Capítulo 964 – AWE – ¡Aquí Tengo una Habilidad Divina Viejo Amigo!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

A pesar de los relámpagos que lo rodeaban, el Ancestro del Relámpago estaba tan impactado que casi pega un brinco.

Bai Xiaochun absorbió diez relámpagos mientras inhalaba. Lo hizo con la máxima cautela posible, y después de inhalarlos, desató el poder de su base de cultivo para protegerse de los demás ataques.

Después de eso, Bai Xiaochun quedo encantado al descubrir que podía deshacer los relámpagos fácilmente en su interior, y el impresionante poder que contenían surcaba sus canales de energía.

¡Esos diez relámpagos eran equivalentes a diez días de cultivo normal!

Sus ojos se iluminaron intensamente y ya estaba sin aliento por la emoción. Miró los relámpagos a su alrededor, y ya no se veía asustado, sino entusiasmado.

¡De verdad lo hice! —controló el poder de su base de cultivo, volvió a inhalar fuertemente y esta vez absorbió cien relámpagos.

Si se viera desde lejos, era como si un montón de dragones brillantes estuvieran rugiendo y aullando mientras eran absorbidos por Bai Xiaochun. Su rostro estaba cubierto por un rubor saludable y su cuerpo estaba repleto de sonidos de crujidos, los cuales provenían del poder espiritual equivalente a cien días de cultivo.

Todo ese poder espiritual hizo que se le acelerara el corazón por la emoción. No dudó ni un segundo y empezó a trabajar con el Conjuro del Gran-Cielo el Sol y la Luna. A estas alturas, la silueta de la luna estaba terminando de formarse rápidamente en su interior.

Además, ahora su aura era mucho más fuerte que antes.

El Ancestro del Relámpago solo pudo quedarse viendo con una expresión vacía en su rostro mientras esta escena inimaginable transcurría frente a él. Él había nacido y crecido en el norte, y era un semidiós. Durante sus días de gloria, se hacía llamar el Ancestro del Relámpago debido a su profunda habilidad para manipular truenos y relámpagos. Pero ni si quiera él se atrevería a consumir estos relámpagos.

Sabía mucho mejor que nadie que los relámpagos de la Secta Nube Relámpago de los Nueve Cielos eran extraordinarios, de hecho, eran reflejos de la voluntad de los Cielos y la tierra. El poder destructivo que contenían era suficiente para destruir prácticamente cualquier cosa en la creación.

Por lo que la escena que transcurría frente a él hizo que le diera vueltas la mente y le hacía difícil respirar.

No me digan que estuve equivocado desde el principio… será que… ¿de verdad pueden consumirse los relámpagos? —Repentinamente empezó a preguntarse si todo este tiempo que había pasado encarcelado no había sido más que una gran mentira. Apenas podía mantener sus pensamientos concretos, repentinamente abrió la boca e intentó inhalar algunos de los relámpagos a su alrededor.

Varias decenas de rayos entraron a su boca, y entonces casi le explotan los ojos. Se pudo escuchar un grito espeluznante y entonces empezó a temblar violentamente y a toser sangre. Solo se recuperó después de un buen rato, y entonces volteó a ver a Bai Xiaochun con una amargura oculta en sus ojos, quien estaba justamente absorbiendo un tercer lote de relámpagos.

Esta vez inhaló varios cientos de rayos de una sola vez… y parecía estar ebrio por el placer…

La diferencia tan clara entre sí mismo y Bai Xiaochun hizo que el corazón del Ancestro del Relámpago fuera impactado por enormes olas de asombro. Además, la injusticia del asunto casi lo vuelve loco.

¿Cómo puede estar pasando esto…? ¡Esto es imposible…! ¡Soy un semidiós! Soy el antiguo Ancestro del Relámpago… —Mientras descendía en su locura, la tormenta eléctrica actual se terminaba de desvanecer.

Después de consumir varios cientos de rayos, Bai Xiaochun podía ver que casi terminaba con el primer nivel del Conjuro del Gran-Cielo el Sol y la Luna. Se lamió los labios, se sentó y empezó a esperar pacientemente la próxima tormenta eléctrica.

Esta Secta Nube Relámpago de los Nueve Cielos en realidad me está tratando bastante bien. Me encerraron en un lugar que para la mayoría sería un tormento… ¡pero para mí es una tierra sagrada! —Tan solo pensarlo lo emocionaba, hasta que finalmente se puso de pie de nuevo y empezó a reír en voz alta.

Cuando el Ancestro del Relámpago vio que no tenía la más mínima herida, y que su base de cultivo incluso había progresado, surgió una gran ola de emoción en su interior. Se le iluminaron los ojos y dijo en voz alta, —Hey viejo amigo…

Bai Xiaochun alzó las cejas volteó y dijo, —¿Qué quieres viejo mono?

Al Ancestro del Relámpago le tembló el rostro al escuchar que lo llamaban «viejo mono», una venganza obvia por el modo en el que él había llamado a Bai Xiaochun, «chiquillo».

—Así que… uhm… ¿cómo hiciste eso viejo amigo? —El Ancestro del Relámpago intentó asegurarse de mostrar la imagen de la amabilidad, como si no le importara ser llamado viejo mono. Después de terminar sus palabras, simplemente permaneció sentado viendo a Bai Xiaochun con anticipación.

La verdad era que llevaba muchos años atrapado en este lugar, y había visto a demasiadas personas asesinadas por esos relámpagos. Había visto a algunos intentar absorber los rayos tal y como acababa de hacer Bai Xiaochun, pero todos habían terminado muertos. Otros habían sido incapaces de resistir el tormento y se habían suicidado. Esta era la primera vez que veía que alguien lograba absorber los rayos. Bai Xiaochun no solo salió ileso, su base de cultivo incluso había sido refinada en el proceso…

—Ven, vamos Viejo mono, —dijo Bai Xiaochun orgullosamente mientras sacudía su manga—. ¿Puedes bailar? Hazme un baile sexy, si me gusta… quizás acepte darte una magia secreta que puede ayudarte con el dolor.

—¡¡Tú!! —gritó furiosamente el Ancestro del Relámpago. Era un semidiós, y a pesar de llevar tantos años encerrado en esta prisión, aún conservaba su orgullo. Ni siquiera el patriarca semidiós de la Secta Nube Relámpago de los Nueve Cielos lo había tratado irrespetuosamente jamás.

Pero frente a su ira, Bai Xiaochun simplemente le regresó una mirada furiosa.

Empezaron a sobresalir venas sobre el rostro y el cuello del Ancestro del Relámpago, y sus ojos se tornaron tan negros como la noche. Luego pasó un momento, se puso de pie y apretó los puños. Aunque hacía tiempo que se había quedado sin poder espiritual, aun así emanaba la presión de un semidiós, e hizo que retumbaran estruendos.

En respuesta a esto, las nubes en el área empezaron a agitarse, y Bai Xiaochun se sorprendió tanto, que retrocedió varios pasos. Entonces esa figura raquítica y demacrada del Ancestro del Relámpago inhaló profundamente y empezó a moverse con un ritmo peculiar. De hecho, había algo elegante con sus movimientos…

A Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de par en par y casi se olvida de respirar.

Retrocedió casi incapaz de creer lo que veía y dijo como inquieto, —Tú… ¡de verdad estás bailando!

El Ancestro del Relámpago ignoró a Bai Xiaochun y siguió bailando un rato antes de finalmente sentarse. Entonces miró a Bai Xiaochun de reojo y dijo con un tono orgulloso y arrogante, —¿Y qué? Llevo mucho tiempo aquí encerrado, y tuve que pensar en modos de pasar el tiempo. A veces bailo un poco cuando estoy aburrido. Tres círculos a la izquierda, tres círculos a la derecha, sacude esos hombros, sacude ese trasero. Qué, ¿acaso no tengo permitido hacer eso?[1]

Después de escuchar un argumento tan razonable y claramente respaldado por su convicción, apareció una mirada de admiración en los ojos de Bai Xiaochun. Repentinamente se daba cuenta de que este Ancestro del Relámpago era claramente un genio. La mayoría de las personas se volverían locas después de llevar tantos años encarcelados, pero este viejo había encontrado un modo de pasar el tiempo.

—Sénior, —le dijo con absoluta sinceridad—, dadas sus habilidades para la danza, creo que cuando este libre, seguro que le traeré una buena colección de píldoras medicinales.

Entonces el Ancestro del Relámpago volteó hacia Bai Xiaochun con un resplandor en sus ojos. —Muy bien, déjate de tonterías. Me llamaste viejo mono y bailé para ti. ¿Ahora me vas a enseñar como consumir esos rayos?

Al ver lo mucho que el viejo se esforzaba por conseguir lo que quería, Bai Xiaochun sintió aún más admiración por dentro. Entonces procedió a explicarle un poco sobre los relámpagos. Claro, sin mencionar sus suposiciones sobre Bai Hao, le explicó que ya una vez había consumido una tribulación celestial, y había sentido que contenía fuerza vital. Esto era lo que le había dado la inspiración para consumir los rayos aquí en el Penitenciario de Relámpagos…

El Ancestro del Relámpago no le creía para nada, pero lamentablemente para él, no llegaba a ningún lado sin importar que tanto le preguntara. Eventualmente se empezó a formar otra tormenta eléctrica, y Bai Xiaochun siguió consumiendo relámpagos con emoción y procedió a cultivar más. Esto a su vez incrementó la envidia del Ancestro del Relámpago.

Después de unos diez días, Bai Xiaochun ya había consumido suficientes relámpagos para llevar su Conjuro del Gran-Cielo el Sol y la Luna al gran círculo del primer nivel. Ahora estaba a punto de avanzar al segundo nivel.

El Ancestro del Relámpago finalmente no pudo soportarlo más. Observó a Bai Xiaochun y dijo, —Hey viejo amigo, parece que estábamos destinados a conocernos aquí. Sabes, puedo ver que odias bastante al norte, y yo también… Somos técnicamente aliados… Por qué no me enseñas esa técnica para absorber los rayos, y prometo que te ayudaré a encargarte del norte cuando salgamos. ¿Qué dices?

Bai Xiaochun volteó un momento a ver al Ancestro del Relámpago, pero no respondió. Solo siguió absorbiendo los rayos y llevaba su Conjuro del Gran-Cielo el Sol y la Luna cada vez más cerca del siguiente nivel.

De acuerdo a sus cálculos, ¡lograría avanzar con solo algunas tormentas más!

Cuando el Ancestro del Relámpago se dio cuenta de que estaba siendo ignorado, apretó los dientes y dijo fuertemente, —Escucha amigo, tengo una habilidad divina impresionante capaz de sacudir los Cielos y la tierra. ¿Te gustaría hacer un intercambio?

Pero Bai Xiaochun ni siquiera volteó a verlo, cosa que lo puso cada vez más ansioso.

—¡De verdad es una habilidad divina increíble! ¡Se llama las Cien Transformaciones del Antepasado Nube Relámpago!

Bai Xiaochun volteó impactado y dijo, —¿Cómo dijiste que se llama?

—¡Las Cien Transformaciones del Antepasado Nube Relámpago!

 


[1] Referencia a una canción muy común en china que los niños pequeños usualmente cantan en clases de ejercicios. Este es un ejemplo…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente