Capítulo 899 – AWE – Regresando a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—Patriarca… —dijo Bai Xiaochun con una mirada de asombro en su cara. Pensaba que el patriarca habría venido a entregarle algún objeto mágico, o quizás algún otro objeto raro. Jamás se hubiera imaginado que el obsequio sería en realidad el verdadero espíritu de la Escuela Glacial.

—Uhm… Patriarca, no creo que sea apropiado que me entregue al verdadero espíritu. Es demasiado importante, ¡y yo soy demasiado torpe! ¿Y si se me cayera por accidente o algo así? Si ocurriera algo malo… ¿Por qué no se la da mejor a otra persona? —El que el patriarca le diera un ataúd como regalo de despedida lo dejó sintiéndose muy extraño.

Aunque el ataúd contenía un verdadero espíritu, seguía siendo muy extraño, y en lo que concernía a Bai Xiaochun, no parecía ser nada muy auspicioso que digamos.

—Llévatela contigo… —le repitió el Patriarca Corriente Espiritual. La razón por la que le estaba dando a Bai Xiaochun el ataúd con el verdadero espíritu, era justamente por todas las situaciones peligrosas por las que había pasado la Secta Desafiadora del Río. Afortunadamente, el regreso de Bai Xiaochun permitió que todo saliera bien al final. Pero el Patriarca Corriente Espiritual aún estaba preocupado por lo que podría ocurrir en el futuro.

No se atrevía a apostar con el verdadero espíritu. Por lo que decidió entregarle el ataúd a Bai Xiaochun, cosa que sentía que sería más seguro que tenerlo en la Secta Desafiadora del Río. Y lo que era más importante era el hecho de que había sido una sugerencia de su Maestro, el mono. Aunque el Patriarca Corriente Espiritual ya era un deva, seguía teniendo un respeto eterno por su Maestro.

Bai Xiaochun podía ver la determinación del Patriarca Corriente Espiritual. ¡No parecía estar dispuesto a aceptar un no por respuesta! Bai Xiaochun sintió un dolor de cabeza y observó el ataúd.

—¿Por qué no lo hablamos un poco Patriarca? De verdad no creo que sea apropiado. ¿Y si ocurre algún problema…?

—No habrá problemas, y no hay nada que discutir. ¡Llévatela contigo Xiaochun! —Dicho esto, el Patriarca Corriente Espiritual juntó sus manos y se inclinó profundamente.

Bai Xiaochun suspiró, sacudió su cabeza y observó a la niña bebé dentro de ese ataúd de cristal. Tenía los ojos cerrados, parecía casi como si ya hubiera perecido. Pero Bai Xiaochun sabía que no estaba muerta… solo profundamente dormida.

En aquel entonces, cuando las sectas unidas de las Partes Bajas atacaron la Corte del Río del Cielo, ¡esta niña bebé se había despertado y convertido en una joven impresionante!

Antes de volverse a dormir, la mujer observó profundamente los ojos de Bai Xiaochun y luego le reveló la fórmula secreta de la Píldora Desafiadora del Río.

¡Apenas me puedo cuidar, sin mencionar a un verdadero espíritu! —pensó, y fruncía el ceño pensando que básicamente lo estaban convirtiendo en un papá de casa. Sin embargo, sabía que esta pequeña niña era extremadamente importante para la División Corriente Espiritual. Al fin y al cabo, el Patriarca Corriente Espiritual ya hacía mucho que le había contado que la razón original por la que la Secta Corriente Espiritual quería avanzar río arriba, era por el bien de esta niña.

Después de dudar un poco más, Bai Xiaochun observó al Patriarca Corriente Espiritual, luego le regresó la mirada al ataúd. Y finalmente asintió de manera un poco reacia. Sin importar lo mucho que quisiera evadir la responsabilidad de aceptar el ataúd con la niña profundamente misteriosa, no tenía más opción.

Cuando el Patriarca Corriente Espiritual vio que Bai Xiaochun aceptaba, dejó salir un suspiro de alivio. Después mirar una última vez a la niña bebé del ataúd, partió de la cueva de inmortal de Bai Xiaochun.

Ah, lo que sea, —pensó Bai Xiaochun mientras sacudía la cabeza y suspiraba. Sacudió su manga y guardó el ataúd en su bolso de almacenamiento. En ese momento, recordó algo repentinamente y gritó, —¡Sé que estás allí pequeña tortuga! Escúchame bien. ¡Será mejor que te comportes! ¡No tienes permitido molestar a la niña en ese ataúd!

Aunque no recibió ninguna respuesta, estaba seguro que la pequeña tortuga lo había escuchado. Después de guardar el ataúd, pasó meditando el resto de la noche, y se puso de pie al amanecer. Se elevó por encima de la Secta Desafiadora del Río, bajó la mirada y suspiró… luego se convirtió en un rayo de luz que salió disparado hacia la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado.

Cuando salí de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, no muchas personas me conocían. Pero ahora las cosas son distintas. —Estaba pensando orgullosamente en su base de cultivo deva, y que ahora era el sexto deva de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, no pudo evitar emocionarse con eso.

Me pregunto cómo le estará yendo a mi taberna. ¿Y qué habrán estado haciendo el Gran Gordito Zhang y Xu Baocai? ¿Por qué no volvieron a ayudar durante el peligro de la secta? —Repentinamente se sintió un poco inquieto. No tenía sentido que el Gran Gordito Zhang y Xu Baocai actuaran de ese modo.

¿Les habrá ocurrido algo? —pensó mientras aumentaba su velocidad.

Dado el nivel de su base de cultivo, no le tomó mucho tiempo ni esfuerzo pasar todas las Partes Medias. Después de un rato, llegó a las fronteras de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. Cuando se acercó, pudo sentir tres auras que se extendieron para escanearlo. Y las tres se escondieron casi de inmediato e impresionadas.

Poco después, tres personas salieron volando de una montaña cercana, luego juntaron sus manos y se inclinaron hacia él.

—¡Saludos Patriarca Bai!

Llevaban las ropas de discípulos de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, y tenían la misión de vigilar esta región fronteriza de la secta. Ya habían escuchado sobre Bai Xiaochun, y dado que estaban en el lugar más cercano entre la base de su secta, y la Secta Desafiadora del Río, habían estado esperando que apareciera Bai Xiaochun. Se podía ver lo nerviosos que estaban de solo un vistazo.

Bai Xiaochun no los conocía, pero estaba muy contento con el trato que le mostraban. Juntó sus manos en su espalda, colocó una pose de alguien de la generación más vieja, y asintió magnánimamente antes de seguir velozmente con su camino.

Después de su partida, los tres discípulos dejaron salir suspiros de alivio e intercambiaron vistazos. Los tres podían ver la adoración en los ojos de los otros.

—Quién se hubiera imaginado que alguien como él, un donnadie de una pequeña secta, un simple rehén… ¿terminaría como un patriarca deva del Gremio de Venas de Acero…?

—Lo haces sonar como si fuera fácil convertirse en un patriarca deva. Escuché que justo después de convertirse en deva, el Patriarca Bai derrotó a otros tres expertos en el Reino Deva intermedio. Luego, el patriarca semidiós de la secta le dio su aprobación.

—Cierto, cierto. Lástima que no fuimos amigos del Patriarca Bai cuando llegó por primera vez a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. De haberlo sido, ya estaríamos en nuestro camino a la fama. —Los tres discípulos suspiraron y sacaron una tablilla de jade de transmisión para enviarle a la secta las noticias sobe la llegada de Bai Xiaochun.

Rápidamente se supo que Bai Xiaochun estaba en camino. El Gremio de Venas de Acero fue el primero en reaccionar, los cuales salieron en masa y formaron filas para esperar su llegada.

Los 100.000 miembros del Gremio de Venas de Acero estaban presentes, incluyendo a muchos soldados de las cinco legiones. Era un escenario espectacular para todos.

Chen Hetian, Li Xiandao y Bai Zhentian no estaban nada contentos. Después de volver a la secta, los tres habían entrado a meditación aislada. Tomando esto en cuenta, algunos de los discípulos bajo su mando también entraron en meditación, mientras que otros salieron a recibir a Bai Xiaochun.

Pero en su mayoría, los discípulos de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado salieron para saludar a Bai Xiaochun en su llegada. Algunos lo conocían, pero para la mayoría era un extraño. De todos modos… hasta los desconocidos sabían su nombre.

—El Patriarca Bai fue alguna vez un rehén de la Secta Desafiadora del Río. Incluso instauró un reino del terror en cuanto llegó a la Ciudad del Cielo.

—¡También causó un gran alboroto cuando entró entre las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado!

—¿Nunca habías oído hablar de Bai Xiaochun? Bueno, ¿has oído de aquella taberna en la Ciudad del Cielo cierto? ¡Esa es suya! ¡Toda el área de 50 kilómetros a la redonda es su propiedad personal!

La Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado se llenó del sonido de conversaciones rápidamente. Claro, ya habían estado hablando mucho de él después de que el patriarca semidiós le otorgara un título. Por lo que en cuanto el Gremio de Venas de Acero salió a prepararse para su llegada, estas charlas se intensificaron.

Y por supuesto, había un patriarca en el Gremio de Venas de Acero que se veía particularmente contento. ¡Este ondeó su mano e hizo que el sonido de campanas inundara toda la secta!

Se las pudo escuchar ocho veces, lo cual indicaba que venía una persona de un estatus increíble. De hecho, el número más alto de campanadas era nueve, lo cual estaba reservado para semidioses. ¡Ocho campanadas implicaban la llegada de un deva!

Junto al sonido de las campanas, se extendieron ondulaciones por el cielo y una presión inmensa empezó a pesar sobre los discípulos. Al mismo tiempo, todos empezaron a observar a la distancia, allí acababa de aparecer un rayo de luz, ¡e iba disparado a toda velocidad hacia la secta!

En las cuatro ciudades bajo la estructura de arcoíris, había un sinfín de personas mirando ese rayo de luz. Independientemente de que conocieran o no a Bai Xiaochun, todos estaban profundamente conmocionados.

En cuanto a los miembros del Gremio de Venas de Acero, estos eran los más preparados de todos. Apenas apareció Bai Xiaochun, unieron sus voces en un poderoso saludo retumbante. —¡Le ofrecemos saludos respetuosos, Patriarca Bai!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente