Capítulo 696 – ¡El Puño del Emperador Imperecedero!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El cuarto nivel del Códice Imperecedero, los Huesos Imperecederos, contenía una magia secreta conocida como el Puño del Emperador Imperecedero, y esta era la primera vez que Bai Xiaochun la usaba. Cuando lo hizo, su aura, su carne, su sangre y hasta su alma y fuerza vital parecían estarse comprimiendo al máximo.

Se pudieron escuchar crujidos proviniendo de sus huesos, la base de este puñetazo capaz de sacudir los Cielos y destruir la tierra se estaba preparando. En unos momentos, Bai Xiaochun estaba pulsando con un poder explosivo.

Ese poder se convirtió rápidamente en una gran tormenta que cursaba su cuerpo con tanto poder, que si sus huesos no hubieran estado imbuidos con un poder defensivo tan increíble, ¡lo hubiera terminado aplastando!

Su esqueleto era la base de todo. El poder de su carne y sangre estaba siendo comprimido salvajemente… hasta que finalmente estalló a través de su piel.

Este era un momento crucial, y un aspecto único del Puño del Emperador Imperecedero. Bajo circunstancias normales, el poder hubiera estallado por toda su piel de manera explosiva y se hubiera dispersado por todos lados. Pero en vez de eso, el noventa y nueve por ciento de los lugares por dónde se hubiera desahogado el poder, ¡fueron sellados! El único lugar por el que el poder podía escapar… ¡era el puño que formaba su mano derecha!

Repentinamente, apareció un agujero negro en su interior, uno capaz de pulverizar todo en la existencia. Y en su puño derecho, el vórtice negro que se había formado emanaba un aura que sacudía los Cielos y la tierra, ¡un aura que parecía imposible de contener!

Parecía tan poderoso, que de atacar, el cuerpo entero de Bai Xiaochun recibiría el contragolpe del Puño del Emperador Imperecedero, ¡y podría terminar destruido!

Una figura sombría apareció detrás de Bai Xiaochun. Era un hombre con túnicas imperiales y una corona imperial. Aunque no se podían distinguir sus facciones faciales, emitía un aire tiránico, ¡como si su voluntad imperial estuviera por encima de toda la creación!

Todo empezó a retorcerse y quebrarse alrededor de Bai Xiaochun. A lo lejos, ¡Gongsun Yi, Xu Shan, el segundo príncipe y Chen Manyao estaban boquiabiertas por el asombro!

Zhou Hong era el más cercano a Bai Xiaochun, y en cuanto sintió que había algo raro, una sensación de crisis mortal e inminente lo inundó.

Pero antes de que Zhou Hong pudiera hacer nada, Bai Xiaochun puso una gran sonrisa… observó a Zhou Hong y a sus corrientes de luz negra… ¡¡y desató su puñetazo!!

El emperador sombrío detrás de Bai Xiaochun se unió a su puño, ¡e hizo que pulsara con una voluntad imperial tiránica!

Unos colores salvajes destellaron entre los Cielos y la tierra, un viento impresionante surgió. ¡Era como si un enorme gigante estuviera desatando todo el poder de su cuerpo! También apareció una inconmensurable fuerza gravitacional, el vórtice negro aumentó de tamaño rápidamente hasta llegar a 30 metros de diámetro. Mientras lo hacía, parecía absorber todos los colores del mundo, se había convertido en el centro de toda la atención, ¡cómo si ese vórtice y ese puño fueran las únicas cosas que existían en el mundo!

Cuando el puño salió disparado por el aire, Zhou Hong solo pudo dejar salir un chillido miserable. Sus ojos se llenaron de pánico y terror, su corazón latía con tanta fuerza que le dolía, sacó unas corrientes de luz verde de su interior que formaron una gran espada. Sujetó esta espada firmemente y la blandió contra el puño que se acercaba.

—¡¡Corte de Nueve Serenidades!! —Este movimiento salvaje de su espada sacudió los Cielos y la tierra. Una luz de espada verde salió por todos lados, como despedazando al aire y se le unían las corrientes de luz negra, la cual se convirtió en una especie de lluvia de espadas que salió disparada hacia Bai Xiaochun.

Los que presenciaban los acontecimientos estaban totalmente conmocionados por la feroz escena que transcurría frente a ellos. Nunca antes habían visto una batalla como esta entre miembros de su propia generación.

Sin embargo, eso solo duró un corto instante. Cuando la luz de espada verde entró en contacto con el vórtice negro en el puñetazo de Bai Xiaochun, ¡¡un estallido masivo lo abrumó todo!!

¡BOOOOOOMMM!

Cuando el sonido tan ensordecedor surgió, la luz de espada verde de Zhou Hong fue despedazada totalmente, y las corrientes de luz negra se extinguieron por completo. Un gran torrente de sangre salió por la boca de Zhou Hong, prácticamente todos los huesos de su cuerpo fueron destruidos. Su cuerpo carnal fue lacerado por todos lados hasta quedar prácticamente como una masa machacada de tiras sangrientas, y su alma naciente salió fuera de su cuerpo. Cayó inconsciente al instante, y salió volando hacia atrás como una cometa con la cuerda rota.

¡El debut del Puño del Emperador Imperecedero fue algo impactante para todos los que pudieron verlo!

Y sin mencionar que… Bai Xiaochun ni siquiera había usado todo el poder que tenía disponible, ¡solo cerca del treinta por ciento! Sabía bien lo devastador que era, así que se contuvo por temor a terminar matando a Zhou Hong.

Sin embargo, tan solo ese treinta por ciento bastaba para dejarlos a todos pasmados.

Tal y como indicaba la descripción de la técnica, podía sacudir los Cielos y hacer temblar la tierra. ¡Su poder superaba vastamente al Agarre Destructor de Gargantas y a la Embestida Sacude Montañas! ¡Era un poder tiránico que podía dejar a otros total y profundamente conmocionados!

Todos los presentes sintieron como si un relámpago celestial les hubiera impactado, y solo pudieron empezar a exhalar después de un largo momento de asombro. Hasta Gongsun Yi y el segundo príncipe estaban impactados, e intentaron calcular mentalmente cómo hubiera sido si ellos hubieran sido el blanco del ataque. Solo les tomó un momento llegar a la conclusión de que… ¡solo alguien mucho más poderoso que Zhou Hong podría hacer frente a esa tiránica voluntad imperial!

¡Nadie en la Tetera de Nigromante podría hacerle frente!

Ninguno de los elegidos hubiera imaginado jamás que Bai Xiaochun poseería una técnica así. Era un puñetazo tan poderoso que ni siquiera parecía posible al nivel del Alma Naciente…

Bai Xiaochun avanzó aprovechando que Zhou Hong había quedado inconsciente, sujetó su cuerpo carnal y su alma naciente, y entonces se convirtió en un rayo de luz que salió disparado a toda velocidad.

Los impresionados testigos se prepararon para perseguirlo, pero antes de poder dar ni un paso, escucharon una voz arrogante en sus oídos.

—¡No me provoquen imbéciles! ¡Puedo usar ese puñetazo cien veces más si me da la gana!

Debido al tono tan arrogante y tiránico, todos sin excepción se detuvieron por un momento… ¡Ninguno se atrevió a seguir la persecución!

Hasta Gongsun Yi quedó temblando, había una expresión espantosa en su rostro. Quedó allí de pie sin aliento, su pierna aún flotaba sobre el suelo mientras veía a Bai Xiaochun escapando a lo lejos.

En este momento, Gongsun Yi sintió un duro golpe a su orgullo y autoestima.

Luego estaba la arpía Xu Shan, la cual estaba igual de impactada viendo como Bai Xiaochun escapaba. Había una extraña mirada en sus ojos… ¡una de adoración ferviente!

Incontables emociones encontradas pasaron por los ojos del segundo príncipe y por su corazón. Chen Manyao estaba de pie junto al segundo príncipe, y lo profundo de sus ojos contenían una mezcla de asombro y sospechas.

Pero después de que pasara un buen rato, las personas finalmente empezaron a reaccionar.

—¡¡Es absolutamente imposible que pueda usar ese puñetazo más de un par de veces!!

—Cierto. ¿Por qué correría si pudiera hacerlo? Si de verdad es del tipo de persona que busca venganza por cualquier pequeñez, ¿¡por qué no aprovechar el momento para atacarnos!?

Gongsun Yi y los demás elegidos principales mantuvieron su silencio, pero dado su estatus y su nivel, era obvio que también podían ver a través de la amenaza de Bai Xiaochun.

Pero, aunque fuera solo un engaño, la imagen de lo que acababa de ocurrir estaba profundamente marcada en sus mentes, y esto los llenaba de temor.

Otro momento pasó. Xu Shan finalmente inhaló profundamente y empezó a perseguirlo. Le siguió el segundo príncipe y Chen Manyao. Pero ninguno de esos tres estaba muy interesado en pelear con Bai Xiaochun. Más bien tenían sus propias intenciones. Aunque la mayoría de los elegidos no podían percibir esto, Gongsun Yi sí podía.

Permaneció en silencio por un momento, sus ojos estaban inyectados de sangre y su deseo de luchar empezó a crecer lentamente. —No puedo permitir que nadie me sobrepase. Bai Hao… en este momento… ¡¡tienes toda mi atención!!

Entonces su base de cultivo surgió con poder y entró en movimiento, pero no hacia Bai Xiaochun… ¡sino hacia la Orquídea del Rey Fantasma! —Eventualmente tendrás que ir allí, y es allí dónde te esperaré… ¡para luchar!

Los ojos de Gongsun Yi brillaban con determinación y con el deseo de pelear.

Todos los demás intercambiaron vistazos incómodos, y todos se arrepentían de haber provocado a alguien tan inhumano. Pero ninguno se hubiera podido siquiera imaginar lo que acababa de ocurrir, ninguno pensaba que una persona que consideraban fácil de aplastar terminaría siendo una bestia peligrosa y feroz.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente