ATG 1771 – Yendo al Mar del Sur

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Chanyi,” dijo Yun Che de repente, “¿Crees que debería tener amigos?”

“No.” Nanhuang Chanyi respondió, casi sin dudarlo. Después de pensar por un momento, agregó: “Estás destinado a ser el rey de todo. Por lo tanto, no se trata de si deberías o no, pero en mi opinión, nadie merece ser tu amigo.”

“Si.” Yun Che sonrió. Echó un vistazo a su palma y susurró: “Parece que tengo razón en decirlo. ¿Quién en este mundo es digno de ser mi amigo?”

Esas fueron las palabras más distantes y arrogantes que se escucharon en los oídos de Nanhuang Chanyi, pero ella no sintió nada de malo en eso.

“Seguiras quedándote aquí.”

Yun Che confesó que estaba listo para irse. Había venido aquí porque quería echar un vistazo a Mu Xuanyin. Resolver el caso de Huo Poyun fue sólo incidental.

Con el inminente asunto del Mar del Sur y los movimientos ambiguos de la Región Divina del Oeste, Yun Che no tenía planes de quedarse mucho tiempo.

“Si.” Chanyi tomó la orden y preguntó: “Maestro Diablo, ¿su próximo paso será integrar el poder de la Región Divina del Este?”

“No”, dijo Yun Che: “Iré a resolver unos asuntos en el Mar del Sur.”

“!?” Chanyi obviamente estaba sorprendida y frunció el ceño ligeramente: “¿No sería este movimiento demasiado ansioso? Se desconoce la profundidad de la Región Divina del Sur, y deben estar completamente preparados en este momento. Sería mejor integrar rápidamente el poder de la Región Divina del Este, probándolos con el poder de los practicantes profundos de la Región Divina del Este, usando sus cuerpos como adoquines… tal vez sería lo mejor.”

Pero de inmediato, agregó: “El Maestro Diablo debe tener sus propios planes para este movimiento. Parece que Chanyi ha dicho demasiado.”

Yun Che sonrió extrañamente: “Tienes toda la razón. Entonces, el Reino de Dios del Mar del Sur definitivamente pensará lo mismo, ¿verdad?”

“…” Chanyi se sorprendió.

“En la parte de atrás de todos los preparativos siempre hay una gran pesadilla. El Mar del Sur está ansioso por poner a prueba mi actitud. ¿Cómo puedo no ser tan bueno como desean?”

Con una fría sonrisa, la figura de Yun Che desapareció en la ventisca.

Como tenía una posición enorme en la Región Divina del Norte, era necesario perseguir la situación de batalla en la que las ganancias se maximizaban y las pérdidas se minimizaban.

Sin embargo, su postura fue finalmente diferente de su actual posición en la Región Divina del Norte. Aunque no era tan extremo como lo fue inicialmente, pero… toda la Región Divina del Norte era una herramienta para él, y eso nunca había cambiado.

Se convirtió en el Maestro Diablo de la Región Divina del Norte solo para controlar mejor esta herramienta, eso es todo.

Lo que más quería era siempre la venganza, ¡no una hegemonía imperial!

Su odio, el odio de He Ling… Regresar al Reino de la Canción de Nieve evocó profundamente el doloroso recuerdo de ese momento. Además de eso, acababa de recibir una invitación del Mar del Sur, el fuego de su odio, ¿cómo podría ser reprimido?

————

En el camino de regreso al Reino del Cielo Eterno, Yun Che de repente le hizo una pregunta a Chi Wuyao: “¿La vida de Huo Poyun fue arruinada por mí?”

Chi Wuyao le dirigió una mirada ligeramente sorprendida, de repente frunció los labios y dijo: “Eres tan despiadado en la superficie, pero aún te preocupas por él en tu corazón.”

“Lo estás pensando demasiado.” Yun Che dijo con frialdad: “Hoy, me di cuenta de que si no fuera por él en ese entonces, ya habría muerto a manos de Luo Changsheng. Una cosa como un favor es algo que no quiero deber en absoluto.”

“Hoy, le perdonaste su vida, ¿eso no cuenta como devolverle el favor?” Chi Wuyao estaba sonriendo

“…probablemente.” Yun Che dijo a la ligera.

“De joven, se hizo famoso en todo el mundo y tuvo la suerte de entrar en la Perla del Cielo Eterno. Ahora es el Rey del Reino del Dios de la Llama, y su vida no tiene nada que ver con la palabra ‘arruinado'”. Chi Wuyao dijo: “Es una pena que su vida haya sido demasiado tranquila y que no haya pasado por tantos giros y vueltas de la vida y la muerte como tú. En los 3.000 años en la Perla del Cielo Eterno, su base de cultivo creció, pero no experimentó dificultades reales. Su estado mental también estaba condenado a no tener una experiencia real. Sucedió que te conoció en el momento más crítico de su vida, eso es todo.”

Sacudiendo la cabeza, Chi Wuyao sonrió de nuevo: “Sin embargo, no tienes que preocuparte por él. La gente siempre crece. En este mundo, no hay nadie como tú, así que si puede cruzar completamente este ‘nudo’ en su corazón, probablemente él nunca volverá a caer en este tipo de sentimientos nunca más, volviéndose así más fuerte.”

“Hablando de eso…” Ella de repente cambió su voz: “No te llevaste a Bingyun.”

“Ella lo rechazó.” Yun Che dijo, entonces el frío en sus ojos brilló: “Además, realmente no es necesario.”

Aunque fue solo por un momento, Chi Wuyao sintió una fugaz intención asesina, y sus cejas se movieron ligeramente cuando dijo: “Iré contigo en este viaje al Mar del Sur.”

“No hay necesidad.” Yun Che se negó sin dudarlo: “El perro Long Bai desapareció inexplicablemente, y toda la Región Divina del Este está demasiado tranquila y extraña, por lo que te quedarás en la Región Divina del Este para que no tenga que preocuparme.”

“Y…” Su voz se detuvo un poco, y los ojos de Yun Che parpadearon: “Esta vez, cuantas menos personas, mejor.”

Después de pensarlo un momento, Chi Wuyao sonrió y respondió con una palabra: “Bien.”

————

De vuelta en el Reino del Cielo Eterno, Yun Che finalmente convocó a los Seis Dioses de la Estrella.

Durante el viaje de Yun Che hacia y desde el Reino de la Canción de Nieve, habían estado esperando fuera del límite y no habían dado medio paso. Tampoco se atrevieron a tener ninguna queja, lo que sucedió fue incomparablemente claro para ellos y ya estaban al tanto de este tratamiento.

Dirigidos por el Dios de la Estrella del Jade Celestial, Aster, los Seis Dioses de la Estrella, el Dios de la Estrella del Jade Celestial, el Dios de la Estrella del Demonio Celestial, el Dios de la Estrella de la Llama Celestial, el Dios de la Estrella del Encanto Celestial, el Dios de la Estrella del Sol Celestial y el Dios de la Estrella del Alma Celestial, se inclinaron frente a Yun Che. Como Dioses de la Estrella, incluso frente a Xing Juekong solo se agachaban. Pero ahora que habían venido aquí, sabían qué tipo de actitud deberían tomar.

“Ustedes tienen el valor de aparecer ante mí.” Yun Che miró hacia abajo y su voz no tenía emoción: “¿No es suficiente con escapar a la Región Divina del Oeste como ese Viejo Perro del Cielo Eterno y ser un grupo de perros callejeros?”

Aster inclinó la cabeza y dijo: “El Reino del Dios de la Estrella se originó en la Región Divina del Este, y no dejaremos la Región Divina del Este, independientemente de si vivimos o morimos.”

“Entonces, ¿vinieron aqui a morir?” Yun Che los miro fríamente.

Aster respiró suavemente y dijo: “Estamos dispuestos a tomar todo el poder del Reino del Dios de la Estrella y ser leales al Maestro Diablo. Aunque el Reino del Dios de la Estrella ya está medio marchito y no es tan bueno como solía ser, todavía tiene una buena cantidad de poder sobrante que definitivamente ayudará al Maestro Diablo, ayudando al Maestro Diablo a cumplir con sus objetivos.”

Un camello hambriento es incluso más grande que un caballo, incluso si el Reino del Dios de la Estrella se hubiera marchitado hasta este punto, todavía tenía Seis Dioses de la Estrella y 17 Ancianos en el Reino Maestro Divino, que es un poder que ninguna fuerza puede subestimar. Y esta es también su última confianza ahora.

Aster no dijo nada acerca de venir a unirse al Maestro Diablo debido a la voluntad del Emperador Dios de la Estrella. Cómo Yun Che murió en el Reino del Dios de la Estrella y cómo Jazmín se convirtió en el Infante Maligno, los demás no lo sabían, pero ellos lo sabían todo.

Por lo tanto, el odio de Yun Che por Xing Juekong fue definitivamente e implícitamente aceptado. La declaración de Xing Juekong en la Proyección del Cielo Eterno solo pudo haberse hecho porque lo tenían bajo control y de rehén.

Aster tampoco preguntó sobre la ubicación de Xin Juelong o su destino. Como ya estaba en manos de Yun Che, uno podría imaginar lo que le sucedería.

“Suena bien, después de todo, ¿quién no querría una buena herramienta?” La boca de Yun Che sonrió levemente y sus palabras fueron extremadamente penetrantes. Los ojos de los cinco Dioses de la Estrella, a excepción de los ojos de Aster, cambiaron ligeramente, pero ninguno de ellos actuó.

Aster ya había hecho suficiente construcción psicológica para ellos antes de que llegara la decisión.

“Pero antes de eso,” dijo Yun Che: “¿No deberían darme una… razón para no matarlos?”

Antes de que su voz cayera, un aura asesina había llegado con fuerza, causando que se enfriaran instantáneamente por todo el cuerpo.

Aster dijo con calma: “Como un Dios de la Estrella, la orden del Emperador Dios de la Estrella, correcta o incorrecta, debía ser obedecida. En el futuro, sería lo mismo bajo el Maestro Diablo-”

“Ya que las órdenes del Maestro tienen que ser obedecidas, entonces también deben cargar con los pecados de su Maestro, ¿cierto?” Yun Che inclinó sus ojos.

“…si”. Aster dijo suavemente: “Si el Maestro Diablo quiere que muramos, no tenemos nada que decir y nunca resistiremos. Pero en lugar de la misericordia, preferiríamos abandonar el Poder Divino del Dios de la Estrella como expiación.”

“No solo para el Maestro Diablo, sino también para la Princesa Jazmín y la Princesa Caizhi. Ellas tampoco hubieran deseado que la Línea de Sangre del Dios de la Estrella se desvanezca. Le pido al Maestro Diablo que sea misericordioso.”

Después de terminar sus palabras, Aster cerró lentamente ambos ojos, como si estuviera esperando el veredicto final.

En un silencio terrible, Yun Che dijo lentamente: “Todos ustedes ya estarían muertos. ¿Saben quién les hizo vivir hasta el día de hoy?”

“Si”. Aster respondió.

Después de la invasión de la Región Divina del Nore, el Reino del Cielo Eterno, el Reino del Dios de la Luna y el Reino del Monarca Brahma, todos sufrieron grandes dificultades, pero el Reino del Dios de la Estrella, que era el más marchito y también odiado por Yun Che, nunca fue masacrado por los Diablos… Solo cuando Qianye Fantian y los Reyes Brahma rogaron a Yun Che por misericordia, entendieron completamente que la espada de Caizhi los salvó.

Quien deberia estar más resentida con ellos, los salvó. Esto también hizo que Aster tomara la decisión de hoy.

Incluso si ella realmente muriera aquí hoy, no tendría ninguna queja en su corazón.

“¿Por qué están vivos ahora y para quién vivirán en el futuro? Espero que no lo olviden por el resto de sus vidas… ¡¿Entendido?!”

Estas palabras finalmente los dejaron con vida. Aster no estaba emocionada ni encantada. Ella hizo una profunda reverencia y dijo: “Le agradezco al Maestro Diablo por su benevolencia.”

“Emperatriz Diablo,” dijo Yun Che, “Escoge a la persona adecuada para hacerse cargo del Reino del Dios de la Estrella”.

“No hay necesidad.” Chi Wuyao sacudió la cabeza: “Espera hasta que regrese. Ella es la única cualificada para ser la Emperatriz del Dios de la Estrella.”

“…” Yun Che levantó la cabeza ligeramente y miró a lo lejos, y la imagen de su último encuentro con Caizhi apareció frente a sus ojos: Caizhi, ¿dónde estás? ¿Por qué sigues negándote a venir a verme a pesar de que has regresado a la Región Divina del Este?

¿Todavía no me has perdonado?

Al reconocer las palabras de Chi Wuyao, Yun Che se dio la vuelta y de repente susurró: “Tianxiao, ¿están listos?”

Yan Tianxiao avanzó y dijo solemnemente: “Todo listo.”

“Vámonos.” Yun Che apuntó sus ojos hacia el sur, incomparablemente simple, decisivo e incluso algo repentino en su orden.

“¡Si!” Yan Tianxiao respondió con la misma determinación. En sus pupilas, de repente apareció un violento resplandor oscuro. Sintió que su sangre había comenzado a hervir antes.

De repente, una mano se extendió y agarró la muñeca de Yun Che. Sus cinco dedos se apretaron suavemente, y sus oídos también escucharon la suave voz de Chi Wuyao: “Sé que no puedo detenerte, pero definitivamente volverás intacto, ¿verdad?”

“Por supuesto.” Yun Che dijo: “Los perros Long Bai y Zhou Xuzi todavía están vivos. ¿Cómo me puedo dar el lujo de morir?”

Un arca oscura cayó del cielo, y la figura de Yun Che giró y aterrizó en la parte superior del arca, seguido de Yan Wanchi, Yan Wanhun, Yan Wangui. En presencia de los Tres Ancestros Yama, Yun Che, aunque fuera un pollo débil, podría caminar por cualquier lugar del actual reino de dios.

Sin informarle a Shui Meiyin o decirle adiós a Qianye Ying’er, Yun Che se fue en poco tiempo a través del arca oscura, yendo directamente a la Región Divina del Sur, un lugar que nunca había pisado.

Chi Wuyao vio a Yun Che ir al Mar del Sur de una manera tan limpia y ordenada. Entre sus labios, dijo suavemente: “Mu Xuanyin, después de haber pasado desapercibida durante mucho tiempo, finalmente es hora de que lo acompañes. ¿Cómo puedo preocuparme cuando estarás junto a él en todo momento?”

“¿Se ha ido?” La figura de Qianye Ying’er apareció de repente en este momento, frunciendo el ceño profundamente en la dirección en que desapareció el aura de Yun Che… sus labios estaban fruncidos, pero no lo persiguió.

“Mn.” Chi Wuyao asintió con la cabeza: “No me dejó seguirlo. La venganza del Mar del Sur, tal vez quiera vengarse solo.”

“…” Después de un largo silencio, Qianye Ying’er se había ido.

“¿A dónde vas?” Chi Wuyao preguntó.

“De vuelta al Monarca Brahma.” Qianye Ying’er respondió distraídamente y se alejó rápidamente con Qianye Wugu y Qianye Bingzhu.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente