Capítulo 982 – AWE – ¡Vamos Pelea, Fantasma Cobarde!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En medio del débil sonido de la voz de Bai Xiaochun, se puso lentamente de pie con mucho esfuerzo, y empezó a moverse por primera vez en un mes entero.

Por supuesto, estaba más orgulloso que nunca de sí mismo. Durante el mes que llevaba allí tendido sin moverse, los rayos continuos le habían permitido progresar considerablemente con su base de cultivo.

De no ser por el hecho de que hacía tiempo que había decidido engañar al fantasma, se habría puesto de pie y empezado a caminar mucho antes.

El fantasma dejó salir un rugido de ira al escuchar a Bai Xiaochun.

—¡¡Me engañaste!! —gritó mientras su mente daba vueltas al borde de la locura. De haber tenido un cuerpo carnal, seguro que habría estado tosiendo sangre en este momento. De verdad que no podía entender cómo pudo Bai Xiaochun mantenerse allí tendido por todo un mes, y seguir vivo. Estaba enfurecido, e ignoró completamente los relámpagos para ir disparado hacia Bai Xiaochun.

Frente a ese enfurecido rostro de fantasma, Bai Xiaochun empezó a retroceder.

—Cierto, ¡te engañé viejo fantasma! —dijo orgullosamente. Entonces aumentó su velocidad y se empezó a mover aún más rápido que antes. Los rayos que le golpeaban no solo parecían no hacerle el más mínimo daño, incluso le ayudaban a mejorar su velocidad.

—Tú… tú… —El fantasma estaba completamente conmocionado al ver que Bai Xiaochun no estaba para nada herido. Pero no había tiempo para contemplar el motivo. De momento, ya había tomado su decisión: no perseguiría a Bai Xiaochun. ¡Tenía que escapar!

Maldita sea, —pensó—, ¿¡cómo puede ser tan extraño este tipo!? —El odio y los arrepentimientos se mezclaban en el corazón del fantasma, y se elevaban a un punto increíble. Era obvio que no podía lidiar con Bai Xiaochun dentro de la región de tormenta. De hecho, en este momento ya había caído al nivel de un semidiós, lo que implicaba que entrar aún más al área de relámpagos lo pondría en un gran peligro.

Y de acuerdo a sus encuentros previos, ya sabía que a pesar de que Bai Xiaochun solo era un deva, necesitaría todo su esfuerzo para matarlo.

—Ni se te ocurra correr viejo fantasma, —rugió Bai Xiaochun—. Vamos, ¡ven a pelear hasta el final! —Claro, en realidad ni se acercó al fantasma. Sino que desató el poder de su Ojo Dharma Alcance Celestial y le envió un rayo de luz violeta para sujetarlo.

El fantasma tembló por un momento, y se recuperó de inmediato, pero no pudo evadir los rayos que inundaban toda el área. En esa corta pausa, decenas de ellos le impactaron.

A pesar de lo poderoso que era, tantos rayos le hicieron chillar miserablemente antes de empezar a huir enfurecido. Pero… ¿cómo iba Bai Xiaochun a dejar pasar una oportunidad como esta? El usar el Ojo Dharma Alcance Celestial le hizo toser sangre, pero su Sangre Imperecedera ya estaba sanándolo. Se recuperó en apenas un momento y volvió a utilizar la técnica.

El fantasma fue forzado a parar una vez más, y esta vez le golpearon más de cien relámpagos. Sus gritos sacudieron los Cielos y la tierra, y hasta se oscureció el cielo.

—¡Te voy a matar! Te voy a matar, ¿¡me oyes!? ¡¡Te voy a despellejar vivo! ¡Me voy a comer tu carne! ¡¡Y voy a consumir hasta tu médula!! —El fantasma temblaba mientras su fuerza vital era consumida rápidamente por los rayos. Al final aulló y tuvo que pagar un gran precio para separarse en diez mil hebras de humo distintas que escaparon por todos lados.

Esto finalmente le permitió librarse del Ojo Dharma Alcance Celestial. Pero a pesar de que se encontraba separado en diez mil hebras distintas de humo negro, aun así no podía evitar los rayos destructivos. No tenía más opciones, ¡así que simplemente se alejó tan rápido del área como podía!

—¡Con que tan rápido para escapar! ¡Hmph! —Bai Xiaochun no estaba nada contento, pero de momento no tenía más trucos. Solo pudo quedarse viendo como esas más de diez mil hebras de humo negro salían de la región de la tormenta, y se reformaban afuera nuevamente como el rostro de fantasma que parecía estar riendo y llorando.

Fue entonces que Bai Xiaochun llegó a la conclusión de que al fin tenía la ventaja. Al ver al fantasma a lo lejos, su espíritu combativo se avivó y decidió imitar la manera en la que el cuidador de tumbas había hablado frente a El Celestial. Apuntó directamente al fantasma y dijo fríamente, —¿Te atreves a venir viejo fantasma? ¿¡Por qué no libramos una espectacular batalla a muerte!?

El fantasma estaba tan furioso que sentía que estaba por estallar. Pero no se atrevía a entrar a ese mar de relámpagos. En ese corto intercambio previo, ¡había perdido casi el diez por ciento de su fuerza vital!

Le había tomado un sinfín de años acumular tanta fuerza vital, y aquí la estaba perdiendo en un abrir y cerrar de ojos.

—Cierra la maldita boca Bai Xiaochun. ¿¡Acaso te atreves tú a salir!? —Era evidente lo furioso que estaba el fantasma al ver cómo maldecía a Bai Xiaochun.

—¡Estaré aquí mientras estén los relámpagos! —respondió Bai Xiaochun fríamente y puso énfasis en sus palabras sacudiendo su manga.

—Tú… —El fantasma casi se vuelve loco con solo escuchar eso. De verdad que jamás se había encontrado con alguien tan descarado, y casi no podía aguantar las ganas de ir a matar a Bai Xiaochun sin importar el costo.

Desgraciadamente para él, no podía permitirse perder tanta fuerza vital, por lo que solo podía aguantar la situación apretando los dientes.

—Ven a pelear conmigo si siquiera estás cerca de tener lo que hace falta Bai Xiaochun. ¡¡Te voy a matar!! —Dicho esto, el fantasma se dio la vuelta furiosamente por temor a no poder aguantar el impulso de seguir luchando con Bai Xiaochun.

—¡Ven aquí a pelear si tienes tú lo que hace falta fantasma cobarde! —Dicho esto, Bai Xiaochun sacudió su manga, alzó la barbilla, suspiró profundamente y dijo. —Con un chasquido de mis dedos, yo Bai Xiaochun, he hecho que un fantasma semidiós escapara de mi presencia.

El fantasma solo pudo rechinar los dientes con ira al escuchar eso, pero se recordó a sí mismo que no podía dejar que lo incitaran, y siguió yéndose a toda velocidad.

Así fue como la región de la tormenta se convirtió en una línea divisoria… Uno de ellos no entraría, y el otro no saldría…

Bai Xiaochun estaba muy contento con eso. Se sentía de maravilla, y empezó a adentrarse más a las profundidades del área de la tormenta, y absorbía relámpagos con cada paso que daba.

Eventualmente llegó al centro de toda la región, allí había tantos rayos que era casi imposible mirar con claridad sus alrededores. Entonces se sentó de piernas cruzadas y empezó a cultivar.

¡Uno de estos días le enseñaré un par de cosas a ese viejo fantasma! —Dejó salir un frío bufido, cerró sus ojos y empezó a meditar.

Los relámpagos en este lugar contenían tanto fuerza vital, como energía de los Cielos y la tierra. Para Bai Xiaochun eran aún más beneficiosos que los relámpagos que existían en la Secta Nube Relámpago de los Nueve Cielos, y le permitían a su base de cultivo progresar constantemente. Además, su Sangre Imperecedera ya estaba muy cerca de llegar al cincuenta por ciento.

Por otro lado, el fantasma se calmó un poco después de irse. Y procedió a pasar más tiempo intentando buscar una manera de asumir el control del objeto mágico. Sin embargo, al final solo pudo suspirar y olvidarse de tales ideas.

¡Lo que pasó, pasó! ¡Ahora solo puedo intentar salir de aquí y tratar de tomar el control desde afuera! —Sus ojos se iluminaron y así procedió a determinar si el objeto mágico tenía alguna salida.

El tiempo transcurrió de este modo. Un año pasó volando.

Durante este tiempo, Bai Xiaochun permaneció totalmente centrado en su cultivo. No era que estuviera particularmente interesado en cultivar ahora, sino que no tenía más nada que hacer. Y ya que no se atrevía a salir del área de la tormenta, estaba prácticamente atrapado con el cultivo como su única opción.

El fantasma que parecía estar riendo y llorando siguió volviéndose cada vez más loco. Rápidamente llegó a la conclusión de que no había ninguna salida, ninguna manera de escapar sin importar lo que hiciera.

Y ahora que entendía que estaba atrapado, su humor solo empeoró. Si eso hubiera sido todo, quizás no sería gran cosa. Después de todo, tenía confianza en poder salir tarde o temprano.

Pero… rápidamente se dio cuenta de que su base de cultivo estaba siendo suprimida lentamente. A estas alturas, ya había caído del poder de batalla de semidiós, hasta apenas el nivel de un pseudo-semidiós. Y para su total ansiedad, se dio cuenta de que probablemente era el espíritu autómata del objeto mágico el que le estaba haciendo esto. Lo que era peor… esto era solo el principio. Conforme pasara el tiempo, las limitaciones se tornarían más y más severas.

—¿¡¿¡Cómo puede estar pasando esto!?!? —rugió con furia y pánico. Repentinamente se daba cuenta de que su suerte se había tornado espantosa desde que se había encontrado con Bai Xiaochun…

***

Mientras tanto… ni el fantasma ni Bai Xiaochun tenían manera de saber que mientras ellos estaban atrapados en el mundo del objeto mágico, en las tierras de Alcance Celestial estaban ocurriendo grandes sucesos. El Celestial había emitido órdenes para las cuatro sectas en las fuentes de los ríos, y también para las sectas en las Partes Medias y Bajas… ¡¡¡debían empezar a prepararse para la guerra!!!

Ya habían pasado 10.000 años desde la última gran guerra con las Tierras Desoladas, ¡y ya había llegado la hora de otra!

Esta vez, la Gran Muralla ya había colapsado, y el Barrizal Muerto ya no era lo que solía ser. Era fácil imaginarse… ¡lo mortal y destructiva que sería esta guerra!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente