Capítulo 654 – ¡Qué Hechizo Restrictivo Tan Cruel!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Bai Xiaochun se quedó viendo esa luz brillante, el hechizo restrictivo; y vaciló por un momento. No quería intentar llegar a un acuerdo con los tres grandes clanes al menos que fuera absolutamente necesario. Al fin y al cabo, sería difícil determinar cómo saldrían las cosas, y sin dudas se vería inmerso en muchísimo peligro.

Si de verdad podía controlar la base de cultivo del rey fantasma gigante con un hechizo restrictivo, entonces quizás valdría la pena. Después de todo, si no funcionaba, siempre podía arrojarlo a un lado y escapar. Pero si funcionaba…

Aunque la idea era muy tentadora, abrió sus ojos irritado.

—¿¡Incluso ahora me estás intentando joder viejo bastardo!? —rugió Bai Xiaochun.

—¡No! ¡De verdad que no! Tienes que confiar en mi Hermano Bai Hao. De verdad… ¡¡de verdad no te estoy intentando engañar!! —El rey fantasma gigante ya se estaba poniendo nervioso. Sí que estaba diciendo la verdad, y ya no quería engañar a Bai Xiaochun. Si lo hacía y era revelado, su vida sería la que estuviera en juego.

—¡Tonterías! —gritó Bai Xiaochun.

—No miento, de verdad… lo juro… —El rey fantasma gigante sintió que no tenía más opción y empezó a jurar de verdad.

A estas alturas, Bai Xiaochun estaba empezando a pensar que el rey fantasma gigante sí que estaba siendo sincero. Pero aún no estaba cómodo con la situación, así que dejó salir un frío bufido y le dio una palmada a su bolso de almacenamiento.

—¡Sal de ahí ahora mismo pequeña tortuga!

Pero no hubo ninguna reacción de su bolso de almacenamiento…

—¡Joder! —gritó Bai Xiaochun enfurecido—. Te lo advierto pequeña tortuga, todo esto lo causaste tú, así que si no sales de ahí en este instante, entonces se acabó lo nuestro. ¡Para siempre! ¿me oyes! ¡Ni se te ocurra volverme a pedir ayuda con nada!

Después de un momento, su bolso de almacenamiento empezó a vibrar, y la pequeña tortuga asomó su cabeza. Se veía algo avergonzado, pero también intentando ponerse de buenas con él, y le dijo, —No te molestes chico. Uhm… no pensé que las cosas saldrían así…

Hasta parpadeó varias veces para darle efecto a sus palabras. Pero Bai Xiaochun solo bajó la mano para sujetarlo, y este no se atrevió a evadirlo.

—Basta de tonterías. Mira este hechizo restrictivo y dime si tiene algo raro. —Entonces sostuvo a la pequeña tortuga justo frente a las manos del rey fantasma gigante.

El rey fantasma gigante observó furiosamente a la pequeña tortuga, estaba muy al tanto de que esa era la verdadera razón por la que Bai Hao lo había descubierto.

La pequeña tortuga también sabía que todo esto era su culpa, y podía ver que Bai Xiaochun estaba muy enojado. Estaban en una situación muy peligrosa, y ahora no era el momento de descuidarse. Sus ojos se iluminaron y revisó cuidadosamente el hechizo restrictivo en las manos del rey fantasma gigante.

Después de un momento… se le abrieron los ojos ampliamente y sacó el cuello un poco más de su caparazón.

—¡Este hechizo restrictivo sí que es cruel! —exclamó—. Escucha pequeño canalla, si usas ese hechizo y mueres, el rey fantasma gigante morirá. Pero si él muere… no te pasará nada a ti.

El corazón del rey fantasma gigante no hubiera podido estar lleno de más amargura, pero no tenía más opciones. Su plan original era usar este hechizo restrictivo con algunos de los rebeldes después de que toda la situación se resolviera. Pero para salir de su crisis actual, estaba por usarlo sobre sí mismo… Además, aunque el hechizo restrictivo podía deshacerse, le tomaría años, incluso con su base de cultivo restaurada.

Después de escuchar el análisis de la pequeña tortuga, Bai Xiaochun apretó los dientes y dijo enfurecido, —Escucha viejo. Sé que tienes muchos ases bajo la manga, pero ya que ya he herido seriamente a un patriarca deva, sabrás que no lograrías engañar a mi pequeña tortuga, ni aunque estuvieras aún más preparado. Solo has visto una fracción de lo que soy capaz. De hecho, aunque tu base de cultivo estuviera normal y me intentaras matar, ¡de todos modos tengo maneras de asegurarme de que caigamos juntos!

Después de un momento de silencio, el rey fantasma gigante dijo en voz baja, —Tu no me ataques, y yo no te haré nada. Solo mantenme a salvo por un mes, y obtendrás esa alma deva. Entonces todo esto quedará atrás. Soy el tipo de persona que cumple con su palabra. No voy a romper una promesa. No importa lo que haya ocurrido antes, si me mantienes a salvo por un mes, no te haré nada cuando recupere mi base de cultivo, ni tampoco removeré el hechizo restrictivo. ¡Puedes estar tranquilo!

Bai Xiaochun observó profundamente al rey fantasma gigante y luego sacó la lanza roja que le había quitado antes.

—Muy bien Rey Fantasma Gigante. Ya que ahora haremos las cosas así, entonces quítale tu marca al anillo de almacenamiento y los demás objetos mágicos. Eso nos dará mejores posibilidades de salir vivos.

—Solo hay algunos objetos aleatorios en el anillo de almacenamiento. Y en cuanto a todos esos objetos mágicos, aunque les quitara mi marca que los vincula, no podrías usarlos al menos que fueras un deva… —Estaba diciendo la verdad de hecho. Pero al ver que Bai Xiaochun abrió los ojos irritado, el rey fantasma gigante removió sus vínculos.

Bai Xiaochun revisó el anillo de almacenamiento con emoción, y encontró una gran colección de medicina de almas… También había bastantes tesoros. Pero ninguno era algo mágico, más bien tesoros ordinarios que valoraban los mortales.

—¿Cosas aleatorias? —puso una mueca preguntándose por qué el rey fantasma gigante coleccionaría cosas así. Poco después se puso a revisar la lanza roja, podía sentir un aura aterradora en ella. Intentó vincularla a sí mismo, pero descubrió que el rey fantasma gigante tenía la razón, no podía.

Lo mismo iba para todo lo demás. Al final Bai Xiaochun suspiró y guardó todo. Luego miró al rey fantasma gigante de arriba a abajo varias veces y asintió frente a la propuesta.

El rey fantasma gigante finalmente dejó salir un suspiro de alivio, y sugirió de nuevo que volvieran a la tortuga de piedra. Pero Bai Xiaochun seguía vacilando, no muy seguro de que fuera una buena idea. En primer lugar, los tres grandes clanes ya tendrían sellado el Penitenciario Diabólico, así que sería difícil entrar.

Segundo, aunque habían llegado a un acuerdo, apenas acababa de ocurrir, y Bai Xiaochun aún no estaba muy cómodo dándole la iniciativa el rey fantasma gigante.

—Si se trata de escapar, tengo mucha más experiencia que tú —dijo orgullosamente—. No me atrevería a decir que soy un experto en muchas cosas, pero te puedo decir que sí que he tenido que escapar muchas veces en mi vida. —Entonces sujetó al rey fantasma gigante y empezó a moverse.

—Tú… —empezó al rey fantasma gigante a decir irritado. Pero antes de poder continuar, Bai Xiaochun le dio otra bofetada en la cabeza.

—¡Cállate! Tú me mantienes a salvo a mí, ¿o yo te mantengo a salvo a ti? —Al principio se sentía muy emocionante andar ordenando a un experto semidiós. Pero ya se había acostumbrado.

El rey fantasma gigante solo podía apretar los dientes y revolcarse en sus frustraciones.

Bai Xiaochun lo ignoró por completo. Sabía bien que, por ahora, sería casi imposible salir de la ciudad por las vías convencionales. Al fin y al cabo, los tres clanes lo estarían buscando, así como muchos otros.

—Supongo que no tengo más opción que usar las formaciones de teletransportación que Lu Shiyou mencionó… Espero poder encontrar la que lleva a 50.000 kilómetros de la ciudad… Me sentiría mucho más seguro así de lejos. —Ya tomada su decisión, recordó la información que había adquirido sobre las ubicaciones de las formaciones de hechizos, y luego empezó a dirigirse a la más cercana.

Poco después, llegó junto al abatido rey fantasma gigante hasta una vieja residencia abandonada. Después de entrar, el rey fantasma gigante observó curiosamente sus alrededores, mientras que Bai Xiaochun examinaba cuidadosamente el lugar. Después de confirmar que era el lugar correcto, presionó el pie fuertemente contra el suelo.

Se escucharon algunos estruendos, y entonces se extendieron varias fisuras en el aire. Bai Xiaochun entró a la fisura y desató un poco del poder de su base de cultivo, lo cual hizo que se activara el brillo de una teletransportación.

—Esto… —Al rey fantasma gigante se le contrajeron las pupilas cuando el poder de la teletransportación se los llevó. Al siguiente instante, ya no estaban.

Casi en el mismo instante en el que se desvanecieron, aparecieron una decena de rayos de luz que iban disparados al área. Al darse cuenta de que había un portal de teletransportación en ese lugar, el grupo intercambió miradas consternadas.

Mientras tanto, en otro lugar de la Ciudad del Fantasma Gigante, se pudo ver un resplandor de luz en un edificio residencial, y Bai Xiaochun apareció junto al rey fantasma gigante.

Cuando Bai Xiaochun revisó sus alrededores, quedó algo frustrado. Sabía bien que eran muchas formaciones de teletransportación, y no estaba seguro de cual llevaba a aquel punto a 50.000 kilómetros. Y eso implicaría que tendría que revisar las formaciones una por una.

Por otro lado, el rey fantasma gigante quedó asombrado y boquiabierto. Justo cuando estaba a punto de preguntar qué estaba pasando, volteo a ver a Bai Xiaochun y se dio cuenta de que estaba a punto de golpear el suelo.

Un momento después, apareció otra formación de teletransportación y ambos se volvieron a desvanecer.

Llegados a este punto, la Ciudad del Fantasma Gigante ya había descendido en un caos absoluto. Tenían la ciudad entera sellada e incluso había cultivadores de almas afuera de la ciudad creando un perímetro para evitar las entradas y salidas.

Después de asegurar por completo la ciudad, habría más personas uniéndose a la búsqueda. Poco después, el patriarca deva del Clan Chen apareció en el lugar en el que Bai Xiaochun había aparecido por primera vez. Pero después de que el área fuera arrasada por la explosión del alma de semidiós, las auras de la ciudad estaban tan perturbadas que ni el sentido divino de un deva podía extenderse lo suficiente para encontrar pistas.

De lo contrario, se les hubiera hecho mucho más fácil la búsqueda de Bai Xiaochun.

Por el momento, su única opción era peinar todo el terreno cuidadosamente…

El Patriarca del Clan Cai persiguió al patriarca del Clan Bai hasta llegar a la base de su clan. Una vez que el patriarca se resguardó adentro, el patriarca del Clan Cai observó su territorio con un resplandor en los ojos y regresó a la Ciudad del Fantasma Gigante para unirse a la búsqueda.

Había otros dos expertos devas en la Ciudad del Fantasma Gigante, uno era el Duque Abisal y el otro el Duque Heraldo de la Muerte. Aunque el Duque Abisal quería unirse a la búsqueda, al final decidió dejárselo a los demás. En lo que a él concernía, su misión principal era prevenir que el Duque Heraldo de la Muerte encontrara a Bai Hao.

Si lo hacía, también obtendría al verdadero ser del rey fantasma gigante, y eso dificultaría más las cosas para los demás. Así que el Duque Abisal lo que hizo fue asegurarse de que el Duque Heraldo de la Muerte no se uniera a la búsqueda.

El Duque Heraldo de la Muerte sabía cuáles eran sus planes, y decidió que no tenía más opción que resignarse a la voluntad de los Cielos.

Y así resulto que solo quedaban dos devas para buscar a Bai Xiaochun. Además de ellos estaban los ejércitos de los seis marqueses celestiales y las fuerzas de los tres grandes clanes. Estaban poniendo de cabeza a toda la Ciudad del Fantasma Gigante en su búsqueda.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente