Capítulo 764 – ¡Luchando En el Clan Li!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando estas palabras salieron de la boca de Bai Xiaochun, el padre de Li Tiansheng se encontraba sentado en una recámara privada en el nivel más alto de aquella enorme pagoda. Era un majestuoso marqués celestial, pero su expresión ahora era profundamente sombría.

A pesar de ser mitad deva, su humor estaba tan pésimo que hasta desestabilizó en cierto modo su base de cultivo.

No se podían malentender de ningún modo las palabras de Bai Xiaochun. Además, el padre de Li Tiansheng había vigilado de cerca la llegada de Bai Xiaochun, y durante todo este tiempo, su expresión había cambiado lentamente hasta tornarse así de profundamente sombría.

Hasta su respiración estaba en caos. Era un marqués celestial, por lo que era mucho más perspicaz que Li Tiansheng y los demás miembros del clan. Podía ver que… este Bai Hao no hubiera traído sus tropas aquí sin el permiso directo del sumo pontífice del cielo.

No era una cosa de poder militar, sino de posición y estatus. Había 108 marqueses celestiales en la Dinastía del Archi-Emperador, y el que el comisionado inspector viniera a visitar a uno tan audazmente decía mucho sobre la postura del sumo pontífice del cielo.

—¿Es una amenaza…? —pensó el Marqués Celestial Li. En este momento, estaba profundamente inquieto, lo que a su vez lo ponía más atento que nunca. Al pensar en todo lo que sabía acerca del sumo pontífice del cielo, empezaron a formarse grandes gotas de sudor en su frente, y su corazón se llenó de temor.

—El sumo pontífice del cielo… ¡me quiere matar! —En cuanto el Marqués Celestial Li llegó a esta conclusión, apareció una expresión feroz en su cara y empezó a jadear. Sabía bien que, si el sumo pontífice del cielo de verdad lo quería muerto, ¡no tenía más opción que intentar escapar de la calamidad antes de que esta cayera!

Pero no podía dignarse a hacer tal cosa. Llevaba muchos, muchos años cultivando para llegar a esta posición de marqués celestial, y para llegar a encabezar uno de los clanes más poderosos de todas las Tierras Desoladas. Se rehusaba a quedarse sentado pasivamente a esperar ser asesinado. ¡Tenía que luchar! ¡Tenía que encontrar una manera de resolver esta situación mortal!

—¡¡Necesito tiempo!! —Esta era su decisión. Su única posibilidad de resolver la situación actual era conseguir más tiempo. Si podía causar una escena lo bastante grande mientras tanto, entonces los demás marqueses celestiales y duques celestiales tendrían una oportunidad de reaccionar. Quizás incluso los cuatro reyes celestiales.

Al fin y al cabo, él era un marqués celestial, y los demás marqueses celestiales no estarían muy contentos al ver cómo se deshacían tan casualmente de uno de ellos. De hecho, probablemente vendrían a ayudarlo. En cierto modo, ¡hacerlo sería ayudarse a sí mismos!

Si lograba que todas las personas importantes de la corte imperial se pusieran en acción, entonces hasta el sumo pontífice del cielo tendría que tomarse con seriedad el asunto.

—Y qué hay del archi-emperador… no. No, ¡no puedo ir con el archi-emperador! —El Marqués Celestial Li se estremeció repentinamente, y repentinamente comprendió un poco dónde estaba el verdadero problema.

—Si el sumo pontífice del cielo me quisiera muerto, podría haber emitido un decreto ordenando mi ejecución. ¿Por qué enviar a Bai Hao a encargarse…? Está usando la excusa de intentar matarme para ver qué otras personas de la corte me defenderán. ¡Está intentando sacar a las serpientes de sus agujeros! —Estas ideas llenaban la mente del Marqués Celestial Li, junto a una frialdad amarga. Mientras más lo pensaba, más le parecía que este era el caso, así que decidió rápidamente que tenía que hacer dos cosas. Primero, conseguir tiempo para que lo ayudaran otras personas. Lo segundo, ¡encontrar un modo de escapar!

—Conseguir tempo. Causar un escándalo… —Un resplandor pasó por sus ojos y le envió un mensaje a Li Tiansheng.

—¡Mata a los soldados cadáver! ¡Y has lo que haga falta para eliminar a este Bai Hao!

Mientras todos temblaban en el Clan Li, Li Tiansheng recibió las órdenes de su padre. Su reacción inmediata era que las cosas no parecían haber llegado aún a ese nivel, pero este no era el momento de pensar en tal situación. Observó furiosamente a Bai Xiaochun y gritó, —¡Las órdenes de Bai Hao son falsas! ¡Esta es una conspiración! Cultivadores del Clan Li, ¡mátenlo de inmediato!

Los demás cultivadores bajo su mando vacilaron por un momento, pero sabían que, si Clan Li caía, ellos probablemente caerían junto a este. Así que rugieron y arremetieron a la batalla gritando.

En apenas unos momentos, más de 10.000 cultivadores estaban aullando de ira y volando hacia Bai Xiaochun.

En respuesta a esto, Bai Xiaochun los observó furiosamente y ondeó su mano, envió sus 1.000 soldados cadáver de armadura negra a volar para encarar la arremetida.

Se escucharon estallidos por doquier al instante. Por otro lado, Bai Xiaochun no se había unido realmente a la batalla, permanecía más atrás, lo resguardaba un contingente de soldados cadáver. Su pequeña e insignificante vida era lo más importante, y no la pondría en riesgo tan casualmente.

Esta era la primera vez que veía a los soldados cadáver en acción, y era algo sorprendente. No parecían sentir ningún dolor, y claramente usaban técnicas de refinación de cuerpo. Luchaban ferozmente por dónde pasaban y masacraban a sus enemigos a diestra y siniestra.

Ni las técnicas mágicas ni los efectos de objetos mágicos parecían capaces de afectarlos. Arremetían a la batalla sin vacilar ni un instante. En apenas el tiempo de unos respiros, el aire ya se había llenado de chillidos agonizantes. Estaba claro que los cultivadores del Clan Li no eran rival para los soldados cadáver. De hecho, ¡muchos fueron literalmente despedazados en un parpadeo!

El hedor de la sangre inundaba el aire, y en poco tiempo, la formación de hechizos del clan entró en acción e hizo que apareciera una pantalla de luz del color de la sangre, le acompañaba un sonido parecido al de un corazón latiendo.

Cuando se escuchó ese latido de corazón, un gas tóxico negro empezó a salir de los cultivadores del Clan Li. Además, muchos sacaron verdaderos corazones humanos, los cuales aplastaban mientras gritaban palabras extrañas.

Mientras los corazones eran aplastados, aparecían las figuras sombrías de mujeres, se veían tóxicas y tristes y flotaron hacia adelante hacia los soldados cadáver.

¡Esas figuras sombrías de mujeres eran increíblemente venenosas! ¡Los corazones que acababan de aplastar eran nada más y nada menos que la manifestación del Corazón de Mujer!

Esta era la técnica de veneno que cultivaba el Clan Li, la cual derivaba del antiguo dicho, ¡ni el veneno más vil puede compararse al corazón de una mujer!

Sin embargo, por lo que podía ver Bai Xiaochun, lo que era vil no era el corazón de las mujeres. Sino la despiadada técnica de veneno que el Clan Li cultivaba después de extraer los corazones y de usarlos para su cultivo.

El efecto del veneno era impresionante, y fue la primera cosa que le pudo causar problemas a los soldados cadáver. Los cuerpos de estos empezaron a mostrar señales de deterioro, y se vieron forzados a bajar su velocidad. Hasta sus armaduras negras estaban siendo afectadas. Bai Xiaochun tuvo que retirarlos de la batalla, pero seguían expuestos.

Los ojos de Li Tiansheng se llenaron de intención asesina y gritó, —¡¡Maten a Bai Hao!!

Mientras sus palabras aún resonaban por el aire, salió disparado a toda velocidad hacia Bai Xiaochun, lo rodeaban diez ancianos del Clan Li, todos con bases de cultivo en el Alma Naciente. Un gas tóxico daba vueltas alrededor de cada uno de ellos, el cual empezó a tomar la forma de mujeres sombrías, todas con agujeros en sus pechos dónde hubieran estado sus corazones. En cuanto aparecieron, una sensación de crisis inminente inundó el corazón de Bai Xiaochun y su rostro cambió.

Justo cuando estaba a punto de retroceder, una luz misteriosa se iluminó en los ojos de los soldados cadáver cercanos que habían sido afectados por el gas tóxico. Todos abrieron sus bocas al mismo tiempo y respiraron hondo.

Esto generó un viento dramático, ¡el cual absorbió de inmediato todo el gas tóxico del área dentro de sus cuerpos! Si eso hubiera sido todo, quizás no sería gran cosa, pero lo más sorprendente fue lo que ocurrió después de que inhalaran el gas tóxico… ¡¡sus bases de cultivo se dispararon!!

Estaba claro que ese gas tóxico era en realidad de beneficio para ellos, ¡y podía aumentar sus cultivos temporalmente! El aumento súbito en el poder de sus bases de cultivo negó de inmediato sus heridas previas, ¡y los dejó cómo nuevos!

Bai Xiaochun estaba bastante contento con esto, y podía ver lo increíble que era este ejército de soldados cadáver. Estaba claro que aún contenían más secretos que no había descubierto.

Y esa era sin lugar a dudas la verdad. Los soldados cadáver de armadura negra podían absorber técnicas mágicas dañinas y usarlas para catalizar sus propias bases de cultivo. En esencia, esto los convertía en un ejército que… ¡podía volverse más fuerte mientras más tiempo lucharan!

Bai Xiaochun se llenó de emoción y apuntó hacia Li Tiansheng y a aquellos que lo rodeaban.

—¡Mátenlos a todos!

Los soldados cadáveres arremetieron al instante contra Li Tiansheng repletos de auras asesinas.

—¡Esto no es bueno! —pensó Li Tiansheng, su rostro cambió de golpe y se preparaba para retroceder. Pero no fue lo bastante rápido, antes de poder siquiera moverse, tanto él como los diez ancianos de su clan fueron rodeados por los soldados cadáver. Empezó a salir sangre de sus bocas y terminaron con heridas serias casi al instante.

Bai Xiaochun por otro lado, reía alegremente.

—¡Esto es lo que pasa cuando luchamos Li Tiansheng! Cuando entro en acción, ¡hasta el dios en los Cielos oculta su rostro! —Bai Xiaochun se maravilló de inmediato por el don que tenía con las palabras.

Pero justo cuando terminó de hablar, el ensangrentado y herido Li Tiansheng le regresó la mirada y gritó ferozmente, —¡¡Sacrificio de Órgano!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente