Capítulo 723 – ¿Traer a un Cómplice…?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Bai Hao vaciló por un momento. El nombre se le hacía un poco pomposo después de todo. Pero podía ver la determinación de Bai Xiaochun, así que no tenía más opción que aceptar. El letrero de la tienda fue reemplazado después de unos momentos.

«¡La Tienda de Refuerzo Espiritual Número Uno Bajo los Cielos!»

El nuevo letrero causó un alboroto al instante entre las tiendas de la zona. Además, se podían ver expresiones algo perplejas en los rostros de los transeúntes.

Después de cambiar el letrero, Bai Xiaochun dejó de trabajar temporalmente en su llama de dieciséis colores, y en vez de eso se sentó con entusiasmo tras el mostrador, sus ojos estaban fijos hacia la puerta frontal, esperando algunos clientes.

Bai Hao permaneció igual de emocionado a un lado. Aunque sentía que el nombre era un poco extravagante, estaba igual de ansioso por recibir clientes como Bai Xiaochun.

Pero después de que pasaran dos horas, seguían sin entrar ni uno de los cientos de transeúntes. De hecho, muchas personas hasta apuntaban al letrero y reían.

—¿Número uno bajo los Cielos? ¡Que creído!

—Conozco esa tienda de refuerzo espiritual. Su reputación se fue por el caño hace mucho. Arruinaron los objetos mágicos de bastantes clientes. No hay dudas de que quebrarán pronto. Qué diablos piensan, ¿creen que cambiar el nombre engañará a la gente o algo así?

—¿Se supone que sea algún tipo de chiste? ¡Lo que los cultivadores queremos es fiabilidad!

Bai Xiaochun podía escuchar muchos de los comentarios, y su entusiasmo empezó a convertirse en ira después de poco tiempo. Pero respiró hondo y se dijo a sí mismo que solo tenía que tener un poco de paciencia. Así pasó un día. Luego otro. Eventualmente, ya pasados siete días, no pudo soportarlo más.

Durante esa semana, no hubo ni una persona que entrara a la tienda. Al principio, el cambio en el letrero causó un pequeño alboroto en la calle, pero los comentarios de burlas cesaron eventualmente…

Nadie parecía estar interesado en esa tienda en lo absoluto, cosa que deprimió bastante a Bai Xiaochun, pero también lo puso de un humor desafiante.

—¡Me niego a creer esto! Soy un genio que destaca a dónde quiera que va. ¿¡Cómo podría una pequeña tienda de mierda como esta causarme tanto problema!? —Entonces llamó a Bai Hao, quien estaba de pie con una sonrisa amarga esperando nuevas instrucciones.

—Muy bien mi aprendiz, ya lo pensé bien. Verás, nuestro nuevo letrero no está dando la talla. ¡Coloquemos algunas coplas[i] a cada lado de la puerta para mostrar nuestra personalidad orgullosa y firme!

—Ya pensé en qué colocar. Lo mejor será ser directos y simples. De un lado colocaremos «Un Refuerzo Espiritual, 1000 Porciones de Medicina de Almas». Del otro «¡Solo Entrar a la Tienda con Al Menos 10.000 Porciones de Medicina de Almas!» —Dicho esto, sacudió su manga dramáticamente.

Bai Hao quedó conmocionado por lo que acababa de escuchar y preguntó, —Uhm… ¿y qué colocamos en el de arriba?

—«¿Quieres Refuerzos? Adelante. ¿No los Quieres? ¡Largo!»

Bai Hao estaba entre las risas y las lágrimas, pero mientras su Maestro estuviera feliz, entonces él también. Poco después, se escribieron las coplas y se colgaron alrededor de la puerta. Una vez más causó un pequeño escándalo. Tanto las tiendas circundantes como los transeúntes estaban impactados por las locuras de esta tienda.

—¿1.000 por un solo refuerzo? Ese es el precio fijo, ¿o lo mínimo? las demás tiendas solo cobran unos cientos como mucho. Un precio mínimo de 1.000 es algo que solo un nigromante celeste cobraría.

—¡Tonterías! ¿Qué tipo de estafa se creen que están montando?

—Es algo divertido de hecho…

Mientras Bai Xiaochun esperaba con entusiasmo, los ojos de Bai Hao resplandecían, y se inclinó repentinamente para susurrarle algo al oído. Bai Xiaochun parpadeó varias veces, luego se dio una palmada en la pierna y asintió.

¿El método original de Bai Xiaochun estaba funcionando? ¿O se habían divulgado las noticias? Sería imposible saberlo, pero de cualquier modo, unos días después de colgar las coplas, La Tienda de Refuerzo Espiritual Número Uno Bajo los Cielos obtuvo su primer cliente.

Era un gigante salvaje corpulento, a pesar de haber reducido su tamaño, seguía teniendo tres metros de altura. Hizo que la tierra temblara a su alrededor con solo entrar a la tienda.

Bai Hao estaba a punto de acercarse para atenderlo, cuando el hombre solo ondeó su mano y sacó una gran hacha de guerra que impactó el suelo con fuerza. Aunque su forma era relativamente ordinaria, poseía seis diseños plateados, por lo que la hacían bastante llamativa.

—Ese es un letrero bastante descabellado el que tienes allí afuera, —dijo el tipo corpulento con una voz estruendosa que llamó la atención de afuera. Las personas empezaron a reunirse a ver qué ocurría. —Mi hacha de guerra ya tiene seis refuerzos espirituales. Ahora quiero el séptimo, y no estoy solo dispuesto a pagar 1.000. ¡Pagaré 3.000! Pero si arruinan mi hacha, ¡entonces destruiré esta tienda!

Bai Xiaochun juntó sus manos en su espalda y se acercó caminando orgullosamente desde atrás del mostrador para examinar el hacha. —Si tienes los materiales apropiados, lo haré por 3.000. Sin los materiales, ¡serán 10.000!

Los ojos del tipo corpulento se abrieron de par en par, y luego apareció una sonrisa feroz y despiadada en su cara.

—Bien. Qué sean 10.000. Esperaré a que me traigas el resultado.

Bai Xiaochun asintió, luego hizo un gesto de agarre e hizo que el hacha se acercara volando a su mano. Entonces se fue caminando a la parte trasera de la tienda. A estas alturas, ya se había reunido una multitud bastante grande afuera, y cuando escucharon que se mencionaron 10.000 porciones de medicina de almas, se formó un gran escándalo.

—¿10.000 por un refuerzo espiritual…? ¡Nunca se ven ese tipo de precios en pequeñas tiendas como esta! ¿Acaso ese tipo corpulento es un cómplice o algo así? Qué raro. Sería demasiado obvio.

—Qué sea un cómplice o no es irrelevante. ¡¡Solo veamos si funciona el refuerzo espiritual!!

—Jamás me hubiera imaginado que esta tienda aceptaría un séptimo refuerzo espiritual. Si el refuerzo falla, la reputación de la tienda se irá por el caño.

—¿Acaso esta tienda tiene alguna reputación en primer lugar? Igual quebrarán pronto si no pueden llevar a cabo refuerzos espirituales…

Las personas estaban de pie afuera discutiendo el asunto por el tiempo que tarda en quemarse un palillo de incienso, hasta que unas fluctuaciones poderosas empezaron a salir de la parte trasera de la tienda. Entonces los ojos se abrieron de par en par y Bai Xiaochun salió caminando, llevaba el hacha de guerra en su mano. ¡Y claramente tenía siete diseños plateados en su superficie!

—¡De verdad funcionó!

—¡No puede ser! ¡Ese es un séptimo refuerzo espiritual! ¡Y lo hizo en lo que tarda en quemarse un palillo de incienso!

Mientras la multitud se alborotaba con la incredulidad, Bai Xiaochun le arrojó el hacha al salvaje corpulento. Luego juntó sus manos en su espalda y se quedó de pie con una expresión arrogante y enigmática.

El salvaje corpulento se estremeció de emoción al sostener el hacha de guerra en su mano y verla de arriba abajo. Se veía completamente incrédulo.

Pero Bai Xiaochun no se veía muy satisfecho, y hasta se aclaró la garganta.

El tipo corpulento reaccionó de inmediato al escuchar esto. Le dirigió una mirada de veneración a Bai Xiaochun y gritó repentinamente, —¡Un dios! ¡es simplemente increíble! ¡Este es el refuerzo espiritual más increíble que he visto en mi vida! Del sexto al séptimo. ¡Y ocurrió en un instante! Gran Maestro Bai, en este momento estoy plenamente convencido. ¡La Tienda de Refuerzo Espiritual Número Uno Bajo los Cielos realmente merece su nombre! ¡¡Sí que es La Tienda de Refuerzo Espiritual Número Uno Bajo los Cielos!!

—¡Miren todos! ¡Ya se hizo el séptimo refuerzo espiritual en mi hacha de guerra! ¡Este lugar es inigualable! ¡No hay dudas de que volveré en el futuro!

Todos lo pudieron escuchar claramente. Y en apenas unos momentos, empezaron a aparecer expresiones extrañas y entretenidas en los rostros de la multitud. Las habilidades para actuar de este tipo corpulento eran horribles, era obvio que era un acto publicitario. Hasta resultaba saber que el reforzador espiritual se apellidaba Bai, a pesar de que supuestamente no se habían visto antes…

Bai Hao se quedó a un lado con una sonrisa irónica. Este tipo corpulento era obviamente un cómplice. A Bai Hao se le había ocurrido esta idea, y con la aprobación de su Maestro, había ido a contratar a una persona apropiada. Pero la persona que había escrito el libreto había sido Bai Xiaochun, aunque Bai Hao lo editó un poco para que fuera un poco menos exagerado.

La sugerencia original de Bai Hao era que el hombre actuara de manera un poco más reservada, no hacerlo tan obvio. Pero… ahora era extremadamente obvio.

Bai Xiaochun no estaba nada contento, y hasta fruncía el ceño. Pero la razón de su descontento era que el tipo corpulento no estaba llevando las cosas lo bastante lejos según él. Su plan original era que el tipo primero cantara elogios para el reforzador espiritual, luego a la tienda y luego al objeto reforzado espiritualmente. Se suponía que todo el proceso durara lo que tarda en quemarse un palillo de incienso.

A pesar de su descontento, no podía decir nada al respecto en estas circunstancias. Solo podía quedarse de pie y ver hacia el cielo con una mirada profunda en su rostro.

El tipo corpulento se aclaró la garganta fuertemente, pagó la medicina de almas que debía y luego se fue con una apariencia contenta. La multitud intercambió miradas incómodas, pero después de que pasara un momento, alguien apretó los dientes y se acercó a la tienda.

Era obvio que el tipo corpulento había sido un cómplice. Pero el séptimo refuerzo espiritual había funcionado, eso bastaba para la mayoría de los cultivadores de almas.

La tienda tuvo seis clientes ese día, y solo hubo un fracaso entre esos seis. Sin embargo, cinco éxitos bastaron para causar un pequeño alboroto.

Una taza de éxito como esa era sorprendente, por lo que tuvieron veinte clientes al segundo día. Y las cosas solo mejoraron de ahí en más. Durante los quince días posteriores, La Tienda de Refuerzo Espiritual Número Uno Bajo los Cielos causó una gran conmoción en el área.

Las noticias se empezaron a divulgar. En poco tiempo, casi todos en el Barrio 89 habían escuchado al respecto. Cada vez venían más clientes a la tienda, y aunque no todos los refuerzos espirituales eran un éxito, una taza de éxito del sesenta por ciento ya era algo maravilloso para los cultivadores de almas locales. Durante el mes siguiente, Bai Xiaochun estuvo tan ocupado que Bai Hao decidió poner algunas reglas nuevas. La primera, era limitar las órdenes a diez diarias.

La otra tenía que ver con las almas vengativas. Bai Xiaochun necesitaba muchas almas vengativas para sus conjuraciones de llamas, y aunque tenía un buen suministro, seguía siendo algo limitado. De no tener cuidado, terminaría quedándose sin nada.

Así que la tienda se extendió a otro negocio: vender medicina de almas. Claro, la moneda usada para comprarlas eran las almas vengativas. Para los Desolados, la medicina de almas era esencial para cultivar, y era uno de los negocios más comunes.

Bai Xiaochun por su parte, podía producir medicina de almas de grado medio, e incluso de grado alto. Esto hizo que la tienda fuera extremadamente competitiva en esta región. Después de todo, de entre todas las tiendas del Barrio 89, muy pocas ofrecían medicina de almas de alto grado. Pero la tienda de Bai Xiaochun ofrecía tanta como pudieran comprar, siempre y cuando tuvieran las almas con que pagar.

Gracias a esto, la tienda de Bai Xiaochun empezó a hacerse famosa entre todos los barrios.

 


[i] Por coplas, se refiere como a slogans publicitarios a un lado, si no me equivoco las tiendas tradicionales chinas hacían así para llamar la atención, son como volantes con slogans, pero se llaman coplas que es un tipo de verso porque creo que se supone que rimen.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente