Capítulo 781 – Aparecen Corrientes Oscuras

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—¿Así que también has oído del Comisionado Inspector Bai Hao? Asesina sin siquiera pestañear. Es despiadado y feroz, ¡todo un maniático!

—¡Es un roba esposas autoproclamado, alguien que engaña a sus superiores y defrauda a sus subordinados! ¡Todos dicen que es un adulador sinvergüenza que hasta logró embaucar al Rey Fantasma Gigante!

—Es muy habilidoso para extorsionar, ¡tanto que no deja ni el monte! Ya ha registrado a dieciocho clanes en la Dinastía del Archi-Emperador, ¡es tan despiadado que todos lo odian!

—Es un villano absoluto, ¡cultiva técnicas malignas que absorben fuerza vital! ¡Por toda la Ciudad del Archi-Emperador puedes encontrar personas a las que les ha arrebatado la fuerza vital!

De acuerdo a las historias que se divulgaban por las Tierras Desoladas, este Bai Hao era una persona siniestra sin igual. De hecho, en muchas de las tribus salvajes, su nombre era muy útil para asustar a los niños traviesos.

En cuanto a Bai Xiaochun, nada de esto le importaba realmente. Aunque… ¡a su aprendiz sí! Bai Hao a veces salía a caminar por la ciudad, aprovechando la habilidad de cambiar de forma que le brindaba ser un cultivador fantasma. Además, ya que pretendía ser el alma esclava de Bai Xiaochun, podía salir sin llamar mucho la atención, siempre que mantuviera una apariencia tosca. Sin mencionar que Bai Xiaochun le había asignado varios soldados cadáver de escoltas, podía ir a dónde quisiera sin que le causaran problemas.

La conjuración de llamas de Bai Xiaochun era algo muy costoso. Incluso con todo lo que había adquirido en sus registros, seguía sin poder mantener este gasto por mucho tiempo. Al fin y al cabo, cada intento requería diez llamas de diecisiete colores.

Por lo tanto, tanto Bai Hao cómo Zhou Yixing debían salir frecuentemente a conseguirle más almas.

Debido a estas salidas tan frecuentes, Bai Hao seguía escuchando cada vez más historias con su nombre. Y por lo que podía ver… su Maestro sí que estaba arruinando su nombre…

Además de eso, muchos de los rumores eran algo que preocupaba a Bai Hao por el peligro potencial.

En cuanto a Bai Xiaochun, conforme sus recursos eran consumidos, obtenía cada vez más confianza con la llama de dieciocho colores. De hecho, ¡estaba bastante seguro de que lo lograría en solo algunas sesionas más de práctica!

En realidad, estaba empezando a ponerse nervioso, y le preocupaban los mismos peligros de los que Bai Hao se había empezado a preocupar. Al fin ya al cabo, se había comportado como un loco en el día de los sacrificios ancestrales, ¡a tal punto que claramente lo colocaba en una posición de peligro extremo!

Anteriormente, él había sido el afilado cuchillo en la mano del Sumo Pontífice del Cielo, por lo que se había beneficiado con su protección. Pero ahora, el Sumo Pontífice del Cielo estaba en la cumbre de su poder, y sobrepasaba a todos. Por lo tanto, la posición del comisionado inspector ya no era tan importante, y de hecho, pronto sería innecesaria. Cuando el mundo estaba en paz… ¡No había necesidad de blandir cuchillos afilados!

Bai Xiaochun no podía evitar preocuparse de que el Sumo Pontífice del Cielo lo descartara eventualmente para ganarse el favor de la nobleza y la aristocracia. Afortunadamente, Bai Xiaochun y Bai Hao ya habían discutido el asunto, ambos habían acordado que, dado el nivel de su base de cultivo, sin importar el peligro que enfrentaran, solo había una manera de salvarse.

Y esa era… ¡convertirse en un nigromante terrestre!

Al convertirse en nigromante terrestre en el momento justo, ¡seguramente podría librarse hasta de la situación más difícil!

—Sin embargo, —pensó—, tanto Hao’er como yo estamos de acuerdo con que el Sumo Pontífice del Cielo probablemente no se librará tan pronto de mí… Quizás lo estoy pensando demasiado. Quizás el Sumo Pontífice del Cielo siga aprobando de mi debido a todo lo que he hecho. En cualquier caso, hasta Hao’er piensa que su actitud podría cambiar pronto…

—Al fin y al cabo, siempre me aseguré de enviarle el noventa por ciento de las ganancias a él. Me niego a creer que todo eso no le causara ninguna impresión. Aunque esos marqueses celestiales no eran tan ricos para financiar a la nación entera, aun así eran increíblemente ricos… —Entonces bajó la mirada y se centró en la llama que sostenía en su mano.

—Todo eso será mi protección… Quizás no ocurra nada. Pero si existe hasta la más mínima señal de peligro, puedo usar el plan despiadado de Hao’er… eso me conseguirá algo de tiempo, pero sí que es despiadado y duro. Aunque no me importa mucho mi reputación aquí, lo mejor será evitarlo si es posible…

—Pero si el Sumo Pontífice del Cielo me fuerza… ¡no tendré más opción que hacerlo! —Respiró hondo para calmar sus ideas y siguió adelante con su conjuración.

Mientras Bai Xiaochun se preocupaba por el peligro potencial y hacía todo en su poder para lograr conjurar la llama de dieciocho colores, había un par de ojos cómo de serpiente que estaban centrados en… ¡Bai Hao!

Ciertas fuerzas habían empezado a reunir información sobre él, y en este momento, se estaba llevando a cabo una reunión en alguna parte de la Ciudad del Archi-Emperador, ¡en una recámara privada ordinaria!

—El alma no tiene nombre… pero siempre está al lado de Bai Hao…

—Ya culminó la investigación en la Ciudad del Fantasma Gigante, y nadie sabe de dónde salió esa alma…

—La primera vez que alguien la vio, fue en la tienda de refuerzo espiritual de Bai Hao…

—Se ve tensa y tosca… cómo un alma esclava normal…

Había trece figuras sombrías flotando en la oscuridad de esa recámara privada. Era imposible determinar con claridad sus facciones, pero todas estaban observando firmemente a una persona sentada en el centro de todos. Era una joven hermosa, y en este momento estaba revelando toda la información que había reunido de sus investigaciones recientes sobre alma de Bai Hao.

Si Bai Xiaochun hubiera estado aquí, hubiera reconocido a la joven de inmediato. ¡Esa era Miao Lin’er!

Había luchado con Bai Xiaochun en la Tetera de Nigromante, y también había conspirado contra él después de su llegada a la Ciudad del Archi-Emperador. Pero ninguno de sus planes había logrado nada.

—Después de Bai Hao se convirtiera en el comisionado inspector, el alma desapareció de la vista pública y permaneció bien resguardada dentro de la Mansión de Inspecciones. Nadie pudo obtener ninguna información al respecto…

—Pero durante los últimos tres meses, se ha visto al alma más a menudo en la ciudad. Por lo general actúa bajo órdenes de Bai Hao para comprar almas…

—La última vez que se la vio fue hace siete días… En nuestra estimación, ¡el alma aparecerá al menos una vez más durante las próximas dos semanas!

—Sin embargo, siempre la escoltan al menos 100 soldados cadáver. Lo mismo que con Zhou Yixing. —Miao Lin’er hablaba lenta y claramente para que todos la entendieran a la perfección. Otra cosa a notar era que ya no estaba vestida de manera reveladora como antes, sino de manera más modesta.

—Por lo tanto, sugiero que… ¡entremos en acción la próxima vez que el alma aparezca en público! —Dicho esto, juntó sus manos y se inclinó frente a las trece figuras sombrías.

Las trece figuras permanecieron en silencio por un rato, hasta que una de ellas habló.

—¿Estás segura de que esta alma es realmente inteligente? De ser así, ¿cuán inteligente? ¿Solo ha estado actuando para engañar a los demás?

Miao Lin’er respondió sin vacilar, —Aunque solo he visto en persona esa alma pocas veces, ¡estoy completamente segura!

A esto le siguió otro silencio prolongado, después del cual otra de las figuras sombrías habló con una voz áspera.

—Esta alma esclava del perro loco Bai Hao es obviamente importante para él… Así que tienes que estar absolutamente segura de que puede ser usada… ¡¡para conjurar la llama de dieciocho colores!!

Miao Lin’er al principio no respondió. En vez de eso, sacó trece tablillas de jade de su bolso de almacenamiento, las cuales procedió a enviar a las trece figuras sombrías.

Después de recibir las tabillas de jade, las figuras sombrías las estudiaron, y entonces sus ojos empezaron a iluminarse. Estaba claro que la información que veían confirmaba la respuesta a la pregunta.

Entonces Miao Lin’er procedió, —Para nuestro clan, el factor más importante a considerar para la llama de dieciocho colores, es la chispa de la llama… Con la chispa de la llama, ¡mi abuelo podrá llegar al rango de nigromante terrestre! ¡Solo entonces podrá conjurar la llama de dieciocho colores sin necesidad de usar este tipo de alma!

—Séniores, les puedo garantizar a todos que después de eso obtendrán la fórmula para la llama de dieciocho colores. De hecho, ¡mi abuelo hasta pronunciará un juramento Dao para ello!

—También podéis ver claramente que los días de Bai Hao están contados. La única razón por la que el Sumo Pontífice del Cielo aún está dudando con él, es porque no ha conseguido la oportunidad apropiada… De cualquier modo, eso no importa. Bai Hao ya es un tigre sin colmillos. Si no puede controlarse, entonces ni siquiera tendremos que hacer nada. Solo bastará echarle un poco de leña al fuego, y el Sumo Pontífice del Cielo seguramente lo matará para calmar a las masas. ¡Entonces finalmente acabará el reino del terror de Bai Hao!

Miao Lin’er puso una pequeña sonrisa y observó a las figuras silenciosas antes de decir, —Lo que el Sumo Pontífice del Cielo quiere ahora, es estabilidad. Además, para que tendrá que deshacerse de aquellos que ya pasaron su utilidad, ¿si estos ya están muertos?

Miao Lin’er no estaba nada nerviosa mientras esperaba la respuesta. Estaba extremadamente confiada, y segura de que no ocurriría nada inesperado con el plan. La verdad era que no le había prestado mucha atención al alma de Bai Hao. Debido a los poderes de la máscara de Bai Xiaochun, Bai Hao siempre había aparentado no ser más que un alma esclava normal. Era solo cuando estaba solo con Bai Xiaochun que el alma mostraba señales de estar viva.

Pero… ¡había ocurrido algo durante la competencia de conjuración de llamas con Sima Tao y Sun Yifan! En el momento en el que Bai Xiaochun creó esa tenue llama de dieciocho colores, Bai Hao había estado tan emocionado que ni la protección de la máscara de Bai Xiaochun pudo ocultarlo. En ese momento, Miao Lin’er le dio un vistazo y se percató del cambio en su expresión facial. Además, la técnica que ella cultivaba involucraba almas, por lo que, era aún más perspicaz que un cultivador normal para estas cosas.

Miao Lin’er no pertenecía a un clan de un marqués celestial, sino al de un duque celestial. Además de eso… ¡en su clan una vez había surgido un nigromante terrestre!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente