Capítulo 880 – AWE – ¿Ves Esto Xiaochun?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Song Que solo pudo suspirar cuando vio la mirada fascinada que mostraba el rostro de su tía al ver a Bai Xiaochun. Ahora se arrepentía de haber venido a visitar tan temprano. La verdad era que de haber sabido que Bai Xiaochun aparecería, hubiera preferido ser apaleado que venir a esta hora.

Aunque de algún modo deseaba poder hacer algo para interferir con las habilidades de seducción de Bai Xiaochun, en realidad no podía evitar admirarlo un poco debido a ello.

Él había estado allí para escuchar todos los detalles cuando Bai Xiaochun explicó el Encantamiento del Carácter Ganar, el cual ayudó a Zhao Tianjiao a ganarse a Chen Yueshan. Y Song Que también estuvo allí para presenciar la relación confusa que había surgido entre Bai Xiaochun y la Dama Polvo Rojo.

Y eso sin siquiera mencionar a Chen Manyao…

Ahora que lo pensaba… parecía que todas las cultivadoras más hermosas estaban en algún tipo de relación con Bai Xiaochun… Al final, Song Que solo pudo reflexionar que los Cielos parecían favorecerlo…

Pensó en revelarle la verdad a su tía, y contarle sobre Chen Manyao y la Dama Polvo Rojo. Pero luego se dio cuenta de que Bai Xiaochun le estaba dirigiendo una mirada de advertencia, y su corazón casi se para. Suspiró, miró de nuevo la expresión fascinada en el rostro de su tía, y finalmente se dio cuenta de que esta sí que era una situación muy incómoda. Después de sacarse una excusa aleatoria, se fue.

Se sintió mucho mejor una vez afuera. Sacudió su cabeza, y pudo ver que había varios discípulos cercanos de la División Corriente de Sangre que lo estaban mirando. Entonces tomó una postura más erguida, y sintió el orgullo que debía sentir un elegido en el Alma Naciente. Los discípulos se inclinaron en saludo y su confianza empezó a volver.

Ahora Bai Xiaochun y Song Junwan estaban solos en la cueva de inmortal de ella. Era una situación poco común. Previamente, había demostrado una gran ferocidad en combate, pero ahora que estaban juntos, Song Junwan abandonó cualquier intento de ocultar sus emociones.

Especialmente considerando lo que Bai Xiaochun le había contado sobre la situación de Song Que, y el peligro que había enfrentado para rescatarlo.

Song Junwan podía ver que Bai Xiaochun había hecho todo eso por ella. Y al final, se trajo de regreso a Song Que, no solo a salvo, sino también habiendo llegado a la etapa del Alma Naciente.

Acomodó algunas de las arrugas en su vestimenta, y mencionó algunas palabras de preocupación con una mirada cálida. Tomando en cuenta que estaban solos, ya no estaba tan sonrojada.

Bai Xiaochun se sentía muy relajado en su presencia, y podía ver lo mucho que le importaba a ella. Eventualmente se sentaron sobre un diván, entonces Bai Xiaochun empezó a alardear sobre algunos de los detalles de cómo había rescatado a Song Que.

Claro, puso énfasis en su rol dentro de la situación, y asegurándose de que quedara claro que, sin él, Song Que probablemente jamás hubiera escapado. Durante todo el tiempo, se mantuvo mirando de cerca a Song Junwan.

Aunque no se habían visto por bastantes años, Song Junwan seguía tan espectacularmente hermosa como siempre. Su maquillaje era perfecto, con énfasis en sus cejas con curvas tan elegantes como hojas de sauce. Sus ojos resplandecían como unos profundos estanques de agua, y la hacían ver como si estuviera esperando que él viera lo que pensaba. El corazón de Bai Xiaochun se aceleró repentinamente.

Song Junwan tenía una figura muy ardiente y escultural, con curvas encantadoras por todos lados. Había algo increíblemente cautivante en ella, especialmente la manera tan provocativa en la que se tendía a vestir. Bai Xiaochun tragó varias veces, y se maravillaba por dentro con lo atractiva que era. Empezó a compararla con la Dama Polvo Rojo sin siquiera pensarlo, y eventualmente suspiró ante la realización de que, si se trataba de belleza y físico, Song Junwan claramente ganaba.

Repentinamente se dio cuenta de algo. Después de haber sido forzado en la jungla bajo la Dama Polvo Rojo, se había abierto un nuevo mundo para él…

Cuando Song Junwan se dio cuenta de que Bai Xiaochun la estaba mirando discretamente de ese modo, su corazón empezó a latir con fuerza. Apareció una expresión coqueta en su rostro, y lo miró de cerca, pretendía no haberse dado cuenta de la mirada en los ojos de él. También se inclinó un poco, cosa que revelaba sus curvas aún más.

Pero después de un buen rato, quedó claro que Bai Xiaochun solo la estaba mirando, y no parecía que actuaría. Apareció una chispa de enojo en su corazón, cosa que apagó un poco su pasión. E incluso apareció una expresión fría en su rostro.

—Bueno, —dijo delicadamente—, ya que no hay nada mejor que hacer, supongo que iré a meditar.

A Bai Xiaochun se le abrieron los ojos ampliamente sorprendido. Todo había ido bien hasta hacía un momento, tanto que Song Junwan parecía estar apasionada. Pero en un abrir y cerrar de ojos, todo cambió súbitamente. Era muy extraño. Repentinamente se dio cuenta de que preguntarle sobre Hou Xiaomei en este momento no parecía ser una buena idea…

Parpadeó varias veces, y decidió tratar de juzgar la situación.

—Bueno… ¿supongo que debería irme?

Song Junwan lo miró enojada por un momento con un corazón ardiendo de una furia que no podía controlar, entonces dejó salir un frío bufido. —¡Sabes dónde está la puerta!

Bai Xiaochun sí que estaba confundido. Suspiró y se puso a pensar que las mujeres sí que eran criaturas extrañas, lo mismo iba para la Dama Polvo Rojo y Song Junwan.

¿Será que todas las mujeres mayores son así? —Quedó convencido de que este era el caso, y decidió que sí que extrañaba a Hou Xiaomei. Ella sin dudas era la mejor portada de todas.

Se frotó la nariz, se puso de pie y dijo, —Bueno, ¡supongo que de verdad me tengo que ir!

En ese momento, Song Junwan cerró sus ojos y lo ignoró.

La incomodidad de Bai Xiaochun se estaba empezando a convertir en enojo. Sacudió su manga se volteó y empezó a caminar. Pero después de solo unos siete u ocho pasos, se escuchó la voz de Song Junwan.

—¿Por cuánto tiempo te quedarás esta vez?

Este le respondió sin humor de lidiar con sus cosas, —Ah, no sé. Tendré que visitar a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado después de que hayan concluido los asuntos de la secta.

Entonces siguió con su camino.

Song Junwan abrió bien los ojos y se le quedó viendo partir. En este momento, se dio cuenta de que dada la base de cultivo y el talento de Bai Xiaochun, no era razonable esperar que se quedara por siempre en la Secta Desafiadora del Río, aunque este fuera su hogar. Además, no pudo evitar preguntarse… cuando se fuera, ¿cuánto tiempo pasaría antes de poder volverlo a ver?

Cuando pensó eso, y en lo distante que le había parecido cuando lo vio en aquel campo de batalla, empezó a sentir un conflicto interno. Si no podía tenerlo ahora… entonces conforme pasara el tiempo, se separarían cada vez más, y su relación seguramente se enfriaría. Eventualmente, probablemente no sería más que una memoria.

La secta había enfrentado muchas situaciones dramáticas a través de los años, y ya había visto a muchas parejas separadas por la muerte. Además, no tenía idea de si podría avanzar de la etapa de la Formación del Núcleo y llegar al Alma Naciente, lo que significaba que no sabía por cuanto tiempo podría vivir.

Lo único que sabía con seguridad, era que, a través de los años, Bai Xiaochun era la única persona que la había buscado de ese modo sin generarle repugnancia. Después de todo lo que había ocurrido entre ambos, era la única persona en la que no podía dejar de pensar.

Cuando llegó a este punto, el conflicto en sus ojos se convirtió en determinación. Ella era la bruja diabólica de la Secta Corriente de Sangre, ¡no un miembro recto y ortodoxo de la Secta Corriente Espiritual!

Cuando sus dudas se desvanecieron, se llenó de firmeza. Se estiró un poco en el diván, asegurándose de mostrar cada parte de su hermosa figura. Y entonces habló con una voz capaz de punzar el corazón de quien la oyera.

—Xiaochun, ven un momento. Quiero mostrarte algo.

En cuanto esa voz entró en los oídos de él, sintió cómo si una mano se hubiera aferrado a su corazón. Después de estremecerse por un momento, dejó salir un bufido.

—Sea lo que sea, ¡no quiero verlo! —Estas fueron las palabras que salieron de su boca, pero dejó de caminar, y hasta se volteó, para encontrarse con una Song Junwan reclinada de manera seductora sobre el diván. Su corazón empezó a palpitar con fuerza. Pero se recordó a sí mismo que frente a una zorra como esta, debía controlarse y actuar normal.

Esta le indicó con el dedo y un resplandor en los ojos. —Se un buen chico. ¿Por qué no vienes? ¡No te voy a morder!

A Bai Xiaochun se le aceleró el corazón aún más y dejó salir otro frío bufido. La miró fijamente se acercó, alzó su barbilla y dijo fuertemente, —¿Yo? ¿¡Temer que me muerdas!? No lo creo. Muy bien. ¿Qué quieres mostrarme?

Lo miro cubriéndose la sonrisa con la mano, e hizo que su mirada se aferrara a ella como si fuera un gancho. Mientras este abría la boca sorprendido, ella le dio una palmada a su bolso de almacenamiento, y sacó una píldora medicinal que sostuvo entre sus dedos.

—¿Ves esto?

Bai Xiaochun quedó boquiabierto, un poco descontento de que esto fuera lo que Song Junwan quería mostrarle… Resultaba ser solo una píldora medicinal. Suspiró, miró de cerca, y recurrió a su habilidad con el Dao de la medicina para identificarla.

—Oh, es una Píldora Afrodisíaca. Oye, cómo conseguiste… —Repentinamente quedó boquiabierto y recordó a la Dama Polvo Rojo.

Pero antes de que este pudiera hacer nada… Song Junwan se sonrojó, y junto a un destello en sus ojos…

¡Aplastó la píldora!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente