ATG 1781 – Gran Cañón del Dios del Mar

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Boom—-

El poder oscuro de los Tres Ancestros Yama chocó directamente contra la Formación del Emperador del Mar, y el rugido de la explosión en ese momento fue como el colapso de diez mil reinos, la destrucción de las estrellas y el vacío convirtiéndose en caos, la formación original dorada estalló repentinamente en un aura dorada que oscureció el sol, esparciendo miles de marcas doradas en el violento espacio, acompañada de un poder que desgarró el aire y partió el alma.

Pero inmediatamente, una tremenda e incomparable fuerza de contragolpe salió disparada de la Formación del Emperador del Mar, sacudiendo a los Tres Ancestros Yama, y los Tres Ancestros Yama gruñeron y cayeron a lo lejos, con sus brazos entumecidos violentamente.

Y mientras aterrizaban, el aura dorada en la formación se había cerrado rápidamente, y entonces incluso las marcas doradas que se extendieron por un momento desaparecieron sin dejar rastro

“Hsss” Los Tres Ancestros Yama soltaron un grito bajo al mismo tiempo, y miraron la formación que no sólo no se desmoronó, sino que en un abrir y cerrar de ojos volvió a su estado original.

“¿Oh?” Yun Che pareció estar bastante sorprendido y susurró: “Incluso estos tres viejos fantasmas a mi lado no pueden romperla, veo que este caparazón de tortuga es un poco especial.”

Las expresiones de Qianye Bingzhu y Qianye Wugu no fueron turbulentas, y este resultado no les pareció sorprendente.

Bajo el poder de los Tres Ancestros Yama, la Formación del Soberano del Mar no sufrió daños, pero ninguno de los espectadores se burló, sino que apareció una profunda conmoción en su lugar.

¡Porque vieron claramente que bajo las garras de los Tres Ancestros Yama, apareció una grieta en la Formación del Soberano del Mar!

Aunque esa grieta duró poco y se recuperó de inmediato… ¡pero fue una grieta que no podría ser más real!

Hacía mucho tiempo que habían oído hablar de los temibles Tres Ancestros Yama, y bajo el cuidado de seis Guardianes en el Reino de Dios del Cielo Eterno, todavía fue aplastado y aniquilado por el terrorífico poder de estos tres viejos monstruos. El poderoso Dios Dragón de las Cenizas tampoco pudo hacer nada bajo su presión.

Pero todos estos combinados no fueron tan fuertes como el impacto de la grieta de hace un momento, porque eran demasiado conscientes de la fuerza de la Formación del Soberano del Mar, y en su percepción, era imposible que la Formación del Soberano del Mar fuera agrietada, ¡incluso por los anteriores Emperadores Dioses del Mar del Sur!

En el momento en que la Formación del Soberano del Mar fue golpeada con fuerza, cada Dios del Mar sintió como si su corazón hubiera sido atravesado, y las finas grietas que había en la formación se extendieron por sus hígados y vesículas también.

El rostro del Emperador Dios del Mar del Sur también pareció rígido durante medio aliento, antes de recuperar rápidamente su orgullosa y ligera sonrisa: “Yun Che, a pesar de tus esfuerzos inútiles, estos viejos monstruos que te rodean son realmente notables, pero romper esta poderosa Formación del Soberano del Mar no es más que el sueño de un tonto.”

Su corazón estaba lejos de estar tan tranquilo como parecía, el ataque de los Tres Ancestros Yama hace un momento, a la vez que causó una grieta en la Formación del Soberano del Mar, también dejó una grieta persistente en su corazón, causando que brotara un pensamiento aterrador…

Si estos tres viejos monstruos continuaban atacando, tal vez podrían ser capaces de romper la formación a la fuerza… ¿en una hora? ¡Quizás incluso en menos tiempo!

Con tales monstruos y tal amenaza… ¡¿Cómo podría mantener la calma?!

“Jajaja,” Yun Che bajó las cejas y se rió con frialdad: “En serio crees que un simple caparazón de tortuga te permitirá salirte con la tuya. ¿Es esto todo lo que el Emperador Dios del Mar del Sur es capaz de hacer? Jeje, ya que estás tan orgulloso de este caparazón de tortuga, ¿qué tal si le cambias el nombre a tu Reino de Dios del Mar del Sur como el Reino del Caparazón de Tortuga?”

“Hmph, incluso hasta el punto de la muerte te atreves a ser arrogante.” Fue Nan Qianqiu quien habló. Ya no tenía los gestos cautelosos y temerosos previos. Su rostro estaba tranquilo y dijo con lástima: “Sin embargo, si quieres reír, solo ríe, porque después de irte al infierno, es posible que nunca más vuelvas a reír.”

“Su Majestad,” El Rey del Mar de la Prisión del Norte de repente susurró: “Un retraso prolongado suele significar muchos problemas.”

Obviamente, la escena en la que los Tres Ancestros Yama agrietaron la Formación del Soberano del Mar también lo asustó profundamente.

El Emperador Dios del Mar del Sur entrecerró sus ojos dorados, extendió lentamente su mano y extendió sus cinco dedos hacia la dirección donde estaba Yun Che, como si ya hubiera estrangulado firmemente su destino: “Yun Che, abre los ojos, este es el mayor regalo que este Rey ha dado en su vida, ¡disfruta de la gloria de esta desesperación!”

Sus cinco dedos se cerraron de repente.

¡Boom!

En el centro del altar divino, una luz dorada estalló de repente, atravesó la formación y atravesó el cielo. En la luz dorada que atravesaba el cielo, una enorme sombra dorada emergió lentamente del centro del altar dividido.

Esa luz dorada provenía de las innumerables formaciones profundas apiladas y conectadas que brillaban y circulaban, y en el centro de estas formaciones profundas, un agujero negro apuntaba hacia la ubicación de Yun Che, y aunque era solo casi de dos metros, parecía tener suficiente poder como para tragar diez mil Reinos Estelares en un instante.

Rumble Rumble Rumble Rumble Rumble ~ ~ ~

El altar divino estaba temblando, la Ciudad Real del Mar del Sur estaba temblando, todo el Reino de Dios del Mar del Sur estaba temblando…… Incluso más allá del Mar del Sur, los interminables campos estelares comenzaron a temblar, enrollando una calamitosa tormenta cósmica tras otra.

“¡¿Eh?!”

“¿¡Esto… esto es!?”

Los tres Emperadores Dios de la Región Divina del Sur se sorprendieron, aunque habían estado mentalmente preparados en diversos grados, cuando la luz dorada atravesó el cielo, todavía fueron golpeados con un pesado martillo, sacudiendo sus almas con el terrífico poder del martillo celestial.

Fue porque lo que cubría sus cuerpos y almas era una presión tan poderosa que estaba más allá de su conocimiento, más allá de los límites del mundo actual, y que además de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial, que poseía una presión extremadamente aterradora, ¡no debería existir en absoluto!

“Gran… Cañón… del Dios… del Mar” El Emperador Dios Shitian apretó los dientes y sacó estas temblorosas y retorcidas palabras de sus dientes.

¡Ese registro secreto que siempre había sido tratado como una tontería por él se había convertido en realidad ante sus ojos hoy!

“……” El Emperador Xuanyuan y el Emperador Micro Purpura no dijeron nada, porque no podían emitir ningún sonido.

El Gran Cañón del Dios del Mar, como Emperadores Dios de la Región Divina del Sur, ciertamente conocían ese nombre. Pero también sabían que el Gran Cañón del Dios del Mar en la Era Primordial era un Artefacto Divino del Clan del Mar del Sur, y era el más aterrador y tabú entre todos los Artefactos Divinos, ya que en los registros antiguos también tenia el nombre de: “Arma Asesina Dioses”.

Y un Artefacto Divino tan terrible, ¡aún permanecía activo en este mundo!

Ellos no sabían, y no podían creer que lo que se les presentó frente a ellos era el arma ancestral que se rumoreaba, podía asesinar dioses, pero en este momento, el poderoso prestigio que cubría sus cuerpos, incluso estando separados por la Formación del Soberano del Mar, todavía hizo que sus cuerpos y almas temblaran violentamente.

Dentro de la formación, la tormenta se levantó, las ropas negras y el pelo negro de Yun Che fueron viciosamente recogidos, y los Tres Ancestros Yama cambiaron sus rostros. Enfrentando ese oscuro agujero, sus ya feas caras retorcidas se volvieron aun más horribles que un verdadero fantasma maligno del purgatorio.

“¡Hmm!” Gu Zhu se tambaleó hacia atrás, sacudiendo su cuerpo por un momento antes de quedarse quieto.

Aunque la vitalidad de Gu Zhu no se había recuperado por completo, después de todo, era un Maestro Divino de Nivel Diez.

Como si innumerables estrellas hubieran sido presionadas sobre su cuerpo, Yun Che no podía respirar a pesar de estar orgullosamente parado, entonces levantó lentamente su mano… y el mero hecho de levantar la mano ahora le era extraordinariamente difícil.

“Maestro, esto… ¡no está bien!”, Yan Yi volvió los ojos y rugió con fuerza.

“¡Jajajaja!”, El Emperador Dios del Mar del Sur abrió los brazos y se rió a carcajadas: “Yun Che, ¿qué tal este regalo que este rey ha preparado especialmente para ti? ¡Jajajajajaja!”

¡También fue la primera vez que sintió realmente el Poder Divino de esta Arma Prohibida del Mar del Sur! ¡Su cuerpo temblaba, pero su alma estaba excitada, y su sangre se agitaba como si estuviera hirviendo!

Porque este era el poder que pertenecía a su Mar del Sur.

“…” Yun Che no habló, y movió lentamente sus dedos, como si estuviera probando cuán lejos la presión del Gran Cañón del Dios del Mar podía suprimirlo.

“¡Mar del Sur!”, Dijo solemnemente el Emperador Dios Shitian: “¡Pensar que has estado escondiendo… este tipo de cosas!”

De repente pensó en algo y susurró: “No es de extrañar… ¡no es de extrañar que el Monarca Dragón visite a menudo la Región Divina del Este, pero nunca ponga un pie en el Reino de Dios del Mar del Sur!”

El Emperador Dios del Mar del Sur no respondió, estaba disfrutando del temblor que le traía el Poder Divino del Gran Cañón del Dios del Mar, ¡y más ansiosamente quería apreciar el próximo temor de Yun Che… así como su muerte!

Qianye Bingzhu y Qianye Wugu se miraron, luego dieron un paso adelante y se pararon frente a Yun Che y Qianye Ying’er.

Qianye Wugu: “Este viejo siempre pensó que la ceremonia de coronación del Príncipe Heredero había sido muy apresurada, pero resultó que había una gran razón para ello. Este altar divino elevado para el sacrificio del Príncipe Heredero a los cielos, y la torre debajo de él, es donde está la energía de este Gran Cañón del Dios del Mar, ¿correcto?”

La torre que sostenía el altar divino era tan grande, y la energía oculta en ella era tan vasta que una persona normal no podría imaginarlo en mil vidas.

“Así es.” El Emperador Dios del Mar del Sur sonrió con orgullo. Dio un paso adelante, pero no avanzó mucho, porque la presión del Gran Cañón del Dios del Mar le hizo tener miedo de acercarse.

¡Este miedo lo excitó aún más!

Su voz también se volvió cada vez más arrogante: “¡Sabes, este rey es tan reacio a renunciar a este gran regalo! ¡Qué lástima, qué lástima, pero comparado con este precio, este rey tiene que matar a este perro lunático!”

“Cuando se trata de intrigas y crueldad, eres mejor que tu padre.” Qianye Bingzhu dijo: “Sin embargo, ¿alguna vez has pensado que este lugar es el núcleo de tu Reino de Dios del Mar del Sur, y que bajo el Gran Cañón del Dios del Mar, tú Mar del Sur sufrirá un gran catástrofe?”

“¿Cómo es eso?”, Dijo Nan Qianqiu con orgullo y frialdad: “La vasta Región Divina del Este fue aplastada y colapsó bajo las garras de Yun Che, todo el Reino de Dios ahora está inmerso en el miedo de los Diablos de la Región Divina del Norte, y nuestro Mar del Sur, hoy, va a matar al Señor Diablo conocido como Yun Che. Esta hazaña será elogiada por el presente y será recordada en las generaciones posteriores, y aunque el daño a mi Mar del Sur será catastrófica, las recompensas también lo valen, ¡y el daño a mi Mar del Sur también será recordado como un sacrificio que se hizo para salvar el mundo!”

“Jeje, muy bien dicho.” El Emperador Dios del Mar del Sur alabó.

“Este es el final del asunto, es inútil decir más”. Qianye Wugu levantó las manos y susurró: “Emperador Dios…”

Después de una pausa suave, su tono se volvió más ligero de nuevo: “Ying’er, es poco probable que el Gran Cañón del Dios del Mar sea capaz de mostrar la totalidad de su poder como en la Era Primordial. Con nuestra fuerza y la fuerza de los Tres Ancestros Yama, podríamos ser capaces de resistirlo. Si hay una posibilidad de supervivencia, debemos hacer todo lo posible para escapar y planear un contraataque más adelante.”

Cuando terminó de hablar, los ojos de Qianye Bingzhu y Qiangu Wugu habían condensado una luz dorada semi-oscura al mismo tiempo…

Claramente se estaban preparando para quemar por la fuerza su Alma Brahma.

“¡Atrás!”, Dijo fríamente Qianye Ying’er: “Lo diré de nuevo, no es tu turno de tomar tus propias decisiones aquí.”

El tono era frío y desesperado, pero sus ojos se suavizaron un poco, y finalmente dijo de manera calmada: “Él tiene sus propios planes, ustedes retrocedan.”

“…” Un leve asombro se balanceó en la parte más profunda de sus ojos, y luego de un breve período de vacilación, los dos retrocedieron.

“Yun Che, ¿qué piensas de este gran regalo?” El Emperador Dios del Mar del Sur miró a Yun Che y dijo tranquilamente.

“No está mal”, Yun Che sonrió y dijo: “Pensé que me decepcionaría, pero no fue así.”

“¿Decepcionarte?” El Emperador Dios del Mar del Sur parecía sonreír.

“Cuán poderoso es este Gran Cañón del Dios del Mar en el mundo actual, estoy seguro de que tú, el Emperador Dios del Mar del Sur, nunca lo has visto, ¿verdad?” Yun Che seguía sonriendo, y nadie podía ver una pizca de temor en su cara: “¿Estás tan seguro de que puede matarme?”

El Emperador Dios del Mar del Sur sonrió más profundamente: “Hablando francamente, este rey no está muy seguro. Después de todo, estos leales perros a tu lado superan con creces las expectativas de este rey. Si hacen todo lo posible para protegerte, tú tal vez tengas una pequeña posibilidad de sobrevivir.”

Nadie se sorprendió por estas palabras.

Si los tres grandes Ancestros Yama, los dos Ancestros Brahma, Gu Zhu y Qianye Ying’er, realmente protegían a Yunche con todas sus fuerzas, nadie se atrevió a garantizar que no tendría la posibilidad de sobrevivir bajo el Gran Cañón del Dios del Mar.

“Pero dando unos diez mil pasos atrás, aunque sobrevivas, en el mejor de los casos estarás moribundo, así que ¿en esas condiciones como podrás salir de mi Mar del Sur?”

“Y si damos otros diez mil pasos más atrás, incluso si finalmente sales de aquí con vida, sin estos perros leales, ¿qué usarás para calmar a la Región Divina del Este, qué usarás para defenderte de mi Región Divina del Sur y del Reino del Dios Dragón que ya has ofendido completamente?”

“Solo que…” El Emperador Dios del Mar del Sur negó con la cabeza lentamente y suspiró: “Este rey sentirá lastima por la muerte de mi Ying’er. Sin embargo, en comparación con el hecho de que ahora ella ha sido contaminada por los Diablos, este rey permitirá que mi Ying’er en su memoria no haya muerto hoy, sino hace cinco años, y así aunque la fragancia se haya ido, todavía la recordaré como la solitaria y arrogante que siempre fue, con un cuerpo jade blanco e impecable por toda la eternidad.”

Qianye Ying’er apretó los labios ligeramente, un movimiento imperceptible pero que delineaba una atmósfera diabólica. Dio medio paso hacia adelante, se acurrucó contra el costado de Yun Che y dijo a la ligera: “Yo, Qianye Ying’er, preferiría ser el juguete de un Diablo que ser recordada por ti. Después de todo, en mis ojos siempre has sido solo un perro de juguete que meneaba la cola por un poco de atención. Ser recordado por alguien como tú solo haría que me diera nauseas.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente