Capítulo 987 – AWE – La Guerra Se Intensifica.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Eso fue demasiado fácil, ¿no? ¿Se murió así nada más? —Bai Xiaochun se acercó caminando a los trozos destrozados de la estatua, y los examinó de cerca. En efecto, estaban emitiendo una fuerte aura de la muerte.

Su sentido divino no le revelaba ningún rastro de fuerza vital, y ni siquiera levantar y estudiar cuidadosamente algunas de las piezas de la estatua le daba alguna evidencia de que el fantasma aún estuviera vivo.

Después de todo, el fantasma había sido suprimido directamente hasta el Reino Deva intermedio, mientras que Bai Xiaochun se encontraba en el Reino Deva avanzado. No sería una exageración decir que sería fácil para él matar a alguien en el Reino Deva intermedio.

Lo que hizo que Bai Xiaochun sospechara, era que antes de haber sido suprimido, el fantasma había sido capaz de hacerle frente a El Celestial.

Es un oponente duro, ¡además era un cuasi-arcaico! —Puso una mueca en los labios mientras pensaba y consideró simplemente regresar a cultivar. Pero simplemente no podía deshacerse de sus sospechas, así que envió su sentido divino a llenar el mundo entero del objeto mágico. Solo después de ver que no conseguía más evidencia, fue que decidió irse.

A pesar de haber visto al fantasma morir con sus propios ojos, aún no podía creer que fuera verdad. Pero al final no estaba muy preocupado. El mundo del objeto mágico seguía estando sellado, por lo que solo había tres posibilidades. La primera, era que el fantasma realmente hubiera muerto. La segunda era que hubiera logrado escapar del objeto de algún modo. La tercera, era que hubiera fingido su muerte.

Por otro lado, decidió no llevarse los escombros de la estatua. Si el fantasma realmente estaba muerto, entonces los escombros serían inútiles. Si estaba vivo, quizás tendrían alguna función oculta. Pero al final, no había más nadie en este mundo que se los pudiera llevar de todos modos.

Así pasó otro mes. Bai Xiaochun regresaba a ver los escombros cada pocos días y los estudiaba cuidadosamente.

No se movió, y el aura de la muerte a su alrededor se disipaba lentamente. Estaba claro que los restos de la estatua se transformaban lentamente en simples escombros ordinarios. Eventualmente, el sentido divino de Bai Xiaochun no pudo siquiera detectar rastros del aura de la muerte del fantasma.

No puede ser. ¿De verdad se murió? ¡Todavía me estaba divirtiendo! —La sospechas de Bai Xiaochun estaban empezando a disiparse. Así pasó otro mes, y seguía sin poder detectar la más mínima aura del fantasma.

Si elimino la segunda posibilidad de la lista, eso quiere decir que… o realmente está muerto… o está fingiendo su muerte. Supongo que tengo que llevar a cabo algunas pruebas. —Se frotó el mentón mientras pensaba, ondeó sus manos y reunió todos los restos.

—Déjame decirte una cosa viejo fantasma, fingir tu muerte no te servirá de nada. Si eso es lo que estás haciendo aquí, pues te arrepentirás. —Lo amenazó varias veces más, pero no recibió ninguna respuesta. Al final dejó salir un bufido, reunió todos los escombros y regresó a la región de lluvia.

Dada la cantidad de energía espiritual que Bai Xiaochun había absorbido, el agua de la lluvia cada vez estaba más débil y escasa. Para cuando regresó con los escombros de la estatua, ya no era más que una llovizna.

No parecía ser un buen plan simplemente dejar que un poco de agua salpicara sobre los escombros, así que buscó un estanque y allí arrojó los escombros. Entonces llevó a cabo un gesto de conjuro y atrajo grandes cantidades de agua de la lluvia para llenar por completo el estanque.

Allí se sentó y se quedó mirando de cerca, con la esperanza de que este método confirmara o negara sus sospechas. Después de todo, sí que recordaba lo dañinos que habían sido los relámpagos para el fantasma.

Había sido lo mismo con los vientos de los valles. Por lo que sabía, la lluvia de esta área debería tener un efecto similar.

Después de sumergir los escombros en el agua, estos se quedaron así un rato. Pero después de un rato, empezaron a aparecer pequeñas hebras de fuerza vital, y los escombros empezaron a vibrar y temblar. Poco después, se escuchó un grito áspero.

—¡¡Las cosas no han acabado entre nosotros Bai Xiaochun!!

Los ojos de Bai Xiaochun se iluminaron y respondió, —¡Así que de verdad fingías tu muerte viejo fantasma!

Poco después, los escombros simplemente se desvanecieron del agua.

—¡Fingir tu muerte no servirá de nada mientras Lord Bai esté por aquí! —se rio alegremente, extendió su sentido divino, y pudo detectar de inmediato el aura del fantasma. Así que empezó a perseguirlo sin vacilar ni un segundo.

Los escombros de la estatua aparecieron justo afuera de la región de lluvia, colapsaron para formar humo negro y luego se reformaron como el rostro de fantasma.

Ahora estaba mucho, mucho más débil que antes, había un resplandor de temor en sus ojos y también una ira contenida que no podía desahogar.

Ya estaba convencido de que Bai Xiaochun no descansaría hasta verlo muerto, así que fingió su muerte. Era el único plan que se le había ocurrido. Y para que las cosas fueran más realistas, realmente había muerto. Después de todo, su existencia era solo un alma corpórea y cultivaba magia de fantasmas. Por lo que en lo que a él concernía, no había una gran diferencia entre una muerte real y una muerte falsa.

Si todo iba como esperaba, entonces sin importar lo que Bai Xiaochun hubiera hecho con los escombros, eventualmente se hubieran hecho cenizas. Después de que pasaran sesenta años, el fantasma despertaría de entre las cenizas.

Desgraciadamente para él… el increíblemente escéptico Bai Xiaochun se lo había llevado a la región de lluvia y lo sumergió en una acumulación masiva de energía espiritual. Esa energía había arruinado su muerte falsa y le había infligido un dolor espantoso que consumía su verdadera fuerza vital. Llegado a tal punto, se había visto forzado a despertar.

No había tenido más opción que entrar en acción, de lo contrario, realmente hubiera perdido su fuerza vital.

Al final había tenido que usar nuevamente su magia secreta para escapar de la región de lluvia. Por supuesto, cada vez que usaba la magia secreta, era algo agotador y dañino. Pero sin importar que tan cansado estuviera, no podía sobrepasar la desesperación que sentía.

—¡Cielos! —sollozó amargamente—. ¿¡Qué he hecho mal en mi vida!? ¿¡Por qué terminé involucrado con este maldito Bai Xiaochun!? —Ya podía sentir el aura ardiente de Bai Xiaochun, quien se estaba acercando. Se estremeció con desesperación y volvió a usar su magia secreta para escapar.

Poco después, Bai Xiaochun apareció en medio del aire, miró sus alrededores y luego se aclaró la garganta.

—Oye pequeño fantasma, —dijo fuertemente—. Escóndete rápido. ¡Voy por ti! —Se desvaneció y una vez más empezó a rastrear al fantasma con sus métodos previos.

Así pasaron unos meses más, durante este tiempo, Bai Xiaochun simplemente disfrutó de la miseria del fantasma.

Bai Xiaochun cultivaba un rato, luego buscaba al fantasma y lo apaleaba un poco. El fantasma eventualmente usaba su magia secreta para escapar. Cuando Bai Xiaochun estaba de buen humor, lo perseguía solo algunas veces y luego lo dejaba ir.

Cuando estaba de mal humor, lo perseguía sin cesar hasta capturarlo y luego se lo llevaba a la región de lluvia. De cualquier modo, los aullidos del fantasma inundaban a diario el mundo del objeto mágico.

Los meses que habían pasado se sentían como una vida entera de miseria para el fantasma.

A estas alturas, su base de cultivo había caído al Reino Deva inicial.

Por otro lado, Bai Xiaochun progresaba constantemente. Su Sangre Imperecedera ya se había completado en un setenta por ciento, y su base de cultivo estaba muy cerca del gran círculo del Reino Deva.

Así pasaron varios meses más, y la lluvia se desvaneció. Quizás estaba empezando a cansarse de molestar al fantasma, o quizás fuera porque estaba cerca de llegar a una demarcación en su base de cultivo, pero, de cualquier modo, pasaba menos tiempo atormentando al fantasma, y este estaba tan emocionado por esto que casi llora de alegría.

Mientras tanto, en el mundo exterior… las fuerzas de la región del Río Alcance Celestial estaban en guerra con las Tierras Desoladas. La batalla estaba intensificándose constantemente. Ya casi el cincuenta por ciento de los cultivadores de las Partes Bajas, Medias y Altas se habían desplegado a la batalla, era una fuerza descomunal que sacudía los Cielos y la tierra.

Las fuerzas de Alcance Celestial eran los invasores en este conflicto sangriento. Las Tierras Desoladas no tenían los mismos recursos que los cultivadores de Alcance Celestial, pero tenían muchas más tropas. Todas las tribus, clanes, duques, marqueses y cada uno de los cuatro reyes celestiales luchaban con los ojos inyectados de sangre.

¡Había batallas feroces por todos lados!

Ya ambos lados habían perdido devas en combate. Los Cielos se estremecían cada vez que ocurría tal cosa. Pero lo que era aún más impresionante… ¡era que los expertos semidioses de cada lado habían empezado a formar parte del conflicto!

Las Tierras Desoladas eran el campo de batalla, y a estas alturas, ¡los cuatro reyes celestiales estaban enfrentándose a los patriarcas semidioses de las cuatro sectas en las fuentes de los ríos!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente