ATG 1779 – Diablo Desquiciado (Parte 2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Frente a las palabras y la mirada directa de Yun Che, la sangre de Nan Qianqiu se solidificó en un instante, y subconscientemente miró de reojo al Emperador Dios del Mar del Sur.

Frente a su mirada de reojo, el Emperador del Mar del Sur no lo ayudó con palabras, sino que frunció el ceño levemente.

El corazón de Nan Qianqiu se estremeció y rápidamente se concentró en calmarse. Cuando volvió a mirar de frente a Yun Che, sus ojos estaban bastante tranquilos y calmos: “Con respecto a la pregunta del Maestro Diablo, Qianqiu responderá lo que sabe.”

“Muy bien.” Los párpados de Yun Che se hundieron levemente, y su voz bajó débilmente por un momento: “Príncipe del Mar del Sur, este maestro diablo escuchó por accidente hace algún tiempo que seguiste deliberadamente a tu padre real ​​antes de heredar el poder Divino del Mar del Sur a la Región Divina del Este.”

“…?” El Emperador del Mar del Sur miró débilmente a Qianye Ying’er.

“Este maestro diablo quería preguntar, ¿Cuál fue el propósito de tu viaje a la Región Divina del Este en ese momento?” Yun Che siguió mirándolo ligeramente. Aunque era una pregunta, no pareció darle a la otra parte la oportunidad de negarse a responder.

Nan Qianqiu, naturalmente, no olvidaría el viaje a la Región Divina del Este antes de heredar el poder del Mar del Sur. Su expresión no cambió, pero sus pensamientos revoloteaban bruscamente, pensando en el propósito de Yun Che al preguntar sobre este asunto.

Sin embargo, su breve silencio hizo que los ojos de Yun Che cambiaran levemente, y su voz se volvió débil: “¿Qué? ¿Te comieron la lengua los ratones?”

Los ojos de todos giraron en secreto, y la gran conmoción provocada por el incidente del Dios Dragón de la Ceniza todavía estaba frente a ellos. La pregunta que Yun Che hizo de repente debe ser absolutamente extraordinaria.

Nan Qianqiu levantó levemente los ojos, pero se rió: “Como yo, Nan Qianqiu soy el príncipe heredero del Mar del Sur, no hay nada que no pueda decir, solo personas que no están calificadas para escuchar. Ya que el maestro diablo preguntó, ¿Cómo podría este Qianqiu ocultarlo?”.

Giró su cuerpo ligeramente, de cara a la multitud, y dijo con calma: “Después de que este Qianqiu alcanzó el Reino del Rey Divino, finalmente fui reconocido por el poder divino del Mar del Sur, y estaba calificado para convertirme en Dios del Mar. Desde entonces, el padre real ha tenido la intención de que este Qianqiu sea el príncipe heredero.”

Estas cosas eran naturalmente conocidas por todos en los altos mandos de la Región Divina del Sur.

“Antes de llevar el poder divino del Mar del Sur, Qianqiu siguió deliberadamente a su padre a la Región Divina del Este con dos propósitos.”

“Primero, visitar a los cuatro emperadores dioses de la Región Divina del Este e informar del futuro sucesor del Reino de Dios del Mar del Sur por adelantado.”

“En segundo lugar, buscar una gran cantidad de orbes de espíritus del bosque que sean lo suficientemente frescos para purificar la vitalidad y la energía profunda, a fin de lograr una integración de la herencia más perfecta del poder divino del Mar del Sur.”

Cuando Nan Qianqiu terminó de decir estas palabras, en el mundo interior de Yun Che, el alma de He Ling latía tan violentamente que estaba casi fuera de control.

Nan Qianqiu lo dijo directa y francamente, y eso estaba un poco más allá de las expectativas de Yun Che. Una leve sonrisa apareció en su rostro: “¿Quién ha cazado estos orbes de espíritus del bosque?”

“Por supuesto que Qianqiu los buscó personalmente.”

Tan pronto como las palabras de Yun Che cayeron, Nan Qianqiu respondió de inmediato, sin dudarlo, y sus ojos no lo evitaron: “Si este asunto debe ser hecho por otros, entonces Qianqiu no será digno de las expectativas del Padre Real.”

Nan Qianqiu sabía que cuando Yun Che preguntó sobre esto de repente, debió saberlo todo. Cuando fue a la Región Divina del Este con el Emperador Dios del Mar del Sur, el primer reino rey que visitó fue el Reino de Dios del Monarca Brahma. Con el poder del Reino de Dios del Monarca Brahma, no fue sorprendente conocer su paradero detallado en ese entonces.

Ahora que Qianye Ying’er está del lado de Yun Che, el Emperador Dios del Monarca Brahma ha caído en manos de Yun Che. Después de pensar por un momento, Nan Qianqiu no ocultó nada, sino que respondió de manera muy directa.

Además, el viaje a la Región Divina del Este fue un asunto trivial para él.

El Emperador Dios del Mar del Sur no había hablado, y estaba bastante satisfecho con la actuación de Nan Qianqiu cuando se enfrentó a Yun Che. Después de todo, Yun Che, que acababa de matar al Dios Dragón de la Ceniza, no tenía menos presión que cualquier otro Emperador Dios en el mundo.

“Una buena respuesta.” La expresión y las palabras de Yun Che eran difíciles de descifrar, y continuó: “Hasta donde sabe este maestro diablo, ganaste mucho en un pequeño reino estelar cerca del Reino del Cielo Eterno, ¿verdad?”

Con Qianye Ying’er a un lado, Nan Qianqiu no se sorprendió de que Yun Che supiera todo esto. Pensó un poco y dijo: “El maestro diablo no esta equivocado. Aunque Qianqiu ha olvidado el nombre del reino estelar, de hecho está cerca de Reino del Cielo Eterno.”

Yun Che: “…”

“Qianqiu sabe que hay muy pocos espíritus del bosque en el mundo. Pensé que sería un gran esfuerzo viajar a la Región Divina del Este. Pero parece que fue un regalo del cielo. En un pequeño reino estelar, encontré casi mil espíritus del bosque en los alrededores. Por lo tanto, en unos momentos, obtuve orbes de espíritu del bosque frescos, más de los necesarios.”

“Además”, continuó Nan Qianqiu: “Los dos hombres que lideraban a los espíritus del bosque no solo tenían un alto nivel de cultivo, sino que también tenían un aura claramente diferente de otros espíritus del bosque. Después de preguntar a mi padre, supe que podrían ser de la familia real de los espíritus del bosque que debería haberse extinguido. Desafortunadamente, Qianqiu tenía tan poco conocimiento y no le prestó atención. Rompieron su propio Orbe de Espíritu de Bosque y murieron.”

Mientras lo decia, sacudió la cabeza débilmente y dijo: “Con la preciosidad con la que se detalla el Orbe Real de un Espíritu del Bosque en el registro, incluso si lo pienso en este momento, no puedo evitar lamentarlo.”

Las fibras del corazón de Yun Che estaban temblando… Ese era el temblor del alma de He Ling.

Todo calzaba perfecto, sin dejar la más mínima duda.

La tragedia de la tribu de Espíritus del Bosque, la pesadilla que hizo que He Ling perdiera todo… el instigador de todo no fue el Reino de Dios del Monarca Brahma que identificaron inicialmente, sino el distante Reino de Dios del Mar del Sur. Ni siquiera habían sospechado que pudiera haber sido el Reino de Dios del Mar del Sur!

Los pensamientos de Yun Che cambiaron, calmando silenciosamente las emociones de He Ling, con una leve sonrisa en su rostro, y le dijo a Nan Qianqiu: “Respondiste fácilmente. ¿Podría ser que tú, el Príncipe Heredadero, nunca supiste que cazar espíritus del bosque es para todos un tabú reprochable?”

“Si cualquiera caza y mata a espíritus del bosque, de hecho es un pecado que el mundo escupe.” Nan Qianqiu dijo: “Pero tú y yo, ¿somos cualquiera?”

Miró a Yun Che y dijo: “El maestro diablo comandó a la Región Divina del Norte, y con una orden, la sangre de la Región Divina del Este fue derramada. Por lo tanto, innumerables personas inocentes han sido enterradas. En este mundo, nadie desconoce el nombre del Maestro Diablo de la Región Divina del Norte.”

“Y yo, Nan Qianqiu, con la vida de cientos de espíritus del bosque, he logrado ser un Príncipe Heredero del Mar del Sur más perfecto, y seré un Emperador Dios del Mar del Sur más perfecto en el futuro. Con tal resultado, ¿esto es un merito o un crimen?”

“Si es un ‘merito’, la muerte de esos espíritus del bosque es gloria. Si es un ‘crimen’…” Miró a Yun Che con una sonrisa: “El pecado de Qianqiu está muy lejos del maestro diablo.”

Yun Che no habló.

Las palabras de Nan Qianqiu hicieron que todos contuvieran el aliento.

Por lo que escucharon y observaron, Yun Che parecía querer abrumar a Nan Qianqiu por cazar espíritus del bosque. Después de todo, una vez que la caza de espíritus del bosque se hiciera pública, sería una gran mancha.

Pero Nan Qianqiu no ocultó ningún tabú, no se retiró y lo resolvió a la ligera, ¡y se enfrentó a Yun Che, que aterrorizaba a todos los emperadores dioses!

Sus miradas hacia Nan Qianqiu de repente marcaron una gran diferencia.

“Jeje” dijo el Emperador Dios del Mar del Sur con una ligera sonrisa: “No debes ser grosero, todavía eres muy inmaduro ahora, ¿Cómo puedes compararte con el maestro diablo?”

Nan Qianqiu dijo rápidamente: “Perdón , padre. Qianqiu ha dicho algo imprudente, pero espero que el maestro diablo no lo tome en cuenta.”

Yun Che también mostró una sonrisa significativa: “Muy bien. Es digno de ser el sucesor elegido por el Emperador Dios del Mar del Sur. Tales palabras y agudeza son realmente buenos.”

“El maestro diablo no debe halagarlo,” dijo el Emperador Dios del Mar del Sur con una sonrisa: “Si Qianqiu puede tener el 10% de la paciencia y el comportamiento del maestro diablo, este rey abdicaría inmediatamente.”

Bang

Un largo rugido vino del exterior, y el Rey del Mar del Infierno del Norte susurró: “Maestro, la hora ha llegado.”

“¡Bien!”, El Emperador Dios del Mar del Sur se puso de pie: “¡Levanten el altar para mi hijo!”

Sus ojos tenían un extraña luz roja, como si la horrible escena del Dios Dragón de la Ceniza que acaba de enterrar no lo afectara en lo más mínimo.

Rumble

En medio del rugido, una torre dorada, de diez millas de ancho, envuelta con una luz sagrada pesada, se elevó, que atravesó y alcanzó el cielo en un abrir y cerrar de ojos.

En la parte superior de la torre, una nube de luz dorada cubrió el cielo y tapó el sol, cubriendo casi toda la Ciudad Real del Mar del Sur.

En cada rincón de la Ciudad Real del Mar del Sur, e incluso en el vasto Reino de Dios del Mar del Sur, se podía ver la sombra de la torre del cielo rota y la brillante luz dorada de un vistazo. Innumerables practicantes del Mar del Sur se arrodillaron y adoraron, mirando hacia arriba para presenciar este gran evento relacionado con el futuro del Reino de Dios del Mar del Sur.

“¡Jajajaja!” El Emperador Dios del Mar del Sur se rió,  salió primero, y dijo en voz alta: “¡El altar ha sido levantado, distinguidos invitados, por favor únanse a este rey en el altar y vean mi gran evento del Mar del Sur!”

“Je, es un gran espectáculo.” Qianye Ying’er miró hacia atrás y dijo con frialdad: “Se dice que el Mar del Sur solo levantará la torre divina del mar del sur cuando los emperadores dioses sean coronados, y hoy es solo un nombramiento del Príncipe Heredero, ¿no teme el emperador del Mar del Sur que su príncipe no pueda soportarlo?”

“Jeje, los anteriores nombramientos nunca han sido tan pomposos.” El Emperador Dios del Mar del Sur sonrió y dijo: “¡Pero el hijo de este rey tendrá el honor de serlo, jajajaja!”

Estas palabras no solo aliviaron la arrogancia, sino que también mostraron que estaba más satisfecho con Nan Qianqiu como sucesor de lo que parecía en la superficie.

“¿Torre Divina del Mar del Sur?” Yun Che miró hacia arriba y miró hacia la torre de diez mil pisos con un altar en la parte superior, no solo estaba rodeada de luz divina, sino que su imponencia era indescriptible.

“¡Invitados, por favor!”

Tan pronto como el Emperador Dios del Mar del Sur levantó la mano, ya estaba flotando en el aire y fue directamente al altar en la parte superior de la torre. Nan Qianqiu, los Reyes del Mar y Dioses del Mar lo siguieron de cerca.

El Emperador Dios Shitian, el Emperador Dios Xuanyuan y el Emperador Dios Micro Purpura se miraron y luego se elevaron hacia el cielo.

Qianye Ying’er tenía razón. La Torre Divina del Mar del Sur se levantó por completo. Solo cuando el Emperador Dios del Mar del Sur fue nombrado emperador, se usó para adorar al cielo e informar al mundo que nunca ha habido un príncipe heredero que también levantará la torre. Esto marcaba un precedente para ofrecer sacrificios al cielo.

Estaban perplejos, pero no dijeron mucho.

“¡Adelante!”, Dijo Yun Che débilmente, flotando en el aire sin prisa.

Los ojos viejos de Qianye Wugu recorrieron la torre, y se quedó en silencio por un momento, y le dijo a Yun Che: “Maestro Diablo, el aura de esta torre es ligeramente diferente a la que recuerda este viejo, es extraña, es mejor tener cuidado.”

“…” Yun Che no respondió, haciendo oídos sordos.

Qianye Wugu ya no habló.

——-

Mientras el Reino de Dios del Mar del Sur estaba llevando a cabo el evento de nombramiento del príncipe heredero, el Reino del Dios Dragón de la Región Divina del Oeste estaba en un alboroto, quizás con el impacto más fuerte de todos los tiempos.

En diferentes regiones del Reino del Dios Dragón, las almas de dragón de los ochos Dioses Dragones fueron sacudidas en el mismo instante, y sus ojos de dragón estallaron con una luz divina aterradora como estrellas explotando.

En la Ciudad Real del Mar del Sur, innumerables personas presenciaron la trágica muerte del Dios Dragón de la Ceniza con sus propios ojos. Esta impactante noticia también se estaba esparciendo a todos los rincones del enorme Reino de Dios a una velocidad extremadamente rápida.

———-

Al pisar el altar en lo alto de la torre, toda persona se bañaba en una luz dorada. Todas estas luces doradas se derivan del poder divino del Mar del Sur más puro , y cada rastro contiene lujo y prestigio que la gente común no puede imaginar.

Hoy en día, innumerables personas en el Reino de Dios del Mar del Sur estaban mirando hacia arriba para presenciar el nacimiento del futuro Emperador Dios del Mar del Sur.

En el Mar del Sur, solo el Emperador Dios del Mar del Sur y los Dioses del Mar y Reyes del Mar estaban arriba, e incluso los ancianos, hijos e hijas imperiales no estaban calificados.

“Qianqiu,” dijo el Emperador Dios del Mar del Sur: “El asunto de hoy no es solo un ritual. Después de hoy, tu vida no es solo por la expectativa de tu padre.”

“Este hijo entiende.” Nan Qianqiu asintió con la cabeza, con tanta indiferencia como el viento, sin alegría ni tristeza, lo que hizo que la gente no pudiera hacer más que suspirar.

“Antes de la ceremonia, ve a adorar a los ancestros. Rey del Mar del Infierno del Este y Rey del Mar del Infierno del Norte, mantengan la guardia en ambos lados.”

“Sí”. El Rey del Mar del Infierno del Este y el Rey del Mar del infierno del Norte aceptaron sus órdenes.

Nan Qianqiu se arrodilló en el centro del altar, ofreciendo silenciosamente sacrificios a los ancestros, mientras que el Rey del Mar del Infierno del Este y el Rey del Mar del Infierno del Norte permanecieron en silencio detrás, pero sus ojos brillaron con luces extrañas invisibles.

Yun Che estaba de pie en el borde del altar, mirando hacia abajo con un par de ojos negros, como si no le importara la ceremonia.

“El Reino del Dios Dragón debe ser muy emocionante en este momento.” Qianye Ying’er se paró junto a Yun Che y dijo lentamente: “Realmente quiero saber, ¿qué quieres hacer a continuación? ¿Es posible… eso es realmente? ¿Luchar de frente con el Reino del Dios Dragón?”

“Es solo el comienzo,” dijo Yun Che con frialdad, pero no respondió directamente.

“Conociendote, no me sorprende lo que hiciste. Pero si eres razonable, espero que puedas escuchar más a Chi Wuyao.” Después de decir eso, entrecerró los ojos y sonrió: “Pero este es el final. Ya no importa. La Región Divina del Norte es solo una herramienta, y he estado con Chi Wuyao durante mucho tiempo, y lo olvidé antes de darme cuenta.”

Yun Che: “…”

“Como es ver hacia abajo desde el altar, y ver a todo el Mar del Sur al alcance de su palma. ¿Cómo se siente el maestro diablo?”

La voz del Emperador Dios del Mar del Sur llegó en silencio, y luego la sombra dorada parpadeó, y el Emperador Dios del Mar del Sur estaba de pie junto a Yun Che, mirando hacia el Mar del Sur a sus pies.

Yun Che no giró los ojos y dijo con frialdad: “¿El Emperador Dios del Mar del Sur tiene algo que decir?”

El Emperador Dios del Mar del Sur sonrió y de repente dijo: “A los ojos del maestro diablo, ¿Cuántos tipos de personas hay en este mundo?”

“Aquellos que merecen morir y aquellos que no merecen morir”, respondió Yun Che, su voz plana hasta ahora, pero con una inexplicable tristeza.

Qianye Ying’er: “…”

“Esa respuesta, coincide con el prestigio del Maestro Diablo de la Región del Norte,” dijo el Emperador Dios del Mar del Sur con una sonrisa: “¿El Maestro Diablo sabe cuántos tipos de personas hay a los ojos de este rey?”

“Je”, dijo Yun Che con una sonrisa , “Hay solo un puñado de personas en este mundo que realmente pueden entrar en los ojos del Emperador Dios del Mar del Sur. ¿Están estas pocas personas divididas en tres, seis o nueve tipos?”

“Cuatro tipos.” El Emperador Dios del Mar del Sur dijo tímidamente: “El mundo dice que aunque este rey es un emperador dios, es arrogante, extravagante, próspero, desdeñoso del mundo y sin los modales de un emperador. Todo el mundo sabe que cómo este rey ve a la gente varía de persona a persona.”

“La primera categoría son los débiles que pueden ser reprimidos. Estas personas son similares en nombre, pero nunca se atreven a ofender a este rey. Incluso si son intimidados por este rey, los soportarán en silencio si no están a la altura del balance final. Frente a estos, este rey puede ser arrogante y lascivo, sin ningún tabú ni restricción.”

Después de hablar, miró a los tres emperadores de la Región Divina del Sur en la distancia con el rabillo del ojo, y no rehuyó ser notado por su mirada.

“La segunda categoría, héroes traidores. Este tipo de personas tienen poder y métodos que no son más débiles que los de este rey, y las intrigas son aún más insondables. Frente a ellos, este rey es celoso, pero nunca necesita restringirse, porque la fuerza del oponente es extremadamente profunda. Las ganancias son lo primero, y no volverá la cara fácilmente. Pero al mismo tiempo, si tiene tiempo suficiente, derribará a este rey sin dudarlo.”

“¿Qianye Fantian?”, Dijo Yun Che con frialdad.

“Sí. En esta generación, él es el único que puede ser digno de estas dos palabras a los ojos de este rey.” El Emperador Dios del Mar del Sur dijo: “Desafortunadamente, fue fácilmente acabado por el Maestro Diablo.”

“Incluso en presencia de estos dos tipos de personas, este rey nunca ha sido tan arrogante. Pero los otros dos tipos de personas hacen que este rey tenga que hacer concesiones.”

“Uno es un soberano. Frente al Monarca Dragón, este emperador nunca será presuntuoso.” El Emperador Dios del Mar del Sur habló muy directamente.

“En segundo lugar, es un lunático.” La esquina de los labios del Emperador Dios del Mar del Sur se torció ligeramente: “Un lunático no tiene miedo, independientemente de las consecuencias, mientras lo toque, estará completamente desquiciado, luchando a toda costa, incluso si se quema a sí mismo, queriendo hacer salpicar la sangre de la otra parte.”

“Por lo tanto, nadie quiere provocar a un lunático. Y si uno se encuentra con un lunático poderoso, incluso este rey optará por ceder y retirarse.”

Sopló una ráfaga de viento frío, y el espacio circundante de repente se quedó en silencio durante varios minutos.

“El lunático en la boca del Emperador Dios del Mar del Sur, ¿no es este Maestro Diablo?”, Preguntó Yun Che a la ligera.

“No, no perteneces a estas cuatro categorías.” El Emperador Dios del Mar del Sur negó con la cabeza. Se dio la vuelta lentamente, mirando a Yun Che con ojos dorados oscuros: “Este rey pensó que el Maestro Diablo Región Divina del Norte era un lunático, así que cuando estuviera cerca, daría tres pasos atrás.”

Yun Che también giró lentamente la mirada y tocó al Emperador Dios del Mar del Sur, y preguntó con interés: “Si no soy un lunático, ¿Qué debería ser?”

El Emperador Dios del Mar del Sur entrecerró los ojos, con una sonrisa aparentemente pacífica en la esquina de sus labios, y dijo lentamente: “Un perro rabioso.”

La conversación entre Yun Che y el Emperador Dios del Mar del Sur no fue ruidosa, pero había tanta gente en el altar y podían escuchar cada palabra con claridad.

Tan pronto como salió la palabra “perro rabioso”, el espacio sobre todo el altar pareció sellarse instantáneamente, y todos, desde el movimiento ocular hasta la respiración y el flujo de sangre, se detuvieron en un instante.

Los Tres Emperadores Dioses, que todavía miraban en diferentes direcciones, se dieron la vuelta ferozmente, mirando donde estaban el Emperador Dios del Mar del Sur y Yun Che, y sus rostros estaban llenos de profunda sorpresa.

Yun Che no se sintió enojado en absoluto, su rostro envuelto en una tenue oscuridad apenas mostraba fluctuaciones emocionales, y las comisuras de sus labios aún sonreían débilmente: “Me pregunto cuál es la diferencia entre un lunático y un perro rabioso.”

“Simple,” El Emperador Dios del Mar del Sur sonrió y respondió: “Incluso si un lunatico está loco, todavía conserva un poco de humanidad y razón. Hay muchas formas de calmarlo y consolarlo.”

“Pero si un perro rabioso quiere morder a la gente…”, el Emperador Dios del Mar del Sur negó con la cabeza: “¿Quién puede detenerlo?”

“¿Entonces?”

“Entonces,” los ojos del Emperador Dios del Mar del Sur se entrecerraron en dos espacios largos y estrechos: “¡Un lunático puede apaciguarse, pero un perro rabioso debe ser completamente estrangulado por todos los medios…!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente