Capítulo 961 – AWE – La Voraz Flor Lunar.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Le dio un golpe a su bolso de almacenamiento, sacó la semilla de la flor lunar y dijo. —El galeón de huesos y la Madre Fantasma venían de más allá de los Cielos. Supongo que estas flores también deben venir de allí.

Examinó la semilla por un buen rato, y empezó a perfeccionar su plan. Sus ojos eventualmente se iluminaron intensamente.

¡Jajaja! ¡Los Cielos jamás cierran todas las salidas! —No podía estar más contento con el hecho de que el pacto de cuatro clausulas realmente no dijera nada que le prohibiera plantar flores.

Estaba muy entusiasmado, salió de su residencia y empezó a buscar un buen lugar donde plantar la semilla. Eventualmente se frotó la barbilla y murmuró, —Probablemente no es seguro plantarla afuera. Estos norteños son demasiado irracionales… Ah, lo que sea, simplemente la plantaré adentro.

Ya convencido de que esta era la mejor manera de hacerlo, entró de nuevo y empezó a trabajar. Aunque el suelo en la Orden de la Nube era en cierto modo distinto del suelo ordinario, era mayormente lo mismo. Le tomó un poco de trabajo, pero logró abrir un buen agujero justo en el medio de su habitación.

Poco después, llegó a la tierra blanca y suave que formaba el territorio de la nube, cosa que también hizo que la habitación se llenara de bastante qi glacial. Sus ojos se iluminaron y colocó la semilla de la flor lunar cuidadosamente en la tierra de la nube.

Hecho esto, se sentó a un lado y sus ojos se quedaron resplandeciendo con anticipación y emoción. En cuanto la tierra de la nube cubrió la semilla, esta empezó a temblar como si estuviera viva.

Este temblor no era por temor, sino por emoción. Hasta Bai Xiaochun podía sentir lo emocional que estaba la semilla, e hizo que sus ojos se iluminaran con aún más intensidad.

—Vamos pequeña, sé una buena flor. Crece grande y fuerte… —Se lamió los labios y pasó la noche entera montando guardia. Poco después de plantar la semilla, pudo ver que el qi glacial que salía de la nube la estaba nutriendo. Para cuando llegó el amanecer, ya la semilla había germinado.

De momento, Bai Xiaochun realmente sentía como si estuviera en una misión importante, y pasaba día y noche atendiendo su flor lunar recién germinada.

Así pasaron quince días, y no salió de su residencia ni una vez durante todo este tiempo. Mientras tanto, las charlas alrededor de la secta seguían sin calmarse, y los cultivadores seguían vigilando de cerca su residencia.

Él por otro lado, no estaba de humor para escucharlos; estaba completamente concentrado en la flor lunar. Ya tenía la altura de una mano, y hasta tenía algunas hojitas pequeñas. Bai Xiaochun estaba muy contento.

En cuanto a la hoja que la bebé le había dado, está ya la había injertado en la flor lunar. A medida que la flor lunar crecía, la hoja empezó a acumular qi glacial.

Todo estaba avanzando de acuerdo al plan, y Bai Xiaochun no pudo evitar reír fuertemente por el camino que estaban tomando las cosas.

¡Jajaja! ¡No hay nada que Bai Xiaochun no pueda resolver! —Estaba más orgulloso de sí mismo que nunca, esperó siete días más. Y a estas alturas, empezó a impacientarse un poco.

Se había dado cuenta de que, después de injertar la hoja sobre la flor lunar, esta crecía mucho más lento.

¡Qué lento! ¡Jamás tendré suficiente qi glacial si las cosas siguen así! —Sacudió su cabeza y contempló la situación un rato, hasta que se le ocurrió una idea para catalizar el crecimiento de la planta.

Por lo general, catalizar plantas era algo fácil. Había muchos métodos en el Dao de la medicina que servían para esto. El método más fácil era usar píldoras medicinales específicas. Después de pensarlo un poco, miró cuidadosamente sus alrededores y envió su sentido divino hacia afuera.

El pacto de cuatro clausulas dice que no puedo confeccionar o vender píldoras. No dice nada sobre dárselas a mis flores. —Con esto en mente, buscó entre su bolso de almacenamiento y sacó un puñado de píldoras, las cuales aplastó y diseminó por toda la flor lunar.

En cuanto este polvo cayó, la flor tembló y empezó a iluminarse con una luz brillante. También empezó a absorber el polvo casi al instante.

Y mientras lo hacía, la flor lunar empezó a crecer de manera evidente. De hecho, sus raíces se estaban extendiendo a las profundidades de la nube.

Cosa que, a su vez, le permitía absorber más qi glacial, el cual hizo que la temperatura en la residencia de Bai Xiaochun cayera dramáticamente.

Sacó algunas píldoras medicinales con ojos llenos de confianza, las aplastó y también dejó caer sobre la flor lunar. La flor era como un abismo sin fondo para el polvo medicinal. Seguía haciéndose cada vez más grande y enviando sus raíces a mayores profundidades, hasta llenar un área de 300 metros.

Bai Xiaochun rebosaba confianza, y siguió dándole el polvo medicinal a la planta.

—¡Te gusta todo! ¡Qué pequeña flor tan preciosa! —Durante los cortos tres días que habían pasado, la flor lunar había consumido más de cien tipos distintos de píldoras medicinales, y ahora había alcanzado más de un metro de altura.

Su tallo era tan grueso como un brazo, y tenía hojas del tamaño de manos. También había un capullo arriba que aún no había florecido. Bajo el cuidado de Bai Xiaochun, la flor crecía con una velocidad increíble.

En cuanto a la hoja que le había injertado, ahora una de sus venas se veía cómo de hielo, cosa que lo tenía entusiasmado. Las raíces de la flor lunar se extendieron rápidamente por un área de 1.500 metros, y Bai Xiaochun lo veía todo con una gran sonrisa. Luego sacó aún más píldoras medicinales y empezó a aplastarlas.

Si esta hubiera sido la Secta Desafiadora del Río, o incluso la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, Bai Xiaochun podría haberse tomado el tiempo para pensar en los efectos que podría tener la flor en sus alrededores. Pero aquí en el norte no le importaba para nada, de hecho, ni se molestó en revisar…

¡No estoy violando el pacto de cuatro clausulas! —Se decía a sí mismo. Durante el medio mes siguiente, aplasto constantemente píldoras para dárselas de comer a la flor lunar…

La flor lunar ya había llegado a una altura sorprendente y llenaba casi toda su residencia.

No podía evitar suspirar al verla. También se dio cuenta de que, gracias a su cuidado constante… la flor se veía muy distinta de antes.

Casi parecía estar en cierto modo consciente, y al parecer le gustaba él. Cada vez que la tocaba, la flor se movía como contenta.

A Bai Xiaochun se le iluminaron los ojos al ver esto.

—¿Estás consciente? Muy bien, se una buena flor. Tienes que dejar de crecer, ¡o mi habitación se destruirá! Las cosas no son fáciles aquí en el norte, así que podría ser un problema si destruyes mi casa por crecer tanto. —Después de advertirle estrictamente varias veces, sacó más píldoras y se las dio de comer. A estas alturas, ni siquiera necesitaba aplastarlas. Simplemente se las arrojaba a la flor, la cual las atrapaba con sus hojas y las absorbía directamente.

La flor parecía entender lo que Bai Xiaochun le había dicho. Desde ese día en adelante, no volvió a crecer más dentro de la habitación. Pero sus raíces si seguían expandiéndose constantemente, hasta de manera voraz. Llegado a este punto, las raíces se habían extendido por toda la Orden de la Nube. Además… ya que las flores lunares no provenían del Reino Alcance Celestial, había algo especial en ellas que las hacía casi imposibles de detectar. Nadie se daba cuenta de lo que ocurría.

Sin embargo, conforme crecía, absorbía más y más qi glacial, tanto que los cultivadores de la Orden de la Nube empezaron a darse cuenta de que había algo raro… Lo primero, era el simple hecho de que parecía haber menos qi glacial de lo normal.

De hecho, en algunos sitios faltaba tanto qi glacial, que la nieve estaba empezando a derretirse… Los devas eventualmente se percataron de lo que sucedía.

Bai Xiaochun de vez en cuando revisaba lo que ocurría afuera, y cuando se dio cuenta del alboroto que estaba empezando a generarse, le dio una palmada a la flor lunar y le dijo, —Flor Lunar, mi bebé, no nos queda mucho tiempo. Tarde o temprano ocurrirá algo malo. No es que me importe, pero no podemos retrasar el plan. ¿Habrá algún modo de que crezcas un poco más rápido? De verdad necesitamos darle más qi glacial a esa hoja. —La flor lunar se estremeció y le envió una especie de mensaje vago a Bai Xiaochun. Este lo entendió de inmediato. Sus ojos se iluminaron con determinación, sacó un montón de píldoras y empezó a dárselas.

Las hojas de la flor lunar recibieron con entusiasmo las píldoras… ¡y entonces un estruendo descomunal sacudió toda la Orden de la Nube!

Repentinamente salieron disparados brotes verdes desde el suelo, por toda la Orden de la Nube. Y apenas aparecieron, empezaron a absorber qi glacial, y a la vez, empezaron a salir pequeñas flores que se veían como lunas.

¡El qi glacial de la Orden de la Nube cayó dramáticamente!

Los cultivadores de la Orden de la Nube se quedaron atónitos viendo las flores lunares alrededor. Y las personas empezaron a gritar alarmadas en apenas un momento.

—¿¡Cómo pueden estar creciendo plantas en la Orden de la Nube!?

—Qué… ¿qué tipo de flor es esa?

—¡No puede ser! Jamás había oído que aparecieran plantas antes en la Orden de la Nube… ¿Acaso las plantas y la vegetación del norte no están especialmente adaptadas para el frío?

La Orden de la Nube empezó a entrar en caos rápidamente.

—Hace calor… por qué… ¿¡por qué estoy sudando!?

—Esperen… miren el qi glacial de la Orden de la Nube… ¡está muy débil!

—¡No puede ser! Mi igloo…. ¡¡se está derritiendo!!

Debido a la caída tan súbita en el qi glacial, toda la Orden de la Nube estaba empezando a derretirse. De hecho, el líquido resultante empezó a gotear por el brazo de la enorme estatua de hielo que sostenía la nube blanca.

Toda la secta se alborotó rápidamente. Los devas se acercaron volando con expresiones de incredulidad.

Pero antes de que pudieran siquiera pisar la Orden de la Nube, el qi glacial cayó tan rápido que los edificios de hielo empezaron a colapsar. Y esto era solo el comienzo. Para el asombro de todos, el pulgar de la enorme estatua de hielo, el cual ahora estaba repleto de raíces… empezó a derretirse repentinamente, y el agua empezó a gotear por toda la estatua…

Esto hizo que toda la nube blanca empezara a inclinarse hacia un lado. Los devas se quedaron pasmados viendo el pulgar de la estatua.

—Acaso… ¿me lo estoy imaginando? —murmuraron los Maestro Nube Relámpago gemelos.

Feng Chen dijo impactado, —El orgullo del norte… la estatua de hielo del dios de batalla del norte… su… ¿su pulgar se ha ido?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente