ATG 1770 – La Obsesión de Poyun

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Huo Poyun estaba vestido con un ardiente traje rojo. No vino solo, detrás estaban aquellos que una vez gobernaron el Reino del Dios de la Llama y empujaron a Huo Poyun a convertirse en el Rey del Reino del Dios de la Llama, los Tres Maestros de la Secta del Reino del Dios de la Llama:

El Maestro de la Secta del Pájaro Bermellón Yan Wancang, el Maestro de la Secta del Fénix Yan Juehai, y el Maestro de la Secta del Cuervo Dorado Huo Rulie.

Los cuatro hombres más fuertes en el Reino del Dios de la Llama vinieron, trayendo un frenesí de emoción a la Región de Nieve.

Mu Huanzhi, que había estado esperando afuera, miró rápidamente los rostros de las cuatro personas y preguntó: “Le doy la bienvenida al Rey del Reino del Dios de la Llama y a los tres Maestros de Secta. Me pregunto a que se debe la visita de los cuatro.”

Bajo la pregunta de Mu Huanzi, ninguno de los cuatro hombres habló.

Huo Poyun miró directamente al frente, sus ojos tranquilos e inexpresivos. Los tres Maestros de Secta parecían bastante complicados. Huo Rulie dio un paso adelante y susurró: “Poyun, escúchame por última vez…”

“Mi mente está decidida, ¡no digas nada!” Huo Poyun lo interrumpió fríamente.

“¡Tú!” Huo Rue casi se rompió los dientes de un solo mordisco.

Huo Rulie no solo tenía un temperamento fuerte, sino que también era extremadamente terco y nunca cambiaría lo que había decidido hacer. Esto era claro no solo para el Reino del Dios de la Llama, sino también para el Reino de la Canción de Nieve.

Mu Huanzhi frunció el ceño y dijo: “Voy a notificar a la Maestra de Secta”.

“No hay necesidad.” Huo Poyun levantó la vista ligeramente y dijo solemnemente: “Ella está aquí.”

El viento y la nieve cesaron repentinamente, y un espíritu opaco invisible se presionó bajo la cubierta silenciosa, causando que los Tres Maestros de Secta se sofocaran repentinamente en una fracción de segundo, oscureciendo su visión.

Los ojos de Huo Poyun reflejaron lentamente una figura oscura.

Era desconocido cuando un par de ojos tan oscuros como la noche aparecieron en el cielo. Mirándolo a los ojos, sin ninguna turbulencia causada por ver a una persona que no había visto en mucho tiempo.

Estaba familiarizado con la cara, pero los ojos y el aura habían sufrido un cambio dramático.

Los cuerpos de los Maestros de las Tres Sectas del Dios de la Llama se encogieron involuntariamente por la asfixia, e incluso Huo Rulie, que a pesar de que estaba más familiarizado con Yun Che y había estado riendo y gritando “Pequeño Hermano Yun” todo el tiempo, casi inconscientemente había contenido toda su aura de las llamas.

La proyección de Yun Che había conmocionado a la gente. Pero solo al enfrentarlo personalmente se pudo saber cuán terrible era su aura oscura.

No era solo un sentimiento existencialmente humilde, sino también un sentimiento de estar agarrado por la garganta y que con un solo pensamiento terminaría con sus vidas, sin preocuparse por la amistad o la compasión.

Huo Poyun levantó la cabeza y sonrió levemente: “Yun Che, han pasado años desde la ultima vez que te vi. Al ver tu estado, es mucho mejor de lo esperado.”

En el otro lado, las cejas de la recién llegada Bruja Chanyi se hundieron

Sin duda, fue un crimen y una gran falta de respeto que un simple rey del reino superior se atreviera a llamar a Yun Che por su nombre.

Estaba a punto de dar un paso adelante cuando Chi Wuyao suavemente la detuvo. Entonces Chi Wuyao volvió ligeramente los ojos y miró hacia abajo en la otra dirección, donde Mu Feixue permaneció en silencio y luego miró hacia otro lado.

Mu Huanzhi dio un paso atrás inconscientemente.

La postura de Yun Che permaneció sin cambios y habló en voz baja: “Rey del Reino del Dios de la Llama, es bueno que hayas venido a reclamar la muerte por tu cuenta, y no perder el tiempo de este Maestro Diablo. Como tal, este Maestro Diablo te recompensará con una muerte más rápida.”

“¡Maestro… Maestro Diablo!” Huo Rulie se apresuró hacia adelante, ansioso y dijo: “Estamos aquí para hacer las paces con el Maestro Diablo. Poyun no quería desobedecer al Maestro Diablo, estaba en medio de un gran avance y recién acaba de salir al mundo, retrasando así el límite de siete días. Le pido al Maestro Diablo que recuerde la amistad del pasado y le dé a Poyun… la oportunidad de jurar la lealtad de nuestro Reino del Dios de la Llama.”

Originalmente había pensado en poder cerrar la distancia gritando “Hermano Pequeño Yun” como solía hacerlo. Pero cuando se enfrentó a Yun Che, no tuvo las agallas de gritar esas tres palabras.

“¿Amistad?” Yun Che dijo con indiferencia: “La amistad de ese año ha sido completamente destruida. Ahora, ¿dónde está la amistad entre este Maestro Diablo y el Rey del Reino del Dios de la Llama?”

“…” Huo Rulie se sintió tenso y amargado en su corazón. Cuando Huo Poyun filtró el paradero de Yun Che al Reino de los Aleros Sagrados, ya estaba al tanto. Todavía no podía entender por qué Huo Poyun hizo un acto tan imprudente.

Pero no había duda de que su amistad con Yun Che se había evaporado desde ese momento, y la falta de represalias de Yun Che en ese momento ya era muy benévola por su parte.

Sin embargo, Huo Poyun sonrió sin miedo. Extendió su mano, la llama dorada ardía en su palma y la nieve a su alrededor se desvaneció rápidamente bajo el sol abrasador: “En esos días, tú y yo acordamos celebrar otra competencia después del Reino de Dios del Cielo Eterno. Aunque nunca entraste al Reino de Dios del Cielo Eterno, no hay nada de malo en citar este acuerdo ahora.”

“¿Acuerdo?” Yun Che sonrió con desprecio: “No me acuerdo.”

“No importa.” Huo Poyun no estaba enojado en absoluto, y la llama dorada en su mano gradualmente se hizo más fuerte: “Yo si lo recuerdo.”

Cuando su voz cayó, de repente voló por el aire. Su cuerpo estaba en llamas y sus Llamas del Cuervo Dorado se condensaron en una espada de fuego dorado directamente hacia Yun Che.

“¡Poyun!”

Los Tres Maestros de las Sectas del Dios de la Llama estaban horrorizados, una vez que Huo Poyun atacara a Yun Che, no habría vuelta atrás.

Los tres hombres se dispararon al mismo tiempo… pero no pudieron detener a Huo Poyun. Antes de que pudieran acercarse, los tres fueron expulsados y las Llamas del Cuervo Dorado de Huo Poyun habían llegado al frente de Yun Che.

El poder en el Reino Maestro Divino causó que el espacio, acostumbrado al frío glacial, se distorsionara incomparablemente violento. Yun Che no se movió. Solo cuando las llamas estaban cerca de él extendió ligeramente su mano con sus cinco dedos apuntando hacia el frente.

Al instante, la luz brillante de las llamas doradas se oscurecieron, luego la luz de las llamas en el cuerpo de Huo Poyun se desvanecieron rápidamente, e incluso la espada de fuego en su mano también desapareció capa tras capa.

Cuando el cuerpo de Huo Poyun se estancó frente a Yun Che, ya no había ni un poco de luz de llamas en su cuerpo. Las Llamas del Cuervo Dorado en sus pupilas también se volvieron extremadamente tenues.

Con el avance de Yun Che en su reino y su comprensión de la Ley de la Nada, su dominio de la llama superó con creces el de ese año, y definitivamente superó con creces las expectativas de Huo Poyun.

Sus pupilas se contrajeron ligeramente mientras observaba cómo las Llamas del Cuervo Dorado que había encendido se extinguían casi de la nada. Y su figura también se detuvo frente a Yun Che, incapaz de avanzar medio paso. Bajo el oscuro poder diabólico de Yun Che, su poder fue devorado sin dejar rastro.

No hubo una colisión poderosa, pero sufrió una derrota aplastante.

En su línea de visión, la cara de Yun Che estaba al alcance de su mano. No había burla en su rostro, ni desprecio en sus pupilas, ni siquiera una pizca de lástima, sólo oscuridad e indiferencia sin fin.

Era como si la persona frente a él ni siquiera tuviera las cualidades para hacerlo sentir desprecio y lástima.

“Aquellos que se arrodillaron e inclinaron sus cabezas para mostrarme su lealtad,” dijo Yun Che débilmente, “Los pisoteé y les planté una marca de oscuridad eterna. Pero al mismo tiempo, sus familias, clanes y la miríada de criaturas en sus respectivos reinos estelares pudieron vivir.”

“Ellos eligieron sabiamente, después de todo, si no podían adaptarse a las circunstancias, ¿qué calificaciones tendrían para ser reyes de un reino estelar superior? Y para aquellos tontos que dicen ser tan nobles, este Maestro Diablo naturalmente tendrá que ayudarlos.”

Yun Che finalmente obtuvo una expresión y sonrió fríamente: “En cualquier caso, nos reunimos, así que eres mucho más afortunado que ellos, después de todo, ¡este Maestro Diablo te matará con sus propias manos!”

“¡Espera! ¡Espera!” Huo Rulie, Yan Juehai y Yan Wancang se precipitaron hacia adelante y gritaron con gran pánico: “Maestro Diablo, por favor perdónalo, él no es de ninguna manera…”

“Je”, una risa baja hizo que los Maestros de la Tres Sectas del Dios de la Llama se sintieran repentinamente fríos e incapaces de hablar: “Fui bendecido por el Espíritu del Fénix bajo la Prisión del Fuego del Dios Sepultado, así que solo mataré al Rey del Reino del Dios de la Llama, pero ningún daño caerá sobre Reino del Dios de la Llama.”

“Pero, si los tres se atreven a pedir misericordia de nuevo… ¡morirán juntos!”

Sus heladas palabras no tenían indulgencia en ellas.

Y Huo Poyun… miró a Yun Che sin enojo ni lucha, pero el aura de su cuerpo se estaba desvaneciendo, y parecía haberse dado por vencido desde el principio, aceptando su destino.

En este momento, un brillo negro brilló cerca de Yun Che, revelando la forma de Chi Wuyao.

“Déjame mostrarte algo,” dijo débilmente: “Después, decidirás si matarlo o no.”

Cuando sus palabras cayeron, el dedo de jade de Chi Wuyao se chasqueó suavemente, y una luz del alma tocó a Yun Che entre las cejas.

Lo que contenía esta efusiva luz era el recuerdo de Luo Changsheng. En su memoria, Yun Che estaba en coma, y Huo Poyun, quien repentinamente atacó a Luo Chansheng, huyó con Yun Che a costa de su vida.

“…” Sus cejas se hundieron un poco, Yun Che mirando al rostro duro de Huo Poyun, con los ojos negros cerrados lentamente: “Tú fuiste quien me envió al Reino de la Luz Esmaltada ese año…”

Estas palabras causaron que todos se quedaran atónitos, especialmente los Tres Maestros de las Sectas del Dios de la Llama, temblando ferozmente, aparentemente no sabiendo nada al respecto.

Por otro lado, Huo Poyun, después de escuchar estas palabras, en lugar de burlarse y cruzar las cejas al oír esto, reveló un momento de… ¿pánico?

“Así que así es.” Yun Che pareció entender algo y lentamente entrecerró los ojos: “Primero querías que te mate y luego que supiera que me salvaste, haciéndome sentir culpable para siempre, ¿verdad?”

Huo Poyun apretó los dientes ferozmente, había estado extremadamente tranquilo antes, pero ahora sus pupilas y sus palmas temblaban al mismo tiempo.

“Podría ser que…” Huo Rulie levantó la vista y recogió un cristal rojo del alma. “Poyun, me dijiste que se lo diera al Maestro Diablo después de que murieras, ¿eso es lo que contiene?”

“Jajaja.” Yun Che se echó a reír: “¿Tu llamada autoestima es tan ridícula?”

“Aiya”. Chi Wuyao dejo escapar un gemido ligero y complicado.

“¡AH!”

Huo Poyun gritó de repente, las llamas de su cuerpo explotaron y apareció la Espada del Diablo Roto del Dios de la Llama, apuñalando a Yun Che.

¡Clang!

Con un fuerte sonido, la Flecha del Diablo Roto del Dios de la Llama se fijó entre los dedos de Yun Che, y la luz se extinguió rápidamente.

Yun Che bajó las cejas con los ojos fríos y sonrió débilmente mientras miraba la cara algo feroz de Huo Poyun: “¿Quieres que te mate así de fácil? Entonces no voy a matarte. De alguna manera salvaste mi vida ese año, y mi vida es mucho más valiosa que la tuya. ¡Por supuesto que te devuelvo este ‘favor’!”

¡Bang!

Con un movimiento de su dedo, el aura caótica de Huo Poyun cayó violentamente.

Huo Poyun giró repentinamente en el aire, queriendo atacar a Yun Che nuevamente… sin embargo, accidentalmente miró a los ojos de Chi Wuyao en el momento de girar.

Boom ~

Sus ojos se volvieron repentinamente negros, como si miles de campanas vibraran en su cabeza, su alma caótica parecía convertirse en una multitud de diablos gruñones, golpeando salvajemente en el mar de su corazón.

La energía que acababa de surgir se disipó al instante, y todo su cuerpo cayó directamente en el campo de nieve blanca.

Los Tres Maestros de las Sectas del Dios de la Llama se apresuraron hacia él y lo levantaron.

Su visión parpadeó y su conciencia nunca había sido tan pesada como antes, pero Huo Poyun se negó a entrar en coma, levantó lentamente los ojos y sus pupilas sueltas miraron la forma de Yun Che: “Tú… tú solo… mátame…”

“…” Esta increíble fuerza de voluntad sorprendió un poco a Chi Wuyao.

Yun Che miró hacia abajo desde el cielo y dijo solemnemente: “En esta Región Divina del Este, quien quiera morir, debe morir. ¡Quien quiera que viva, no está calificado para morir!”

“Yan Wancang, Yan Juehai, Huo Rulie.” Dijo fríamente: “Llévenlo de vuelta al Reino del Dios de la Llama y dejen que viva una buena vida. Si muere… ¡En esta Región Divina del Este, no habrá más Reino del Dios de la Llama!”

“Tú…”

Los ojos de Huo Poyun se volvieron negros nuevamente, luego se volvieron completamente oscuros… y finalmente se desmayaron.

En coma, sus dientes estaban fuertemente cortados, y la sangre fluía entre ellos.

En lugar de matar a Huo Poyun, Yun Che le ordenó que no muriera. Los Tres Maestro de las Sectas del Dios de la Llama no sabían si estar felices o tristes.

Se llevaron a Huo Poyun con ellos, hicieron un simple saludo, no se atrevieron a decir nada más y pronto se fueron muy lejos. Sus corazones eran complicados más allá de las palabras.

Mirando a lo lejos, Yun Che fijó sus ojos y no se movió por mucho tiempo.

A su alrededor, los Ancianos y discípulos del Fénix de Hielo estaban en silencio y se pararon lejos, nadie se atrevió a acercarse.

“¿Qué estás pensando?” Chi Wuyao se acercó y preguntó casualmente.

Yun Che exhaló un suspiro de alivio y dijo: “Emperatriz Diablo, conoces a mucha gente. ¿Puedes leer a Huo Poyun claramente?”

“¿Oh?” Chi Wuyao lo miró con una sonrisa en la esquina de su boca.

Yun Che dijo: “El Reino del Dios de la Llama gastó una cantidad desconocida de esfuerzo para cultivarlo. En ese momento, también siempre asumió el futuro del Reino del Dios de la Llama sobre sus propios hombros, lo que le trajo una fuerte presión prematuramente, pero también fue un gran honor para él.”

Ahora que finalmente es el Rey del Reino del Dios de la Llama, debería prestar más atención a sus responsabilidades actuales y a la seguridad del Reino del Dios de la Llama. ¿Por qué es tan paranoico e ignorante? También frunció el ceño ante mi intención de odio…” Yun Che preguntó: “¿La posición de Mu Feixue en su corazón es realmente más que el Reino del Dios de la Llama en el que puso toda su vida?”

Chi Wuyao con la comisura de la boca ligeramente levantada, dijo suavemente: “Cuando llegaste, Feixue también vino, y fue imposible para Huo Poyun no percibir su aura. Pero justo ahora, sus ojos se volvieron una vez hacia Mu Feixue, y después eso, siempre se enfocaron en tu cuerpo.”

Yun Che frunció el ceño: “¿Qué quieres decir?”

“Estoy pensando en una pregunta muy interesante.” Chi Wuyao sonrió y dijo: “¿Huo Poyun es paranoico con respecto a “Mu Feixue” o “a la persona que le gusta Mu Feixue”?

Yun Che: “…?”

“Solían ser muy buenos amigos, ¿verdad?” Chi Wuyao preguntó de repente.

“… si.” Yun Che asintió. Consideraba seriamente a Huo Poyun como su único amigo en el Reino de Dios.

“¿Sabes qué es lo más importante para que dos personas sean amigos?” Chi Wuyao preguntó de nuevo.

Yun Che no pudo responder.

“Es la igualdad.”

Chi Wuyao lo miró y luego lo llevó de vuelta al día en que conoció a Huo Poyun: “En esos días, eras discípulo directo de la Reina del Reino de la Canción de Nieve y él era el discípulo directo del Maestro de la Secta del Cuervo Dorado. Son similar en edad y posición, y en sus reinos estelares, ustedes fueron las personas más deslumbrantes de la generación más joven.”

“Cuando luchaste contra él en ese entonces, fue derrotado. Fue derrotado en el control de los elementos a pesar de que era mucho mejor que tú respecto a la fuerza profunda. Pero cuando extendiste la mano para levantarlo, cualquiera podía ver, escuchar y sentir la apreciación en los ojos de los demás y también en las palabras.”

“Los genios están destinados a estar solos. Para Huo Poyun, deberías ser el primer amigo en su vida que realmente reconoció. Por lo tanto, la amistad entre ustedes dos, él lo apreció y valoró.”

“En ese momento, ustedes eran ‘iguales’. Apoyándose mutuamente sin vacíos y alentándose mutuamente.”

La voz de Chi Wuyao se detuvo y miró el lado de Yun Che, luego dijo: “¿Y cuándo comenzó a romperse esta ‘igualdad’, y quién la rompió?”

“…” Los ojos de Yun Che estaban ligeramente fijos.

Chi Wuyao continuó: “En la Conferencia del Dios Profundo, fue derrotado por la espada de Jun Xilei. Y tú, después de golpear a Jun Xilei con fuerza, querías desahogar su ira por él, pero creaste una gran brecha entre ustedes dos… Además, claramente él era discípulo del Cuervo Dorado, pero fuiste tú quien encendió las Llamas del Cuervo Dorado en el Escenario Conferido por Dios.”

“La ‘igualdad’ entre ustedes se había desgarrado por completo. Te encontraste en un punto alto sin darte cuenta. Y él se quedó muy atrás… Para un joven que solo tenía veinte años y que apreciaba increíblemente esta primera amistad, fue de hecho un gran golpe.”

“Este tipo de golpe inicialmente trajo una pérdida, que estoy segura de que trató de superar. Pero luego, averiguó que la mujer de la que se enamoró a primera vista le gustaba otra persona, pero fuiste tú otra vez.”

Chi Wuyao suspiró ligeramente y sacudió la cabeza. “Perdido, renuente, celoso, resentido, ansioso… mezclados en intensidad, finalmente se convirtió en algo inesperado, imposible de pensar.”

“De hecho, si lo piensas cuidadosamente, ¿cómo puede haber una relación tan paranoica entre Huo Poyun y Feixue, cuando sus reuniones fueron tan pocas y las impresiones solo comunes?”

Por otro lado, cuando ‘moriste’ en el Reino del Dios de la Estrella, a menudo visitaba a Feixue en el Reino de la Canción de Nieve, pero todas eran visitas y nunca hizo nada más que eso. Basado en mi observación de él en esos días, realmente adoraba a Feixue, pero no hasta el punto de ser ‘ardiente’, y mucho menos paranoico.”

“Pero cuando volviste con vida, su ‘paranoia’ explotó de repente.”

La voz de Chi Wuyao se hizo larga y suavemente dijo: “Al ver que Feixue estaba muy enamorada de ti, deseó poder matarte con la ayuda de Luo Guxie. Sin embargo, cuando realmente vio que estabas a punto de perder la vida en las manos de Luo Changsheng, despreció su vida con el fin de salvarte.”

“Tenías razón. Esta vez, Huo Poyun esperaba que lo mataras, y luego saber que él te salvó, lo que llevaría a una culpa intensa y posiblemente de por vida… De esta manera, finalmente podría vengarse aquí, pero al final, destruiste brutalmente su plan.”

La culpable fue en realidad Chi Wuyao. Si no fuera por ella mostrando a Yun Che el recuerdo de Luo Changsheng, Huo Poyun habría conseguido su deseo.

“Se preocupa por Feixue, pero quien le importa diez veces más que Feixue, eres tú… Oh.”

Mirando a Yun Che ligeramente, Chi Wuyao se dio la vuelta y se fue lentamente.

El viento y la nieve soplaron y Yun Che permaneció inmóvil durante mucho tiempo… en la distancia, Chanyi mantuvo sus labios ligeramente separados durante mucho tiempo, y su mente estaba en caos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »