Capítulo 651 – Qué Brillante, Patriarca.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—¡Tienes lo que te mereces! —dijo Bai Xiaochun enojado—. Escúchame viejo bastardo: ¡no me estés presionando! Cuando me enojo, ¡me asusto incluso a mí mismo!

Aún persistía temor en su corazón por lo de hacía un momento. Sabía bien que de haber sido solo un poco más lento, y el rey fantasma gigante obtenía el control de la formación de hechizos, hubiera terminado muerto.

En medio de sus lamentos y temor residual, observó al rey fantasma gigante con una intención asesina tan intensa que dejó conmocionado al hombre. Además, tomando en cuenta que esta era una persona dispuesta a humillar a su propio padre, feroz, despiadado, y que había denigrado a su propio clan, entonces era obvio que provocarlo sería un gran error.

Por el momento, el rey fantasma gigante solo podía bajar la cabeza y desahogar su ira por dentro. —Definitivamente quiere algo de mí, —pensó—. Muy bien. Aguantaré por ahora y evitaré provocarlo.

Al bajar su cabeza, el líder del clan y los demás miembros del Clan Bai salieron volando por el ojo de la tortuga de piedra. Claro, el Clan Bai tenía sus métodos para protegerse del agua corrosiva de la fosa, y empezó a perseguir de inmediato a Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun se puso en movimiento con un rostro temblando por el temor, y sin tiempo de lidiar con el rey fantasma gigante, salió disparado hacia la superficie del agua tan rápido como pudo. Pero poco después, la pequeña tortuga chilló súbitamente, —¡Atrás!

Bai Xiaochun puso al rey fantasma gigante frente a él sin siquiera dudarlo, y se movió en la dirección contraria. Al hacerlo, el área se inundó con un sonido aún más fuerte que el de un trueno celestial, y todo se sacudió violentamente.

Al mismo tiempo, descendió una fuerza increíble sobre las aguas de la fosa, y creó un gran estallido de agua.

Afortunadamente, Bai Xiaochun estaba protegido detrás del rey fantasma gigante, quien recibió la fuerza del impacto. El rey fantasma gigante escupió sangre y sus órganos internos empezaron a vibrar a punto de colapsar. Hasta cayeron grandes porciones de cabello de su cabeza; ¡era como si un veinte por ciento de su energía total hubiera sido destruida!

En cuanto a su base de cultivo, cayó en un parpadeo de la Formación del Núcleo, al Establecimiento de la Fundación… Era obvio que ese ataque no era una habilidad divina del Alma Naciente, sino más bien… ¡el golpe de un deva!

En medio de ese estallido, Bai Xiaochun comprendió que el agua a su alrededor estaba siendo destruida, y quedó flotando en medio del aire. Además, ¡justo arriba de él estaba el patriarca del Clan Bai con una expresión sombría y enloquecida!

Bai Xiaochun estaba tan nervioso que su lengua se quedó pegada en su paladar y su corazón palpitaba más rápido que nunca. Sabía bien que, de no ser por la advertencia de la pequeña tortuga, hubiera muerto frente a ese ataque. Además, sin el rey fantasma gigante como escudo, la advertencia de la pequeña tortuga apenas hubiera servido para escapar con serias heridas.

El patriarca del Clan Bai había estado buscando al rey fantasma gigante, pero obviamente alguien del Clan Bai le había enviado un mensaje, ¡así que vertió su atención momentáneamente hacia Bai Hao!

¡Pero jamás se hubiera imaginado que Bai Xiaochun podría sobrevivir uno de sus ataques a toda potencia!

El patriarca estaba impactado, y se quedó viendo de cerca a la herramienta que Bai Xiaochun había usado para defenderse… ¡el viejo con una marca roja en la cara!

—Eso es… —el patriarca del Clan Bai se estremeció y su aura casi pierde el control. Luego, sus ojos se iluminaron con una luz sin precedentes. Casi parecía esperanzado, como si acabara de ser rescatado de una situación imposible.

—Esto… esto… —Ni siquiera podía hablar con claridad. Luego levantó su cabeza y se rio maniáticamente, una risa desquiciada que inundó toda la Ciudad del Fantasma Gigante, una risa llena de felicidad, alegría y satisfacción.

El corazón de Bai Xiaochun empezó a palpitar con fuerza, y volteó a ver al rey fantasma gigante quien tenía una mirada un poco vacía. Ya no se veía para nada como hacía unos momentos cuando había estado discutiendo con Bai Xiaochun. Ahora entendía que todo esto… era probablemente el destino.

—¡Los Cielos no destruirán al Clan Bai! ¡Jajajaja! ¡¡Estamos salvados!! ¡Rey Fantasma Gigante! ¡¡Cómo me iba a imaginar que estarías aquí!!

El patriarca se reía con tanta fuerza que hasta temblaba, sus ojos estaban de un rojo brillante por la pura emoción. Las últimas horas las había pasado en un tormento y con unos arrepentimientos indescriptibles. Pero no había manera de deshacer lo hecho, y entender que era un simple peón en el juego del rey fantasma gigante lo dejó extremadamente aterrado. Sus posibilidades de encontrar al rey fantasma gigante eran prácticamente nulas, y aunque lo encontrara… sabía bien que el rey fantasma gigante estaría preparado para defenderse.

El patriarca ya había empezado a descender en la absoluta locura. Después de encontrar a Bai Hao, estaba tan enfurecido que se olvidó de su plan de usarlo como su futura encarnación, y simplemente desató un golpe mortal. Ni en sus sueños más salvajes… se hubiera imaginado que justo allí, en medio de su absoluta desesperación… aparecería un rayo de esperanza, jamás se hubiera imaginado… que encontraría al rey fantasma gigante. Además, el rey fantasma gigante estaba increíblemente débil. Los ojos del patriarca se encendieron con una pasión ardiente, ignoró completamente a Bai Xiaochun y tornó su atención sobre… ¡el rey fantasma gigante!

En cuanto se escucharon las palabras del patriarca del Clan Bai, al líder del clan y a los demás miembros del clan se les abrieron los ojos de par en par. Abrieron la boca del asombro y se quedaron viendo al viejo que Bai Xiaochun sostenía.

—Él… ¿¡él es el rey fantasma gigante!?

—¡No puede ser! ¡¡El rey fantasma gigante estaba oculto aquí!!

—¡¡Te dije que había algo raro con ese tipo que podía recibir tantos ataques sin salir herido!! ¡¡Resulta que era el Rey Fantasma Gigante!!

Ellos no eran los únicos impactados. También había miembros de los otros tres grandes clanes en el área, además de algunos soldados de los ejércitos de los seis marqueses celestiales que se habían rebelado. Hasta había espías leales a otras fuerzas y grupos. Todos se voltearon a ver a Bai Hao, y al rey fantasma gigante a quien sostenía por el cuello, claramente cautivo.

Todos los que pudieron ver la escena quedaron totalmente pasmados.

—Esto… ¡esto es imposible! ¿Ese es Bai Hao? Él… ¿¡raptó al rey fantasma gigante!?

—¡Este Bai Hao está completamente demente! ¡¡De verdad raptó al rey fantasma gigante!! Todos están buscando al verdadero ser del rey fantasma gigante, ¡¡y ahora está en sus manos!!

—¡Cielos! Hemos subestimado a este Bai Hao. ¡Es increíble! ¡Qué duro! ¡¡Esto lo volverá completamente famoso!!

En unos momentos se escucharon suspiros por doquier, la gente empezó a enviarle las noticias a sus superiores. Era fácil imaginarse que… en unos momentos, ¡¡todos en la Ciudad del Fantasma Gigante sabrían que Bai Hao había raptado al rey fantasma gigante!!

Muchas personas recordaron de inmediato que Bai Hao también había raptado al líder del Clan Bai, y esto los dejó aún más sorprendidos.

—Bai Hao… es feroz y despiadado, ¡y se ha rebelado contra su propio clan! ¡Qué feroz! No solo raptó a su propio padre, ¡también ha raptado al rey fantasma gigante!

En este momento, ¡¡las acciones de Bai Xiaochun estaban sacudiendo a la ciudad entera!!

Claro, esta no era su intención original. Ahora estaba viendo nerviosamente sus alrededores con los ojos inyectados de sangre, su pecho se llenó de temor y ansiedad.

El rey fantasma gigante mantuvo su silencio, no decía nada en lo absoluto. Pero había calma en sus ojos, y la dignidad que había perdido ya había vuelto. Quizás estaba a punto de morir, pero moriría con honor. También había un pequeño destello de arrepentimiento en sus ojos.

—Qué lástima, —murmuró consigo mismo—. No hay suficiente tiempo para que florezca la Orquídea del Rey Fantasma…

Cuando finalmente alzó la voz para hablar, esta se percibía fría y tranquila. —Bai Hao, ya puedes soltarme.

Bai Xiaochun alzó la mirada y vio al patriarca deva del Clan Bai extendiendo su mano derecha.

—Qué hago ahora… ¿¡qué hago!? —sollozó por dentro.

Entonces apareció un resplandor feroz en sus ojos, y dijo fuertemente, —Patriarca, que brillantez ha tenido anticipando que el traicionero rey fantasma gigante tendría un plan secreto. Muy bien, ya he completado mi misión. He seguido sus órdenes, he soportado todo tipo de humillaciones y hasta he traicionado al clan, todo para ganarme la confianza de este traidor. ¡Y ahora finalmente podré entregárselo, vivo y en una pieza!

—Patriarca, ¡espero que pueda bañarse en la gloria y el honor más espectaculares que merece! ¡Larga vida al Clan Bai!

Todos quedaron impactados con este desarrollo. El rey fantasma gigante sonrió amargamente, y el patriarca del Clan Bai se quedó viendo impactado.

El patriarca del Clan Bai quedó tan sorprendido que no tuvo ni tiempo de pensar las cosas bien. Bai Xiaochun había dicho todo a la perfección, tanto que nadie pensaría siquiera en cuestionar sus palabras.

Hasta le ofreció toda la gloria al patriarca. Todo lo que el patriarca tenía que hacer era confirmarlo, y el crédito sería todo suyo, algo que le sería de gran beneficio en la competencia por la corona que estaba por venir. Los ojos del patriarca se iluminaron al entender esto.

—Este Bai Hao… es muy interesante… —una sonrisa apareció en su rostro mientras veía al encantador y nervioso Bai Xiaochun. Entonces se preparó para responderle.

Sin embargo… ¡¡fue entonces que ocurrió algo completamente inesperado que lo cambió todo!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente