Capítulo 657 – ¡Noventa y Nueve Veces!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—¿¡Te quieres morir!? —rugió el patriarca del Clan Chen, su rostro estaba retorcido con una furia despiadada. Al siguiente instante, apareció en el lugar desde el que Bai Xiaochun se acababa de teletransportar, entonces se escuchó un estallido estruendoso y destruyó por completo el área entera. Seguidamente se desvaneció y siguió con su persecución.

A estas alturas, el patriarca del Clan Cai estaba volviendo rápidamente a la ciudad para unirse al patriarca del Clan Chen. Una vez que llegara, las cosas se tornarían aún más difíciles para Bai Xiaochun.

En cuanto a las formaciones especiales que requerían de un método especial para entrar, aunque Bai Xiaochun podía usar la Restricción Imperecedera para entrar, esto requería un tiempo extra.

El patriarca del Clan Chen perseguía tan rápido como un rayo. Justo cuando Bai Xiaochun se topó con la segunda de esas formaciones únicas selladas, el patriarca apreció arriba. Bai Xiaochun no había tenido chance ni siquiera de activar la función de teletransportación.

Era un lugar relativamente remoto en el oeste de la ciudad, lo rodeaban bastante edificios y pagodas antiguos. De hecho, muchas de esas edificaciones eran tan viejas como la misma Ciudad del Fantasma Gigante.

En esta área no vivían muchos cultivadores de almas, por lo que era un lugar relativamente tranquilo. Dado el caos de la ciudad, la población temblaba de miedo en sus hogares, por el momento, la única persona que se podía ver en toda la zona era el patriarca del Clan Chen.

—¡Se te acabó el tiempo Bai Hao! —El patriarca apuntó su mano hacia Bai Xiaochun y el rey fantasma gigante con su intención asesina al máximo.

Se escucharon estruendos y una enorme mano apareció arriba. Todo empezó a temblar violentamente, y los edificios de abajo empezaron a colapsar y a hacerse pedazos.

Aunque Bai Xiaochun estaba pálido por el miedo, sus ojos brillaban con determinación. Sabía bien que era un momento crítico, y no podría escapar fácilmente. Además, si se destruía la formación de teletransportación, tendría que correr para encontrar otra, un proceso repleto de peligro mortal.

Con estas ideas en mente, levantó al rey fantasma gigante sobre su cabeza para bloquear el ataque que se avecinaba y luego extendió su mano izquierda hacia abajo, hacia la formación de teletransportación.

Era un plan arriesgado: usar al rey fantasma gigante para absorber un poco de la fuerza del impacto, y luego redirigirla para activar la formación de hechizos.

El rey fantasma gigante estaba increíblemente frustrado, pero se sentía impotente. Sabía que era un momento crítico, así que solo podía desatar lo poco que tenía de su base de cultivo… y recibir el impacto…

Todo esto tarda un poco en describirse, pero en realidad ocurrió en lo que tarda en salir una chispa de un yesquero. La mano del patriarca del Clan Chen impactó al rey fantasma gigante, este gruñó y tosió una gran bocanada de sangre junto a trozos de sus órganos internos. Era obvio que había sido seriamente herido.

Bai Xiaochun también salió herido y tosió un poco de sangre. Pero su mano logró hacer contacto con la formación de teletransportación y una luz intensa apareció.

—¡¡Teletransportación!!—gritó. Un estruendo resonó… pero la teletransportación no comenzó. En vez de eso… ¡¡un montón de piezas aleatorias de madera empezaron a elevarse por el aire de entre los escombros de los edificios destruidos circundantes!!

También había algunos trozos de metal, los cuales empezaron a dar vueltas por el aire hacia Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun quedó boquiabierto, y lo mismo iba para el rey fantasma gigante, quien aún tosía sangre, pero veía todo con asombro. El patriarca del Clan Chen tuvo un muy mal presentimiento en el pecho.

Antes de que alguno pudiera reaccionar, el aire se llenó de sonidos de crujidos y esas piezas de metal y madera empezaron a juntarse casi como una gran maquinaria. En apenas un abrir y cerrar de ojos… se había formado un golem trampa justo frente a Bai Xiaochun, ¡¡tenía decenas de metros de altura!

El golem tenía tres cabezas y seis brazos, además de un cuerpo como de bestia, con cuatro patas. La superficie de su cuerpo estaba toda manchada, irradiaba un aire como primordial, como si hubiera existido desde tiempos extremadamente antiguos. En cuanto apareció, levantó la cabeza y rugió.

Su aullido parecía contener las fluctuaciones de un deva, algo que hizo que todos los expertos poderosos de la Ciudad del Fantasma Gigante se quedaron viendo asombrados.

Al patriarca del Clan Chen se le abrieron los ojos de par en par por la incredulidad, dijo boquiabierto, —¡¡Un golem trampa al nivel de deva!! ¿¡Cómo puede ser!?

El patriarca no era el único impactado; el rey fantasma gigante estaba totalmente atónito. Ya estaba de por sí sorprendido al ver todas las formaciones de teletransportación a las que Bai Xiaochun tenía acceso, así que ver ahora un golem del nivel deva en su ciudad lo dejó pasmado. Aunque evidentemente el golem no estaba totalmente funcional, y solo duraría un corto periodo de tiempo…

¡¡Pero seguía siendo un golem al nivel de deva!!

La magia secreta usada para crear golems trampas era un arte perdido que había desaparecido hacía mucho en las Tierras Desoladas, pero… ¡Bai Hao acababa de invocar uno justo aquí en la Ciudad del Fantasma Gigante!

El rey fantasma gigante no tenía ni idea de que otras habilidades divinas podría tener Bai Hao a su disposición. Todo lo que había hecho en estos cortos seis meses que había pasado en la Ciudad del Fantasma Gigante era ya de por sí impresionante.

Todo parecía completamente increíble, especialmente dado que la Ciudad del Fantasma Gigante le pertenecía al rey fantasma gigante, pero no tenía idea de cómo habían montado todo esto. Luego recordó que había caído en las manos de Bai Hao, e incluso tuvo que recurrir a darle su propio hechizo restrictivo, y repentinamente entendió que tanto él como todos los demás… habían subestimado por completo a Bai Hao. Pero luego de unos momentos, sus ojos resplandecieron y llegó a la conclusión de que estas formaciones de hechizos no podían haber sido montadas por Bai Hao. Solo las estaba usando.

De cualquier modo, ¡el hecho de que usara tantos recursos tan increíbles lo convertía en un elegido consumado y alguien con planes profundos!

El rey fantasma gigante observó a Bai Xiaochun conmocionado, y sus ojos brillaban al mismo tiempo que surgía un poco de admiración en su corazón.

Bai Xiaochun parpadeó varias veces sorprendido al ver ese sorprendente golem trampa. Lu Shiyou no mentía; su ancestro sí que había dejado atrás un golem, estaba oculto en una de las formaciones de teletransportación.

Su corazón empezó a palpitar con fuerza y gritó, —¡Mata a ese hombre!

Los ojos del golem se iluminaron con una luz carmesí, y unos crujidos se pudieron escuchar cuando saltó por el aire para salir disparado hacia el patriarca del Clan Chen.

Se escuchó un gran estallido, toda la zona temblaba con la batalla. Bai Xiaochun inhaló profundamente y volvió a presionar su mano contra el suelo, entonces aparecieron las ondulaciones de la teletransportación y desapareció junto al rey fantasma gigante.

El patriarca del Clan Chen lo quería perseguir, pero el golem no se lo permitía. Se enfureció y solo pudo atacarlo con todas sus fuerzas. El golem trampa era algo muy antiguo, aunque le podía causar problemas a un patriarca deva, no tardaría mucho en deshacerse.

Sin embargo, justo cuando el patriarca estaba tomando la ventaja, los ojos del golem titilaron. El rostro del patriarca cambió súbitamente al recordar las historias que había oído sobre los golems trampas… todos tenían una aterradora función de autodestrucción.

—¡Oh no! —se preparó para retroceder de inmediato, pero antes de lograrlo, una chispa oculta se encendió dentro del golem trampa. En apenas un parpadeo, el golem entero se convirtió en una gran masa de llamas ardientes y estalló por todos lados.

El aire se distorsionaba y retorcía, la onda de choque se extendió por toda la Ciudad del Fantasma Gigante. Incontables rostros cambiaron y se escucharon gritos alarmados por doquier.

Mientras tanto, Bai Xiaochun estaba apareciendo en otro lugar de la ciudad a cierta distancia. Justo al hacerlo, la onda de calor lo alcanzó y levantó su cabello volando.

—¡La autodestrucción del golem trampa! —dijo boquiabierto.

El rey fantasma gigante aún tosía sangre a estas alturas, su rostro estaba muy pálido. Pero sus ojos ardían con mucha pasión.

Cuando las llamas finalmente se disiparon, se pudo escuchar un aullido de ira, uno que provenía justamente del patriarca del Clan Chen. Su cabello estaba arruinado, sus ropas despedazadas, y claramente temblaba. A pesar de que no había muerto, la manera en la que tosía sangre indicaba sus serias heridas. Su odio por Bai Xiaochun también había llegado al punto más alto.

Pero no dudó en tomar la misma decisión que el patriarca del Clan Bai. Rugió de ira y se convirtió en un rayo brillante que salió disparado de regreso al Clan Chen. Ya que no confiaba absolutamente en nadie, su prioridad ahora era sanar sus heridas.

Cuando todos vieron eso en la Ciudad del Fantasma Gigante, quedaron boquiabiertas, totalmente conmocionados y aterrados de Bai Hao.

—Cielos, el patriarca del Clan Bai intentó matar a Bai Hao, ¡y salió seriamente herido! Ahora le ocurrió lo mismo al patriarca del Clan Chen…

—¿Cuántos ases bajo la manga tiene este Bai Hao? ¡¡Es aterrador!!

—¡¡Es un asesino de devas!! ¡¡Es una bestia!!

Fueran los tres grandes clanes o los ejércitos de los seis marqueses celestiales, o todos los demás, nadie podía quedarse sin temor después de ver todo eso. Las fuerzas de los marqueses celestiales ni siquiera tenían ningún deva, por lo que eran incapaces de siquiera seguirle el paso a Bai Xiaochun. Pero por el momento, estaban aliviados de que fuera así.

Mientras tanto, Bai Xiaochun estaba más satisfecho que nunca.

—¿Vieron eso? —gritó con fuerza—. ¡No me provoquen! Cuando ataco, ¡me asusto incluso a mí mismo! ¡Puedo usar esa habilidad divina noventa y nueve veces más si me da la gana!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente