Capítulo 919 – AWE – ¿Qué Problemas Viene a Causar? 

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Mientras más se acercaban a su destino, menos relajado se sentía Bai Xiaochun. No solo porque Hou Xiaomei se encontrara en la Isla Alcance Celestial, sino que también estaba esa misma figura a la que no había visto por tantos años. Du Lingfei. 

La verdad era que, aparte de su oportunidad de conseguir algunas píldoras de longevidad, una de las razones por las que había aceptado venir a este evento era su deseo de asegurarse de que Hou Xiaomei estuviera a salvo. Ya llevaba bastante tiempo extrañándola. 

Otra razón… ¡era Du Lingfei! 

Mientras permanecía de pie sobre la cubierta, viendo a la distancia… murmuró consigo mismo, —Antes de ir a la Gran Muralla, me dijo que… me contaría todo la próxima vez que nos viéramos. 

Se había encontrado con muchas mujeres con el transcurso de los años, y aunque le habían dejado todo tipo de impresiones distintas en él, había algo único con Du Lingfei. A pesar de que la había conocido después de a Hou Xiaomei, había algo en Du Lingfei que la hacía más inolvidable que las demás. 

Habían enfrentado la muerte juntos en las Montañas Luochen. Después de los eventos en el Abismo de la Espada Caída, se desvaneció repentinamente, solo para reaparecer de nuevo en la Secta Corriente de Sangre, en la prueba de fuego para la posición de maestro de sangre. Cuando se le cayó la máscara en la recámara con el corazón del Ancestro de Sangre, se habían visto a los ojos, ambos totalmente impactados… 

Cuando llegó a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, ella lo había protegido en secreto, desde las sombras, y luego le dio un regalo de despedida, en forma de un alma deva… 

Todas esas cosas eran memorias inolvidables. Pero a estas alturas, ni Bai Xiaochun estaba muy seguro de la verdadera naturaleza de la relación que compartían. 

Quizás alguna vez habían tenido sentimientos el uno por el otro, pero ahora… no estaba muy seguro. 

Hacía años, había estado obsesionado con descubrir lo que ella realmente sentía sobre él. Pero con el paso del tiempo, estos deseos se desvanecieron lentamente. Aunque jamás se esfumaron por completo, por todo lo que había pasado a través de los años, parecía que solo había una explicación. 

—Supongo que ya puedo suponer quién eres en realidad, —murmuró y cerró sus ojos. 

Bai Xiaochun no era el único en medio de un silencio solemne conforme se acercaban a la Isla Alcance Celestial. Todos a bordo sentían que la presión crecía, y lentamente quedaban en silencio. 

Ninguno perdía alguna oportunidad de ver al horizonte, con la esperanza de alcanzar a ver su destino. Hasta que un día, fue Bai Xiaochun… el que se percató de una tenue silueta a lo lejos. 

Se veía cómo una isla… 

Poco después, se empezaron a escuchar suspiros de asombro sobre el buque de guerra. Los ojos de Bai Xiaochun también empezaron a iluminarse. 

Podía ver las cosas con más claridad que cualquier otro, por lo que podía detallar más cosas en la isla. 

De hecho, tenía forma de gourd, con el círculo más grande formando el lado principal de la isla, y el círculo más pequeño formaba los muelles. Ambos estaban conectados por una gran cadena montañosa que se elevaba como la columna de un dragón. 

El lugar estaba cubierto de una vegetación verde y exuberante así como de edificaciones decoradas. Había tres montañas particularmente llamativas, las cuales estaban cubiertas con palacios impresionantes. La del medio era la más grande, y las que tenía a cada lado eran un poco más pequeñas. 

A través de las montañas había unas grandes escaleras de piedra que ondeaban como serpientes, y llevaban a los diversos palacios más pequeños que cubrían las montañas. En general, la isla se veía cómo una combinación entre un hermoso jardín, ¡y un palacio imperial! 

Esta era nada más y nada menos que, ¡la Isla Alcance Celestial! 

¡El Palacio del Dao de El Celestial! 

Cada uno de los palacios de esta isla irradiaba una presión aterradora, y había tantos que era imposible contarlos. Después de examinar las cosas brevemente, Bai Xiaochun llegó a la conclusión de que probablemente había más de mil. 

La presión combinada de todos esos palacios era suficiente para derribar montañas, secar mares y darle la vuelta al mundo entero. Era casi como si esta isla fuera un ser enorme y poderoso, ¡uno que miraba con impunidad a todos los seres vivientes del mundo! 

En uno de los grandes salones del palacio principal en la montaña central, se encontraba un enorme trono hecho con un cristal totalmente negro. El cristal con el que estaba hecho el trono, en realidad crecía desde la misma base de la montaña, al parecer estaba conectado al Mar Alcance Celestial. También había chispas eléctricas negras que danzaban por la superficie del trono, y eventualmente eran absorbidas por la poderosa figura que estaba allí sentada. 

¡Este era nada más y nada menos que El Celestial! 

Cuando Bai Xiaochun y su grupo se acercaron a la isla, El Celestial abrió sus ojos, volteó hacia el buque de guerra de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, y frunció un poco el ceño. 

—Por culpa de mis heridas… casi me olvido por completo… Ese es el mismo chico que el cuidador de tumbas logró embaucar, el que está repleto de Poder de Voluntad. ¿Qué problemas viene a causar? 

Quien hubiera pensado que ese viejo fantasma de verdad le dejaría volver a las tierras de Alcance Celestial… Tan calculador como siempre, cuidador de tumbas. Bueno, lo usaremos del mismo modo en el que usé al Ancestro de Sangre. Todo será igual. Cuando todos los demás planes fallen, será mi herramienta más poderosa. No solo no lo heriré por ahora, lo protegeré hasta que madure… 

Me conoces demasiado bien viejo fantasma… La verdad es que, al menos que no me quede más opción… no daré ese último paso… —Después de que pasara un buen rato, El Celestial volvió a cerrar sus ojos. 

¡A pesar de eso, la presión que la Isla Alcance Celestial irradiaba se volvió aún más intensa! 

Fue en ese momento exacto, en el que la mirada de Bai Xiaochun se vertió hacia otro lugar sobre el Mar Alcance Celestial. 

Poco después, aparecieron tres barcos, cada uno venía de una de las direcciones cardinales… Eran buques de guerra, de tamaños muy parecidos al que venía de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, aunque cada uno tenía un diseño y estilo un poco distintos. Todos avanzaban velozmente hacia los muelles de la Isla Alcance Celestial. 

El barco que venía del oeste estaba hecho de piedra verde, se veía incomprensiblemente antiguo. Irradiaba un poder capaz de sacudir montañas y secar mares, y así avanzaba sobre las aguas del mar. 

Bai Xiaochun apenas logró distinguir una multitud que estaba de pie en la cubierta de ese barco. En la proa había una persona que llamaba la atención de inmediato. Era muy viejo, con el porte de un ser trascendente, y con profundas fluctuaciones deva. 

El barco que venía del sur hizo que las pupilas de Bai Xiaochun se contrajeran. Estaba hecho de una madera totalmente negra, y lo rodeaba un humo negro siniestro. De vez en cuando se podía ver un dragón negro entre el humo, tan solo verlo le aceleró el corazón a Bai Xiaochun. ¡Estaba claro que ese dragón era el espíritu autómata del buque de guerra! 

Sobre la cabeza del dragón había una figura sentada de piernas cruzadas, muy oscura como para verla claramente. Solo se podía distinguir su silueta, ¡pero era posible ver que su cabello era en realidad la fuente de todo ese humo negro! 

Pero el que era aún más llamativo que los barcos del sur y del oeste, era el buque de guerra que venía del norte. Parecía estar hecho de puro hielo, e irradiaba un fuerte qi glacial. Además, entre ese hielo danzaban incontables relámpagos, por lo que se escuchaban estruendos resonando por doquier, unos truenos aterradores que sacudían el alma. 

Lo más notorio era la persona que estaba de pie sobre la proa del barco que venía del norte. Era un tipo corpulento que se veía tan alto y fuerte como una torre. De hecho, tenía al menos 9 metros de altura, con una contextura corporal poderosa, y un aura que le contrajo las pupilas a Bai Xiaochun. 

No tuvo que pensarlo mucho para entender que estos tres barcos… ¡venían de las otras tres ramas del Río Alcance Celestial! 

Los demás barcos habían zarpado más o menos al mismo tiempo que el de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, y se habían movido con velocidades similares. Por lo que todos llegaron más o menos al mismo tiempo. 

Esta era la primera vez que Bai Xiaochun veía a cultivadores de las otras ramas del río. Aunque el anciano en el Alma Naciente le había dado bastante información, aun así, era distinto verlos en persona. Cuando volteó a verlos, los cultivadores de esos barcos hicieron lo mismo con él. 

La presión que sentían creció de inmediato. Y al mismo tiempo, los cuatro barcos distintos siguieron adelante con su camino a los muelles de la Isla Alcance Celestial. 

A medida que los barcos se acercaban el uno al otro, los cultivadores que tenían en sus cubiertas se lograron ver mejor. 

Fue entonces que el anciano en el Alma Naciente, el que sabía mucho sobre las otras tres ramas del río, empezó a presentarle a los demás de manera detallada la identidad de esos cultivadores. 

—Como sabrán, el este lo controla la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. En cuanto a los otros tres ríos… el oeste lo controla la Secta de la Dominación Lunar del Zodiaco Exaltado. El sur lo controla la Secta del Mar Fantasma del Tótem Dragón. ¡Y el norte lo controla la Secta Nube Relámpago de los Nueve Cielos! 

—Tengan cuidado con la Secta de la Dominación Lunar del Zodiaco Exaltado del oeste. A ese viejo con el porte trascendental se lo conoce como el Inmortal Gurú Espiritual, y es bueno con magias Daoístas de piedras y montañas. ¡Puede transformar a los seres vivientes en simples rocas y tierra! Es formidable. En general, la Secta de la Dominación Lunar del Zodiaco Exaltado es buena para magia Daoístas de los cinco elementos. Aunque quizás no parezca nada extraordinario, la habilidad a la que han llegado es completamente aterradora. 

—No estoy muy familiarizado con la mayoría de los cultivadores en el Alma Naciente del oeste. Pero hay uno al que deberían prestarle atención. ¿Ven a ese joven al lado del Inmortal Gurú Espiritual? Su nombre es Shi Yan, y en general se lo considera el mayor experto en el Alma Naciente de toda la secta. Ya una vez libró una espectacular batalla contra alguien en el Reino Deva inicial, ¡y vivió para contarlo! 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente