Capítulo 731 – En Medio

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Zhou Hong se quedó viendo con recelo a Xu Peng. Dado que conocía la personalidad de Xu Peng, sabía que no sería posible hacerlo cambiar de opinión.

Lamentablemente, Gongsun Yi se había rehusado a su invitación con un mensaje sarcástico explicando que no necesitaba recurrir a conspiraciones para recobrar la dignidad que había perdido, lo haría con su propio poder de batalla.

Aunque Zhou Hong no estaba muy contento con eso, después de eso se había quedado sin más opción que reunirse con Xu Peng. Al fin y al cabo, tenía sus reservas con el joven rey campeón, y no quería involucrarse mucho con él.

—No te preocupes Hermano Xu, este Bai Hao ya ha llegado al final de su camino. Sé que no podemos matarlo, así que mi plan es simplemente humillarlo y asegurarnos de no se quede por aquí en la Ciudad del Archi-Emperador. Solo tenemos que hacer que vuelva a la Ciudad del Fantasma Gigante. —En realidad sí era todo lo que Zhou Hong quería. Que Bai Hao se quedara siempre en la Ciudad del Fantasma Gigante, fuera de su vista y de su mente, algo muy distinto a tenerlo justo en la Ciudad del Archi-Emperador, creando un gran escándalo. Además, lo anterior le daría oportunidades de alzarse aún más eventualmente.

En este momento, el clima político en la Ciudad del Archi-Emperador era muy inestable, así que, si Bai Hao lograba consolidar su poder, después sería muy difícil lidiar con él.

—¿Oh? —dijo Xu Peng con una sonrisa. —Me encantaría escuchar los detalles—. Entonces se volteó a verlo de manera expectante.

—Bueno, —respondió Zhou Hong—, aún no he pensado en todos los detalles específicos, pero no podemos solo dejarlo hacer lo que se le dé la gana aquí. Su tienda se está haciendo muy popular ¿no? Mi plan es traer a uno de los mejores grandes maestros nigromantes de la Ciudad de las Nueve Serenidades para que monte una tienda justo al lado de la de Bai Hao.

—En lo concerniente a su poder de batalla, no hay dudas de que Bai Hao es increíble. Pero me niego a creer que sea tan bueno con el negocio. Si logramos cerrar su fuente de ingresos, se desesperará lo suficiente para empezar a cometer errores, entonces tendremos la ventaja.

La verdad era que Zhou Hong ya había pensado en un plan complejo, pero no quería revelarle eso a Xu Peng. De hecho, le disgustaba no poder atacar y lidiar con Bai Hao directamente. Lamentablemente, no era que pudiera vencerlo en un combate, así que tenía que recurrir a conspiraciones para conseguir su venganza.

Xu Peng escuchó todo atento, y al final puso una sonrisa enigmática. No era ningún tonto, sabía que Zhou Hong seguramente tenía otros planes que no había revelado. Pero Xu Peng aun así quería aprovechar la situación para su propio beneficio, de cualquier modo, no había ningún peligro en simplemente abrir una tienda. De hecho, hasta podría ayudar con la situación. Al fin Xu Peng asintió.

—Eso suena como una buena idea Hermano Zhou. De hecho, ¿qué tal si invitamos a un gran maestro nigromante de la Ciudad de Adviento Espiritual? ¡Ambos podemos abrir tiendas justo en el Barrio 89!

Luego ambos rieron contentos y procedieron con los arreglos necesarios.

Unos quince días después, Bai Xiaochun seguía en medio de su investigación para la fórmula de la llama de diecisiete colores. Bai Hao había terminado de mejorar las técnicas, pero aun así tenía que trabajar con algunos detalles particulares.

El negocio seguía mejorando, y siempre había una fila de gente fuera de la puerta. Durante estos quince días, también hubo dos tiendas a cada lado de Bai Xiaochun que cambiaron de dueño.

Después de cerrar por corto tiempo para unas renovaciones, ambas reabrieron, más grandes y lujosas que nunca. Y el negocio involucrado… ¡pues vendían medicina de almas y ofrecían servicios de refuerzo espiritual!

Lo más sorprendente eran los nombres junto al letrero arriba de cada tienda.

¡Una decía Sima Tao, y la otra Sun Yifan!

Esos dos nombres causaron un gran escándalo en el Barrio 89 cuando se revelaron. En poco tiempo, ya las personas hablaban no solo de la tienda de Bai Xiaochun, ¡sino también sobre estas dos tiendas recién abiertas!

—Sima Tao… ¡Es un gran anciano del Clan Sima en la Ciudad de Adviento Espiritual! También es un nigromante celeste. ¡Es muy bueno para el refuerzo espiritual y es ampliamente reconocido como el reforzador espiritual número uno en toda la Ciudad de Adviento Espiritual!

—¡Es demasiado famoso! ¡Todos dicen que es uno de los pocos nigromantes que podría llegar al rango terrestre!

—Sun Yifan tampoco es ningún tipo ordinario. Es un cultivador solitario sin clan, pero se ganó la confianza del rey nueve serenidades. Entonces logró un ascenso meteórico, ¡su rango actual también es de nigromante celeste!

—¿Sabes lo que escuché? Supuestamente está tan agradecido con el rey nueve serenidades, que aceptó convertirse en su gran consejero. ¡Su habilidad para la nigromancia está a la par con Sima Tao!

Toda la ciudad quedó conmocionada por estos dos nombres, a pesar del incidente que había ocurrido con Chen Xiong, muchas personas empezaron a prestar atención de cerca a ver qué ocurriría. Al fin y al cabo, el Barrio 89 no estaba en el distrito central de la Ciudad del Archi-Emperador; estaba ubicado más bien en los confines de la ciudad. Que dos grandes maestros aparecieran repentinamente y montaran una tienda en este lugar era muy revelador.

—Están actuando contra Bai Hao…

—Uno viene de la Ciudad de las Nueve Serenidades, y el otro de la Ciudad de Adviento Espiritual… están retándolo directamente. Me huelo una conspiración.

A Bai Xiaochun le enfureció este nuevo desarrollo, cosa que lo ponía en mala posición. A pesar de que podía llevar a cabo quince refuerzos espirituales, tanto su base de cultivo como su reputación de reforzador espiritual solo podían considerarse parte de la generación más joven frente a estos dos.

El negocio empezó a volcarse a las otras tiendas casi de inmediato. La medicina de almas que vendían era de alto grado, y cada porción estaba marcada con un sello oficial que garantizaba su nivel de calidad, esto también convertía esta medicina en una especie de objeto coleccionable. Y en cuanto a refuerzos espirituales, los dos nigromantes habían reforzado ya varios objetos hasta los quince refuerzos. De hecho, ¡la obra maestra de Sun Yifan era un objeto mágico que había reforzado dieciséis veces para su alteza el rey nueve serenidades!

Bai Xiaochun estaba justo entre esas dos tiendas, y en solo tres días, su negocio recibió un duro golpe.

Bai Xiaochun no estaba nada contento. Después de salir a caminar a inspeccionar las otras dos tiendas, se dio cuenta de que efectivamente, eran más grandes que la suya. Al añadir que su trabajo lo garantizaban con un sello, hacían parecer a su tienda algo un poco simple.

—¿¡Qué significa todo esto!? ¿¡No me pueden vencer en una pelea y ahora intentan hacerme quebrar!? —Esas dos tiendas estaban muy ajetreadas, y aunque la suya no estaba completamente vacía, no era nada comparado a lo de antes. —La Ciudad de las Nueve Serenidades… ese debe ser Zhou Hong. Y la Ciudad de Adviento Espiritual. Hmmm. No le quité fuerza vital a esa Xu Shan. ¿Por qué querría actuar contra mí?

Muchas personas notaron a Bai Xiaochun que había salido a caminar por la calle para ver las otras dos tiendas. Hasta Sima Tao y Sun Yifan se dieron cuenta, pero lo veían como un simple rival de negocios y no le prestaron mucha atención.

En lo que a ellos concernía, quizás Bai Xiaochun tenía un poder de batalla sorprendente, y hasta una base de cultivo al nivel del Alma Naciente, pero si se trataba de nigromancia y refuerzos espirituales, no podía compararse. Ellos habían pasado la mayor parte de su vida inmersos en el estudio de la nigromancia, y tenía una gran experiencia. Era imposible que un chiquillo recién llegado pudiera acercarse a sus habilidades.

Después de evaluar la situación, Bai Xiaochun volvió furiosamente a su tienda. Aunque al principio no le importaba mucho esta tienda suya de refuerzos espirituales, dado que su cultivo futuro estaba vinculado a las llamas multicolores, y dado que necesitaba investigar mucho, requería más almas vengativas que nunca. De hecho, el número involucrado era hasta difícil de concebir.

No podía volver a la Ciudad del Fantasma Gigante, allí ya había extorsionado a todos los clanes importantes. Y la Dama Polvo Rojo no ayudaría tampoco. O sea que el único método que le quedaba era apalear gente y quitarle las almas, cosa muy peligrosa en lo que concernía a Bai Xiaochun.

Sin almas, no podría conjurar llamas, y sin las llamas multicolores, no podría mejorar su base de cultivo. Sin una base de cultivo alta, jamás podría salir de las Tierras Desoladas. Sumado a la presión que le ponía tener a la Dama Polvo Rojo cerca, andaba muy nervioso.

Estaba solo, sin un clan para respaldarlo, y sin un suministro estable de almas del rey fantasma gigante. Si quería conjurar llamas para mejorar su base de cultivo, tenía que depender de las almas vengativas.

Ahora había puesto sus esperanzas en esta tienda, y pensaba que bastaría para sustentarlo al menos hasta poder mejorar su base de cultivo y salir de las Tierras Desoladas.

Pero ahora que habían abierto estas dos tiendas, el plan de Bai Xiaochun estaba arruinado. Además, si las cosas seguían de este modo, seguramente se involucrarían los demás elegidos de la ciudad. Si las cosas llegaban al punto de arruinar por completo su negocio, entonces estaría en un gran peligro, incluso podría terminar muerto.

—No, no, no. ¡Tengo que pensar en algo! —De regreso en su tienda, estaba sentado pensando, tenía el ceño fruncido y pasaban todo tipo de ideas por su cabeza. Pero nada de lo que se le ocurriera se le hacía apropiado, especialmente dado lo débil que era en general.

Bai Hao observó a su Maestro a un lado, y entonces a las personas de afuera que iban principalmente a las otras dos tiendas. Pasado un momento, le dijo, —Maestro, ¡tengo dos planes que podrían resolver la situación!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente