Capítulo 948 – AWE – El Barrizal Muerto. 

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Esto era lo que Bai Xiaochun imaginaba en base a todo lo que acababa de escuchar, así como las cosas que había descubierto durante su tiempo en las Tierras Desoladas. 

Aunque su análisis no fuera completamente correcto en todos los aspectos, estaba seguro de que la idea general era esta… 

Y no pudo evitar pensar en el cuidador de tumbas… La verdad era que incluso durante aquella espectacular batalla en las Tierras Desoladas, ¡todo había ido de acuerdo a los planes del cuidador de tumbas! 

¡¡De verdad arregló las cosas a la perfección!! —Bai Xiaochun sabía que el cuidador de tumbas sí que había tenido la esperanza de poder matar a El Celestial durante aquella batalla. Y ahora era evidente que… ¡las ganas de matar del cuidador de tumbas quedaban claras con este otro plan de respaldo! 

¡La situación con el galeón de huesos solo había ocurrido debido a su fracaso original al intentar acabar con El Celestial! 

—Por eso me dio su medallón de comando. Para mantenerme a salvo al pasar a través del Barrizal Muerto, pero… ¡también para asegurarse de que no me mataran durante la última fase de su plan con El Celestial! —Bai Xiaochun estaba completamente impactado, ¡y no podía imaginarse a qué tipo de mente podría ocurrírsele un plan tan meticuloso e intrincado! 

No hay dudas… ¡de que El Celestial perderá de nuevo! —Después de entender todo esto, Bai Xiaochun se sentía cada vez más y más inquieto. No le importaba para nada El Celestial, y estaba bastante seguro de que podría mantener a salvo a Du Lingfei. Lo que a Bai Xiaochun le preocupaba más era Hou Xiaomei. 

Cuando vi a Hou Xiaomei en la Isla Alcance Celestial, no creo que hubiera estado poseída. Pero al día siguiente… ¡esa aura siniestra y extraña que sentí no había sido ninguna ilusión! 

También acabo de sentir sin dudas las fluctuaciones de un alma dentro de su cuerpo, lo que significa que no ha sido completamente consumida… ¡La única manera de salvarla es que la otra alma salga de su cuerpo! —Lamentablemente, entendía amargamente que su base de cultivo actual no era suficiente para participar en esta batalla. 

Hasta las ondas de choque que emanaban debido al combate eran algo que apenas podía soportar. Su visión se opacó y difícilmente subió la escalera, partiendo así de la tercera cubierta. Al subir las escaleras, ¡miró sus alrededores y se encontró en la segunda cubierta! 

Casi se voltea para volver a bajar. Pero por las fluctuaciones que sentía de la batalla allí abajo, sabía que esto no era una opción. Mientras permanecía allí de pie intentando decidir qué hacer, los Maestros Nube Relámpago gemelos subieron también las escaleras, seguidos por el Inmortal Gurú Espiritual. En cuanto a los demás cultivadores en el Alma Naciente que habían entrado a la habitación durante el combate, la mayoría habían sido aniquilados por las ondas de choque destructivas de la batalla. 

El Celestial había metido a Du Lingfei y a su grupo en su bolso de almacenamiento, manteniéndolos así a salvo. 

La segunda cubierta era tal y como Bai Xiaochun la recordaba. Allí estaba la silla mecedora, moviéndose lentamente de un lado a otro, y con los dos cadáveres de rodillas al frente, en su extraño estado parcialmente fusionado. Todo lo demás estaba repleto de un qi glacial siniestro. 

Pero esta vez había algo distinto con la situación. Bai Xiaochun ya no estaba al nivel del Alma Naciente. Después de darle un vistazo a la escena, envió su sentido divino hacia la silla mecedora. Y en ese instante se detuvo. 

Luego dio un paso más cerca. 

La última vez le habían llamado la atención estos dos cadáveres, y se había sentido casi fatalmente atraído por las auras del Códice Imperecedero y del Códice de Vivir por Siempre que permanecían en ellos. 

Lamentablemente, en aquel entonces no poseía una base de cultivo deva, y la sensación de crisis y el temor lo habían abrumado. Debido a eso, simplemente había escapado. 

Pero las cosas eran distintas esta vez. Sabía bien que probablemente no tendría una tercera oportunidad de presenciar esta escena, por lo que tenía que aprovechar mientras podía. 

Se movió velozmente hacia la silla mecedora sin dudar. Los Maestros Nube Relámpago gemelos y el Inmortal Gurú Espiritual reaccionaron de manera un poco distinta. Esta era la primera vez que venían, por lo que apenas llegaron, miraron asombrados sus alrededores. 

Para cuando se dieron cuenta de las acciones de Bai Xiaochun, este ya había llegado a los esqueletos y los había sujetado. Entonces su expresión cambió un poco. 

Apenas tocó los esqueletos, pudo sentir que la Sangre Imperecedera en su interior se avivaba. También surgió una majestuosa sensación de qi y sangre que venía del cadáver dorado que había cultivado el Códice Imperecedero. Esa aura se movió súbitamente hacia su mano, y en apenas un instante, ¡¡se formó otra gota de Sangre Imperecedera en su interior!! 

Los sucesos no podían haberlo impactado más. Pero este no era el momento de sentarse a cultivar. Por lo que contuvo su sorpresa y guardó rápidamente los dos cadáveres dentro de su bolso de almacenamiento. 

—¿¡Qué acabas de agarrar Bai Xiaochun!? —dijo el Inmortal Gurú Espiritual, había un resplandor en sus ojos. A pesar de que se encontraban en un peligro crítico, el viejo seguía sin poder contener su codicia. 

Los Maestros Nube Relámpago gemelos hubieran reaccionado de manera similar, de no ser porque ya sabían un poco sobre el respaldo de Bai Xiaochun. Y en este momento, El Celestial estaba justo debajo, y no se atrevían. 

Bai Xiaochun ignoró por completo al Inmortal Gurú Espiritual. Después de guardar los cadáveres en su bolso de almacenamiento, salió disparado hacia la siguiente escalera. La última vez había sido incapaz de volver por esta vía a la primera cubierta, pero ahora que tenía una base de cultivo deva, fue capaz de identificar una manera de hacerlo. 

Sin embargo, justo cuando empezó a moverse, el Inmortal Gurú Espiritual se movió para bloquearlo. 

—¡Todos somos devas aquí Bai Xiaochun! Ya que llegamos al mismo tiempo, ¡deberíamos distribuir los tesoros por igual! ¿¡Crees que puedes llevarte todo tu solo!? 

—¡Lárgate! —Bai Xiaochun estaba bastante preocupado por Hou Xiaomei, y también entendía muchos otros secretos que nadie más sabía. Por lo que no estaba de ánimos para lidiar con un viejo irritante como este. 

Lo que hizo fue usar de inmediato su Embestida Sacude Montañas y salió disparado con una velocidad increíble, también desataba una presión impresionante. El rostro del Inmortal Gurú Espiritual cambió y tuvo que evadir rápidamente. 

Hecho esto, Bai Xiaochun pasó de largo y se fue por la escalera. 

Los Maestros Nube Relámpago gemelos lo siguieron, y el Inmortal Gurú Espiritual hizo lo mismo, por su rostro pasaban varias expresiones. 

Casi en el mismo instante en el que Bai Xiaochun subió a la primera cubierta, la segunda cubierta explotó y salieron volando astillas por todos lados. La batalla entre el Celestial, Gongsun Wan’er y la Madre Fantasma también se extendió hasta la segunda cubierta. 

La primera cubierta se veía igual que antes, sin el más mínimo cambió. Ese fascinante mural tan vívido aún se podía ver en los mamparos. Claro, Bai Xiaochun ya lo había visto antes. Por lo que apenas lo vio de reojo mientras se movía velozmente a las siguientes escaleras, las que llevaban a la cubierta principal. 

Pero en cuanto los Maestros Nube Relámpago gemelos y el Inmortal Gurú Espiritual llegaron a la primera cubierta, se vieron atraídos de inmediato por ese mural. 

Bai Xiaochun los ignoró. Llegó a la cabina sobre la primera cubierta en apenas un parpadeo, y de allí… ¡a la cubierta principal del galeón de huesos! 

El cielo afuera se veía opaco y oscuro, y el barco estaba rodeado por un mar de huesos. Se podían ver tres banderas, con esos tres rostros de fantasma enigmáticos, estas ondulaban a pesar de la carencia de viento… Debido a todo lo que había visto, debido a la presión que sentía, y debido al aura del Barrizal Muerto que reconocía bien, el último rastro de dudas que le quedaban desaparecieron. 

—De verdad estamos en el Barrizal Muerto… —murmuró. Mientras veía sus alrededores, los Maestros Nube Relámpago gemelos y el Inmortal Gurú Espiritual también llegaron afuera, los dos tosían sangre. 

Poco después, ¡otras tres figuras surgieron súbitamente! 

—¡No puedes escapar Madre Fantasma! —chilló Gongsun Wan’er—. ¡¡Te consumiré!! —Salió disparada hacia la Madre Fantasma, y el Celestial también avanzó. Entre ambos, ¡seguían presionando a la Madre Fantasma y forzándola a retroceder! 

Después de unos momentos, empezaron a emerger los pocos cultivadores afortunados que habían sobrevivido a la prueba de fuego. Para cuando se encontraron en la cubierta principal exterior, y vieron la batalla que transcurría sobre ellos, se estremecieron y algunos hasta empezaron a gritar alarmados. 

—¡No puede ser! Ese… ¡¡ese es El Celestial!! 

—Dónde… ¿¡dónde estamos!? 

—¿La salida llevaba a un barco? ¿¡Cómo puede ser!? ¿Qué es este lugar? ¿Acaso aún estamos en las tierras de Alcance Celestial…? —Bai Lin y Zhao Tianjiao estaban allí, aunque estaban heridos y el Gran Gordito Zhang los ayudaba a sostenerse. 

El único que no reaccionó con sorpresa absoluta fue Song Que… Pero si tembló, miró incrédulamente a su alrededor, y luego volteó hacia Bai Xiaochun como buscando confirmación. 

—Estamos en el Barrizal Muerto. —dijo Bai Xiaochun, y su humor empeoraba rápidamente con cada segundo que pasaba. 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente