Capítulo 849 – ¿Es Este algún Tipo de Error…?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Bai Xiaochun pudo sentir a Zhou Yixing apenas este entró al Área Restringida del Río del Inframundo. Y este también vio de inmediato tanto a Bai Xiaochun… ¡como a Bai Hao!

En ese instante, el corazón de Zhou Yixing pegó un brinco. Sabía exactamente quién era Bai Hao; era una figura con un poder y una importancia incomparables en las Tierras Desoladas.

—Así que Bai Hao de verdad es el Emperador del Infierno… ¡Y milord realmente es su Maestro! —Aunque ya había especulado todo esto antes, confirmarlo con sus propios ojos le estremeció el corazón.

Normalmente, jamás hubiera podido siquiera estar en la presencia de alguien tan importante como el Emperador del Infierno. Estaba temblando, y se acercó rápidamente a los dos. Sin embargo, no se olvidó de la relación entre Bai Xiaochun y Bai Hao. La primera persona a la que le ofreció sus saludos formales fue a Bai Xiaochun, y después a Bai Hao.

—¡Yixing ofrece sus saludos milord! ¡Saludos exaltado Emperador del Infierno! —Entonces bajó la cabeza con nervios, incapaz de ocultar su emoción.

La actitud respetuosa y entusiasmada de Zhou Yixing era bastante satisfactoria para Bai Xiaochun. Aunque no podía ir a decirle a todo el mundo lo importante que era ahora, ser adorado por las personas cercanas a él era suficiente.

—¿Qué hay de mi Que’er? —le preguntó—. ¿También lo trajiste?

Claro, no podía esperar a ver cómo reaccionaría Song Que después de descubrir su identidad.

Por otro lado, en el rostro de Bai Hao apareció una expresión extraña. Sin embargo, conocía bien a su Maestro, así que cooperó por completo y dejó que la impresionante aura del Emperador del Infierno hiciera erupción con fuerza. Zhou Yixing quedó boquiabierto y su respeto seguía aumentando mientras sacaba rápidamente a Song Que de su bolso de almacenamiento.

Song Que llevaba solo varios días en el bolso de almacenamiento, así que cuando salió, no estaba sin aliento como solía ocurrir en el pasado. Hasta se había acostumbrado a pasar tiempo dentro de bolsos de almacenamiento, y de hecho hasta le agradaba un poco. Además, tomando en cuenta todos los recursos de cultivo de los que se había beneficiado, todos los rastros de su tribulación previa ya habían desaparecido, y su base de cultivo hasta había progresado. Ahora estaba muy cerca de la etapa intermedia del Alma Naciente.

En cuanto salió, puso una expresión respetuosa en su rostro y posó sus ojos no sobre Bai Xiaochun, sino sobre Bai Hao.

Sabía bien que Bai Hao se había convertido en el Emperador del Infierno, y esto llenó su corazón de entusiasmo. Pero fue entonces que se percató del rostro familiar que había junto a Bai Hao.

Sus ojos se abrieron de par en par y hasta empezó a preguntarse si se lo estaba imaginando. Cuando lo detalló bien… hasta empezó a temblar y lentamente extendió su mano para apuntar a Bai Xiaochun.

Zhou Yixing permaneció a un lado en silencio, no se atrevía a interferir con la reunión. Por otro lado, la expresión de Bai Hao solo se ponía más incómoda. Sin embargo, sabía que Bai Xiaochun obviamente estaba disfrutando del momento, así que se contuvo de decir nada.

—Tú… —dijo Song Que. De verdad que no se esperaba ver a Bai Xiaochun aquí; era tan inesperado que su mente entró en caos. De hecho, debido a eso, ni se dio cuenta de la manera en la que Zhou Yixing y Bai Hao reaccionaban.

Bai Xiaochun se aclaró la garganta, sonrió y dijo, —¡Hola Que’er!

Se sentía de maravilla por dentro.

En cuanto Song Que escuchó que se referían a él como Que’er, casi estalla. Pero después de todo lo que había vivido en las Tierras Desoladas, sentía que había crecido un poco. Así que contuvo su disgusto, y gritó lleno de confianza, —¡Cómo te atreves a aparecer en presencia del Emperador del Infierno!

Después de todo, él y Bai Xiaochun eran compañeros discípulos de la Secta Desafiadora del Río. Aunque no estaba contento de verlo, y ni siquiera pronunció su nombre, al menos decidió indicarle que Bai Hao era el Emperador del Infierno.

Le di su oportunidad, —pensó—. Si sabe lo que le conviene, escapará de inmediato o al menos buscará una manera de resolver la situación. De lo contrario, entonces está muerto y no será mi culpa. —Hecho esto, se quedó viendo a Bai Xiaochun, y sacudía su cabeza por dentro pensando que ambos ahora existían en niveles totalmente distintos.

El hecho de convertirse en la mascota del Emperador del Infierno le daba un estatus al que Bai Xiaochun ni podía compararse. De hecho, probablemente podría aplastar a Bai Xiaochun bajo sus pies muy pronto, tal y como siempre había querido.

Es simplemente el destino, —se dijo a sí mismo—. Bai Xiaochun, ah Bai Xiaochun. Solo has sido desafortunado. Nunca lograste ser más que un fugitivo en las Tierras Desoladas, con todos buscándote para matarte. Por otro lado, ¡yo me logré convertir en la mascota del Emperador del Infierno! Tomando en cuenta mi posición tan importante, soy más poderoso de lo que puedes siquiera imaginarte. —Hasta apareció una mirada de lástima en los ojos de Song Que y se quedó viendo a Bai Xiaochun. Luego suspiró por dentro. Tomando en cuenta el pasado de ambos, sabía que, si podía salvar a Bai Xiaochun, probablemente debía hacerlo. Al fin y al cabo, ambos venían de la Secta Desafiadora del Río.

Fue más o menos en ese momento, que repentinamente empezó a preguntarse por qué Bai Xiaochun estaría aquí en presencia de Bai Hao, y no parecía haber tensión ni ningún conflicto. Justo cuando estaba a punto de pensar en ello, Bai Xiaochun se aclaró la garganta. Fue entonces que Bai Xiaochun pudo ver que dado lo que sabía de Song Que, no iba a tratar de hacer nada malo.

Debido a eso, su impresión de Song Que mejoró. Además, ya que estaban en un momento crítico, y él era el tío de Song Que, se sintió repentinamente como con un impulso protector.

Ah, lo que sea—, pensó—. Supongo que puedo seguir adelante sin su respeto. —Y sintiéndose como si estuviera actuando por el bien de su sobrino, le dio un vistazo a Bai Hao y luego apuntó hacia Zhou Yixing.

—Hao’er. este Zhou Yixing ha sido mi seguidor por muchos años. Siempre me ha apoyado y ha hecho muchas cosas por mí. Ya que me voy, espero que lo puedas aceptar como tu seguidor.

Eso fue como música para los oídos de Zhou Yixing. Su corazón se estremeció de alegría y sintió cómo si recibiera el mayor golpe de suerte del mundo. Su corazón se llenó de una gratitud profunda, tanto que sus rodillas hasta empezaron a temblar.

—Milord… ¡muchas gracias! ¡¡Muchas gracias milord!!

Él era un verdadero nigromante Desolado, por lo que sentía una adoración y fervor absolutos hacia el Emperador del Infierno, aún más de lo que Bai Xiaochun sería capaz de comprender. Así que al escuchar las palabras de Bai Xiaochun, no pudo mantener la calma.

Sabía bien que, si trabajaba para el Emperador del Infierno, sería básicamente como un emisario para el mundo de los vivos. Era un honor extremadamente alto que lo colocaría muy cerca del nivel de los cuatro reyes celestiales.

De hecho, de ahora en adelante, su clan jamás volvería a atreverse a tratarlo como el príncipe heredero del clan. Ese título no sería digno de su altura.

Él sería la persona de la que el clan dependería, ¡tanto los patriarcas como los miembros ordinarios del clan! ¡Todos lo tratarían con el respeto más alto!

Mientras Zhou Yixing se llenaba de alegría, Song Que se quedó viendo esto con los ojos abiertos de par en par. En ese momento, su confianza y arrogancia se tambalearon, y repentinamente sintió que estaba cerca del colapso mental. En su corazón apareció una sensación de incredulidad, y de hecho empezó a preguntarse si estaba alucinando…

—Tú… ¿¡acabas de llamar Hao’er al Emperador del Infierno!? —le preguntó. Entonces se volteó y miró a Zhou Yixing. —Y tú… ¿¡lo acabas de llamar milord!?

—¿Es algún tipo de error? Esto… esto no está bien… —Se quedó pasmado, sin palabras, empezó a sujetar su cabeza como intentando evitar que diera vueltas. Se sentía tan profundamente sacudido que apenas podía soportarlo.

Bai Xiaochun se sorprendió y preocupó un poco, entendió que este claramente era un duro golpe para Song Que, e intentó buscar una manera de explicar la situación.

A pesar de lo emocionado que estaba Zhou Yixing, las palabras de Song Que hicieron que apareciera una expresión extraña en su rostro. Suspiró por dentro, y repentinamente se sintió bastante mal por Song Que…

Bai Hao sentía lo mismo. Pero puso una sonrisa irónica, se volteó hacia Bai Xiaochun y ofreció sus saludos formales juntando sus manos.

—¡A sus órdenes Maestro! —En lo concerniente al puesto de su emisario en el mundo de los vivos, Bai Hao lo pensaría mucho si alguien más le daba una sugerencia. Pero ya que Bai Xiaochun había sugerido a Zhou Yixing, no tenía que preocuparse al respecto.

Además, aceptó las instrucciones de Bai Xiaochun igual que siempre hacía antes. ¡Y su respuesta impactó a Song Que como un trillón de relámpagos!

—Acabas… ¿¡de llamarlo Maestro!?

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente