Capítulo 1271 – ATG – Viajando al Reino del Dios de la Luna

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El Emperador Dios de la Estrella ya estaba ante la formación profunda dimensional. El único Dios de la Estrella a su lado era el Dios de la Estrella del Origen Celestial Tumi y solo estaba acompañado por cuatro Guardias Estelares, su formación era extremadamente simple.

Para el Reino del Dios de la Estrella, el Reino del Dios de la Luna definitivamente no era un gran lugar, por lo que no estaban dispuestos a darle ningún tipo de rostro al Reino del Dios de la Luna. Así que estaba absolutamente claro que la razón por la que el Emperador Dios de la Estrella estaba yendo esta vez era para ver personalmente por sí mismo quién era realmente esta misteriosa Emperatriz del Dios de la Luna.

Para poder hacer que el Emperador Dios de la Luna llegara tan lejos, nadie dudaba de que la Emperatriz del Dios de la Luna nueva fuera definitivamente una persona extraordinaria.

Por otro lado, cuando llevó a Yun Che al Reino del Dios de la Estrella, el límite de tiempo que el Emperador Dios del Cielo Eterno le había dado era de quince días. Sin embargo, a pesar de que el Emperador Dios de la Estrella estaba a punto de partir, claramente no tenía intención de despedir a Yun Che. Yun Che no sabía si esto era porque no quería que Jazmín le negara la entrada o si tenía otros planes.

Sin embargo, en el momento en que estaba a punto de entrar en la formación profunda dimensional, sus cejas saltaron y se dio la vuelta.

Caizhi descendió de los cielos a una velocidad extremadamente rápida. Después de eso, arrojó a Yun Che al suelo de una manera muy áspera, mientras respiraba un pequeño suspiro de alivio al mismo tiempo: “Ah, llegamos a tiempo, todavía estamos a tiempo. Casi llegamos tarde.”

Yun Che recuperó su estabilidad de una manera algo patética. Después de eso, presentó sus respetos lo antes posible: “Este joven saluda al Emperador Dios de la Estrella y al Dios de la Estrella del Origen Celestial.”

Dos miradas terroríficas se extendieron sobre Yun Che: “Este emperador realmente pensó que Jazmín quería obligarte a permanecer, así que solo estaba pensando en cómo debería explicarle esto al Emperador Dios del Cielo Eterno.”

El Emperador Dios de la Estrella habló con una voz que no era ni cálida ni fría, y Yun Che no pudo captar ningún tipo de ánimo.

Caizhi inmediatamente se sintió insatisfecha cuando dijo: “Hmph, no entiendes a Hermana Mayor en absoluto. Si ella dijo que serán quince días, entonces definitivamente serán quince días. No será un día menos, pero tampoco será un día más.”

Jazmín estaba llena de odio y resentimiento hacia el Emperador Dios de la Estrella y estaba claro que Caizhi tampoco lo trataba con mucho respeto.

“Je, je, su alteza el temperamento de Jazmín siempre ha sido así”, dijo Tumi con una risita. Al mismo tiempo, lanzó una mirada llena de significado hacia el Emperador Dios de la Estrella.

“Yun Che”, el Emperador Dios de la Estrella todavía miraba a Yun Che y esa mirada que podía perforar el sol y la luna parecía estar buscando algo en su persona, “¿Cómo fue tu entrenamiento en la técnica de la Sombra Rota del Dios de la Estrella?”

Yun Che respondió de inmediato: “La técnica de la Sombra Rota del Dios de la Estrella es, de hecho, la cumbre de todas las habilidades de movimiento en este universo. Su maravilla supera los rumores. Este joven tuvo la suerte de que el Dios de la Estrella de la Matanza Celestial me impartiera esto personalmente. Sin embargo, la duración fue demasiado corta y mi propio talento es limitado, por lo que solo pude comprender los conceptos básicos, pero eso ya me ha llenado con la mayor satisfacción.”

“Entonces eso es bueno”, el Emperador Dios de la Estrella asintió con la cabeza tranquilamente, “Además de la técnica de la Sombra Rota del Dios de la Estrella, ¿obtuviste algo más?”

Yun Che habló sin vacilación ni ningún intento de esquivar el tema: “Este joven también tuvo la suerte de que su Alteza Caizhi me impartiera el Tomo del Dios Infierno del Lobo Celestial.”

Una vez que dijo esas palabras, solo aparecieron ondas en los ojos del Emperador Dios de la Estrella y Tumi, pero las expresiones de los cuatro grandes Guardias Estelares que los acompañaban cambiaron dramáticamente, mientras el shock se mostraba claramente en sus ojos.

“Caizhi, ¿realmente le enseñaste a Yun Che, el Tomo del Dios Infierno del Lobo Celestial?” Las cejas del Emperador Dios de la Estrella se fruncieron ligeramente mientras su voz se hacia cada vez más fuerte.

“Eso es correcto”, la expresión en el rostro de Caizhi indicaba que a ella no le molestaba en absoluto esa pregunta, era como si hubiera hecho algo simple y cotidiano al responder: “Mi Hermana Mayor me pidió que le enseñara, así que le enseñe por supuesto. Sin embargo, el Hermano Mayor Yun Che realmente merece ser llamado el ‘Hijo de los Cielos’. Originalmente pensé que definitivamente no sería capaz de aprenderlo porque no poseía el poder divino del Lobo Celestial, pero quien habría pensado que no solo lo aprendió, sino que también lo aprendió con mucha rapidez. No es de extrañar que la Hermana Mayor estuviera dispuesta a dejar que se quedara en el Palacio del Dios de la Estrella durante tantos días.”

“…” Al escuchar a Caizhi decir las cuatro palabras “Hermano Mayor Yun Che” con esa encantadora voz suya, Yun Che sintió que una sensación de incomodidad invadía todo su cuerpo… ¿Podría ser que él ya se había acostumbrado a que ella lo llamara “cuñado”?

El Emperador Dios de la Estrella le dio a Caizhi una mirada nivelada antes de que él volviera su mirada hacia Yun Che. Después de un corto período de silencio, le preguntó: “Ya que Jazmín le pidió a Caizhi que te enseñara el Tomo del Dios Infierno del Lobo Celestial, entonces, ¿ella también te pidió a ti y a Caizhi que…”

“Mi emperador, el momento se acerca, es mejor que nos vayamos un poco antes”, de repente habló el Dios de la Estrella del Origen Celestial Tumi, interrumpiendo al Emperador Dios de la Estrella. Al mismo tiempo, dio un movimiento de cabeza extremadamente minúsculo.

Una luz extraña y complicada brilló en los ojos del Emperador Dios de la Estrella, pero después de eso se dio la vuelta y no siguió su pregunta anterior: “Eso también está bien. Vámonos entonces.”

“¿Ai?” Caizhi sintió una ligera sensación de sorpresa floreciendo en su corazón.

Las cejas de Yun Che se crisparon cuando se quedó perplejo.

De acuerdo con las propias palabras de Jazmín, ella ya le había dicho al Emperador Dios de la Estrella que iba a desposar a Caizhi con Yun Che… No importa si él lo aceptó o no. Yun Che también había pensado sus respuestas a las preguntas del Emperador Dios de la Estrella con mucha anticipación, pero tal ‘gran acontecimiento’ había ocurrido, pero ¿en realidad no iba a preguntar al respecto?

La interrupción del Dios de la Estrella del Origen Celestial había sido claramente deliberada para cortar esas palabras y no permitir que el Emperador del Dios de la Estrella continúe hablando sobre este asunto… El Emperador del Dios de la Estrella solo había dudado por un momento y no hizo más preguntas después de eso.

¿Que está pasando? No importa desde qué ángulo lo mires, esto es algo que definitivamente no debería ocurrir.

Yun Che era, en cualquier caso, el ‘Hijo de los Cielos’ que los diversos reinos rey habían tratado de atraer a sus lados, e incluso la misma Diosa deseaba su mano en matrimonio. Entonces, la respuesta más normal del Emperador Dios de la Estrella sería utilizar este asunto para persuadirlo de que permanezca en el Reino del Dios de la Estrella. Entonces, ¿por qué lo evitó por la fuerza…? ¿Podría ser que sentía que el momento no era el correcto?

Mientras Yun Che reflexionaba sobre esto, ya habían entrado en la formación profunda dimensional y un grupo de luz blanca inmediatamente envolvió a Yun Che dentro de sí mismo.

En el último momento antes de que la luz blanca se disipara, Yun Che le dio a Caizhi una sonrisa cálida y ligera… como si se estuviera despidiendo.

Para él, la próxima vez que se encontraran sería tres mil años después.

Una formación profunda tridimensional forjada usando el poder de un reino rey era naturalmente extraordinaria, por lo que a pesar de que el Reino del Dios de la Estrella estaba muy lejos del Reino del Cielo Eterno, la teletransportación dimensional solo duró unas cuantas respiraciones.

Después de que la luz blanca se había disipado, la densa energía espiritual que pertenecía al Reino del Cielo Eterno se apresuró a encontrarse con ellos. Yun Che levantó la cabeza y miró hacia la Torre del Cielo Eterno, que se elevaba hacia los cielos, su corazón se llenó de una melancolía momentánea.

Después de que regresara al Reino de Dios del Cielo Eterno una vez más, estaría entrando en el Reino Divino del Cielo Eterno.

Sus dos vidas sumadas eran de solo sesenta años de tiempo. Pero después de ingresar al Reino Divino del Cielo Eterno, se vería inmerso en el cultivo durante tres mil años completos y también se lo separaría de este mundo durante tres años completos mientras hacía eso.

Tres mil años….

Tampoco podía anticipar qué tipo de cambios ocurrirían a sus creencias o estado mental después de tres mil años y tampoco sabía si él en ese momento sería el mismo que el actual.

Al dejar de lado su melancolía, pensó en cada palabra que Jazmín había dicho y sus pensamientos y su mirada recuperaron su resolución… Dado el escenario actual al que se enfrentaba, esta era su mejor opción y quizás su única opción.

No era solo para el presente, sino que lo era aún más para el futuro.

La formación profunda dimensional los había enviado a las afueras del Reino del Cielo Eterno. El Emperador Dios de la Estrella abrió el camino, sus pasos lentos y medidos… Pero, incluso hasta el momento en que habían pasado la barrera protectora del Reino del Cielo Eterno y dentro del dominio del Reino del Cielo Eterno, no le había preguntado a Yun Che una sola cosa.

Después de que entraron en el Reino del Cielo Eterno, el Emperador Dios de la Estrella se detuvo y finalmente se dio la vuelta y habló: “Yun Che, en el momento en que entramos en este reino, el Emperador Dios del Cielo Eterno ya sabía que habías regresado a su reino. Como uno de los miles de niños elegidos del cielo, tiene los requisitos para participar en la celebración de la boda del Emperador Dios de la Luna. Sin embargo, esta vez el Emperador del Dios de la Luna, ese viejo, invitó a tanta gente, por lo que su Reino de la Canción de Nieve también debería haber recibido la invitación. ¿Estás preparado para seguir al Reino del Cielo Eterno o seguir a tu propia secta?”

Yun Che no dudó al dar su respuesta: “Este joven pretende acompañar a su propia secta allí.”

“Eso también está bien.” El Emperador Dios de la Estrella asintió con la cabeza, “Xing Ling, acompaña a Yun Che de regreso a donde reside el Reino de la Canción de Nieve.”

“Sí”, dijo Xing Ling al recibir la orden.

El Emperador Dios de la Estrella no continuó hablando, simplemente se fue junto con Tumi y los otros tres Guardias Estelares.

Yun Che fue coronado con el líder de los “El Niño de los Cielos” y también tenía innumerables otros halos impactantes en el mundo que adornaban su cabeza, por lo que definitivamente no podía ser tratado simplemente como un “joven practicante profundo que venía de un reino estelar medio”. Así que a pesar de que el Emperador Dios de la Estrella trató a Yun Che con un extraño desapego, él todavía le dio una gran cara… Él había informado personalmente a un Guardia Estelar, y era el jefe de los Guardias Estelares, para escoltarlo personalmente.

“Hermano Mayor Xing Ling, nos volvemos a encontrar”, Ahora que el Emperador Dios de la Estrella había abandonado su lado, Yun Che sintió que la presión sobre él disminuía dramáticamente y sonrió al saludar a Xing Ling.

Sin embargo, una vez más surgió la sospecha en su corazón: Xing Ling era el jefe de la Guardia Estelar de Jazmín, pero parecía que al Emperador Dios de la Estrella le gustaba llevarlo cuando viajaba. Lo había llevado consigo cuando participaban en la Convención del Dios Profundo y esta vez, cuando viajaban al Reino del Dios de la Luna, solo había traído cuatro Guardias Estelares y Xing Ling fue incluido nuevamente entre ellos.

Sin embargo, esta sospecha simplemente duró un instante y Yun Che no se lo tomó en serio.

Xing Ling le dio a Yun Che una elegante y cortés reverencia: “Joven Maestro Yun, por favor.”

Después de regresar al Reino de Dios del Cielo Eterno, el estado mental y los objetivos de Yun Che eran completamente diferentes.

Los dos hombres caminaron lado a lado mientras avanzaban hacia donde se alojaba el Reino de la Canción de Nieve. Después de haber dudado por un largo período de tiempo, Xing Ling finalmente no pudo evitar preguntar: “Joven Maestra Yun, ¿su Alteza Caizhi realmente le impartió el ‘Tomo del Dios Infierno del Lobo Celestial’?”

Después de que la pregunta había escapado de sus labios, Xing Ling inmediatamente dijo en tono de disculpa: “Mi humilde yo estaba simplemente conmocionado y sorprendido por esta noticia. Si te he ofendido de alguna manera, pido perdón al Joven Maestro Yun.”

Yun Che sonrió mientras negaba con la cabeza, “Hermano Mayor Xing Ling, no tienes que ir a tal grado. Por supuesto que este asunto es cierto. Quiero decir, ¿cómo podría atreverme a engañar u ocultar algo así al Emperador Dios de la Estrella?”

Xing Ling dejó escapar un suspiro de admiración cuando dijo: “Los tomos divinos de los diversos Señores Dioses de la Estrellas se les prohíbe ser impartidos a los forasteros. Pensar que al Joven Maestro Yun se le otorgaría un gran favor, esto realmente me deja sin aliento con asombro. Además, cuando este humilde observó al Señor Emperador Dios de la Estrella, no parecía en absoluto contento con esto.”

Yun Che se rió levemente, pero no confirmó ni negó nada.

Xing Ling lo miró y continuó exclamando con admiración: “Ahora todo el mundo sabe que el Joven Maestro Yun es el ‘Hijo de los Cielos’ que fue elegido por los mismos cielos, alguien que ha sido bautizado por nueve tribulaciones, un fenómeno que nunca se ha visto hasta este día. Así que para mi Señor Emperador Dios de la Estrella y su Alteza Caizhi, estar dispuestos a llegar tan lejos para el Joven Maestro Yun es algo que quizás no sea demasiado extraño en realidad.”

“Jajajaja”, Yun Che soltó una risita antes de cambiar de tema. “Hermano Mayor Xing Ling, ¿por qué el Emperador Dios de la Estrella eligió traer un séquito tan pequeño cuando decidió ir al Reino del Dios de la Luna para asistir a la inminente celebración de boda?”

Xing Ling se echó a reír amargamente mientras respondía: “Aunque el Joven Maestro Yun ha estado en el Reino de Dios por un período de tiempo tan corto, también debió de haber oído hablar de las quejas que existen entre nuestros dos reinos. Esta vez, si no fuera por el hecho de que el Señor Emperador Dios de la Luna estaba sumamente curioso en saber acerca de la Emperatriz del Dios de la Luna, tal vez no haya asistido personalmente.”

“Ah, así que así es.”

Mientras los dos hombres conversaban, ya habían llegado al lugar donde se alojaba el Reino de la Canción de Nieve.

Durante el medio mes que Yun Che se había quedado en el Reino del Dios de la Estrella, parecía que el Reino de la Canción de Nieve no se había ido y también se había quedado en el Reino del Cielo Eterno. El Emperador Dios de la Luna había invitado a casi toda la Región Divina oriental a asistir a la celebración de su boda esta vez, así que estaba claro que también tomó prestado el ímpetu que impulsó a esta Convención del Dios Profundo a hacerlo.

Yun Che se despidió de Xing Ling antes de aterrizar en el patio: “Maestra de Palacio Bingyun y Ancianos reunidos, este discípulo Yun Che ha regresado.”

Mu Bingyun, Mu Huanzhi y el resto de los ancianos y maestros de palacio del Fénix de Hielo estaban aquí y todos los discípulos que los habían acompañado también estaban presentes. Así que estaba claro que también se estaban preparando para viajar al Reino del Dios de la Luna.

Al ver que Yun Che había regresado, Mu Bingyun sintió que su corazón se relajaba. Sus ojos helados lo miraron de arriba hacia abajo mientras una leve sonrisa parecía adornar sus labios, “Ah, has regresado justo a tiempo. Además, al ver tu apariencia actual, parece que finalmente has cumplido el deseo de tu corazón.”

Yun Che sonrió cuando dijo: “No solo obtuve lo que mi corazón deseaba, sino que también obtuve una recompensa inesperada.”

Sus palabras se llenaron de agradecimiento… Porque finalmente había cumplido su deseo de conocer a Jazmín e incluso había jurado un voto eterno con ella. Todo esto era algo que se debía en gran parte a Mu Bingyun.

El primer paso que dio al Reino de Dios también se debió a que Mu Bingyun lo trajo.

“¿Oh? Una recompensa inesperada.”

“Eh… no es tan importante”, dijo Yun Che con algo de vergüenza. La “recompensa inesperada” de la que hablaba era en realidad Caizhi y no sabía por qué esas palabras se habían escapado de su boca tampoco.

Cuando vio a los muchos ancianos y discípulos en el fondo, Yun Che dijo en voz muy baja: “¿Podría ser que a todos se nos está permitido ir al Reino del Dios de la Luna?”

“Eso es correcto.” Mu Bingyun dijo asintiendo con la cabeza: “Parece que el Emperador Dios de la Luna está de muy buen humor ahora mismo. No solo invitó a casi toda la Región Divina Oriental, sino que también no limitó el número de invitados. Así que a todos los que estuvieron presentes en el Reino del Cielo Eterno se les ha permitido ir al Reino del Dios de la Luna.”

Yun Che se quedó sin palabras: “Así que el Emperador Dios de la Luna está empeñado en hacer que esta celebración de bodas sea lo más ostentosa posible. Ni siquiera sabemos qué tipo de personaje es esta nueva Emperatriz, pero incluso si es una mujer como la Reina Dragón o la Diosa, no debería hacer que el Emperador Dios de la Luna vaya tan lejos, ¿verdad?”

“Lo que le sucedió a Yue Wugou hace tantos años hizo que el Emperador Dios de la Luna sufriera una desgracia extrema. Así que está claro que él está tratando de recuperar eso muchas veces. ¿En cuanto a qué tipo de personaje es la Emperatriz del Dios de la Luna? Lo sabremos hoy.”

Él había enviado esas invitaciones de boda hace tres años, causando un gran alboroto en la Región Divina Oriental. Habían pasado tres años y no solo el Emperador Dios de la Luna no había tratado de calmar el furor que había creado esta celebración de boda, sino que incluso había tratado de hacer que la ocasión fuera cada vez más grande. Además, hasta esta fecha, la identidad de esta Emperatriz seguía siendo un misterio para todos.

Así que esto también indudablemente despertó una gran curiosidad en todos también.

En la distancia, una columna de luz de color blanco se precipitó hacia el cielo. Mu Bingyun levantó los ojos hacia esa columna de luz y dijo: “Se ha activado la formación profunda dimensional. Vámos.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente