Capítulo 637 – Completamente Equipado con Tesoros

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de salir del Bloque D, Bai Xiaochun se encontró con algunos cultivadores de almas del Escuadrón 9, y se tomó un tiempo para charlar con ellos. Después volvió de regreso a su habitación.

—Todavía falta un poco para que el Escuadrón 9 vuelva a patrullar. Debería aprovechar para llevar a cabo refuerzos espirituales sobre todo lo que pueda.—Bai Xiaochun ya podía verse a sí mismo de manera asombrosa, vestido de la cabeza a los pies con objetos reforzados espiritualmente catorce veces. ¡Él mismo brillaría como un objeto mágico!

Hasta se rio orgullosamente antes de montar algunas formaciones de hechizos y tomar otras precauciones para asegurarse de mantener su privacidad. Luego usó un gran número de almas vengativas de su pagoda recolectora de almas para crear más llamas de catorce colores. Y finalmente sacó su wok de tortuga para empezar a llevar a cabo refuerzos espirituales.

Lo primero que reforzó fue su Parasol Eterno. Después de recibir el catorceavo refuerzo espiritual, cambió nuevamente de apariencia. La cara de fantasma en la superficie del parasol ahora tenía una expresión enigmática, parecía estar riendo y llorando al mismo tiempo. Además, la frente del rostro de fantasma poseía una marca larga, esta no contenía un tercer ojo, sino otro rostro de fantasma. Tan solo verlo dejó conmocionado a Bai Xiaochun.

—El próximo paso será el quinceavo refuerzo espiritual. Eso creará un objeto mágico al nivel de un deva. —Los ojos de Bai Xiaochun brillaban intensamente y se lamió los labios. Sabía bien que una vez que un objeto recibiera el quinceavo refuerzo espiritual, emanaría un aura como de deva, y objetos como estos eran muy escasos, incluso en las Tierras Desoladas.

Al fin y al cabo, a pesar del número de llamas multicolores que existían en las Tierras Desoladas, las posibilidades de éxito para los refuerzos espirituales eran iguales. Debido a esto, era más común ver objetos de nivel más bajo, pero no los de nivel más alto.

Si Bai Xiaochun realmente se equipaba totalmente con objetos reforzados espiritualmente catorce veces, quizás no sería algo totalmente insólito en las Tierras Desoladas. Pero aún así sería impresionante.

Después de reforzar el Parasol Eterno, revisó sus alrededores para confirmar que no hubiera llamado ninguna atención sin querer, luego se quitó la máscara y la reforzó antes de volvérsela a poner. Después de eso, empezó a trabajar con otros objetos mágicos. Reforzó el arco de Zhou Yixing, junto a las poderosas flechas que había recolectado. También reforzó sus espadas voladoras y algunos otros objetos mágicos importantes que poseía.

Llegado a cierto punto, recordó que los «pantalones de seda» de los grandes clanes llevaban ropas preciosas. Y ya que no quería ser superado, llegó al absurdo punto de llevar a cabo catorce refuerzos espirituales en algunas de las prendas que tenía en su bolso de almacenamiento…

Este era un nivel de lujo que, si se divulgaba, haría que las personas se volvieran locas. Bai Xiaochun eventualmente se quedó sin cosas que reforzar espiritualmente. Había llegado a un punto en el que volvería loco a todo el que viera todo lo que había reforzado. Ahora estaba completamente equipado con objetos reforzados catorce veces… A estas alturas, de verdad podía ser descrito como armado hasta los dientes.

—Si me encuentro con el patriarca deva del Clan Bai ahora, ¡quizás hasta podría matarlo si quisiera! —Se rio alegremente, examinó sus almas y descubrió que solo había consumido un poco más de la mitad de su suministro.

—Aunque no puedo aumentar mi base de cultivo por el momento, mi poder de batalla es mucho más alto que antes. Si lograra conjurar llamas de quince colores, y luego me equipara con objetos reforzados quince veces… ¡entonces cualquier deva que me tope quedaría pasmado! Sí, eso será lo mejor. ¡Asombrarlos hasta la muerte! Entonces no tendría ni que pelear. Jajajajaja… —A pesar de estar extremadamente contento, sabía que alardear sus riquezas era una buena manera de meterse en problemas. Su máscara podía ocultar su nivel de poder en general, pero aun así se tomó el tiempo de ocultar los diseños dorados de sus objetos.

Dicho esto, se sentó de piernas cruzadas y usó los apuntes de Bai Hao para empezar a contemplar la fórmula de la llama de quince colores.

Siete días pasaron volando, durante ese tiempo, estuvo completamente centrado en la llama de quince colores.

Para cualquier clan de nigromantes, conjurar llamas de quince colores era algo extremadamente importante. Aunque los apuntes de Bai Hao contenían información sobre la llama de quince colores, no estaba completa. La llama de quince colores era extremadamente difícil de conjurar, tanto que durante sus siete días de investigación… Bai Xiaochun quedó impactado.

Si se fueran a usar números para describir la diferencia en dificultad entre la llama de catorce colores y la de quince, la primera tendría un nivel de diez… ¡y la segunda de cien!

Tomando en cuenta que la llama de quince colores era diez veces más difícil, esto implicaba que los dos tipos de llamas estaban tan vastamente separadas como los Cielos y la tierra. De hecho, la llama de quince colores era como un gran obstáculo para prácticamente todos los nigromantes terráqueos de las Tierras Desoladas.

Lograr conjurarla los convertiría en un nigromante celeste, de los que apenas había unas pocas decenas en todas las Tierras Desoladas. Con solo esto se podía ver lo difícil que era conjurar una llama de quince colores.

Desafortunadamente, no había nada que Bai Xiaochun pudiera hacer al respecto, más allá de centrarse en su investigación y sus augurios. Eventualmente llegó a tener confianza para llevar a cabo algunas pruebas iniciales. Pero después de tres días más, terminó jalándose los cabellos por la frustración. Ya había pasado diez días investigando y llevando a cabo augurios sobre la llama de quince colores, pero terminó sin más que el ceño fruncido.

Entonces escuchó al capitán del Escuadrón 9 que le hablaba desde afuera, parecía lleno de alegría.

—Sal de ahí Bai Hao. ¡Está ocurriendo algo grande!

Bai Xiaochun salió frunciendo el ceño, y se encontró al capitán de pie con una mirada contenta.

—¿Qué ocurre Capitán? —dijo Bai Xiaochun conteniendo un bostezo. —¿Hay algún nuevo prisionero o algo?

—Exacto, es un nuevo prisionero. Pero no lo envían al Bloque D. De hecho, ¡la persona que solicita tu presencia con el nuevo prisionero es el mismísimo alcaide! —Dicho esto, sujetó a Bai Xiaochun y empezó a llevárselo.

—¿El alcaide? —Bai Xiaochun quedó boquiabierto al recordar a Li Xu, se lo había conseguido fuera de la fosa el primer día que llegó. —Será que como el rey fantasma gigante no me presta mucha atención, ¿el Clan Cai o el Bai me intentan causar problemas? —pensó. Pero por lo feliz que se veía el capitán, no parecía algo probable.

Se detuvo y preguntó, —Capitán, ¿qué está pasando realmente?

—¡Algo grande! ¡¡Algo maravilloso!! —dijo el capitán riendo alegremente, pero también podía ver que Bai Xiaochun estaba algo nervioso. Entonces se detuvo y empezó a explicarle mejor.

Bai Xiaochun entendió todo bien en poco tiempo…

De acuerdo al capitán, el nuevo prisionero había llegado recientemente al Bloque A. Al parecer era un prisionero muy, muy importante, y hacerlo hablar era algo tan vital que el mismísimo alcaide se había interesado en el asunto.

Este nuevo prisionero tenía los labios muy bien sellados, tanto que ni los inquisidores oscuros de los cuatro Bloques lo habían podido hacer hablar. Ya que era un cultivador en la etapa del Alma Naciente, una inspección de almas sería inútil, y probablemente terminaría matándolo. Así que este nuevo prisionero se había convertido en una piedra en el zapato de todo el Penitenciario Diabólico.

El alcaide tenía mucha presión debido a la situación y se había enfurecido muchas veces debido a ello. Lamentablemente, a pesar de todos los métodos que poseían, los cuatro inquisidores oscuros habían terminado con las manos vacías.

Ya se habían quedado sin salida, el sub-alcaide del Bloque D, Sun Peng, mencionó que Bai Hao era muy bueno para las interrogaciones. Hasta explicó que había logrado forzar a todos los viejos prisioneros del Bloque D a hablar.

Normalmente, este asunto sería muy importante como para ser revelado a Bai Xiaochun, pero Li Xu se había quedado sin opciones, y cuando Sun Peng mencionó a Bai Hao, recordó que era una persona más o menos importante. Ya que estaba desesperado, decidió que no perdía nada dándole una oportunidad a Bai Hao.

—Chico Bai, ¡esta es una excelente oportunidad! —dijo el capitán con emoción—. Si logras que hable este prisionero, ¡entonces te convertirás en el inquisidor oscuro número uno de todo el Penitenciario Diabólico! —El capitán tenía plena confianza en Bai Xiaochun, y estaba seguro de que nadie en el mundo podría quedarse callado en su presencia.

—Aunque ser el inquisidor oscuro número uno no es ningún puesto formal, de acuerdo a las reglas del Penitenciario Diabólico, siempre y cuando los cuatro Bloques estén de acuerdo, entonces será oficial. El inquisidor oscuro número uno está solo debajo del alcaide, ¡y es tan poderoso como los sub-alcaides!

—Si tienes éxito, ¡lograrás un ascenso meteórico! De hecho, podrás acceder a la riqueza de los viejos prisioneros de los otros tres Bloques. Cuando eso ocurra, ¡no te olvides de tu viejo escuadrón del Bloque D! —El capitán se llevó a Bai Xiaochun al Bloque A, hablando sin parar durante todo el trayecto.

Ahora que Bai Xiaochun entendía bien todo, dejó salir un suspiro de alivio. Siempre y cuando el Clan Bai y el Clan Cai no vinieran por él, no tenía nada que temer. De hecho, ya que solo era una interrogación, no le preocupaba en lo absoluto.

—Ah, esto no es nada. No te preocupes Capitán, no hay ningún secreto que no pueda desenterrar. —Alzó su barbilla orgullosamente y se apresuró junto al capitán hacia el Bloque A.

El Bloque A era muy parecido al D. Pero mucho más grande y mucho más siniestro. Lo llenaba un aura fría y aterradora, y las habitaciones de los guardias estaban repletas de poderosas fluctuaciones de almas. Estaba claro que cultivar aquí era muy beneficioso.

En la plaza del centro del Bloque A, se encontraba una gran calavera que contenía a un hombre de mediana edad con ropas arruinadas. Había otra persona en la jaula, la cual sostenía a ese hombre por el cuello, pero el prisionero seguía con una mirada de desdén en los ojos. Por alguna razón, se le hacía bastante familiar a Bai Xiaochun.

Bastantes personas se habían reunido afuera de la jaula. Estaba Sun Peng del Bloque D, rodeado de tres viejos de apariencia siniestra, nada más y nada menos que los sub-alcaides de los otros Bloques.

También había otros cuatro cultivadores, algunos viejos y otros jóvenes. Pero sin excepción, todos contenían auras frías y siniestras. Casi parecía que caminar entre ellos sería como entrar en un nido de víboras.

Bai Xiaochun solo reconoció a uno de los cuatro, el inquisidor oscuro del Bloque D. Debido a eso, era evidente que los otros tres eran los inquisidores número uno de cada Bloque, los inquisidores oscuros.

Además de ellos, había un gran grupo de guardias del Bloque A.

Y sumado a todos los mencionados, la persona que sostenía al prisionero por el cuello… ¡Era nada más y nada menos que el Alcaide Li Xu!

Cuando Li Xu sintió a los recién llegados, soltó al prisionero y se volteó a ver a Bai Xiaochun.

¡La mirada en sus ojos era tan feroz como la de un lobo y tan aguda como una cuchilla!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente