Capítulo 685 – Florece la Orquídea del Rey Fantasma

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—Lástima que no tengo modo de cultivar mis Huesos Imperecederos… —Aunque estaba contento de haber mejorado nuevamente su base de cultivo, tan solo pensar en sus Huesos Imperecederos lo deprimía.

Aunque había adquirido muchos tesoros de los tres grandes clanes, no encontró nada que pudiera proveerle bastante fuerza vital. Esto lo hizo suspirar de lamentos por el hecho de no haber usado su Parasol Eterno sobre el rey fantasma gigante cuando tuvo su oportunidad. Eso al menos le hubiera dado un poco de fuerza vital con la cual trabajar.

—Qué lástima. Bueno, el tiempo y la marea no esperan a nadie… —Suspiró, y apartó estas ideas tan peligrosas de su mente. Al fin y al cabo, si el rey fantasma gigante alguna vez descubría que pensaba estas cosas, seguramente lo despellejaría vivo…

—Tendré que olvidarme por ahora de mis Huesos Imperecederos. Lo más importante ahora es mi investigación sobre la llama de quince colores… —Era obvio que la mejor manera de seguir mejorando su base de cultivo era esforzarse con las llamas multicolores. Hasta ahora, ya había investigado bastante las llamas de quince colores, pero seguía sin entender muchos aspectos de la fórmula.

Inhaló profundamente, sacó una llama de quince colores de su bolso de almacenamiento, y empezó a estudiarla de cerca. Poco después, se pudo ver el resplandor de un augurio en sus ojos, y continuó analizándola desde todos los ángulos posibles.

Estudiar una verdadera llama de quince colores de este modo haría que mejorara su destreza al crearla, y serviría de punto de referencia para que su futuro trabajo progresara más fácilmente.

Pasaron tres días volando. Bai Xiaochun permaneció inmerso en su investigación de llamas de quince colores, y muchas veces pasaban destellos de anticipación y maravilla por sus ojos. Aunque tres días era poco tiempo, gracias a su método augúrico, había logrado un progreso considerable.

Eventualmente extendió su llama para verla en un estado distinto, e incluso llegó a destruirla a propósito. Cuando todos los quinces tipos distintos de llamas aparecieron, comparó los catorce colores que conocía bien con el poco familiar décimo quinto. Dado lo que ya sabía, esto le proveyó aún más entendimiento.

Cuando cayó la noche del tercer día, inhaló profundamente y observó por un buen rato los restos destruidos de la llama de quince colores, luego cerró los ojos. Sus ojos se volvieron a abrir después de una hora, y brillaban intensamente. Sacó rápidamente otra llama de quince colores y la siguió estudiando, cuando repentinamente, vertió su atención afuera de su recámara de meditación aislada.

—Han pasado tres días… —murmuró. Entonces emergió y esperó en su patio mientras veía al cielo. Poco después, apareció un rayo de luz, dentro del cual estaba Chen Hai.

—¡Bai, chico mío! —dijo riendo contento. Después de aterrizar frente a Bai Xiaochun, juntó sus manos y se inclinó con una gran sonrisa en la cara.

—¡Viejo amigo Chen! —dijo Bai Xiaochun, dio un paso adelante y lo levantó de su gesto.

—Chico Bai, ¡la misión fue completada sin problemas! Aquí está todo lo que me pediste. —Dicho esto, sacó un bolso de almacenamiento y se lo entregó a Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun lo observó, y ya estaba sin aliento. Un destello gélido pasó por sus ojos, juntó sus manos hacia Chen Hai, recibió el bolso, y luego charló con él un rato más. Chen Hai se fue eventualmente.

Fue entonces que Bai Xiaochun volvió a su recámara de meditación aislada y se sentó de piernas cruzadas. ¡Había nueve cabezas humanas dentro de ese bolso de almacenamiento!

Eran los nueve asesinos que Madame Cai había identificado después de ser interrogada. Ninguno era del Clan Bai; los había empleado directamente Madame Cai. Independientemente de su identidad o estatus, ahora no eran más que cabezas despojadas de su cuerpo.

Bai Xiaochun se encontró a sí mismo pensando repentinamente en el momento en el que llegó a las Tierras Desoladas, cuando le dio aquel vistazo a Bai Hao en persona, todavía vivo. Luego pasó un momento, ondeó su mano, y convirtió en cenizas a esas nueve cabezas cortadas.

—Mi aprendiz Bai Hao, —dijo suavemente—, ya he vengado tu muerte. Aunque aún estoy usando tu identidad, espero que ahora tu espíritu pueda descansar en paz. —Entonces finalmente dejó salir un largo suspiro. El linaje directo había sido exterminado, y todos los asesinos ahora eran cenizas. A estas alturas, todo el karma había sido resuelto completamente.

Bai Xiaochun se tomó un rato más para calmarse de nuevo, luego sacó otra llama de fuego de quince colores y empezó a llevar a cabo más augurios.

Así pasó el tiempo. Un mes entero pasó volando, y durante este tiempo, Bai Xiaochun se quedó inmerso en su estudio de los augurios sobre la llama de quince colores. No salió en ningún momento de su meditación aislada, pero su fama solo siguió aumentando en la Ciudad del Fantasma Gigante. Las charlas sobre lo ocurrido con los tres grandes clanes estaban empezando a apagarse, pero la veneración que sentían por Bai Xiaochun solo crecía.

Y luego estaba aquel anuncio en el que el rey fantasma gigante había asignado a Bai Hao como el comisario inspector, y hasta le entregó una valiosa lanza y un palacio de operaciones oficial, su nombre se volvió aún más poderoso y famoso.

Conforme Bai Xiaochun se hacía más poderoso y respetado, muchos grupos y organizaciones de la ciudad empezaron a calmarse. El periodo de crisis de la Ciudad del Fantasma Gigante ya había pasado, y ahora las cosas realmente volvían a la normalidad.

Pero nadie podría haber anticipado que justo cuando la Ciudad del Fantasma Gigante volvía a la normalidad, ¡ocurriría un incidente impresionante una tarde a unos 500.000 kilómetros de distancia!

Ocurrió en un área vasta de 50.000 kilómetros de diámetro, cubierta de una densa niebla, era una ciénaga pantanosa que ni los animales salvajes habitaban. Debido a la falta de cualquier ser vivo, era un lugar de pura muerte y carente de vitalidad.

La niebla jamás se disipaba en esa área, sin importar que época del año fuera, lo que hacía que fuera muy difícil para cualquiera ver adentro. Debido a la intensa aura de la muerte, y al vil miasma que amenazaba incluso a cultivadores en la etapa del Alma Naciente, pocas personas habían entrado alguna vez en este lugar. Si lo hacían, seguramente morirían.

Hacía tiempo que se había convertido en una región prohibida a la que nadie entraba. Cualquier cultivador de almas que se topara con la zona siempre terminaba bordeándola.

Sin embargo, ¡cualquier ser realmente poderoso que viera el lugar desde arriba hubiera podido ver que en realidad había una estructura dentro de toda esa niebla!

Se veía como una gigantesca tetera…

El área alrededor de la tetera estaba atestada de almas. Sin embargo, eran distintas de las almas vengativas habituales de las Tierras Desoladas. Sus ojos eran de un color rojo brillante, y parecían ser particularmente violentas. Hasta les crecían cuernos en la frente, ¡por lo que parecían fantasmas malignos!

Sin embargo, los fantasma malignos y violentos solo existían justo alrededor de la tetera, no salían más allá de la niebla. Al parecer, no dañarían a nadie al menos que fueran directamente provocadas.

Esta ubicación era uno de los reinos confinados arcanos que le pertenecían al clan imperial. ¡Era la Tetera de Nigromante!

Ninguna investigación había podido confirmar jamás el origen de la Tetera de Nigromante, o la razón por la que se veía como una tetera. Lo único que sabían era que este lugar contenía una buena fortuna que le pertenecía exclusivamente al clan imperial. La niebla alrededor de la tetera formaba un sello permanente que solo se abría en una ocasión especial. Pero en este día, toda la Tetera de Nigromante empezó a temblar inesperadamente, y las tierras a su alrededor se empezaron a sacudir violentamente.

Estruendos intensos inundaban el aire, y la niebla empezó a agitarse y a elevarse lentamente del suelo. Entonces, en el cielo en lo alto de la Tetera de Nigromante, ¡apareció una extraña flor negra!

La flor negra tenía cinco pétalos, cada uno se parecía al rostro de un fantasma. Y mientras la flor florecía, la niebla daba vueltas alrededor y también tomó la forma de un rostro de fantasma. Era un escenario impresionante.

La primera persona en notar el cambio tan repentino fue nada más y nada menos que el rey fantasma gigante en la Ciudad del Fantasma Gigante. Poco antes, se encontraba sentado en su palacio real escuchando un reporte del Duque Heraldo de la Muerte sobre algunos asuntos relacionados a la Ciudad de las Nueve Serenidades. Sus ojos contenían un destello gélido, y estaba a punto de preguntar algo, cuando su rostro cambió repentinamente, y volteó a ver a lo lejos.

—¡La Orquídea del Rey Fantasma! —dijo con una fluctuación salvaje en su aura. Al Duque Heraldo de la Muerte se le abrieron los ojos de par en par, y el rey fantasma gigante se desvaneció súbitamente, y apareció en el cielo por encima de la ciudad. Allí salió disparado como un relámpago hasta aparecer cerca de la Tetera de Nigromante. Cuando vio la flor negra que flotaba en el cielo, un resplandor intenso apareció en sus ojos. Le dirigió un vistazo a la Tetera de Nigromante, y luego se volteó y desapareció de nuevo, volvió a reaparecer en su palacio real. Después de indicarle al Duque Heraldo de la Muerte que se fuera, cerró sus ojos de manera pensativa por un momento, y luego volteó a ver hacia la Ciudad del Archi-Emperador.

En esa ciudad, muy, muy lejos de la Ciudad del Fantasma Gigante, en cierto gran salón del palacio imperial, ocho huesos antiguos y casi destruidos habían sido consagrados. Repentinamente, uno de esas piezas de hueso empezó a emitir una niebla negra, ¡la cual rápidamente tomó la forma de una flor idéntica a la que estaba encima de la Tetera de Nigromante!

Muchos viejos cultivadores hacían de guardias afuera de ese salón en particular y sintieron el cambio, por lo que entraron rápidamente. Al ver la flor negra que salía del hueso casi destruido, quedaron conmocionados.

—¡¡La Orquídea del Rey Fantasma está floreciendo!!

Después de intercambiar vistazos, los viejos sacaron tablillas de jade para notificar al sumo pontífice del cielo.

En este momento, el sumo pontífice del cielo estaba en el Salón del Pontífice del Cielo de la Ciudad del Archi-Emperador. Cuando recibió las noticias, abrió sus ojos y observó a lo lejos, en la dirección a la Tetera de Nigromante. —La Tetera de Nigromante se ha activado, ¡y la Orquídea del Rey Fantasma está floreciendo! Se ha abierto uno de los ocho reinos confinados arcanos. Esa flor es particularmente importante para el rey fantasma gigante…

Repentinamente escuchó una voz desde afuera.

—Pontífice del Cielo, la Dama Polvo Rojo está aquí solicitando una audiencia.

Los ojos del sumo pontífice del cielo titilaron, y luego dijo, —Hagan que se vaya. Anuncien que la Orquídea del Rey Fantasma estará disponible para quienquiera que el destino vea apropiado.

Después del anuncio del sumo pontífice del cielo, las noticias sobre el florecimiento de la Orquídea del Rey Fantasma se extendieron rápidamente por la Ciudad del Archi-Emperador. Mientras tanto, de vuelta en la Ciudad del Fantasma Gigante, Bai Xiaochun acababa de revisar su sexta llama de quince colores. Sin embargo, su nivel de control estaba mejorando, y a estas alturas agarró con emoción una pagoda recolectora de almas. Poco después, una vasta horda de almas vengativas salió volando, y Bai Xiaochun empezó su trabajo para conjurar una llama de quince colores.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente