Capítulo 704 – ¡He Vuelto!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Bai Xiaochun estaba con el rostro pálido a su lado, también ansioso y lleno de dudas, seguía viendo hacia atrás una y otra vez. Al parecer le preocupaba que fueran demasiado lento, y a cada rato le recordaba que aumentaran la velocidad.

Todo lo que ocurría hizo que el corazón del Duque Heraldo de la Muerte palpitara con cada vez más fuerza…

—¿Qué diablos hizo este tipo? —pensó, y vertió todo su poder sobre el buque de guerra del rey fantasma para moverse tan rápido como podía.

Después de que pasara un buen rato, finalmente le fue imposible seguirse conteniendo.

—¿Qué hiciste? —le preguntó.

Bai Xiaochun se aclaró la garganta. Aunque ya estaba empezando a arrepentirse un poco de sus acciones, aun así estaba orgulloso de su logro. Le respondió con una voz casual, —Ah no es nada. Es solo que secuestré a todos los demás, están aquí en mi bolso de almacenamiento.

—¿¡¿¡QUÉ!?!? ¿Todos…? ¿¡Los secuestraste!? —A pesar de ser un deva, la mente del Duque Heraldo de la Muerte empezó a dar vueltas como si le hubieran golpeado con un mazo, su rostro se llenó de incredulidad, le dio un vistazo a Bai Xiaochun y luego a su bolso de almacenamiento, y luego le pasó un temblor por la mejilla.

—Tú… tú… —En realidad se había quedado sin palabras. Pero sabía que las ramificaciones de lo ocurrido eran demasiado monumentales para siquiera calcularlas. Sin siquiera pensarlo, usó todo el poder de su base de cultivo para salir disparado por el aire con el buque de guerra del fantasma gigante.

Grandes estruendos retumbaban a su paso mientras avanzaban a su destino…

***

Mientras el Duque Heraldo de la Muerte y Bai Xiaochun se acercaban cada vez más a la Ciudad del Fantasma Gigante, los protectores Dao en la Tetera de Nigromante estaban empezando a impacientarse.

Especialmente el viejo de la Ciudad de las Nueve Serenidades, había un resplandor peculiar en sus ojos mientras veía hacia la Tetera de Nigromante. A pesar de ser un deva, la extrañez de la Tetera de Nigromante le hacía imposible ver hacia adentro.

A su lado estaba la anciana que había llegado con Xu Shan. También estaba empezando a ponerse nerviosa, y de vez en cuando volteaba en la dirección a la que había escapado Bai Xiaochun.

—Ya ha pasado más de la mitad del tiempo. La salida se cerrará pronto. Algo no está bien…

—Aunque siguieran luchando después de que se abriera la salida, ya ha pasado toda una hora. La salida se cerrará en otra hora, ¡y entonces será muy difícil para ellos salir!

—¿Acaso ocurrió algo inesperado adentro? No… no puede ser…

No eran solo los devas los que estaban empezando a sospechar. Los demás protectores Dao estaban empezándose a sentirse incómodos. Todos los ojos estaban centrados en la Tetera de Nigromante, y el tiempo seguía pasando. La ansiedad incrementaba… Después de todo, los elegidos adentro de la tetera eran personas muy importantes.

Eran hijos e hijas de todos los clanes y familias influyentes. No solo tenían un gran estatus, su talento latente y bases de cultivo estaban más allá de lo ordinario. Incluso había algunos cuyos nombres estaban en la Estela del Emperador del Infierno.

Eran los mejores de los mejores de las Tierras Desoladas en esta generación, todos estaban destinados a volverse personas poderosas en el futuro. Algunos ya tenían certeza de ascender a devas, e incluso era muy probable que algunos llegaran a semidioses.

Si ocurría un accidente con aunque fuera una de estas personas, sería una gran noticia en las Tierras Desoladas. Si ocurría algo inesperado a diez de ellos, sería un evento diez veces más impresionante…

Ni siquiera los tres reyes celestiales estarían dispuestos a aceptar la responsabilidad por algo así. Un accidente de ese tipo sería un golpe bajo para todos los grupos involucrados…

Ahora que todos estaban pensando de este modo, cada vez se preocupaban más. Además, el segundo príncipe y Chen Manyao también seguían adentro, por lo que el hombre de mediana edad de la Ciudad del Archi-Emperador también estaba empezando a verse nervioso.

Eventualmente, los protectores Dao se pusieron tan nerviosos que empezaron a decir ansiosamente. —¡Ya casi se acaba el tiempo! ¡¡No podemos esperar más!!

El viejo de la Ciudad de las Nueve Serenidades volteó a ver al protector Dao de la Ciudad del Archi-Emperador. Un destello pasó por sus ojos y dijo, —Hermano Lin, ¡algo debió haber ocurrido adentro!

—Cierto Hermano Lin, —dijo la anciana de la Ciudad de Adviento Espiritual, su voz era áspera y sombría. —Es una situación crítica. La Tetera de Nigromante le pertenece al clan imperial. ¡El sumo pontífice del cielo ha de tener algún modo de ver adentro!

Después de un momento, todos los ojos se posaron sobre aquel hombre de mediana edad.

Era una presión bastante fuerte sobre él. Además, sabía bien lo que representaban esas miradas: casi el ochenta por ciento de los grupos importantes de todas las Tierras Desoladas… Este grupo de cultivadores estaba respaldado por muchos devas, e incluso tres semidioses.

—Tendré que contactar al sumo pontífice del cielo y dejarle tomar la decisión. —Sacó rápidamente una tablilla de jade y envió un mensaje urgente. Poco después, la tablilla de jade se iluminó con una luz deslumbrante, y luego la aplastó.

Cuando la tablilla de jade se hizo pedazos, se convirtió en una ceniza flotante que se extendió por todos lados, luego se elevó y formó un vórtice del tamaño de un puño. Ese vórtice irradiaba una luz azul, y esta iba disparada hacia el hombre de mediana edad. Cuando extendió el brazo para sujetarla… ¡se convirtió en un espejo azul del tamaño de un puño!

Era evidente que el espejo venía de tiempos primordiales, estaba cubierto de incontables símbolos mágicos con un resplandor tenue. A pesar de lo viejo que se veía, ¡aun así irradiaba un aura capaz de sacudir los Cielos y destruir la tierra!

—El sumo pontífice del cielo usó una magia secreta para enviarme este espejo. Pero no puedo usarlo yo solo. —Inhaló profundamente, observó al viejo de la Ciudad de las Nueve Serenidades y hacia la anciana de la Ciudad de las Nueve Serenidades para decir. —¿Les importaría ayudarme un poco?

Estos no dudaron en acercarse y desatar el poder de sus bases de cultivo, enviaron sus auras de deva, cosa que hizo que centellearan colores entre los Cielos y la tierra.

Cuando su poder entró en el espejo, este brilló con una luz deslumbrante e hizo que los demás protectores Dao retrocedieran nerviosamente. Los tres cultivadores que le estaban dando su poder al espejo dejaron salir gritos ásperos, ¡y la luz azul se transformó en una columna que salió disparada directamente hacia la Tetera de Nigromante!

El aire se distorsionaba alrededor de la columna de luz, y esta pasó a través de todos los hechizos restrictivos y cualquier otro tipo de defensa. La superficie de la Tetera de Nigromante se llenó de ondulaciones… ¡y se volvió lentamente transparente! Después de que pasara un corto tiempo, todos pudieron ver el interior con claridad… Y entonces los rostros cambiaron.

—¡¡No hay nadie allí!!

—¡¡Todos desaparecieron!!

—¿Cómo puede ser? Había más de cien de ellos… ¿¡A dónde se fueron todos!? —Estos gritos alarmados se pudieron escuchar por doquier. El viejo de la Ciudad de las Nueve Serenidades y la anciana de la Ciudad de Adviento Espiritual estaban tan asombrados que hasta las fluctuaciones de sus bases de cultivo reflejaban su conmoción.

Por temor a estar viendo mal las cosas, enviaron aún más poder al espejo, la luz de este pasó de un lado a otro por todo el terreno en el interior de la Tetera de Nigromante. Bajo el poder de esa luz, hasta la niebla más densa se dispersaba. Pero… ¡seguían sin poder encontrar rastro de ningún elegido!

El hombre de mediana edad de la Ciudad del Archi-Emperador estaba temblando, y su mente empezó a dar vueltas con incredulidad.

—Esperen, —dijo alguien—. ¡Puedo detectar el aura del rey fantasma gigante!

Cuando todos llegaron a la misma conclusión, sus ojos se inyectaron de sangre, y sus corazones empezaron a arder con furia.

—Todos desaparecieron, solo Bai Hao salió. ¡Tiene que ser obra del rey fantasma gigante!

—Ese Bai Hao solo es un cultivador en el Alma Naciente. ¿Cómo podría atreverse a hacer tal cosa? ¡¡Tiene que haber sido cosa del rey fantasma gigante!!

—¿Recuerdan la apariencia de Bai Hao cuando salió? ¡Seguro estaba actuando! ¡Maldita sea! —Estos gritos de ira se escuchaban hasta los cielos. El viejo de la Ciudad de las Nueve Serenidades y la anciana de la Ciudad de Adviento Espiritual recurrieron a teletransportaciones para irse rápidamente hacia dónde había escapado Bai Xiaochun.

¡Todos los empezaron a perseguir con furia!

Estos no eran ningunos tontos, todos llegaron a la conclusión de que los elegidos de sus organizaciones habían sido secuestrados por Bai Hao bajo órdenes del rey fantasma gigante. Y lo que era más humillante, era que había escapado bajo las narices de todos.

Pero no se atrevían a ofender al rey fantasma gigante tampoco, así que no tenían más opción que desahogar su furia sobre Bai Xiaochun.

Se pudieron escuchar estrépitos, una luz deslumbrante pasó por el cielo, y más de cien expertos poderosos salieron disparados por el aire para perseguir.

Lamentablemente para ellos… ya habían tardado demasiado. Bai Xiaochun y el Duque Heraldo de la Muerte estaban sobre el buque de guerra del fantasma gigante, el cual estaba siendo impulsado con todo el poder del Duque Heraldo de la Muerte. Era un rayo de luz brillante que iba disparado por el aire, ¡ya estaba cerca de la Ciudad del Fantasma Gigante!

Cuando Bai Xiaochun finalmente alcanzó a ver la ciudad a lo lejos, dejó salir un suspiro de alivio. E incluso empezó a emocionarse un poco.

—Rey Fantasma Gigante, maldito bastardo. ¡He vuelto!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente