Capítulo 925 – AWE – ¡Qué Comience la Prueba de Fuego! 

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando Bai Xiaochun empezó a buscar a Du Lingfei, alguien adentro del gran salón sobre la montaña principal bajó su mirada, una mirada dirigida a las tierras de abajo que hizo que el cielo se opacara y que apareciera un gran y poderoso viento. 

El Mar Alcance Celestial se paralizó, así como las cascadas sobre la superficie del lago. Debido a esa mirada, la isla entera empezó a temblar. 

Todos en la plaza, incluido Bai Xiaochun, sentían que su mente daba vueltas. Todas las charlas cesaron y los corazones empezaron a acelerarse, una presión increíble estaba apareciendo repentinamente para pesar sobre todos ellos. 

Era tan intensa… ¡¡que ninguno podía mover ni un músculo!! 

Ni siquiera Bai Xiaochun y los demás devas se podían mover. El nivel de presión que pesaba sobre ellos era tan intenso que sus cuerpos estaban repletos de estruendos intensos. 

¡El Celestial! —Esta no era la primera vez que Bai Xiaochun sentía el poder de El Celestial. Aquella vez en las Tierras Desoladas, también había sentido esta misma presión. 

Pero ahora, las cosas eran muy distintas de aquella vez en las Tierras Desoladas. El aura de El Celestial se sentía más explosiva y violenta, tanto que Bai Xiaochun sentía que sus órganos internos se estremecían. 

Era una energía que sobrepasaba por mucho el Reino Deva, y hasta el nivel de semidiós. ¡Esa era la cumbre absoluta de poder en este mundo! 

—¿¡No está herido!? —pensó Bai Xiaochun temblando. Los demás devas también temblaban descontroladamente, sin mencionar a los expertos en el Alma Naciente, cuyas mentes se habían puesto totalmente en blanco. 

Fue entonces que una joven dio un paso adelante desde el palacio al pie de la gran estatua. Llevaba un atuendo adornado con varios fénix e irradiaba un aire de nobleza. ¡Esta era justamente Du Lingfei! 

Mientras flotaba allí en medio del aire, y con la enorme estatua detrás de ella, habló con una poderosa voz que resonó por doquier. 

—¡Inclinaos! 

E inmediatamente, todos en la plaza, incluido Bai Xiaochun, juntaron sus manos involuntariamente y se inclinaron profundamente hacia la estatua de El Celestial. 

—¡Saludos Celestial! 

Sus voces combinadas crearon una onda sonora que estremeció los Cielos y la tierra. Sus voces parecían rebosar fervor y fanatismo, ¡una adoración absoluta frente a alguien que comandaba el nivel de poder supremo! 

Mientras se inclinaban, Du Lingfei se movió a un lado de manera respetuosa. Entonces, cuando la multitud de abajo terminó de ofrecer sus saludos formales, se volteó de nuevo hacia la multitud. Su mirada se posó sobre Bai Xiaochun por apenas un instante, pero no reveló ninguna señal de reconocerlo. 

—Compañeros Daoístas, ya conocen las reglas de esta prueba, —dijo fríamente—. La primera persona que salga, será el próximo aprendiz de El Celestial. 

—En cuanto al límite de tiempo… ¡no lo hay! —Dicho esto, ondeó sus manos, después de lo cual los guardias especiales de la plaza empezaron a distribuir tablillas de jade hacia todos los cultivadores presentes. 

—Estas tablillas de jade registraran vuestras actividades en la prueba de fuego, y cuando encuentren la salida, ¡servirá como dispositivo de autenticación para confirmarlo! —Después de terminar con su explicación, extendió su mano para convocar una roca de color violeta. Luego ondeó su mano e hizo que la roca volara hacia el lago de abajo. 

Esa roca se convirtió en un rayo de luz violeta, el cual explotó justo antes de tocar la superficie del lago. El agua salpicó por todos lados, y luego… ¡se elevó un enorme portón de piedra que parecía venir de lo profundo del lago! 

Tenía 300 metros de altura, e irradiaba un aura profundamente antigua. También tenía tallados un sinfín de rostros feroces, extremadamente vividos, tanto que casi se podía escucharlos aullar. 

Por la superficie del portón daba vueltas una niebla negra, esta se convirtió en noventa y nueve dragones negros cuyos aullidos sacudieron los Cielos y la tierra. Cada uno de esos dragones tenía 3.000 metros de largo, y todos se retorcían y daban vueltas hacia el cielo, como si quisieran atravesarlo y llegar al área más allá. 

Comparado a esos dragones, el portón de piedra se veía tan pequeño al punto de ser insignificante. 

Todos en la plaza estaban impactados por lo que presenciaban. 

En medio de los aullidos de los dragones, un frío bufido resonó súbitamente desde la estatua de El Celestial, ese bufido era tan desgarrador y destructor como un relámpago proveniente de los Cielos. 

Los aullidos de ira de los dragones se convirtieron en unos lamentables quejidos de desesperación y resistencia, y entonces se hicieron pedazos. 

Todo el proceso acabó en el tiempo de apenas unos respiros. Los dragones colapsaron en una niebla negra que dio vueltas alrededor del portón de piedra, y luego se convirtió en un enorme vórtice. 

Conforme el vórtice giraba, unos niveles de poder inmensos se aferraban a esa portón de piedra, como tirando de este… ¡hasta que empezaron a extenderse grietas por su superficie! 

A medida que todo eso ocurría, un aura oscura y siniestra empezó a salir de entre estas grietas, ¡una cosa que hacía parecer que todas las tierras estaban por sumergirse en el frío invernal más intenso! 

Era un qi glacial que parecía capaz de congelar almas. Hasta Bai Xiaochun se puso a temblar al ver entre las grietas, las cuales, a pesar de no verse muy grandes, en realidad tenían decenas de metros de grosor. 

Ni siquiera usando todo el poder de su base de cultivo deva podía ver con claridad el mundo que existía más allá de esas grietas. 

A pesar de eso, tanto Bai Xiaochun, cómo todos los demás presentes… podían sentir que esta prueba de fuego sería muy difícil. Los Maestros Nube Relámpago gemelos, el Maestro Mil Fantasma y el Inmortal Gurú Espiritual tenían expresiones muy serias en sus rostros, y lo mismo iba para todos los cultivadores en el Alma Naciente. 

Song Que, Bai Lin, Zhao Tianjiao y todos los demás presentes estaban completamente conmocionados. 

El portón que los llevaría a la prueba de fuego era completamente extraño, y también llevó a que todos se hicieran la misma pregunta: ¿por qué era que el Celestial estaba usando estas reglas y esta peligrosa prueba de fuego para escoger a un nuevo aprendiz? 

Después de todo, los cultivadores en el Alma Naciente que participaban en la prueba eran un montón de zorros astutos, unos cuya comprensión del arte del engaño sobrepasaba a cualquier cultivador de nivel más bajo. Sería casi imposible evitar que sospecharan en una situación como esta. 

Todos entre la multitud estaban tan impresionados, que ninguno se dio cuenta de que el Gran Gordito Zhang tenía los ojos más amplios que cualquier otro. Y eso era porque… ¡¡ya había visto ese portón de piedra en su sueño!! 

—Un último recordatorio… —dijo suavemente Du Lingfei. En ese instante, todos en la plaza voltearon a verla. 

—La prueba de fuego consistirá de un enorme territorio, a pesar de no ser interminable, es tan enorme que es indescriptible… Consiste de cuatro áreas principales: un profundo pantano, una jungla salvaje, una gran planicie, ¡y un desierto baldío! 

—Cualquier objeto mágico que se lleven a la prueba de fuego será inútil… Préstenle atención a su poder espiritual. La energía espiritual es escasa en las tierras de esta prueba de fuego… 

—Para sobreponerse a esta prueba de fuego, y de hecho, tan solo para sobrevivir, tendrán que controlar cuidadosamente vuestro uso de poder espiritual. Sin embargo… hay muchos objetos mágicos abandonados adentro. Si logran adquirir alguno, ¡incrementarán vuestro poder de batalla y les facilitará mucho el éxito! 

—Vosotros no seréis los únicos dentro de la prueba. Yo misma encabezaré a un grupo de guardias especiales de la Isla Alcance Celestial adentro, ¡y estaremos a cargo de supervisar, evaluar y resolver disputas! —Las palabras de Du Lingfei hicieron que la mayor parte de la multitud de la plaza se relajara un poco. Se sentían mucho más seguros ahora que sabían que no estarían solos, sino que habría guardias especiales de la Isla Alcance Celestial con ellos. 

Además, Du Lingfei también iría, la emisaria de Alcance Celestial. Debido a eso, el nerviosismo de todos disminuyó bastante. Los Maestros Nube Relámpago gemelos, el Inmortal Gurú Espiritual y el Maestro Mil Fantasma también se aliviaron bastante. 

Aunque no sabían perfectamente los detalles de la identidad de Du Lingfei, llevaban muchos años como devas y tenían sus propias especulaciones. El hecho de que Du Lingfei entrara personalmente a la prueba de fuego, los llevó a la conclusión de que, aunque sin dudas habría peligro, ¡realmente sería todo para escoger a un aprendiz para El Celestial! 

Cuando Du Lingfei vio que todos suspiraban de alivio, extendió el brazo y apuntó al portón de piedra. 

—Que la prueba de fuego… ¡comience! 

Una fuerza gravitacional surgió súbitamente en ese vórtice y el aire se llenó de estruendos. También se ampliaron las grietas del portón, y emanaron aún más qi glacial. 

Aunque el qi glacial era intenso, no podía compararse a la pasión en los corazones de los participantes. Estos empezaron a volar por el aire sin dudar, ¡y luego a pasar por ese portón de piedra! 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente