Capítulo 952 – AWE – ¡El Galeón de Huesos Zarpa!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En este momento, la Madre Fantasma estaba absorbiendo a Gongsun Wan’er, y debido a eso, sus facciones faciales estaban empezando a aclararse. Aparecieron sus ojos, su nariz, su boca, ¡y reveló el rostro de una joven encantadora!

Tenía una piel perfecta y unos ojos cautivantes, ¡era increíblemente hermosa!

Su brazo izquierdo previamente cortado estaba empezando a crecer nuevamente, y en apenas unos momentos, ya se veía tan normal como siempre. También surgió un aura devastadoramente poderosa a su alrededor.

—¿Me estás amenazando? —preguntó mientras veía a Bai Xiaochun con sus ojos tan fascinantes como las estrellas del cielo.

Pero Bai Xiaochun no estaba para nada fascinado. Le respondió casi al borde de la locura, —No. No es una amenaza. Es solo… ¡una promesa!

En realidad, Bai Xiaochun no estaba pensando muy bien lo que decía. De haberlo estado haciendo, y dada su personalidad, jamás se hubiera atrevido a decirle algo así a la Madre Fantasma. Pero… esta era una de las contradicciones que formaban parte de Bai Xiaochun.

A pesar de su temor a la muerte, siempre que veía en problemas a alguien a quien considerara amigo o familia, ¡no escapaba o demostraba cobardía!

En este momento, Bai Xiaochun ni siquiera sabía lo que era el miedo. Solo sabía que la vida de Hou Xiaomei estaba en juego. De hecho, ya había decidido que, si era necesario, llamaría a su aprendiz y hasta convocaría al cuidador de tumbas si era necesario para detener a la Madre Fantasma.

Se podía ver lo que pensaba por la furia en sus ojos, y por lo determinado que se veía… La Madre Fantasma podía verlo y la conmocionó profundamente. ¡Ya podía sentir que la voluntad del mundo a su alrededor parecía estar vibrando en respuesta al juramento que acababa de pronunciar!

Su corazón hasta se aceleró por algún motivo. En sus ojos, Bai Xiaochun no era más que un simple deva. De no ser porque tenía el medallón de comando del cuidador de tumbas, lo aplastaría sin siquiera pensarlo. Pero su intuición le decía… que, si consumía el alma de Hou Xiaomei, entonces algún día futuro, ¡podría terminar enfrentando a un oponente increíblemente poderoso debido a ello!

Debido a esa sensación repentina, pasó un resplandor por los ojos de la Madre Fantasma, y súbitamente se desvaneció la enorme boca que había convocado para consumir el alma de Hou Xiaomei. Ondeó su mano e hizo que el alma de Hou Xiaomei regresara a su cuerpo.

—No es un mal cuerpo físico. Además, esta extrañamente conectada con este chico. Supongo que será una buena aprendiz. —Ya tomada su decisión, ondeó su brazo e hizo que Hou Xiaomei aún inconsciente entrara volando por su manga. Entonces se volteó hacia el galeón de huesos.

Los ojos de Bai Xiaochun casi derramaban lágrimas de sangre y estaba sin aliento.

Mientras tanto, El Celestial seguía retrocediendo frente a los tres rostros de fantasmas.

—¡Madre Fantasma! —le gritó urgentemente—. ¡Teníamos un acuerdo! Nosotros…

—¿Un acuerdo? —le interrumpió riendo. —¡Debe ser una broma!

El desdén en sus ojos era evidente. Se había visto forzada a actuar hasta ahora, pero ya no había nadie en este mundo que pudiera hacerle temer aparte de ese misterioso cuidador de tumbas.

Ni siquiera le importaba este pseudo-celestial. De no estar tan suprimida por el poder del mundo a su alrededor, ¡quizás lo habría matado para convertirlo en una cuarta bandera!

—Qué lástima que el poder de este mundo lo apoya, sería muy difícil de matar en este momento… Si tan solo pudiera avanzar del Reino Celestial y llegar al Reino Arcaico… Entonces podría ignorar todas las leyes naturales y matarlo. Pero por ahora, solo alguien proveniente de estas tierras podría matarlo sin tener que preocuparse por la bendición de este mundo.

Ese desprecio tan abierto de la Madre Fantasma, y frente a tantos cultivadores, hizo que apareciera una expresión espantosa en el rostro de El Celestial.

Sí que le costaba aceptar esto. La victoria había estado al alcance de su mano hacía apenas unos momentos, pero ahora las cosas habían dado un giro absoluto. Su plan de convertir a Gongsun Wan’er en su esclava no solo había fallado, de paso la Madre Fantasma había vuelto a una posición de poder.

Cuidador de tumbas, eres un bastardo… me has bloqueado el paso una y otra vez, —rugió consigo mismo—. Lo hiciste en las Tierras Desoladas, y ahora puedo sentir tu influencia aquí… ¡me niego a aceptar esto! ¡¡Juro que escaparé de este mundo!! ¡¡Soy el regente de este mundo!! —De verdad sentía que se estaba volviendo loco. Después de todo, de no ser por sus serias heridas, las cosas podrían haber sido muy distintas en este día.

Antes de poder decir algo más, la Madre Fantasma aterrizó en el galeón de huesos. Aunque se veía espectacularmente hermosa, también se notaba su profundo desdén.

—Ya llegó la hora de salir de este mundo… y de volver a casa. Galeón de Huesos Celestial Vil: ¡a zarpar! —Dicho esto, ondeó su mano e hizo que el aire se llenara de estruendos, el barco entero empezó a vibrar. Además, el mar de huesos que lo rodeaba se hizo cenizas…

La superficie del Barrizal Muerto empezó a llenarse de grietas, desde las cuales empezaron a salir púas de huesos… De hecho, desde una de las grietas más grandes… ¡¡salió una siniestra cola de huesos!!

¡Era casi como si una gigantesca criatura estuviera por salir del suelo! Muchos de los cultivadores que permanecían allí sintieron que una fuerza descomunal los impactaba, ¡terminaron tosiendo sangre y fueron arrojados fuera del barco!

Bai Xiaochun estaba entre ellos…

Y al mismo tiempo, el galeón de huesos empezó a elevarse. ¡Se pudieron escuchar un gran número de suspiros… y la parte principal del barco, que hasta ahora no había podido ser vista… finalmente fue revelada!

—Esto… esto…

—¡No puede ser! ¡Ese galeón de huesos solo es una parte de algo más grande! La parte principal… ¡¡estaba oculta bajo tierra!! —¡Bai Xiaochun estaba tan impactado como todos los demás al ver un barco de huesos aún más grande saliendo del suelo!

Para ser más precisos, lo que veían solo era parte de un galeón de huesos más grande. Ahora que el mar de huesos estaba siendo destruido, y el Barrizal Muerto estaba despedazándose, ¡el antiguo barco estaba siendo finalmente revelado!

Sorprendentemente… ¡¡era un descomunal lagarto hecho de huesos!!

¡Era tan grande que era imposible ver donde comenzaba y donde terminaba! Además, el galeón de huesos que todos habían estado viendo hasta ahora… ¡no era más que parte de la cabeza del lagarto!

¡Este giro tan impresionante iba más allá de lo que todos pudieran imaginarse!

Un gran número de cultivadores, incluyendo a Bai Lin, Zhao Tianjiao y otros conocidos de Bai Xiaochun, estaban tan asombrados que terminaron tosiendo sangre.

Los cielos y la tierra estaban repletos de estruendos y la Madre Fantasma extendió sus brazos, esto hizo que el cielo se distorsionara y apareciera un vórtice.

A través de ese vórtice, Bai Xiaochun podía ver lo que parecía ser otro mundo… Aunque no era lo suficientemente claro para distinguir algún detalle, ¡sin lugar a dudas podía sentirlo!

—¡¡Hora de volver a casa!! —gritó la Madre Fantasma. ¡El Barrizal Muerto empezó a colapsar y el enorme lagarto de huesos salió disparado hacia el vórtice!

A lo lejos, ¡casi se veía como si el lagarto estuviera abriendo un agujero en el cielo!

Fue en ese momento exacto en el que Bai Xiaochun se dio cuenta de que, no solo Hou Xiaomei estaba siendo llevada, sino que aún había otros cultivadores en el galeón de huesos. De hecho, ¡había decenas!

Y uno de ellos… ¡era el Gran Gordito Zhang!

El Gran Gordito Zhang estaba de pie en la cubierta, y estaba mirando el vórtice del cielo mientras temblaba. Luego miró a la Madre Fantasma que tenía los brazos extendidos. Entonces el Gran Gordito Zhang se estremeció y recordó el sueño que había tenido…

—¿Este es el nuevo mundo…?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente