Capítulo 69 – Bai Xiaochun, Ven a Ofrecerle tus Saludos al Joven Lord

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Un mes después, los discípulos de la Secta Externa en el Pico Caldero Violeta estaban a punto de volverse locos. Bai Xiaochun prácticamente había formado una carrera a base ser el Tío de la Secta, y todos lo sabían.

Rápidamente se dieron cuenta de que sin importar a donde fueran; seguramente se encontrarían con un joven muy puro y blanco, delgado, con cierta mirada orgullosa en su rostro, la cual intentaba ocultar, pero no era capaz de hacerlo. Mientras se contoneaba, aclaraba su garganta fuertemente donde quiera que se encontrara con otro discípulo, y si pretendían no reconocerlo, se presentaría a sí mismo de inmediato.

Sus gargantas empezaron a irritarse de tanto decir las palabras ‘Tío de la Secta Bai’, y sin embargo… no tenían más opción que seguir haciéndolo. Después de todo, Bai Xiaochun era el Hermano Menor del líder de la secta, y en términos de rango formal, estaba por encima de todos. Cualquier discípulo que se atreviera a ofenderlo, esencialmente estaba violando las reglas de la secta.

Eventualmente, las personas fueron con el Gran Gordito Zhang para pedirle ayuda. Quien en su lugar, hizo un espectáculo sobre acompañar a Bai Xiaochun… para que visitara el Pico Cresta Verde.

Otro mes pasó, y los discípulos del Pico Cresta Verde… también se estaban volviendo locos.

Esto era especialmente cierto de Chen Fei y sus dos amigos, quienes estaban completamente aterrorizados. Cuando Bai Xiaochun empezó a hacer sus rondas en el Pico Cresta Verde, los buscaba frecuentemente. A pesar del hecho de que instantáneamente empezaban a decir los saludos ‘Tío de la Secta Bai’, eso no terminaba las cosas.

Bai Xiaochun era veloz para ‘encontrarle las tres patas al gato’, y si mostraban incluso la más mínima falta de respeto, implicaba que los reportaría a la Sala de la Justicia. Chen Fei y sus amigos empezaron a temblar de miedo, y pronto sentían que caminaban sobre hielo fino sin importar a donde fueran. Al final, finalmente delataron a Qian Dajin. Después de darles otra buena paliza, Bai Xiaochun finalmente los dejó ir. Suspirando, salió del Pico Cresta Verde, mientras que al mismo tiempo se culpaba a sí mismo por lo que pasaba.

“Los discípulos de la Secta Externa me conocen todos, pero no he tenido la oportunidad de encontrarme ningún discípulo de la Secta Interna. Y también está Qian Dajin. ¿Realmente piensa que me he olvidado de él?” Después de un largo rato de pensamiento, Bai Xiaochun asintió profundamente bajo el inmenso placer próximo que estaba a punto de experimentar. Dicho esto, se apresuró a buscar algunos discípulos de la Secta Interna.

En los días siguientes, Bai Xiaochun hizo apariciones en los tres picos de montaña, la mayoría del tiempo en las áreas ocupadas por los discípulos de la Secta Interna. Considerando su estatus, podía ir prácticamente a cualquier lugar en la Secta Corriente Espiritual.

Sin embargo, rápidamente perdió el interés. Los discípulos de la Secta Interna resultaban estar todos en meditación aislada, y no alcanzó a ver a ninguno incluso después de que pasaran pocos meses. Esto era especialmente cierto de Qian Dajin, cuya cueva de Inmortal estaba constantemente bajo la protección de varias formaciones de hechizos.

“¡Me niego a creer que esto es solo una coincidencia!” Pensó Bai Xiaochun mientras permanecía allí en frente de la puerta de Qian Dajin. Intentó romper a través de las formaciones de hechizos, pero considerando que estaban allí para proteger la cueva de Inmortal de un discípulo de la Secta Interna, eran simplemente demasiado poderosas. Viendo que era imposible para él tener éxito por sí mismo, decidió que sería mejor ir a conseguir algo de ayuda para romperlas.

Sin embargo, fue en este momento que dos personas aparecieron a la distancia, acelerando en su dirección. Eran discípulos de la Secta Interna, uno alto y uno bajo, mientras se acercaban, ni siquiera juntaron sus manos en saludo.

El primero en hablar fue el alto. Con una  voz fría dijo, “Tío de la Secta Bai, ¿qué tal si le das un poco de ‘cara’ al Joven Lord de mi secta y te olvidas de lo que pasó con Qian Dajin? Oh, por cierto, ese Joven Lord no es más que Shangguan Tianyou.”

Por el tono de voz del joven, estaba claro sobre lo que esperaba que hiciera Bai Xiaochun.

¡Shangguan Tianyou era el más respetado de entre los tres grandes Elegidos de los tres picos de montaña de la ribera sur!

Un talento latente como el suyo no se había visto por al menos mil años en la ribera sur de la Secta Corriente Espiritual, y a pesar de que solo era un discípulo de la Secta Externa, no había dudas de que pronto alcanzaría el Establecimiento de la Fundación. Debido a esto, muchos de los Ancianos de la secta veían a Shangguan Tianyou como alguien un poco diferente de todos los demás. Muchas personas esperaban que eventualmente fuera capaz de sobrepasar a los discípulos en la ribera norte, y por lo tanto, muchos recursos estaban siendo dados para su entrenamiento.

Esto al mismo tiempo eso hacía que Shangguan Tianyou tuviese muchos admiradores, especialmente en el Pico Cresta Verde.

La expresión de Bai Xiaochun era la misma de siempre. En el pasado, podría haber empezado a asustarse. Sin embargo, su temor general por la muerte no indicaba que le faltara coraje. De hecho, mientras que la situación no llevara consigo una amenaza de muerte, en realidad era bastante intrépido.

Debido a su estatus actual, prácticamente no había nadie en la secta que pudiera amenazar su vida, y por lo tanto, simplemente levantó su nariz y observó a los dos recién llegados con una ligera sonrisa.

“Cuando os encontráis con una persona importante como yo, pero falláis en ofrecer saludos formales, muestra el gran descaro que tenéis, ¿no creen?” Sacudió su manga. “¿Quién pudo haber sido quién os incitó a tal muestra impertinente de irrespeto? ¿Podría haber sido Shangguan Tianyou?”

Las expresiones de los dos discípulos de la secta Interna vacilaron, y la mirada del alto se tornó afilada mientras observaba fijamente a Bai Xiaochun.

“Tío de la Secta Bai,” dijo, “Haría bien en eligiendo sus palabras con un poco más de cuidado.”

Tan pronto las palabras salieron de su boca, y antes de que pudiera seguir hablando, Bai Xiaochun repentinamente se desvaneció. Una ráfaga de viento arremetió contra el discípulo de la Secta Interna, quién se quedó mirando sorprendido mientras Bai Xiaochun aparecía directamente en frente de él.

Su velocidad era tan increíble que los dos discípulos de la Secta Interna ni siquiera lo habían visto moverse. Antes de que pudieran reaccionar, Bai Xiaochun estiró la parte de atrás de su palma y la arremetió contra el rostro del discípulo alto, haciendo que un sonido como el trueno resonara.

Casi instantáneamente, un escudo protector apareció desde las túnicas el joven, el resultado de un objeto mágico dado a todos los discípulos de la Secta Interna. Sin embargo, casi en el mismo instante en el que ese escudo apareció, la palma de Bai Xiaochun aterrizó, y lo destrozó en mil pedazos. Era completamente incapaz de resistir el increíble poder en la palmada de Bai Xiaochun.

Una masiva bofetada se escuchó, y el discípulo alto instantáneamente vio estrellas. Su mente se sacudió, y casi sentía como si hubiera sido aplastado por una montaña. La sangre salió salpicando de su boca mientras chocaba contra el suelo, arrojado hacia atrás como una cometa a la que le habían cortado el hilo. Después de rodar por varias decenas de metros, chillando todo el camino, finalmente cayó inconsciente.

Todo pasó tan rápidamente, que el discípulo bajo no pudo hacer más que permanecer allí, boquiabierto y con su mente dando vueltas. Después de un momento, empezó a retroceder, dándole un vistazo primero a su camarada y luego de vuelta a Bai Xiaochun. Luego tomó un respiro profundo, y tragó fuertemente.

“T-tu… tu…” tartamudeó y apuntó de forma temblorosa a Bai Xiaochun. Ni en sus sueños más salvajes se pudo haber imaginado que el poder del cuerpo carnal de Bai Xiaochun sería tan impactante.

Parecía estar a la par con el octavo nivel de Condensación de Qi….

Bai Xiaochun se volteó lentamente a mirar al discípulo bajito, “¿Puede realmente un discípulo de la Secta Interna expresarse tan groseramente hacia alguien de la generación mayor?”

Luego empezó a caminar hacia adelante.

Chillando, el discípulo bajito se volteó y escapó. Sin embargo, antes de que pudiera llegar muy lejos, el sonido del silbido del viento llenó el aire, mientras Bai Xiaochun se abalanzaba contra él y una vez más lanzó una poderosa bofetada.

Fue en ese mismo instante en el que una voz severa y siniestra resonó desde abajo.

“¡Detente!” Repentinamente, un recién llegado apareció en la escena.

Sin embargo, Bai Xiaochun no le prestó atención. Su palma se movió demasiado rápido, y el discípulo bajito de la Secta Interna fue mandado a volar. Sus dientes daban vueltas por el aire y vomitó sangre. El cuello del discípulo parecía estar a punto de romperse mientras volaba hacia un lado, inconsciente.

Con esto, Bai Xiaochun sacudió su mano y miró a la persona que venía corriendo hacia él desde más abajo en la montaña. Era un hombre de mediana edad con una base de cultivo en el noveno nivel de Condensación de Qi, un poder similar al de Chen Heng.

El hombre observó furiosamente a Bai Xiaochun y dijo, “¿No escuchaste lo que acabo de decir, Bai Xiaochun? ¡Maldita sea! Eres un…”

Bai Xiaochun levantó su barbilla, sonrió, e interrumpió, “¿Sobrino de la Secta, también estás buscando que te de una bofetada?”

Por las acciones de estos dos discípulos hace unos momentos, al igual que las palabras de este hombre, estaba claro que no tenían el más mínimo de respeto por él, y más aún, incluso sentían algo de desdén por él hasta cierto punto, como si sintieran que estaban completamente por encima de él. Los discípulos de la Secta Interna como ellos eran completamente despreciables en lo que a él concernía.

Las palabras de Bai Xiaochun hicieron que varias expresiones destellaran sobre el rostro del hombre, y se tragó sus siguientes palabras. El impresionante despliegue de fuerza mostrado por el cuerpo carnal de Bai Xiaochun lo había dejado sin aliento y completamente conmocionado. Ahora que el hombre lo recordaba, se dio cuenta de que, considerando el estatus de Bai Xiaochun, no importaba lo que hiciera aquí, la Sala de la Justicia no le importaría en lo más mínimo.

El hombre de mediana edad observó a Bai Xiaochun por un momento largo, suprimió su furia, y luego explicó el propósito de su llegada. “Bai Xiaochun, el Joven Lord de mi clan desea que vayas a ofrecerle saludos formales.”

De hecho había sido enviado por Shangguan Tianyou para ordenarle a Bai Xiaochun ir a ofrecerle saludos formales.

En su opinión, su Joven Lord del clan estaba haciendo un escándalo por una tontería. Bai Xiaochun se había topado con la suerte en su camino a ser una persona importante, y era más un payaso que otra cosa. Había matado algunos débiles miembros de algún clan de cultivo, y fue solo por casualidad que la secta terminó haciendo un gran escándalo por él. Eso ciertamente no le daba el derecho de darle ‘cara’ al Joven Lord quién ya estaba en un ascenso meteórico, y ciertamente alcanzaría la etapa de Núcleo Dorado y forjaría una leyenda en el futuro.

De hecho este hombre en realidad sentía que ser enviado a buscar a Bai Xiaochun para ofrecerle saludos estaba un poco por debajo de su estatus.

Bai Xiaochun ya podía ver qué persona tan arrogante era este Shangguan Tianyou. Considerando su propio estatus, si no venía en persona, o si decidía tan solo enviar un mensaje, podría ser aceptable. Pero en cambio, ¡en realidad quería que Bai Xiaochun fuera a visitarlo! “Incluso si es un Elegido, ¿realmente piensas que un discípulo de la Secta Externa puede ordenarme ir a ofrecerle mis saludos? ¡Él debería ser el que venga a saludarme!”

El hombre de mediana edad sacudió su manga, mandando una ráfaga de viento. “Bai Xiaochun,” chirrió furiosamente, “El que el Joven Lord de mi clan te pida que vayas a visitarlo es una enorme muestra de ‘cara’. ¿Sabes cuántas personas desean poder ir a ofrecerle saludos formales? Tu…”

Antes de que pudiera dejar de hablar, su rostro vaciló, y dio un salto hacia atrás. Sin embargo, fue apenas muy lento. Bai Xiaochun apareció directamente en frente de él y estiró su palma.

“¡¡Como te atreves!!” La base de cultivo del hombre estaba en el noveno nivel de Condensación de Qi, y desplegó todo su poder, al mismo tiempo que realizaba un gesto de conjuro que invocaba numerosas cuchillas de viento. Sin embargo, mientras las cuchillas de viento aparecían en frente de él, la palmada de Bai Xiaochun arremetió directamente contra ellas, aplastándolas como a pequeñas ramas. No podían proveer la más mínima protección.

La palmada procedió adelante casi como si nada hubiera intentado bloquear su camino, cayendo casi instantáneamente en el rostro del hombre.

El sonido de una bofetada se escuchó, seguido por un grito. El hombre de mediana edad se tambaleó hacia atrás treinta metros, antes de finalmente lograr detenerse.

Con esto, Bai Xiaochun sacudió su manga y dejó salir un bufido arrogante. “Ni siquiera eres tan poderoso como Chen Heng. ¡No es de extrañar que seas un lacayo! ¡Fuera de aquí!”

El hombre miró de vuelta a Bai Xiaochun impresionado. Estaba visiblemente temblando, y su mejilla ya estaba hinchándose. La sangre escurría de entre sus dientes, y rápidamente escapó.

Después de que el hombre se fue, Bai Xiaochun miró de vuelta a la cueva de Inmortal de Qian Dajin con los ojos estrechos. Él era el tipo de persona que le temía a la muerte, y por lo tanto, si alguien intentaba matarlo, buscaría la venganza sin importar qué.

No importaba si Qian Dajin le pidió ayuda a Shangguan Tianyou, no había ningún modo posible en el que Bai Xiaochun lo dejara ir así. A pesar de que las acciones recientes de Bai Xiaochun en la secta parecían algo casuales, en realidad hacía tiempo que llevó a cabo una investigación exhaustiva sobre Qian Dajin.

“¿Piensas que puedes esconderte allí?” Pensó. “¿Piensas que no tengo manera de hacerte mostrar tu cara?” Con un frío bufido se volteó para irse.

Basado en su estatus actual, lo que pasó después no fue una sorpresa. Una tablilla de jade de la Sala de la Justicia apareció, una misión. Solo le tomó un momento pasar a la cueva Inmortal de Qian Dajin, y flotar en el aire en frente de él.

Era exactamente como lo que pasó con Bai Xiaochun. Qian Dajin estaba siendo forzado a aceptar una misión muy peligrosa afuera de la secta. Una amarga sonrisa apareció en su rostro, al darse cuenta de que no tenía más opción que emerger de su escondite para llevar a cabo la misión…. Sin embargo, aún se aferraba a la esperanza de que estar afuera de la secta podría ayudarlo a evadir una catástrofe.

Desafortunadamente, había subestimado los alcances a los que Bai Xiaochun llevaría su venganza. Ya había arreglado que varias misiones como esta fueran asignadas a Qian Dajin. Además, le pidió algo de ayuda a Hou Yunfei. El Clan Hou tenía un Patriarca en el Establecimiento de la Fundación, y tenía acceso a reservas profundas. Considerando que tan importante era Bai Xiaochun para ellos, y unido a las insistencias de Hou Yunfei y Hou Xiaomei, se habían vuelto un aliado poderoso.

Con la ayuda del Clan Hou, ya estaba predeterminado con seguridad que Qian Dajin se encontraría con un infortunio durante el tiempo en el que tratara de llevar a cabo las misiones.

No era como si la Sala de la Justicia no estuviera al tanto de lo que había ocurrido con Qian Dajin, y como llevó a la caída en combate de Bai Xiaochun. Sin embargo, a pesar del hecho de que las noticias nunca se esparcieron públicamente, los registros internos habían sido mantenidos.

Ahora que Bai Xiaochun estaba de vuelta y quería arreglar las cuentas, había muy poco que pudieran hacer para detenerlo. De hecho, era casi como si le debieran una, y simplemente lo estaban dejando hacer lo que quería. De paso, incluso había algunas personas que ya veían a Qian Dajin como alguien muerto.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente