Capítulo 818 – ¡Es Ella!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Si era un amigo, quizás aún estaría furioso, pero de todos modos tendría que determinar quién era, y entender por qué hacía algo tan estúpido. Si esa persona seguía viva, y merecía ser salvada, pues iría a salvarla.

Si esta persona era un enemigo… ¡entonces de todos modos querría saber quién era exactamente!

Además, tenía confianza de que después de todos los refuerzos espirituales que había recibido su máscara, era sin dudas tan poderosa que ni un semidiós podía ver a través de ella tan fácilmente. Siempre y cuando no cometiera algún error por accidente, nadie podría determinar su verdadera identidad.

En este momento, él era una persona muy importante en las Tierras Desoladas. Era un antiguo comisionado inspector de la Ciudad del Archi-Emperador, así como un nigromante terrestre. Cualquiera de esas dos posiciones ya bastaba para tener a las Tierras Desoladas bajo sus pies.

—No puedo ir yo solo. Lo mejor sería ir con la Dama Polvo Rojo y la Legión del Fantasma Gigante. Si voy con ellos… mi cubierta será casi imposible de atravesar. —Así tomó su decisión, se calmó a sí mismo y luego partió con Song Que y Zhou Yixing, tomó prestada la aeronave celestial de la brigada del Área Restringida del Río del Inframundo.

No se detuvo ni un momento en su trayecto. El Área Restringida del Río del Inframundo estaba ubicada en la zona central de las Tierras Desoladas, no muy lejos de las regiones orientales. Justo en el momento en el que la Dama Polvo Rojo completaba sus preparaciones para partir, le transmitió un amable mensaje a ella en el que le indicaba que deseaba escoltarla en su camino.

Al principio quería ignorarlo. Pero seguía enojada con lo que había ocurrido entre ambos en la Mansión de Inspecciones, y decidió que esta sería la oportunidad perfecta para darle una lección.

Aceptó encontrarse con él con una gran sonrisa. Y así, unos días después, Bai Xiaochun llegó a la ubicación indicada junto a la Dama Polvo Rojo.

Era uno de los muchos portales de teletransportación normales distribuidos por todas las Tierras Desoladas, un lugar que poderosos cultivadores de almas cuidaban durante todo el año. En cuanto Bai Xiaochun llegó, todos pudieron reconocerlo y le ofrecieron saludos respetuosos.

Bai Xiaochun estaba completamente inmerso en las ideas de quién diablos se estaba haciendo pasar por él, por lo que no estaba de humor para charlas. Simplemente se quedó esperando afuera del portal de teletransportación durante un tiempo, hasta que este se iluminó de manera resplandeciente. Poco después, un gran número de figuras empezaron a salir de allí, estos eran justamente los soldados de la Legión del Fantasma Gigante.

Todos asintieron en saludo al verlo, después de lo cual se dispersaron para sellar el área entera. Una vez que todo quedó asegurado, el portal de teletransportación volvió a titilar, y salieron aún más fuerzas para reforzar el perímetro. En poco tiempo ya había presentes más de 10.000 personas.

La última en salir, fue la Dama Polvo Rojo junto a su guardia privada. En cuanto Bai Xiaochun posó sus ojos sobre la Dama Polvo Rojo, recordó lo que había ocurrido en la Mansión de Inspecciones, y se aclaró la garganta. Claro, ahora era una persona diferente de la que había sido en aquel entonces. Ahora era un nigromante terrestre, por lo que observó a la Dama Polvo Rojo, le dirigió una sonrisa amigable y asintió.

Esta lo miró fríamente y dejó salir un bufido. Sabía bien que, si quería darle una lección, tendría que tener algo de paciencia. Además, su principal prioridad era encontrar a Bai Xiaochun. Así que envió un poco de sentido divino en el área circundante para examinarla, y una vez confirmado que todo estaba en orden, se elevó por el aire.

Los más de 10.000 miembros de la Legión del Fantasma Gigante la siguieron de cerca. Bajo circunstancias normales, el hecho de que lo ignorara hubiera hecho que Bai Xiaochun le dirigiera una mirada furiosa. Pero ahora se encontraba en una situación política un poco precaria. Sin mencionar que estaba bastante nervioso por el asunto del impostor de Bai Xiaochun. Así que solo se aguantó la situación y siguió a los soldados.

Todos seguían a la Dama Polvo Rojo por detrás sin decir una palabra. Sus hermosos ojos estaban repletos de ira, durante su camino, sostenía una tablilla de jade que le daba noticias constantemente. Después de que pasaran varias horas, apuntó repentinamente a la distancia.

—Todas las pistas indican que Bai Xiaochun sigue estando en la parte oriental de las Tierras Desoladas. La última vez que se lo vio, fue a unos 5.000 kilómetros del Monte Concordia… ¡Está claro que esa montaña es su próximo objetivo! —Dicho esto, aumentó su velocidad, así como también los soldados sombríos que la seguían. Se convirtieron en miles de rayos de luz que salieron disparados por el aire a toda velocidad.

¡Esta Zhou Zimo no es nada buena para liderar un ejército! —pensó Bai Xiaochun—. Al menos que el impostor de Bai Xiaochun sea un completo idiota, no puede ser que se quede parado esperando a que lo vayan a buscar…

Estaba a punto de ofrecer su opinión con el asunto, cuando la Dama Polvo Rojo volteó a verlo con una mirada gélida.

—El villano Bai Xiaochun ya lleva medio mes en el área, —le dijo—. Cada vez que aparece, se queda en la misma zona general por cierto tiempo antes de irse. ¡Así que lo que sea que quieras decir, solo guárdatelo!

Bai Xiaochun quedó un poco incómodo. Era obvio que la Dama Polvo Rojo seguía enojada por los eventos que habían ocurrido en la Mansión de Inspecciones. Sin embargo, no pudo evitar sorprenderse por lo que le acababa de decir, así que al sentir que no tenía más opción, se acercó a ella rápidamente para hablarle un poco más en privado.

—¡Hay algo raro aquí! —dijo—. ¿Por qué se quedaría en el mismo lugar? ¿Y si nos está esperando? Zimo, ¡esto me suena a una trampa! —Mientras más lo pensaba, más raro se le hacía. Por lo que le habían dicho antes, pensaba que el impostor de Bai Xiaochun simplemente se movía aleatoriamente cometiendo crímenes. Por lo que esta nueva información lo dejó desconcertado.

La Dama Polvo Rojo dejó salir un frío bufido. —¡Claro que es una trampa! Por eso es que no vine sola. ¡Me traje conmigo a un ejército!

Ahora que Bai Xiaochun estaba haciéndose una mejor idea de todos los detalles de la situación, se sentía cada vez más nervioso. Respiró hondo y decidió ofrecerle más consejos, —Espera un poco. De verdad que hay algo muy raro. Zimo, te recomiendo que te contengas. Primero envía al ejército a explorar un poco. ¡O quizás pídele a su alteza el rey que venga!

—¡Cállate! —le respondió impacientemente la Dama Polvo Rojo—. Nadie te pidió que vinieras. ¡Viniste tu solito! Además… quien conoce mejor a Bai Xiaochun, ¿tú o yo?

Bai Xiaochun rodó los ojos por dentro como mil veces. ¡Sí que tenía ganas de decirle a esta Zhou Zimo que obviamente no entendía a Bai Xiaochun mejor que el mismísimo Bai Xiaochun!

Pero no había manera de que pudiera decir tal cosa, así que solo dejó que los fuegos de su frustración ardieran en su corazón mientras la Dama Polvo Rojo se iba a lo lejos.

Claro, no era que la Dama Polvo Rojo no hubiera llevado a cabo preparaciones. De hecho, sentía que estaba completa y absolutamente preparada. Además, su odio por Bai Xiaochun llegaba hasta sus huesos, y no deseaba más que poder matarlo. Por el momento, estaba completamente segura de que, aunque este tuviera algunas habilidades inhumanas desconocidas, ya que ella misma era una deva, ¡debería poder aplastarlo sin dudas!

—Quizás sería distinto en algún otro sitio. ¡Pero estas son las Tierras Desoladas orientales! Mi padre el rey está a la vuelta de la esquina, en la Ciudad del Fantasma Gigante. Si ocurre algo inesperado… ¡vendrá de inmediato a ayudarme! —Tenía más confianza que nunca con lo que estaba por pasar, y reía fríamente por dentro. Ignoró las advertencias de Bai Xiaochun y siguió adelante hacia el Monte Concordia.

Bai Xiaochun ya estaba empezando a arrepentirse del curso de las cosas. Los reportes de inteligencia anteriores habían sido muy vagos, por lo que no tenía idea de la situación real. Pero ahora que sabía más las cosas, se encontraba en una posición difícil. Al final simplemente pisó fuertemente en frustración y siguió a la Dama Polvo Rojo, pero cada vez con más cautela.

Me largo si ocurre cualquier cosa rara… —pensó nervioso. Conforme avanzaba, revisaba constantemente sus alrededores, tanto con la vista como con su sentido divino. Para él, todos los alrededores se veían fríos y siniestros, por lo que una sensación de crisis inminente empezó a formarse en su corazón.

Es tan frío… Es un qi glacial que… se me hace familiar… —Mientras pensaba esto, ¡el Monte Concordia apareció adelante!

El Monte Concordia consistía de cinco cumbres que se veían casi como una mano. Se elevaba desde una densa jungla hasta el cielo nocturno, y creaba una silueta marcada que lo dejó con un mal presentimiento.

La jungla estaba extremadamente callada, incluso después de la llegada de la Legión del Fantasma Gigante. Bai Xiaochun observaba sus alrededores con la piel de gallina al darse cuenta de que todos los árboles de la jungla… ¡estaban marchitos y muertos!

¡Era casi como si hubieran absorbido toda su fuerza vital!

La Dama Polvo Rojo y la Legión del Fantasma Gigante también se percataron de esto, y sus expresiones se tornaron aún más serias. Pero no bajaron su velocidad. En vez de eso, salieron disparados sobre la jungla, ¡hacia el Monte Concordia!

Sin embargo, antes de que siquiera llegaran a la montaña, ¡¡una risa siniestra se escuchó súbitamente sobre la tercera cumbre del Monte Concordia!!

—Jejeje… Sí que se tomaron su tiempo… Y son tan pocos… En realidad, aún estoy un poco hambriento… —Era imposible saber si la voz pertenecía a un hombre o una mujer. Era punzante, casi sonaba como un hombre, una mujer, y un niño hablando al mismo tiempo. Cuando se escuchó esa voz, una figura apareció sobre la tercera cumbre.

Era un joven en una larga túnica blanca y con un largo cabello negro. Sorprendentemente, tenía dos pupilas en cada ojo, y su boca tenía una sonrisa extraña. Luego sacó la lengua y se lamió los labios.

En cuanto a sus facciones faciales… ¡se veía exactamente como Bai Xiaochun!

Pero en cuanto Bai Xiaochun vio a esta persona, ¡unas grandes olas de asombro impactaron su mente! Hasta se estremeció, sus pupilas se contrajeron y murmuró, —¡¡Gongsun Wan’er!![i]

 


[i] Aprovecho para anunciar que hubo un cambio importante de términos, viene originalmente del inglés, pero la manera en la que Gongsun Wan’er se refería a Bai Xiaochun no debía haberse traducido como hermanito, la nueva traducción es «dulzura», un término afectuoso y en cierto modo coqueto. En el original es algo ambiguo pues el término chino sí usa el carácter para hermano, pero con otras connotaciones no tan claras al momento. Pero, en conclusión, la pequeña niña fantasma siempre se ha referido a Bai Xiaochun como «dulzura», ya fui a editar todas las menciones anteriores del término gracias a uno de mis super editores que ubicó todos los capítulos donde se usa. (Bueno creo que todos, si alguien consigue algún otro es libre de indicármelo).

Pagina Anterior
Pagina Siguiente