Capítulo 844 – Los Huesos Imperecederos Se Disparan

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ya contento por su aprendiz, y emocionado por su nuevo estatus, bajó su mirada para ver el cabello que tenía en su mano, y su corazón empezó a acelerarse de nuevo.

—Una hebra de cabello de El Celestial… era el único cabello rojo en su cabeza… Solo puedo imaginarme lo importante que será este objeto para el Celestial… —Al llegar a este punto en sus ideas, Bai Xiaochun revisó sus alrededores subconscientemente.

Los cultivadores que habían estado estacionados previamente para cuidar el Área Restringida del Río del Inframundo no se veían por ningún lado, todo estaba completamente solo. Quizás era cosa del cuidador de tumbas, o quizás se habían ido debido a la impresionante batalla y a la destrucción de la Gran Muralla. Toda la estructura de las Tierras Desoladas estaba por cambiar… Entonces apretó los dientes.

—Joder, ¿a qué le tengo miedo? ¡El Bisabuelo Cuidador de Tumbas me dio esto! ¡Ahora es mío! Además, de acuerdo lo que dijo el Bisabuelo Cuidador de Tumbas, si absorbo esta fuerza vital, mis Huesos Imperecederos llegarán hasta la cima. Aunque este cabello le perteneciera a alguien aún más poderoso, ¡lo absorbería de todos modos!

Después de las experiencias de aprendizaje que había vivido en las Tierras Desoladas, Bai Xiaochun se había vuelto un poco más valiente que antes. Así que buscó un área apropiada en el Área Restringida del Río del Inframundo para abrirse una cueva de inmortal temporal, ¡y entró en meditación aislada para cultivar!

***

En alguna otra parte de las Tierras Desoladas, en algo que parecía una dimensión distinta, había un gigantesco río negro que era nada más y nada menos que el Río del Inframundo.

Era tan negro como la noche, pero aun así se podía ver un gran palacio al final de esas aguas agitadas del río.

El palacio también era negro, con una apariencia muy siniestra y se alzaba desde las aguas del río. Había algo consumadamente poderoso en ese palacio, y constantemente entraba un flujo de almas, le daba vueltas y luego se desvanecía en su camino a la reencarnación.

¡Este era precisamente el Palacio del Emperador del Infierno!

¡Este lugar controlaba la reencarnación y determinaba los asuntos de la vida y la muerte!

En uno de los grandes salones de ese palacio, se podían ver dos hileras de estatuas en las paredes, parecía generales del inframundo. ¡Al final de ese salón y más de allá de las estatuas se encontraba un enorme trono hecho de huesos negros!

El cuidador de tumbas apareció repentinamente y caminó por el salón hasta llegar al trono, entonces se sentó. Lo rodeaba un aura dominante, y lo hacía ver como si fuera un dios o el ser más exaltado. ¡Llevaba una corona imperial y una túnica negra bordada con un dragón del inframundo!

Con un movimiento de su manga, hizo que Bai Hao se materializara justo frente a él.

Claramente estaba inquieto. Observó ese asombroso salón a su alrededor, el cual esteba repleto con el aura de la muerte, y luego volteó a ver al cuidador de tumbas, el cual permanecía sentado en su trono con un rostro completamente inexpresivo. Bai Hao inclinó su cabeza rápidamente y juntó sus manos en saludo.

—¡Bai Hao! —le dijo el cuidador de tumbas con un resplandor brillante en sus ojos, su voz resonaba como un trueno celestial.

El cuidador de tumbas se veía muy distinto a como se veía cuando estuvo hablando con Bai Xiaochun previamente. ¡Ahora sí que se veía como el poderoso Emperador del Infierno!

Bai Hao podía ver esto, y una expresión muy seria se apoderó de su rostro.

—¡Escúchame bien Bai Hao! —prosiguió el cuidador de tumbas, su voz resonaba con un poder misterioso que hasta entraba en su alma y resonaba en su interior. Debido a esto, ¡el cuidador de tumbas podría sentir hasta las más mínimas fluctuaciones en el alma de Bai Hao y podría saber al instante sí mentía o decía la verdad!

—En este momento, Bai Xiaochun es tu Maestro, ¡y lo será en el futuro! Aunque me he tomado la responsabilidad de cambiar tu suerte, solo te coloqué al lado de Bai Xiaochun. Él fue el que te tomó como aprendiz; ese no fue mi arreglo. ¡Era simplemente tu destino!

—Además, la razón por la que te has convertido en mi sucesor no es porque yo apruebe de ti… ¡sino porque tu Maestro Bai Xiaochun aprueba de ti!

—Recuérdalo bien: tu misión no es montar guardia en el Río del Inframundo, ni vigilar en ciclo de la reencarnación. No… tu misión es ayudar a tu Maestro cuidando del Río del Inframundo. ¡Debes defender a tu Maestro! Y si alguna vez lo traicionas, ¡el mismísimo Río del Inframundo se asegurará de que mueras en cuerpo y alma! —Mientras hablaba, la voz del cuidador de tumbas se volvía cada vez más fuerte hasta que era como un estallido que lo sacudía todo, y hasta hizo que las aguas del Río del Inframundo vibraran.

Las incontables almas empezaron a temblar y sacudirse y luego a ofrecer homenaje al Palacio del Inframundo.

Bai Hao estaba conmocionado, pero respondió sin vacilar en lo más mínimo, —¡La palabra traición no existe para Bai Hao!

Sus palabras llevaban consigo la máxima honestidad y solemnidad. En este mundo, no había nada más importante que su Maestro Bai Xiaochun, ¡su única familia!

De hecho, no estaba ofendido o preocupado por las palabras del cuidador de tumbas. De hecho, iba en concordancia perfecta con lo que él sentía. ¡Y su respuesta no podía haber sido más directa!

Por los ojos del cuidador de tumbas pasó un resplandor de elogio. Esta era su última prueba para Bai Hao. La posición del Emperador del Infierno era demasiado importante, y debía asegurarse de no cometer un error. A estas alturas, ¡estaba convencido de que Bai Xiaochun había tomado la decisión correcta!

—El próximo mes… ¡te convertirás en el Emperador del Infierno! —Dicho esto, apuntó a Bai Hao con el dedo, ¡y le envió su legado y sus habilidades divinas!

Además, se podían ver incontables símbolos mágicos afuera del Palacio del Inframundo, titilaron brillantemente hasta formar un gigantesco vórtice. Ese vórtice giratorio indicaba… ¡que había comenzado la transmisión de su legado!

Mientras el legado del Emperador del Infierno era transmitido, Bai Xiaochun se encontraba en su cueva de inmortal en el Área Restringida del Río del Inframundo, estaba absorbiendo la fuerza vital en el cabello de sangre de El Celestial.

El Códice Imperecedero estaba dividido en la Piel, los Músculos, los Tendones, los Huesos, ¡y la Sangre!

Bai Xiaochun había comenzado desde el principio y había progresado hasta el cuarto volumen. Y ahora estaba al nivel de los Huesos Fortalecidos. Después de eso venían los Huesos Celestiales, ¡y al final venían los verdaderos Huesos Imperecederos!

La clave para cultivar la Técnica Imperecedera era la fuerza vital. ¡Solo con suficiente fuerza vital se podía lograr el ascenso meteórico que se buscaba!

Hasta ahora, había dependido del Parasol Eterno para absorber la fuerza vital de los elegidos Desolados. Esto era lo que le había ayudado a avanzar del nivel de los Huesos Templados a los Huesos Fortalecidos.

Pero ahora… con la fuerza vital que el Celestial había cultivado tan arduamente a través de incontables pruebas y tribulaciones dentro de su cabello de sangre, Bai Xiaochun estaba progresando de manera impresionante.

Se podían escuchar grandes estruendos, hasta se sacudía físicamente, sus huesos crujían y rechinaban. Como si estuviera cambiando por completo su esqueleto, se estaba alzando rápidamente por el cuarto volumen del Códice Imperecedero.

De hecho, ¡pasó directamente al nivel de los Huesos Celestiales!

Se había convertido en una especie de agujero negro que absorbía la fuerza vital de ese cabello de sangre, y luego usaba la técnica del Códice Imperecedero para enviarla a sus huesos, ¡y así los transformaba por completo!

¡BOOOOOOOOOM!

En el exterior, nadie podía escuchar ese impresionante sonido, pero Bai Xiaochun lo podía escuchar claramente. Además, podía sentir que sus Huesos Celestiales absorbían rápidamente la fuerza vital que seguía vertiendo en ellos.

Sus Huesos Celestiales pasaron instantáneamente hasta el tercer estrato, luego el cuarto, el quinto, el séptimo… ¡¡el noveno!!

¡Iba disparado!

¡Otro avance!

Ahora estaba en el primer estrato de los Huesos Imperecederos, pero solo había absorbido una porción de la fuerza vital que contenía el cabello de sangre de El Celestial. ¡Ahora esa fuerza vital seguía impulsándolo a través del nivel de los Huesos Imperecederos!

El último nivel de los Huesos Imperecederos requería una cantidad descomunal de fuerza vital, aún más que los tres niveles previos combinados. Además, una vez que llegara a la cima… ¡implicaría que su cuerpo carnal habría llegado a un nivel insólito!

¡Su cuerpo carnal sería comparable a un deva! Su piel, sus huesos, sus músculos… ¡¡estarían a un nivel que los haría casi imposibles de destruir!!

Después vendría la Sangre Imperecedera, la cual venía con poderes regeneradores dramáticos. Llegado a ese punto, su cuerpo carnal realmente estaría muy cerca de ser verdaderamente imperecedero… ¡Entonces estaría el mismo nivel al que estaba el Ancestro de Sangre que se encontraba en la Secta Desafiadora del Río!

Una vez en este punto… ¡habría completado su cultivo del Códice Imperecedero!

En este momento, estaba usando el cabello de sangre de El Celestial para avanzar a pasos agigantados. Sus Huesos Imperecederos avanzaron del primero estrato al cuarto, ¡y seguían adelante!

El quinto estrato, el sexto, séptimo…

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente