Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 1015 – Retorno del Monarca

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Quién es él?” Los cadáveres de los expertos de la Asociación Río Estrella cayeron del aire, y los espectadores que miraban desde lejos al Valle Soberano de Medicina sintieron oleadas de conmoción en sus corazones. El mundo entero estaba sumido en el caos desde que la Asociación Río Estrella había dominado la Región Sagrada Real, sobre todo después de la destrucción del Valle Soberano de Medicina. Todas las ciudades de la Región Sagrada Real habían restablecido sucursales de la Asociación Río Estrella. Puede que la asociación no se preocupe por cuestiones externas, pero indudablemente eran existencias supremas: los reyes que se encontraban en la cumbre.

Todos los que se negaron a someterse fueron oprimidos y asesinados sin piedad.

La Asociación Río Estrella había existido por mucho tiempo en este mundo. Sin embargo, todo cambió cuando apareció un personaje extraordinario hace más de una década. Su aparición permitió que el Valle Soberano de Medicina derrotara a la hegemonía de este mundo en aquel entonces: la Secta Sagrada Real. Ese joven siempre había contemplado la existencia de la Asociación Río Estrella con desaprobación e incluso había exterminado todas sus ramas en este mundo interno. Esta fue la razón por la cual la Asociación Río Estrella había hecho un contraataque tan violento.

Ya no era un secreto que este era un mundo interno. Todo el mundo ya sabía de este hecho, incluso cuando los inmortales descendieron del cielo y el Emperador Inmortal Sabio Oriental había venido a este mundo para reclutar discípulos. La Asociación Río Estrella siempre había sido una potencia extranjera, y después de convocar a inmortales de otros mundos internos y reinos inmortales, nadie en la Región Sagrada Real podía resistir sus fuerzas. Si el Soberano de Medicina no huyera tan rápido, habría muerto hace mucho tiempo.

En este mundo entero, nadie podría desobedecer a la Asociación Río Estrella. Nadie se atrevió a ponerse del lado del Valle Soberano de Medicina.

Pero hoy, un joven apareció y entró en la zona muerta que era el Valle Soberano de Medicina. No solo eso, incluso asesinó a los expertos de la Asociación Río Estrella.

“¿Quién es él?”

“Parece familiar… Siento que lo he visto en algún lado antes”, contempló la multitud. En ese momento, un hombre de avanzada edad se abrió paso entre la multitud, con los ojos fijos en el lugar donde se había ido ese joven. Él murmuró, “Finalmente ha regresado…”

“¿Quien?” La multitud se volvió para mirarlo.

Los ojos del anciano brillaron: “Han pasado más de veinte años, y su aura puede haber cambiado, pero una leyenda sigue siendo una leyenda. No es otro que…”

Mientras hablaba, el viejo se volvió lentamente hacia la multitud, y sus ojos brillaron con una luz deslumbrante: “¡Qin – Wen – Tian!”

“¡BOOM!” El sonido de su voz sonó como un trueno, ensordeciendo los oídos de todos. Aquellos que sentían que el joven parecía familiar, ahora tenían un brillo en sus ojos. Así es, su aura había cambiado y en realidad habían olvidado un personaje tan legendario. En aquel entonces solo podían observarlo desde lejos, mirando a este hombre que se encontraba en el pináculo máximo. Los recuerdos de su gloria y poder resurgieron en sus mentes, reproduciendo innumerables escenas del pasado.

“Qin Wentian”. Algunos de los de la generación anterior habían escuchado este nombre antes. La anticipación ilimitada apareció en sus corazones. ¿Era tan deslumbrante como decían en las leyendas? En aquel entonces, él había ayudado por sí solo al Valle Soberano de Medicina a derrocar a la hegemonía anterior de este mundo: la Secta Sagrada Real.

Ahora, Qin Wentian podría haber regresado. Pero el oponente al que se enfrentó era mucho más poderoso en comparación con la Secta Sagrada Real de antaño.

Qin Wentian se había ido, el Valle Soberano de Medicina ya no existía, y lo más importante ahora era localizar al Soberano de Medicina y Qingcheng. No había duda de que estaban en el País Chu de Gran Dinastía Xia. Las posibilidades eran extremadamente altas de que Qingcheng fuera a su ciudad natal.

Sin embargo, Qin Wentian no tenía idea de cómo era actualmente la situación en Gran Xia.

Gran Xia estaba ubicada muy lejos de la Ciudad Sagrada Real. Una vez, Qin Wentian tuvo que pasar muchos meses viajando desde Gran Xia para llegar a la Ciudad Sagrada Real. Ahora, esta distancia ya no se consideraba nada para él. Después de un tiempo, Qin Wentian llegó a la Gran Dinastía Xia.

El Palacio Real de Gran Xia era tan majestuoso como siempre: no había sido destruido.

Pero cuando Qin Wentian estaba en el espacio aéreo sobre él, su corazón no pudo evitar hundirse.

Hada Qingmei ya no estaba, y tampoco el Viejo Xing. Aquellos que lo habían acompañado para unir a Gran Xia habían desaparecido. Un grupo de desconocidos había tomado su lugar. Estas personas no solo ocuparon el Palacio Real de Gran Xia, sino que parecían estar buscando algo: el tesoro del Palacio Real / los tesoros del Palacio Real. Después de escuchar brevemente sus voces usando su sentido inmortal, Qin Wentian supo instantáneamente quiénes eran estas personas. No eran más que las potencias trascendentes que le habían jurado lealtad en aquel momento.

“¿Que están haciendo todos ustedes?” La fría voz de Qin Wentian explotó, barrió todo y envolvió todo el Palacio Real de Gran Xia. En un instante, varias figuras saltaron al aire a la velocidad del rayo. Muchos de sus semblantes cambiaron en el momento en que vieron a Qin Wentian. Evidentemente, lo reconocieron.

“Qin Wentian”. Un anciano vestido de rojo se congeló en su lugar.

Qin Wentian salió mientras una oleada de Qi Espada brotó de él, desintegrando instantáneamente numerosos edificios debajo de sus pies y convirtiéndolos en polvo. La oleada de Qi Espada se apoderó de todo cuando las grietas y fisuras se abrieron paso por el suelo. El Qi Espada soltó una poderosa aura de espada que abarcó su entorno, y sintieron que el poder de los Cielos los estaba abrumando. Todos ellos no pudieron evitar temblar frente a ese poder.

Qin Wentian había regresado.

“Hagan que algunos de ustedes vengan aquí y me cuenten todo lo que sucedió”. El semblante de Qin Wentian permaneció libre de emoción, controlando las vidas de todos los presentes.

“Responderemos lo que quiera a nuestro leal saber y entender”. Alguien hizo una reverencia. Qin Wentian era demasiado fuerte. En aquel entonces, Qin Wentian ya había sido un personaje que solo podían admirar. No hubo necesidad de mencionar la gran disparidad entre ellos hoy. En este momento, la totalidad del Palacio Real de Gran Xia estaba envuelto por esa imponente aura de espada dominante. Si Qin Wentian lo quisiera, todos los presentes podrían ser despedazados.

Fuera del palacio real, innumerables personas miraban en su dirección y todos ellos sentían temblar sus corazones. Este vasto palacio real estaba completamente envuelto por una ola de Qi Espada. Fue aterrador hasta el extremo.

“¿Quién está ahí?” Innumerables expertos comenzaron a dirigirse lentamente al palacio real, mientras la inquietud llenaba sus corazones. Cuán poderosa debe ser una persona para envolver instantáneamente a todo el palacio real con un aura de espada tan poderosa.

Dentro del palacio real, Qin Wentian miró fijamente a la gente de allí mientras preguntaba fríamente. “¿Dónde están los que estaban a cargo de Gran Xia? ¿Qué pasó aquí?”

“Hace algún tiempo, los expertos de la Asociación Río Estrella llegaron y anunciaron al mundo que todas las ciudades deben tener una sucursal de su asociación. Ese grupo de expertos fue simplemente el primer lote de la Asociación Río Estrella, e inmediatamente destruyeron el Valle Soberano de Medicina. Posteriormente, incluso más expertos de su asociación aparecieron en este mundo. Después de que los que estaban en el Palacio Real de Gran Xia recibieran la noticia, todos desaparecieron en una sola noche. Alguien debe haber dado la orden de esconderse de la Asociación Río Estrella”

Una de las personas aquí respondió. “Luego, la Asociación Río Estrella emitió una orden de muerte que prometía grandes recompensas para cualquiera que los persiguiera. Desde entonces, el Palacio Real de Gran Xia se convirtió en uno vacío. Esta es la razón por la que vinimos aquí: queríamos ver si quedaban tesoros detrás”.

“¿La Asociación Río Estrella no pudo encontrarlos?” Preguntó Qin Wentian.

“No lo creo. La Asociación Río Estrella ni siquiera tiene la intención de actuar por sí mismos. Después de declarar su hegemonía a todo el mundo, comenzaron a reclutar discípulos para reconstruir su asociación. Todas las ciudades del mundo tenían que construir un lujoso edificio que albergaría una sucursal de la Asociación Río Estrella. En pocas palabras… no tenían respeto por nadie en el palacio real…”

Esa persona se detuvo en seco, lo que provocó que Qin Wentian emitiera un breve comando, “Continua”.

“Sí. De haber dado todo, probablemente podrían haber destruido a todas las personas en el Palacio Real de Gran Xia con la misma facilidad que al dar vuelta las manos. Sin embargo, delegaron el asunto de la caza a sus subordinados y las potencias que deseaban buscan su favor. Ahora, aquellos del Clan Real del antiguo Gran Xia ya se han convertido en objetivos para ser cazados por otros. Hubo algunas veces cuando se descubrió su escondite, lo que resultó en intensas batallas”.

Justo cuando hablaba, varias figuras vestidas con túnicas del mismo color aparecieron en el espacio vacío sobre el palacio real que estaba envuelto por el poder de espada. Fruncieron el ceño mientras miraban hacia abajo. ¿Aparte de su Asociación Río Estrella, todavía había un experto tan poderoso en este mundo?

“Señor, ¿quién es usted?” Una voz se desvió. Qin Wentian no levantó la vista. En cambio, simplemente miró a la persona de la que estaba obteniendo información y preguntó: “¿Son estas personas de la Asociación Río Estrella?”

“Sí”. Esa persona asintió.

Qin Wentian inclinó la cabeza, mirando a las figuras en el cielo. La intención asesina en sus ojos era extremadamente intensa. Elevándose al cielo, el reino del Qi Espada que envolvió todo el Palacio Real de Gran Xia también se desplazó hacia arriba. Innumerables espadas se unieron, similar a una marea furiosa, su Qi Espada barrió el aire. En un instante, los rostros de los expertos de la Asociación Río Estrella cambiaron drásticamente. Rápidamente gritaron: “Señor, somos de la Asociación Río Estrella. ¿Podemos conocer su identidad?”

Qin Wentian no se molestó en responder. Rayos de luz de espada destellaron por el cielo, disparando hacia los expertos de la Asociación Río Estrella. Sus semblantes se volvieron cenicientos, sus rostros pintados con terror y conmoción. En este mundo, todavía había alguien que se atrevió a matar a los de la Asociación Río Estrella.

“NO, NOOOOO~” Voces de ira gritaron. Las espadas se agitaron a través de ellos, destruyendo todo, y un momento después, los expertos de la Asociación Río Estrella se habían desintegrado en polvo por el poder abrumador. Esto fue realmente impactante.

“Esto…?” Todos en el palacio real sintieron que sus corazones temblaban violentamente. Afortunadamente, Qin Wentian no los había matado.

Fuera del palacio, innumerables miradas se volcaron a su ubicación. Enormes oleadas surgieron en sus corazones: esa escena fue grabada en sus mentes, simplemente demasiado aterradora. ¿Quién era este joven?

Después de eso, vieron una apuesta silueta que se elevaba hacia el cielo. Se quedó parado en el aire, y al mirar sus rasgos, varias personas sintieron una sensación de familiaridad con él. Era como si lo hayan conocido antes.

Desde lejos, se escucharon los sonidos de los expertos que se apresuraban. Estas personas estaban todas vestidas con las túnicas de la Asociación Río Estrella. Todos ellos se asustaron cuando vieron la escena que se avecinaba. Al mirar a Qin Wentian desde lejos, cortésmente preguntaron: “Mayor, ¿podemos preguntar quién es usted?”

“Qin Wentian”.

Una voz se hizo eco de Qin Wentian, y era similar a un trueno, que reverberaba en los corazones de la gente de Gran Xia.

¡El Monarca de Gran Xia!, ¡Qin Wentian!

Él había regresado.

Los semblantes de la gente de la Asociación Río Estrella se pusieron rígidos. Inmediatamente se volvieron, queriendo huir, Lianyu reaccionó instantáneamente, apareciendo directamente detrás de ellos. Y con un gesto de su mano, bolas de fuego del purgatorio se extendieron, envolviéndolos a todos y quemándolos en la nada, solo dejando atrás gritos de dolor y agonía.

“Yo, Qin Wentian, no permitiré que la Asociación Río Estrella continúe existiendo en Gran Xia y en este mundo. Lo fue en el pasado, lo será en el futuro. A partir de hoy, si encuentro a alguien de la Asociación Río Estrella, mataré a todos sin piedad”. Una voz retumbó a través de los Cielos y la Tierra, como un trueno celestial, extendiéndose a una distancia de varios cientos de millas. Innumerables personas inclinaron sus cabezas, volteándose hacia la dirección del Palacio Real de Gran Xia. Sus corazones de repente latieron frenéticamente.

“Yo, Qin Wentian, no permitiré que la Asociación Río Estrella continúe existiendo en Gran Xia y en este mundo. Lo fue en el pasado, lo será en el futuro. A partir de hoy, si encuentro a alguien de la Asociación Río Estrella, mataré a todos sin piedad”.

Qin Wentian había vuelto.

¡El Monarca de Gran Xia había regresado!

Este mundo, ¿Exactamente a quien pertenece a la Asociación Río Estrella, o a Qin Wentian?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario