte Transformación Dios demonio requirió una cantidad astronómica de recursos de la cultivación para dominar. Después de salir del pabellón, Qin Wentian fue a la Red de Transporte del Cielo para enviar una carta a Feng, dándole el dominio libre para manejar asuntos menores como este. Después de eso, él continuó cultivando en reclusión  a puerta cerrada, enfocando toda su atención en levantar su cultivación.

En las Capas Celestiales, muy arriba, en el Río Astral, la conciencia de Qin Wentian llegó a la 5ta Capa Celestial. Frente a sus ojos, había innumerables estrellas entrelazadas para formar la constelación que representaba al Dragón Inundación Escama Azul, el cual contenía un tremendo Qi Demoniaco Yuan tipo Bestia.

“De hecho, es casi sin esfuerzo encontrar y formar un vínculo innato con esta constelación”. Qin Wentian finalmente entendió por qué tantos estudiantes y discípulos de las grandes potencias querían ir al Campo de Prueba de Bestias Espirituales. Después de obtener el espíritu bestia, la condensación de un Alma Astral de la respectiva constelación que representaba estaba casi garantizada.

Y ahora, fuera de la residencia de Qin Wentian, llegó Fan Le. Qin Chuan y Qin Yao estaban allí también.

“¿Tío, Wentian todavía está cultivando?” Fan Le preguntó mientras hablaba con Qin Chuan.

“Sí, este compañero es muy trabajador. Inmediatamente entrando en reclusión a puerta cerrada justo después de su regreso del Pabellón Estrella Celestial… quizás obtuvo algunas ideas”. Qin Chuan respondió. En la actualidad, había muchas cosas en su corazón. Comprendió claramente los cambios que estaban ocurriendo actualmente en Chu y sintió sentimientos complicados de frustración en su corazón. Basándose en su inteligencia, por supuesto sabía que su padre le había ocultado algunas cosas, todas ellas de gran importancia.

Pero ahora, ni siquiera podía salir de la Academia Estrella Emperador. Los miembros del Clan Real estaban observándolo de cerca.

En la actualidad, la presión causada a él y a Qin Yao por el Clan Real fue asumida por la Academia Estrella Emperador.

Pero ahora, el Clan Real quería lidiar con la Academia Estrella Emperador. Esta variable incontrolable que era la Academia Estrella Emperador ya se había convertido en una espina en el ojo del Clan Real.

—————————————-

En uno de los estados de la Gran Dinastía Xia, el Estado Azur, sede del Palacio Nueve Místicos. Hoy, estaban muchos del Palacio Nueve Místicos que montaron sus bestias demoníacas, dirigiéndose hacia el País Chu.

Aparte del Palacio Nueve Místicos, el Estado Azur todavía tenía otros poderes trascendentes. Un ejemplo de eso fue el Pabellón Nube Verde.

La punta del Pabellón Nube Verde se elevó hacia arriba, casi tocando las nubes. El Pabellón Nube Verde estaba situado sobre nueve altas cumbres montañosas y consistía en numerosos grandes salones erguidos entre las nubes, parecidos a un reino inmortal.

En este momento, en algún lugar del Pabellón Nube Verde, una joven se quedó allí. Esta señorita tenía una grandeza de noble y parecía fresca y elegante. Aunque era joven, emitió un incomparable carisma.

“Señorita, ¿tienes órdenes para mí?” Una persona se paró frente a la joven mientras él respetuosamente preguntó.

“Investiga al Palacio Nueve Místicos. Averigüe si hay un pequeño país llamado Chu bajo su administración. Si es así, quiero que me presente un informe detallado sobre esta persona llamada Qin Wentian”. La joven era Qian Mengyu. Ese individuo arrebató el espíritu bestia de guerra como el número nueve de los ojos de tanta gente, por lo que podría decirse que su suerte era buena. Sin embargo, sus acciones y conducta también la hicieron estar excepcionalmente interesada; se preguntó si entraría en el Campo de Prueba de Bestias Espirituales alguna vez más.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente