Capítulo 673 – Locura Por el Aumento en la Clasificación…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Claro, hubo otros que recordaron al instante todo tipo de cosas al escuchar ese nombre.

—¡¡Apareció el Diablo Bai!!

—¡Así que no ha muerto después de todo! No solo está aquí en las Tierras Desoladas, ¡¡ahora está en la etapa del Alma Naciente!!

—¡Maldita sea! ¡Esta es una provocación directa! ¡Una burla descarada! Es imposible que el Diablo Bai no sepa lo que ocurre cuando haces un refuerzo espiritual en tu alma naciente. ¡¡Es obvio que hizo esto para que todos supiéramos que está aquí!!

La Ciudad del Archi-Emperador estaba asombrada, pero las cosas eran mucho peores en la Legión del Fantasma Gigante. Se pudieron escuchar incontables gritos de ira y personas saliendo hacia la Estela del Emperador del Infierno.

Claro, no todos en la Ciudad del Archi-Emperador estaban impresionados con el nombre de Bai Xiaochun. Muchos pensaban que las historias eran exageraciones, y que una persona como esa no era digna de la conmoción.

—¡Esto es ridículo! ¡No puedo creer que ese Bai Xiaochun esté siendo tan pretencioso! ¡Qué arrogante! ¡¡Qué impertinente!!

—¡Hmph! ¿No son más que historias cierto? Me niego a creer que este Bai Xiaochun sea tan importante como dicen. ¡No es más que un donnadie!

—Es obvio que la Legión del Fantasma Gigante solo buscaba una excusa para sus terribles derrotas. El hecho de que las otras tres sectas de la Gran Muralla ahora usen las mismas tácticas solo demuestra que la Isla Alcance Celestial fue la que arregló todo.

Pero independientemente de las reacciones específicas, toda la ciudad estaba alterada.

En general, la conmoción hubiera cesado bastante rápido, y las cosas hubieran vuelto a la normalidad. Pero fue entonces que… ¡ocurrió algo que nadie se esperaba!

Mientras todos veían el nombre de Bai Xiaochun, ¡esta se desvaneció del último lugar y reapareció entre los primeros 20!

Ya no había un número uno junto a su nombre, ¡¡sino un dos!!

Todos los ojos se abrieron de par en par, pero antes de que pudieran siquiera alborotarse, el nombre de Bai Xiaochun volvió a desvanecerse. Esta vez se movió hasta el 15vo lugar, ¡y se podía ver el número tres al lado!

Pero las cosas no acababan aún. El nombre de Bai Xiaochun volvió a desvanecerse, ¡para reaparecer en el 8vo puesto!

Llegado a este punto, ¡el número junto a su nombre era el cuatro! Luego salió disparado al 4to lugar, ¡¡cinco refuerzos espirituales!!

Se podían oír incontables suspiros de asombro. Pero la multitud se estaba conmocionando tanto por dentro, que eventualmente fueron incapaces de contenerlo.

—¡No puede ser…!

—Cinco… ¡¡cinco refuerzos espirituales!!

—¿¡Cómo está haciendo esto Bai Xiaochun!?

Todos estaban completamente pasmados, los impactaban grandes olas de asombro, sus mentes daban vueltas por lo que presenciaban. Las personas empezaron a enviarle mensajes a sus superiores y a sus amigos de inmediato.

Anteriormente, solo algunas personas habían quedado asombradas por la pura mención del nombre de Bai Xiaochun, la mayoría pensaban que su reputación era una exageración. Pero en un instante tan corto, llegó directamente al cuarto lugar de la Estela del Emperador del Infierno, cinco refuerzos espirituales en su alma naciente. En ese momento, los que creían que las historias eran exageradas quedaron boquiabiertos.

—¿¡Qué!? ¿¡Hizo cinco refuerzos espirituales en su alma naciente tan rápido!?

—¿Qué le pasa a este Diablo Bai? ¿Cómo lo hace tan rápido? ¡¡No puedo creer que sea tan imprudente!! ¿¡Acaso se cansó de vivir!?

Las olas de asombro que sacudían a la Ciudad del Archi-Emperador solo crecían con cada momento que pasaba. Todos los grupos y organizaciones de la ciudad habían recibido las noticias, y todos reaccionaban con incredulidad. También empezaron a reunirse cada vez más personas en la Estela del Emperador del Infierno.

También había muchas corrientes de sentido divino convergiendo en esa área.

Mientras tanto, la forma de alma naciente de Bai Xiaochun estaba en su recámara de meditación aislada en la Ciudad del Fantasma Gigante, se veía muy contento allí sentado de piernas cruzadas sobre el wok de tortuga.

—¡Jajaja! ¡Cultivar así es genial! ¡Así es como deberían ser las cosas! —Los ojos en el alma naciente de Bai Xiaochun resplandecían, y su aura estaba llena de emoción.

Su alma naciente no solo tenía cinco diseños plateados, también podía sentir claramente lo fuerte que se había vuelto.

—¡Siento como si acabara de pasar sesenta años enteros en meditación aislada! —Después de una buena ronda de risas, se lamió los labios y apuntó su dedo hacia la llama de seis colores cercana.

La llama se acercó volando al wok de tortuga, y entonces se escucharon unos estrépitos, otro diseño plateado apareció. ¡Acababa de realizar otro refuerzo espiritual!

Seis. Siete. Ocho.

Llevó a cabo tres refuerzos seguidos sin parar ni un segundo. A estas alturas se podían ver ya ocho diseños plateados y deslumbrantes sobre su alma naciente, parecían pulsar con un poder inconmensurable. Adentro parecían dar vueltas colores, y el qi glacial de los Cielos y la tierra ya no era nada para él.

—Fuerte. ¡Qué fuerte! —Estaba muy entusiasmado, y apuntó a la llama de nueve colores. ¡Poco después se pudo ver el noveno diseño plateado en su alma naciente!

Pero las cosas aún no acababan. El corazón de Bai Xiaochun palpitaba como loco, y comenzó con el décimo refuerzo espiritual. Una luz plateada deslumbrante salió del wok de tortuga, ¡el décimo diseño apareció!

Bai Xiaochun podía sentir claramente que su alma naciente se hacía más y más fuerte, y esto lo hacía temblar de alegría. A menudo pensaba en lo asombroso que sería volverse tan poderoso, pero jamás había experimentado esa sensación. Ahora sí…

Claro, para aquellos en la Ciudad del Archi-Emperador, el hecho de que Bai Xiaochun hiciera un refuerzo espiritual tras otro en su alma naciente los dejó totalmente aterrados. Sentían como si un relámpago celestial tras otro cayera en sus mentes.

Vieron fijamente como el nombre de Bai Xiaochun pasaba del 4to lugar al 3ero, del 3ero al 2do. Y sin siquiera parar, ¡llegó al 1er puesto!

Ahora Bai Xiaochun había llevado a cabo ocho refuerzos espirituales sobre su alma naciente…

Si eso hubiera sido todo, quizás no hubiera sido gran cosa. Al fin y al cabo, a este punto seguía estando dentro de lo que era claramente posible. Pero entonces, apareció el número nueve junto a su nombre, luego el diez. Los cultivadores de almas quedaron conmocionados a más no poder, tanto que sentían casi como si estuvieran alucinando.

Estaba realizando refuerzos espirituales sobre un alma naciente, algo completamente distinto a los refuerzos espirituales sobre objetos mágicos. Si un objeto era destruido, podrías conseguir otro. Pero si fallabas el refuerzo espiritual sobre tu alma naciente, ¡morirías para siempre!

El emperador del infierno quizás tendría la audacia de requerir refuerzos espirituales en el alma naciente de su sucesor. Pero para los cultivadores de almas normales, ¡esto no era más que arriesgar la vida!

Un solo refuerzo espiritual era algo que muchos podrían aceptar, y quizás un segundo y tercero. Pero más allá de eso, la posibilidad de fallar se hacía demasiado peligrosa. ¡Lo que todos presenciaban ahora era simplemente un milagro!

¡Era algo totalmente insólito en las Tierras Desoladas! Era una absoluta locura…

—¡Llegó directo a diez! ¡¡Y no ha muerto!!

—Maldita sea, ¿¡qué tipo de suerte es esta!?

—¿¡Acaso se quiere morir!?

No había nadie que no estuviera conmocionado; desde su punto de vista, ¡Bai Xiaochun estaba jugando con su vida de manera totalmente desquiciada! Nadie jamás había intentado reforzar su alma naciente de este modo…

Mientras tanto, en la Ciudad de las Nueve Serenidades, en un palacio pequeño adyacente al palacio real, se pudo escuchar un rugido enfurecido. Entonces salió un joven alto y delgado desde adentro. Sus facciones apuestas estaban retorcidas por la furia y gritó, —¡Bai Xiaochun! Yo, Zhou Hong, puse en riesgo mi vida para reforzar mi alma naciente seis veces. ¿¡Cómo te atreves a hacer diez refuerzos espirituales!? ¿¡Cómo es que no estás muerto!?

El corazón de Zhou Hong estaba lleno de amargura. Su meta original había sido sobrepasar a Gongsun Yi, y tenía cierta confianza en poder hacerlo. En el peor de los casos, podría igualar los logros de Gongsun Yi.

Pero en cuanto recibió las noticias de los diez refuerzos espirituales de Bai Xiaochun… sus esperanzas fueron simplemente extinguidas…

—¡Tiene que estar usando algún truco! ¡De otro modo es imposible! ¡Vayan, vayan a buscar en las Tierras Desoladas! ¡Encuentren a Bai Xiaochun! ¡Encuéntrenlo! —La Ciudad de las Nueve Serenidades se alborotó por completo por las palabras de Zhou Hong, y sus órdenes se pusieron en acción al instante. Claro, ¡el motivo de eso era que Zhou Hong era el presunto heredero de la ciudad!

Ocurrieron escenas similares en otros lugares de las Tierras Desoladas, tanto en clanes de nigromantes como en otros lugares que albergaban a aquellos en la lista de nombres de la Estela del Emperador del Infierno. Todos intentaban descubrir dónde estaba Bai Xiaochun, e incontables personas salieron a buscarlo.

En una de las cuatro ciudades reales, la Ciudad del Campeón de Guerra, se podía ver una cabaña de paja sobre una montaña solitaria. Dentro de esa cabaña estaba sentado un joven con cejas como espadas y ojos brillantes como estrellas. Todos los que lo conocían en persona estaban habituados a la expresión placida y arrogante que llevaba usualmente. Pero en este momento, tenía el rostro pálido y sus ojos estaban llenos de incredulidad.

—Bai Xiaochun… —murmuró. Poco después, bajó la mirada hacia la tablilla de hueso que tenía en su mano, y apareció un resplandor desafiante en sus ojos. Este joven era el único hijo de uno de los reyes más poderosos, el rey campeón de guerra. Era Gongsun Yi, la segunda persona más poderosa en su generación dentro de las Tierras Desoladas, ¡justo detrás de la Dama Polvo Rojo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente