Capítulo 879 – AWE – ¡Que’er! ¿Qué estás haciendo aquí?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Bai Xiaochun era el corazón y el alma de la Secta Desafiadora del Río. No importaba que las Divisiones Corriente de Sangre y Espiritual ya estuvieran completamente integradas; ¡no había nadie que pudiera reemplazar a Bai Xiaochun!

Lo que era más importante, ¡Bai Xiaochun tenía el origen más propio y ortodoxo dentro de la División Corriente Espiritual!

El patriarca repentinamente pareció haber recordado algo. —Xiaochun, desapareciste mucho tiempo en las Tierras Desoladas. Ahora que has vuelto, debo preguntarte: ¿has oído el asunto de que El Celestial está seleccionando un nuevo aprendiz?

—¿El Celestial está por escoger a un nuevo aprendiz? —dijo Bai Xiaochun con una mirada de asombro en su rostro.

El patriarca asintió. —Yo tampoco estoy muy familiarizado con lo que ocurre en esta situación. Pero todo el asunto debería comenzar pronto. Las cuatro sectas en la fuente del río están llevando a cabo sus preparativos.

—Según lo que he oído, cualquier cultivador al nivel del Alma Naciente se puede unir. Siempre y cuando sea de la región del Río Alcance Celestial, no importa a que secta o clan pertenezcan, o incuso si es un cultivador solitario. ¡Todos los cultivadores al nivel del Alma Naciente están cualificados para ir a la Isla Alcance Celestial! —El Patriarca Corriente Espiritual suspiró. Al fin y al cabo, en la región del Río Alcance Celestial no faltaban cultivadores en el Alma Naciente.

¡El que un cultivador en el Alma Naciente sobrepasara a muchos otros para conseguir un puesto sería el equivalente a un ser mortal ascendiendo a los Cielos!

Sin embargo, aún había esperanza para Bai Xiaochun. A pesar de que claramente podía vencer a prácticamente todos los demás en su generación, claramente aún no era un deva.

A pesar de ser solo un mitad-deva, ya había matado a un verdadero deva, arruinado al otro, y forzado al tercero a escapar. El Patriarca Corriente Espiritual jamás había oído hablar de algo así ocurriendo en el Río Alcance Celestial oriental, aunque no podía estar seguro de si alguna vez habría ocurrido algo así en los otros tres ríos principales, pero sabía que sin dudas era algo insólito.

Esta era la primera vez que Bai Xiaochun escuchaba que El Celestial estaba por recibir un nuevo aprendiz, pero esto solo le hizo sacudir la cabeza. Debido a lo que había presenciado en aquella espectacular batalla en las Tierras Desoladas, no tenía una muy buena impresión de El Celestial…

Y que mencionaran a El Celestial lo puso a pensar en Hou Xiaomei, así que le preguntó al patriarca al respecto.

—Hou Xiaomei y Colmillo Fantasma fueron llevados a la Isla Alcance Celestial hace más de seis meses, junto a varios otros. Esto no se decidió en combate, sino a través de una evaluación de talento y otros factores. Al parecer Hou Xiaomei poseía un talento inusual en ciertas áreas. Asumiendo que siga las instrucciones y destaque en su cultivo, ¡habrá posibilidades de que se convierta en un guardia especial allí!

—Este tipo de cosas solo ocurre cada varios cientos de años. De esos 10.000 cultivadores que son llevados, solo unos pocos cientos terminan como guardias especiales. —El Patriarca Corriente Espiritual claramente no sabía mucho sobre la situación, pero obviamente tenía esperanzas con el resultado. Por el momento, había mucho trabajo que hacer para reestablecer el orden en la Secta Desafiadora del Río, por lo que después de esto, el Patriarca Corriente Espiritual se volteó para partir.

En ese momento, recordó lo cercanos que eran Hou Xiaomei y Bai Xiaochun, y volteó para decirle, —Si quieres saber más detalles, deberías ir a preguntarle a Song Junwan. La selección se llevó a cabo en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, y Song Junwan también estuvo allí. Lamentablemente, ella no fue seleccionada.

Bai Xiaochun asintió, y decidió guardarse sus reservas sobre El Celestial. No era que no confiara en el Patriarca Corriente Espiritual, sus sospechas eran simplemente demasiado impactantes. Aún estaba inquieto con toda la situación y se tomó un momento para ver las tumbas, luego respiró hondo y se fue.

El anochecer cayó después de un rato, y la luna brillante se encontraba en lo alto del cielo. La mayoría de los discípulos de la Secta Desafiadora del Río estaban practicando su cultivo. Al fin y al cabo, no se podían concluir las reparaciones en un solo día, necesitaban tiempo para recuperarse del cansancio de la batalla.

Fue más o menos en este momento que Bai Xiaochun finalmente aprovechó la oportunidad para ir a buscar a Song Junwan. Por un lado, llevaba años extrañándola, por el otro, también quería saber más sobre lo ocurrido con Hou Xiaomei.

Song Junwan finalmente estaba descansando y se encontraba en su cueva de inmortal, usando píldoras medicinales para recuperarse de su cansancio. Sin embargo, hubo una persona que fue a verla antes que Bai Xiaochun. Y ese era Song Que.

Ya que Song Que era un elegido del Clan Song, era natural que Song Junwan estuviera muy preocupada por él. Y el hecho de que ahora estuviera en la etapa del Alma Naciente era algo maravilloso para el clan.

A pesar de que Song Junwan era técnicamente mayor que Song Que en términos de rango familiar, en cuanto este llego, se puso de pie para recibirlo. Sin embargo, Song Que no se atrevía a usar su base de cultivo para actuar como alguien superior. Se acercó rápidamente y dijo, —No hay necesidad de eso Tía Junwan. Que’er ha venido a ofrecer sus saludos.

Juntó sus manos y se inclinó con la mayor cortesía, tal y como hacía antes cuando su base de cultivo era inferior a la de ella.

Song Junwan estaba muy contenta con lo prudente que estaba siendo él. Pero eso no le evitó ofrecer algún consejo.

—Que’er, ahora que posees un Alma Naciente, es simplemente apropiado que te reciba formalmente. Aunque no podemos olvidarnos del protocolo familiar, en el mundo del cultivo, el poder demanda respeto.

Song Que sonrió amargamente, recordándose a sí mismo que de no ser por Bai Xiaochun, las cosas serían muy diferentes. Tomando en cuenta lo cerca que estaba él del Alma Naciente intermedia, todos en su clan a excepción del mismísimo patriarca se inclinarían para saludarlo.

Pero… dada la identidad de Song Junwan, así como su relación con Bai Xiaochun, Song Que no tuvo más opción que contener su amargura. Aunque estaba un poco contento con ver la depresión reciente de Bai Xiaochun, no se atrevía a revelarlo abiertamente. Todo este tiempo en las Tierras Desoladas no solo lo forzaron a crecer un poco, también le metieron una profunda reverencia por Bai Xiaochun, aunque no admitiera que existiera.

Además, Bai Xiaochun había mencionado muchas veces el asunto de ser el tío de Song Que. Debido a eso, los asuntos de rango familiar en relación a Song Junwan no eran nada sencillas.

De no ser por eso, su primera visita no hubiera sido a Song Junwan, sino al patriarca del Clan Song.

—No hace falta eso Tía Junwan. En sus ojos madame, Que’er siempre será el mismo chico de hace tantos años. —Dicho esto, Song Que respiró hondo y se inclinó formalmente hacia Song Junwan.

Song Junwan puso una gran sonrisa y sus ojos se llenaron de calidez. Estaba orgullosa del hijo qilin que había crecido en el clan, y le preguntó de inmediato sobre sus aventuras en las Tierras Desoladas.

En respuesta, este tartamudeó un poco y dio vueltas dándole un recuento vago e incómodo sobre lo sucedido después de su desaparición. De haber sido cualquier otra persona, hubiera actuado de manera un poco más arrogante. Pero en este momento, no estaba muy seguro de cómo comportarse alrededor de Song Junwan.

Song Junwan podía ver que había algo raro con Song Que. Frunció el ceño, cosa que la hacía ver más hermosa, y también más sombría. Justo cuando estaba a punto de hacerle preguntas más específicas, escuchó la voz de Bai Xiaochun afuera de la cueva de inmortal.

—Wan’er, querida, —dijo apasionadamente—, ¡he vuelto!

En el instante en el que su voz entró a la cueva de inmortal, el corazón de Song Que empezó a latir con fuerza. Por otro lado, Song Junwan se sonrojó y pasó un resplandor un poco enojado por sus ojos. El que se pusiera a actuar tan románticamente frente a alguien más joven no solo le aceleró el corazón, también le apenaba. Ondeó rápidamente su mano y abrió de golpe la cueva de inmortal.

Bai Xiaochun entró y pudo ver de inmediato a Song Que.

—¿¡Eeeh!? ¡Que’er! ¿Qué haces por aquí?

El rostro de Song Que se oscureció.

Cuando Song Junwan vio la expresión de Song Que, repentinamente se vio un poco comprensiva. Sabía bien que era en parte su culpa que Bai Xiaochun tratara a Song Que de ese modo, y estaba a punto de decir algo, cuando Bai Xiaochun la interrumpió.

—Wan’er, no tienes idea del tipo de sitio que son las Tierras Desoladas. Es increíblemente peligroso. Aparecen situaciones mortales sin importar a dónde vayas. ¡Casi revelo mi identidad secreta para salvar a Que’er! ¡Incluso ofendí a un montón de aristócratas y terminé extorsionando y saqueando a varios clanes de marqueses celestiales!

—¿Escuchaste eso? ¡Marqueses Celestiales! Las Tierras Desoladas son enormes, pero solo tienen 108 de esos. ¡Cada uno de ellos es una persona realmente importante y famosa! —Suspiró como rememorando y se puso a pensar en el gran precio que había afrontado para rescatar a Song Que.

—Jamás me olvidaré la terrible situación en la que estaba Que’er cuando me lo conseguí en las Tierras Desoladas. ¡Le habían abierto tantos huecos que parecía un tamiz! ¡Uno de esos clanes de un marqués celestial lo había convertido en una piedra espiritual viviente!

—¿Sabes lo que es una piedra espiritual viviente Wan’er? Los fuerzan a comer todo tipo de píldoras medicinales y otras cosas que expanden a la fuerza sus canales de qi. Esto aumenta su base de cultivo, la cual luego rotan forzosamente y hacen que el poder de su base de cultivo salga por todos los agujeros que les abren. ¡Esto a su vez crea una pequeña área abundante en energía espiritual!

—Y luego… ¡los jóvenes de ese clan practican su cultivo sin piedras espirituales! —La descripción tan vívida de Bai Xiaochun hizo que Song Que pensara involuntariamente en esos oscuros tiempos pasados. Song Junwan también quedó boquiabierta y su expresión se tornó muy severa.

—¡Qué atroz! —dijo furiosamente. Volteó a ver la amarga expresión de Song Que, y pudo darse cuenta de que Bai Xiaochun no estaba exagerando. Repentinamente comprendió por qué a Song Que le costaba tanto explicarle antes.

—¡¡Gracias por lo que has hecho Xiaochun!! —le dijo. Hacía un momento tenía la intención de evitar que Bai Xiaochun siguiera molestando a Song Que. Pero en vez de eso lo miró emocionalmente y se inclinó cortésmente hasta la cintura.

—¡No hay necesidad de tanta formalidad! —le respondió Bai Xiaochun—. Lo he hecho todo por ti después de todo. —Se aclaró la garganta, dio un paso adelante, envolvió su brazo por la cintura de ella y luego se dio una palmada en el pecho. —Eres la tía de Que’er, y yo soy su tío. ¡Somos familia! Si yo no lo ayudaba por allá en las Tierras Desoladas, ¿quién lo haría? Si no lo salvaba, ¿quién lo haría? Es lo correcto después de todo, no es gran cosa.

Aunque el rostro de Song Junwan se puso totalmente rojo, no lo apartó. De hecho, su expresión se ablandó. Hasta ahora sentía que ambos se habían estado separando, pero ahora, con la mano de él alrededor de su cintura, esa sensación desapareció.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente