Capítulo 830 – ¡Ese no es Bai Xiaochun!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el instante en el que apareció ese enorme hechizo de sellado restrictivo sobre el cielo, el Rey Fantasma Gigante rugió y desató todo el poder de su base de cultivo en forma de uno de sus ases bajo la manga…

—¡Exterminación Mundial del Fantasma Gigante! —¡Levantó ambas manos por el aire y apareció un sol negro!

Contenía un poder aterrador que claramente podía destruir todos los Cielos y la tierra, y quienquiera que lo viera, fuera deva o semidiós, quedaría conmocionado hasta el alma.

El Rey Fantasma Gigante lo estaba dando todo y estaba ignorando completamente cualquier efecto que pudiera tener su ataque sobre el mundo que lo rodeaba. Al parecer, si no acababa con este oponente tan extraño, las consecuencias serían demasiado severas, ¡aún peores que la posibilidad de que su as bajo la manga destruyera el mundo!

Bai Xiaochun quedó tan impactado que se le quedó la lengua pegada en el paladar. Esa habilidad divina tan espectacular del Rey Fantasma Gigante iba contra lo descriptible, y Bai Xiaochun de verdad podía sentir la ira en el aura que emanaba. ¡No había ni que mencionar ese sol negro!

Cuando Bai Xiaochun observó ese sol, casi podía visualizar tierras calcinadas interminables, ¡¡repletas de muerte y agonía!!

Si ese sol caía sobre la superficie del suelo, no estaba exactamente seguro de lo que ocurriría, ¡pero estaba bastante seguro de que una gran porción de las Tierras Desoladas quedaría en ruinas!

Cómo… ¿¡cómo puede pasar esto!? —pensó con el rostro pálido. Estaba impactado por la decisión tan dramática del Rey Fantasma Gigante, y su corazón empezó a latir con fuerza, luego le transmitió un mensaje rápidamente. —Su Alteza, ¡tenga cuidado! ¡¡Si estalla se convertirá en una sombra de sangre que absorbe fuerza vital!!

Aunque el Rey Fantasma Gigante no mostró ninguna señal de haberlo escuchado, se titilaron ligeramente sus ojos.

Hasta Gongsun Wan’er abrió la boca y apareció una expresión seria en su rostro.

—Bueno, esto es lo que se espera de un semidiós… No te tomó casi nada de tiempo encontrar… mi única debilidad… —Aunque sus pupilas se contrajeron con asombro, aún se podía ver ese mismo resplandor codicioso en ellos. Dejó salir un chillido punzante y se lanzó al aire, ¡luego realizó un gesto de conjuro que creó un vórtice negro giratorio sobre la palma de su mano!

—¡Soy un alma indestructible! ¡Nadie puede matarme! Todas las habilidades divinas y seres vivientes no son más que comida para mí… Me vuelvo más fuerte con cada batalla, y la única manera de matarme es hacerme absorber tanta energía que explote… Muy bien, veamos que ocurre primero. Aprovecharás mi debilidad y me matarás… ¿¡o me ayudarás a deshacerme de esa debilidad!?

Había una sonrisa astuta en su rostro, y se elevó para impactar directamente ese sol negro.

Cuando impactaron el uno al otro, se desató una fuerza destructiva aterradora, ¡y el sol negro en realidad empezó a ser absorbido dentro del vórtice negro en la mano de Gongsun Wan’er!

Conforme eso ocurría, Gongsun Wan’er temblaba, y era empujada hacia atrás continuamente. Pero seguía absorbiendo ese poder destructivo, mientras lo hacía sus ojos brillaban con un resplandor extraño.

La expresión del Rey Fantasma Gigante cambió un poco al ver lo que ocurría. Pero una fría sonrisa pasó por sus ojos, entonces ondeó ambas manos frente a él.

—Ya que te gusta, ¡¡te ayudaré a saciarte!!

Dicho esto, empujó el sol negro hacia ella. También empezó a salir humo negro de su cuerpo, el cual se unía al sol y le daba aún más poder.

Este proceso hacía que el Rey Fantasma Gigante empezara a reducir su tamaño. Pero su meta de darle más poder al sol se estaba logrando. Se escuchaban tronidos por doquier y los Cielos y la tierra se oscurecieron, también había aparecido un viento masivo. Todos los espectadores del área estaban retrocediendo con rostro pálidos de temor.

A lo lejos, se pudo ver como el Rey Fantasma Gigante se volvía cada vez más pequeño, mientras que el sol negro se hacía cada vez más grande. En apenas un parpadeo, ya tenía miles de metros de diámetro, el Rey Fantasma Gigante volvió al tamaño de una persona normal, y estaba empujando el sol hacia Gongsun Wan’er.

De los labios de Gongsun Wan’er se escapó un grito. Su cuerpo parecía estarse hinchando por la entrada de ese poder destructivo, mientras se forzaba por mantener el control, perdió su habilidad de mantener la apariencia de Bai Xiaochun.

Empezaron a extenderse grietas por su rostro, y entonces por el resto de su cuerpo. Después de un parpadeo, la superficie de su cuerpo… ¡se quebró cómo si fuera un espejo!

A medida que las piezas caían, el rostro de Bai Xiaochun desapareció, y reveló que no era un hombre, ¡sino una joven hermosa!

Tenía una piel suave y delicada, y un resplandor siniestro en sus ojos. ¡¡Además, quien la viera de cerca hubiera notado que tenía un segundo par de pupilas más pequeñas dentro de las suyas!!

Todos los espectadores abrieron la boca asombrados.

—¡Esa no es Bai Xiaochun!

—¿¡Quién es esa!?

A estas alturas, la Dama Polvo Rojo recobró la consciencia, y su rostro mostraba su asombro por la extraña naturaleza de Gongsun Wan’er.

Bai Xiaochun también alzó la mirada nerviosamente, sabía bien que… ¡ahora todos sabían que esa no era él!

Entonces resonaron más estruendos, el sol negro empezó a reducirse rápidamente. El Rey Fantasma Gigante estaba centrando todo su poder destructivo sobre Gongsun Wan’er, y la forzaba a absorberlo, ¡fuera que quisiera o no!

Pasado un corto lapso de tiempo, ya el sol negro tenía solo 3.900 metros de diámetro, y Gongsun Wan’er, quien estaba inflada casi como un globo, temblaba violentamente. Aparecieron grietas en su rostro, su cuello y su cuerpo, y una vez más empezó a resquebrajarse como un espejo. Después de otro momento, dejó salir un chillido estridente… ¡¡y colapsó en pedazos!!

Esta vez, conforme las piezas caían, apareció algo más… una pequeña niña con una túnica roja, ¡¡su rostro era tan pálido que parecía carente de sangre!!

En cuanto apareció esa niña, fue como si el mundo entero se volviera más frío. También empezó a aparecer hielo por todos lados, y hasta la audiencia empezó a temblar por un frío casi insoportable.

—¡¡Tiene otro cuerpo!!

—¿¡Quién es ella!?

Bai Xiaochun tenía la piel de gallina y sentía como si lo punzaran con agujas, también abrió la boca asombrado. Jamás olvidaría a esta pequeña niña, a quien se había topado por primera vez en las profundidades del Abismo de la Espada Caída.

Llegado a este punto, pasó un resplandor por los ojos el Rey Fantasma Gigante, y realizó rápidamente un gesto de conjuro con ambas manos, ¡esto hizo que el sol de 3.600 metros de diámetro entrara directamente en el cuerpo de la niña con una fuerza explosiva!

La niña estaba sin aliento, pero había un resplandor siniestro en sus ojos. Luego dejó salir un grito, e hizo que las almas de todos se estremecieran, por tercera vez…. ¡¡estaban apareciendo grietas sobre la superficie de su cuerpo!!

El sol negro también seguía reduciéndose. Llegó rápidamente a solo 1.500 metros. 1.200 metros. 900 metros… 300 metros. 150 metros. Para cuando tenía apenas 30 metros de diámetro, ¡el Rey Fantasma Gigante rugió y lo empujó con aún más fuerza!

La pequeña niña se estremeció violentamente las grietas ya llenaban toda la superficie de su cuerpo… ¡¡hasta que finalmente colapsó!!

Bajo las piezas de ella que se desplomaban, había una forma sombría que parecía una masa de sangre fresca. Esta se expandió casi al instante en una especie de mar, este emanaba un aura vil que se dispersó rápidamente por doquier.

El Rey Fantasma Gigante recibió la mayor parte del ataque. Incluso con su base de cultivo de semidiós, terminó tosiendo sangre y retrocedió a toda velocidad.

—¡¡Largo de aquí!! —pero el mar de sangre carmesí se extendía aún más rápido que la voz del Rey Fantasma Gigante. No importaba lo rápido que todos intentaran retroceder, el mar los abrumó en apenas un parpadeo. Y mientras lo hacía, cada cultivador de almas que tocaba, independientemente del nivel de su base de cultivo, ¡terminaba automáticamente convertido en un cadáver disecado!

Su fuerza vital, bases de cultivo, sus almas, todo era absorbido por ese mar de sangre. Bai Xiaochun ya había estado relativamente lejos, y también estaba en guardia, así escapó a toda velocidad apenas apareció ese mar de sangre.

Pero su corazón ahora palpitaba con aún más temor.

¡¡Ni un semidiós la puede matar!! —pensó aterrado. Sabía bien que esta niña fantasmagórica se había interesado en él más de una vez. Todo era muy misterioso, y, de hecho, después de analizarlo, hasta le parecía que la niña debería estar más bien agradecida con él.

¡¡Con que mordiendo la mano que te alimenta!! —Observó los cadáveres en ese mar de sangre y pudo ver al patriarca deva del Clan Bai, cosa que lo hizo temblar y acelerar. Había otros cerca de él en esa zona que también escapaban aterrados.

Mientras todos escapaban, apareció un enorme rostro entre el mar de sangre. Era la cara de una niña, y observaba al sombrío Rey Fantasma Gigante con una sonrisa retorcida.

—Tú… ¡¡pierdes!! —dijo con una voz extraña que sonaba como una combinación de hombres, mujeres, ¡viejos y niños!

El Rey Fantasma Gigante sonrió repentinamente. —¿Oh, segura?

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente