Capítulo 940 – AWE – No Somos el Uno para el Otro…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Respiraron hondo, y decidieron que ya había llegado el momento de combinar sus dos mitades. Sin embargo, también fue entonces que sus expresiones cambiaron y alzaron la mirada hacia el cielo. 

Bai Xiaochun sintió lo mismo que ellos. Inhaló hondo y volteó a ver el enorme rostro que había tomado forma en el cielo, lo rodeaba tanta niebla negra que era difícil distinguir sus facciones. Pero ese rostro se quedó viendo a estos otros tres devas con una mirada profundamente siniestra. 

—¡Maestro Mil Fantasma! —exclamaron los Maestros Nube Relámpago gemelos. Pero siguieron adelante y ni retrasaron su persecución tras Bai Xiaochun. 

El deva recién llegado era precisamente el Maestro Mil Fantasma, el cual había estado buscando a otros cultivadores sureños por toda esta vasta planicie. Después de detectar las fluctuaciones de un combate, envió su sentido divino a ver qué ocurría. 

Ahora que había visto la situación, decidió seguir adelante con sus propios asuntos. En lo que a él concernía, cualquier fricción entre la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado y la Secta Nube Relámpago de los Nueve Cielos no tenía nada que ver con él. Su rostro empezó a desvanecerse casi al mismo momento en el que apareció. 

Al ver que el Maestro Mil Fantasma se iba, los Maestros Nube Relámpago gemelos dejaron salir un suspiro de alivio. Después de todo, si el Maestro Mil Fantasma interfería, podría hacer que fuera imposible para ellos atrapar a Bai Xiaochun. 

Pero justo entonces, los ojos de Bai Xiaochun se iluminaron y gritó, —¡Espere un momento Compañero Daoísta Mil Fantasma! ¿En el sur hay un elegido llamado Sun Wu cierto…? 

El Maestro Mil Fantasma se detuvo cuando escuchó eso. Entonces una luz misteriosa y siniestra apareció en sus ojos, y el enorme rostro del cielo volteó a ver a Bai Xiaochun de nuevo. 

Bai Xiaochun le dio una palmada a su bolso de almacenamiento, y sacó al Gran Gordito Zhang, a Song Que y a Sun Wu. 

—Compañero Daoísta Mil Fantasma, tu discípulo Sun Wu estaba en grandes problemas, y lo rescaté. ¿¡Eso no quiere decir que la Secta del Mar Fantasma del Tótem Dragón me debe un favor!? 

Esto sorprendió bastante al Maestro Mil Fantasma. En efecto, Sun Wu era un elegido del río del sur, y si Bai Xiaochun de verdad lo había rescatado, entonces el sur realmente le debía un favor. 

En cualquier otra ocasión, el Maestro Mil Fantasma hubiera asentido de inmediato. Pero podía ver que los Maestros Nube Relámpago gemelos estaban a punto de combinarse. Y dado el estado débil en el que se encontraba Bai Xiaochun, aunque se unieran, ellos dos probablemente no serían rivales para el Maestro Nube Relámpago. 

Así que dudó. 

En ese momento de dudas, los rostros de los Maestros Nube Relámpago gemelos cambiaron, y ambos gritaron, —Maestro Mil Fantasma. Este es un asunto entre nosotros y Bai Xiaochun. Por favor, ¡abstente de cualquier interferencia y te daremos una gran recompensa cuando esto acabe! 

Al escuchar esto, pasó un destello de determinación por los ojos del Maestro Mil Fantasma. Ondeó su mano derecha y atrajo a Sun Wu, junto al Gran Gordito Zhang y a Song Que. También se pudo escuchar su voz al mismo tiempo, sonaba tan extraña y misteriosa como la de un fantasma maligno. 

—Compañero Daoísta Bai, has salvado a Sun Wu, y te lo compensaré salvando a estos dos discípulos de tu secta. De hecho, no solo los salvaré, me aseguraré de que salgan a salvo de esta prueba de fuego. 

Bai Xiaochun respondió con una sonrisa amarga. Pero ya sabía que el Maestro Mil Fantasma no se metería sin una buena razón. Y el que le ofreciera salvar al Gran Gordito Zhang y a Song Que alivió un poco a Bai Xiaochun. Así que sacudió su manga y le transmitió una explicación rápida al Gran Gordito Zhang y a Song Que. 

De ese modo, los tres discípulos de nivel más bajo fueron llevados por el Maestro Mil Fantasma. 

Al Maestro Mil Fantasma solo le tomó un momento irse a lo lejos. Fue entonces que un destello gélido pasó por los ojos de los Maestros Nube Relámpago gemelos y siguieron adelante con su plan de completar el proceso de unión. 

Sus dos mitades marchitas estaban uniéndose, ¡y se convirtieron en una sola persona en apenas un parpadeo! 

Fue entonces que surgió una onda de energía por doquier y creó una impresionante tempestad. 

Esa tempestad de 3.000 metros parecía estar arrasando con los Cielos y la tierra, y justo en el medio… ¡apareció un hombre tan alto y fuerte como un inmortal diabólico! 

Había un resplandor de furia en sus ojos, su cabello negro ondeaba en el viento. Ahora parecía haber algo como diabólico en él, ¡algo increíblemente monstruoso! 

El aire a su alrededor estaba llenándose de fisuras, como si no pudiera soportar la presión que este emanaba. Hasta el más mínimo movimiento de su mano parecía causar estruendos, y su voluntad era tan poderosa que estaba empezando a apartar la de Bai Xiaochun. 

¡Era fuerte! 

¡Era muy, muy fuerte! 

Bai Xiaochun podía sentir claramente que la base de cultivo de los Maestros Nube Relámpago combinados sobrepasaba por mucho el Reino Deva intermedio. Se encontraban en la etapa avanzada, de hecho… ¡estaba muy cerca del gran círculo! 

Bai Xiaochun quedó profundamente conmocionado y empezó a retroceder. Pero fue entonces que el Maestro Nube Relámpago combinado lo observó con una sonrisa burlona. 

Luego dio un paso adelante, ese paso parecía estar retorciendo el espacio, y lo llevó al instante al lado de Bai Xiaochun, allí ondeó su mano. 

Este movimiento casual envió un poder aterradoramente destructivo, en forma de una chispa de electricidad negra. Bai Xiaochun tenía la piel de gallina por el temor, y toda su carne parecía estarle gritando. Entonces realizó un gesto de conjuro sin dudar y mandó una ráfaga de energía defensiva. 

Lo resultante fue un gran estallido, y su cuerpo salió volando y dando vueltas como una cometa con la cuerda rota, ya había sangre brotando por las comisuras de su boca. Finalmente logró detenerse y controlar su cuerpo después de recorrer más de 3.000 metros. 

¡No puedo creer que este tipo sea tan poderoso después de combinarse! —pensó Bai Xiaochun. De no ser por el increíble poder de su cuerpo carnal, probablemente lo hubieran hecho pedazos. Repentinamente se daba cuenta de que había sido bueno intentar solo las Píldoras de Ruptura y no las Píldoras Afrodisíacas. Eso hubiera sido demasiado peligroso… 

Antes de que Bai Xiaochun pudiera siquiera erguirse, la voz del Maestro Nube Relámpago resonó con la frialdad del invierno más gélido. 

—Dije que morirías este día Bai Xiaochun. ¡Y eso significa que no podrás ver el amanecer de mañana! —Dicho esto, el Maestro Nube Relámpago dio otro paso adelante, y estaba a punto de desatar otro ataque…  

Cuando su rostro cambió repentinamente, ¡y una segunda voz peculiar salió de su misma boca! 

—Hermano, no creo que seamos el uno para el otro. ¡Jamás seremos felices si forzamos nuestra unión! 

El cuerpo combinado perfecto del Maestro Nube Relámpago se retorció. E inesperadamente… ¡apareció otra versión suya! Al parecer, el menor de los Maestros Nube Relámpago gemelos ya no quería permanecer en un estado combinado. 

Una mirada de asombro y terror se aferró al rostro del Maestro Nube Relámpago, así como una expresión de incredulidad. 

—¿¡Qué está pasando!? —Al Maestro Nube Relámpago nunca le había ocurrido algo así. Era como si las dos consciencias distintas de su cuerpo se estuvieran rechazando mutuamente… Su aura estaba desestabilizándose, y parecía que podría colapsar en cualquier momento. Lo que era aún peor, su mano izquierda empezó a pelear con su mano derecha… 

Bai Xiaochun estaba maravillado, es más, de no ser por el intenso temor en su corazón, se hubiera puesto a bailar de alegría. 

—¡¡Finalmente funcionaron las Píldoras de Ruptura!! 

Cuando el Maestro Nube Relámpago empezó a separarse, ¡Bai Xiaochun aulló e hizo que apareciera una enorme figura sombría detrás de él! 

Esa figura llevaba una túnica y corona imperiales, y emanaba el aire más exaltado imaginable. Bai Xiaochun apretó su mano en un puño e hizo que apareciera un agujero negro que absorbía toda su fuerza vital, incluso lo hacía ver casi como si estuviera muerto. 

Pero las intensas fluctuaciones que ese puño emanaba hacían que el aire se distorsionara por el poder destructivo. La planicie se llenó de ondulaciones, la hierba estaba siendo aplastada, ¡y un puño apareció! 

¡¡El Puño del Emperador Imperecedero!! 

¡Con el quíntuple de poder! 

Bai Xiaochun parecía rebosar la energía más intensa, y el emperador sombrío detrás de él se unió a su puño, ¡el cual salió disparado directamente hacia el Maestro Nube Relámpago! 

En ese momento crítico, el corazón del Maestro Nube Relámpago palpitaba como loco. Las dos consciencias dentro de él se peleaban, y el puñetazo de Bai Xiaochun se acercaba. Cualquier ventaja que hubiera logrado obtener hasta ahora ya había desaparecido, y ocurrió tan rápido que ni siquiera tuvo tiempo de pensar en cómo reaccionar. 

Pero era un veterano de muchos combates, así que no lo tomaron completamente desprevenido. Se pudieron escuchar sonidos de crujidos, como los que emite una hoguera. Entonces el cabello del Maestro Nube Relámpago se tornó blanco, estaba haciendo arder su propia longevidad para negar temporalmente los efectos de las Píldoras de Ruptura. 

—Antepasado Nube Relámpago: ¡¡Sexta Transformación!! 

—Antepasado Nube Relámpago: ¡¡Séptima Transformación!! 

—Antepasado Nube Relámpago: ¡¡Octava Transformación!! 

La energía del Maestro Nube Relámpago se disparó repentinamente de manera dramática. Se volvió más grande de manera veloz, hasta alcanzar 240 metros de altura, ¡con todo y un aura salvaje que realmente lo hacía verse como si el antepasado de toda la humanidad hubiera aparecido en persona! 

Tenía una contextura corpulenta y ancha, un cabello salvaje y enmarañado, y unos ojos que resplandecían con locura. El cielo sobre él temblaba, la vasta planicie se sacudía. En este momento, había sobrepasado la voluntad de los cielos, ¡y se había convertido en la encarnación de las leyes mágicas! 

—¡Destrúyete! —gritó con una voz que retumbaba como un trueno celestial. 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente